Enlaces accesibilidad

Eurostat confirma que el déficit español cerró 2014 en un 5,8%, incluidas las ayudas bancarias

  • Si se excluyen esas ayudas, el desequilibrio entre ingresos y gastos era 5,7%
  • Así, España cumple el objetivo de déficit marcado por Bruselas para ese año
  • Es el segundo mayor déficit de la UE, solo superado por el de Chipre
  • La deuda pública subió en 67.687 millones hasta suponer el 97,7% del PIB
  • Consultar mapa del déficit y la deuda en la UE

Por
Datos y cálculos financieros
REUTERS

España cerró 2014 con un déficit público del 5,7% de su Producto Interior Bruto (PIB), excluida la ayuda pública a la banca. Ese porcentaje se eleva hasta el 5,8% si se incluyen las ayudas bancarias en el cálculo, según ha confirmado este martes la oficina estadística comunitaria Eurostat.

Estos datos suponen que el país cumplió el objetivo fijado por Bruselas para 2014 (5,8% del PIB), en un año en el que además acumuló una deuda pública del 97,7% (frente al 92,1% de final de 2013).

La oficina comunitaria calcula que el déficit español sumaba 61.391 millones de euros al cierre del año pasado, 9.900 millones menos que al final de 2013, cuando supuso el 6,8% del PIB.

En cuanto a la deuda pública, en 2014 superó 1,033 billones de euros, 67.687 millones más de la que había un año antes.

España tuvo el segundo mayor déficit de la UE

Según los datos de Eurostat, la media del déficit público en la eurozona terminó 2014 en 2,4% -cinco décimas por debajo del cierre de 2013-, mientras que en la UE, ese promedio era del 2,9% (tres décimas menos que un año antes).

En lo referente a la deuda pública, la media de los 19 países del euro se situaba en 91,9% (un punto porcentual más que en 2013) y el promedio de los Veintiocho quedaba en 86,8% (1,3 puntos más que al cierre del año previo).

Con la cifra de déficit que incluye las ayudas bancarias, España se convierte en el segundo país de la UE con el mayor desequilibrio de este tipo, solo superada por Chipre, que presenta un déficit del 8,8%.

Si se excluyen esos préstamos a la banca, la comparación con el resto de la UE no mejora, ya que España es el país con mayor déficit, igualado a Croacia, que también tiene un 5,7% en este indicador. Al restar las ayudas, el déficit de Chipre se reduce al 0,3%.

En el extremo opuesto, cuatro países de la UE terminaron el año con superávit: Dinamarca (1,2% del PIB), Alemania (0,7%), Luxemburgo y Estonia (ambas con 0,6%).

Doce países con déficit superiores al 3%

Dentro de los Estados con déficit, las tasas más bajas se registraron en Lituania (-0,7%), Letonia (-1,4%) y Rumanía (-1,5%). En 12 miembros de la UE se superaba el nivel del 3% marcado por Maastricht: Chipre, España, Croacia y Reino Unido (ambos con -5,7%), Eslovenia (4,9%), Portugal (-4,5%), Irlanda (-4,1%), Francia (-4%), Grecia (-3,5%), Bélgica, Polonia y Finlandia (los tres con -3,2%).

En cuanto a los datos de deuda pública, al término del año, los porcentajes más bajos eran los de Estonia (10,6%), Luxemburgo (23,6%), Bulgaria (27,6%), Rumanía (39,8%) y Letonia (40%).

En 16 Estados miembros, las tasas de deuda superaron el límite del 60% marcado al crearse la eurozona. Las ratios más altas se registraron en Grecia (177,1% del PIB), Italia (132,1%), Portugal (130,2%), Irlanda (109,7%), Chipre (107,5%) y Bélgica (106,5%).

Eurostat también aporta los datos de gastos e ingresos públicos del pasado ejercicio, cuando la media del gasto supuso el 49% del PIB del conjunto de la zona euro (48,1% en la UE) y el promedio de ingresos fue del 46,6% (45,2% en toda la UE).

En esos capítulos, España se situó por debajo de esas medias, ya que su gasto público fue equivalente al 43,6% de su PIB (inferior al 44,3% de 2013) y sus ingresos alcanzaron el 37,8% (tres décimas más que el año anterior).

Noticias

anterior siguiente