Enlaces accesibilidad

Periodistas y dibujantes repasan nuestra historia reciente en 'Off the record'

  • Los dibujantes ilustran momentos históricos vividos por grandes periodistas
  • Como Ana Pastor, Rosa María Calaf, Arturo Pérez-Reverte o Julia Otero

Por
Viñetas de Miguel Gallardo
Viñetas de Miguel Gallardo Jot Down

La revista Jot Down sigue apostando por el cómic como medio de contar historias e incluso de hacer periodismo; y por eso inicia la colección Off the record que: “contará la trastienda de varios oficios” -según la coordinadora del primer libro, Inma Garrido-.

En el primer libro, que está dedicado al periodismo, Ana Pastor, Sol Gallego, Enric González, Rosa María Calaf, Javier Espinosa, Arturo Pérez-Reverte, Julia Otero, Gervasio Sánchez, Manuel Jabois y El Gran Wyoming desvelan cómo vivieron momentos de nuestra historia reciente.

Historias a las que ponen imágenes artistas como Paco Roca, Javier Mariscal, José María Beroy, Manel Fontdevilla, Martín Tognola, Jorge González, Oriol Malet, Juan Berrio, Marcos Martín, Pedro Espinosa, Miguel Gallardo, Mikel Urmeneta y Andreu Buenafuente.

“Se trata, de algún modo, de humanizar el oficio –asegura Inma Garrido-. Buscamos las historias personales de diez profesionales que vivieron acontecimientos históricos y quisimos saber qué hacían justo en el momento en que recibieron la llamada. Cómo lo vivieron, qué sintieron, cómo se las arreglaron para poder contarlo”.

De la muerte de Franco al 11-M

Inma nos cuenta los acontecimientos que vemos reflejados en este cómic,: “El off the record de cómo se enteró Arturo Pérez- Reverte que había fallecido Franco; el episodio de los asesinatos de los abogados de Atocha contado por el Gran Wyoming; el 23-F contado por una becaria que hoy es la gran Julia Otero; cómo vivieron las horas de incertidumbre tras el 23-F los universitarios contado por Gervasio Sánchezla caída del muro de Berlín desde Brasil explicado por Rosa M. Calaf; la matanza de Ruanda por Enric González; la excarcelación de Mandela por Ana Pastor; una Nochevieja en plena guerra en Sarajevo por Javier Espinosa; la impactante llegada a Nueva York en los días posteriores al 11-S por Soledad Gallego-Díaz y el desconcierto de un periodista gallego el 11-M por Manuel Jabois”.

Unos acontecimientos que, según Inma, escogieron los propios protagonistas: “Elegimos los diez que consideramos más importantes y ellos decidieron qué acontecimiento abordar”.

Lo interesante es el relato que surge de esta mezcla de cómic y periodismo: “Los periodistas –asegura Inma- contaron su historia y se dio libertad a los dibujantes. El resultado final es francamente curioso; se refleja perfectamente lo que cada periodista contó pero bajo la personal mirada de cada dibujante”.

Pero este interesante proyecto no se queda aquí, sino que habrá más volúmenes: “Habrá varios Off the record con profesionales de otros oficios” -nos cuenta Inma-.

Oriol Malet y el Gran Wyoming

Pero… ¿Qué les parece a los dibujantes participar en este proyecto que mezcla cómic y periodismo? Para saberlo hemos hablado con Oriol Malet: “Por una parte es una continuación lógica de algo que se inició con el número 8 de Jot Down, con quien colaboro regularmente. En ese número convertí en cómic una anécdota periodística de Enric González como enviado especial de El Cairo. Aquello funcionó como experimento y la idea evolucionó a una propuesta coral por parte de Jot Down, con el hilo conductor del Off the record periodístico”.

“Por otro lado –continúa el dibujante- esto me llega en un momento en el que por fin vuelvo a mis raíces, el cómic. Llevo muchos años haciendo ilustración, pero yo vengo del mundo del cómic, y no me había dedicado a ello de forma profesional por una cuestión económica (está mal pagado). Ahora no es que esté mejor pagado pero los proyectos son suficientemente interesantes, motivadores y personales, para lidiar con ellos entre mis encargos como ilustrador”.

