Enlaces accesibilidad

La comunidad Creative Commons en español prepara una licencia única para 2015

  • La comunidad hispanohablante busca usar un lenguaje de licencia común
  • CC permite a los autores ejercer parte de los derechos de propiedad intelectual
  • Sus defensores instan a abrir las obras por defecto y cerrar en ciertos casos

Por
 Chapas con el logo de Creative Commons.
Chapas con el logo de Creative Commons. Kristina Alexanderson/Flickr

Esta semana la licencia Creative Commons (CC), que permite a los autores ejercer parte de los derechos de propiedad intelectual bajo el lema de 'algunos derechos reservados', ha cumplido doce años.

Fue un 16 de diciembre de 2002 cuando la organización estadounidense que la gestiona lanzó esta herramienta, mientras que en España se pudo utilizar, adaptada y traducida al castellano, un par de años después.

Una característica del mundo hispanohablante es que cada país, como México, Argentina o Uruguay, cuenta con su propia licencia. Como ha contado a RTVE.es el portavoz de CC España y CC Cataluña, Ignasi Labastida, están trabajando en una única versión oficial de licencia en español, por petición de organismos como la UNESCO.

La nueva licencia busca usar un lenguaje común

"El objetivo es usar un lenguaje común y unificar la terminología", ha comentado Labastida, quien ha revelado que esperan tenerla lista a principios de 2015 y facilitar de esta manera su uso.

Doce años de creatividad

En la actualidad existen seis licencias Creative Commons que permiten que las obras puedan ser "compartidas y reutilizadas en términos que son flexibles y legales". 

Es decir, cualquier obra de un autor, ya sea música, fotografías, libros o bases de datos, está protegida. Así tiene la característica de que, dependiendo del tipo de licencia que se use, otras personas pueden modificar la obra, reutilizarla con fines comerciales o no, etc. Además, es obligado atribuir la autoría cada vez que se utilizan.

La última versión es la 4.0 y añade algunos detalles respecto a las anteriores que clarifican la intención de los autores que las usen, mejoran su internacionalización y abarcan más campos como la información generada por los gobiernos o ciertos tipos de bases de datos.

Las licencias CC favorecen la creatividad

"Las licencias CC se basan en el sistema de Copyright, pero tienen cláusulas diferentes que proporcionan una mayor accesibilidad", ha comentado la investigadora del centro Berkman de la Universidad de Harvard, Mayo Fuster, quien considera que estas licencias facilitan crear entornos que favorecen la creatividad.

"Los autores pueden decidir ceder algunos usos de sus obras", corrobora Labastida, quien también trabaja en la Oficina de difusión del conocimiento de la Universidad de Barcelona. 

"Intentamos romper la idea de que todo lo que hay en Internet se puede usar libremente. Hay que saber que si no se especifica, están todos derechos reservados", explica, y recomienda que los creadores que quieran compartir derechos lo especifiquen con los iconos de CC creados a