A Oriol le ha tocado contar la historia de Wyoming: “El Gran Wyoming suele contar esta anécdota de su etapa de estudiante. Él era jipi, con sus consecuentes pintas. Y en 1977 no se enteró de los asesinatos de atocha de ese año. Aquella mañana se encontró con un Madrid desierto, él no entendía nada, y para mas INRI una patrulla de grises le dio una paliza de muerte en medio de la calle, sólo por su aspecto. A Wyoming le gusta explicar esta anécdota para explicar la idea de hasta qué punto la transición no fue lo modélica que nos han hecho creer durante muchos años, que fue escrita a punta de pistola y a base de cambios de chaqueta pactados. Que en realidad no cambiaron las cosas que tenían que cambiar y por eso así estamos”.

Un trabajo riguroso

Una historia que nos sirve de ejemplo de la seriedad y profesionalidad con la que los dibujantes se han tomado estas historias: “He intentado ser muy riguroso en cuanto a la anécdota y localización histórica y física. Pero a su vez la he intentado interiorizar y hacerla mía. Para eso he mezclado elementos de puro realismo con elementos de ficción que yo he añadido, pero solo para ayudar a entender y profundizar en el sentido real de la historia. Para ello, de las cinco páginas que teníamos para este trabajo, he hecho unas primera dos páginas muy descriptivas, con el Wyoming de la época en el Madrid de la época, y las dos últimas centrándome en la paliza de los grises”.

Para mostrar el horror de la situación en las dos últimas –continúa el dibujante- he dado rienda suelta al grafismo, adoptando lo que yo llamo un Pink Floyd; los grises toman forma de seres horribles que bailan la danza macabra y disfrutan con la violencia, un poco como los militares en el film The Wall de Pink Floyd. La página central es un guiño al presente. En ella he dibujado al Wyoming actual explicando todos los detalles. Funciona como contraste porque el resto de páginas son casi sin texto. Además dan una imagen del Wyoming charlatán que todos conocemos. También ayuda a situar, puesto que el Wyoming de los años setenta no se parecía en nada al de ahora, eso me presentaba un problema, y así el lector sabe ya a mitad de la historia de quien hablamos”.

"A Wyoming lo dejaron medio muerto"

Oriol nos comenta cómo ha sido el proceso de realización del cómic: “Un poco como el resto de dibujantes del proyecto con los respectivos periodistas, pues no hemos trabajado directamente con los ellos. Ha sido un trabajo muy 2.0; se nos pasó un audio con ellos contando las anécdotas y de ahí cada uno se ha apañado como ha podido. En mi caso fue fácil, estuve unas semanas escuchando charlas y entrevistas de Wyoming que había por youtube, esa fue la forma de interiorizar el como y el porqué de la anécdota. Aparte Wyoming en el audio describía muy bien la situación y el personaje, ya sabéis como habla, ya te lo imaginas en seguida. Luego me han comentado que está más que contento con el resultado, así que estupendo”.

En cuanto a su manera de reflejar la violencia, Oriol asegura que: “El mundo del cómic tiene suficientes recursos para dibujar y explicar la violencia. Aunque yo he intentado alejarme de ciertos recursos del cómic de acción porque no lo es. A veces puedes presentar una situación muy violenta sin manchar de sangre, en realidad nuestro lenguaje es cinematográfico y literario. En mi caso sí he tenido un punto "gore", quería exagerar mucho, a Wyoming lo dejaron medio muerto y tirado como una rata, nadie le ayudó, estuvo las semanas posteriores en la cama. Eso lo he querido reflejar en la última página, con primeros planos que muestran los golpes en la cabeza. He mezclado ciertos recursos grotescos y expresionistas con mucha mancha negra (de sangre) y he terminado con un fundido subjetivo a negro y una voz en off que le da un toque final, eso si, bien irónico, hay humor en todas las páginas del cómic”.

Por último, el dibujante nos ha avanzado sus proyectos: “Aparte de mis colaboraciones en La Vanguardia, Timeout y Jot Down, estoy ilustrando el nuevo libro del periodista catalán Quim Morales, que en Cataluña goza de mucha notoriedad gracias a su programa de radio La segona hora, en Rac1. Además colaboro en un proyecto de cómic mensual sobre autismo con Miguel Gallardo y Martín Tognola para la fundación Orange y Sigo con mis viñetas quincenales en vadepares.cat donde reflexiono sobre el hecho de ser padre. También empiezo una sección de viñeta satírica con el periodista Víctor Endrino y estoy con los guiones de un cómic que mezcla conversaciones con amigos filósofos... y me dejo un par de cosas. Mientras tanto, entre trabajo y trabajo intento dormir”.

Noticias

anterior siguiente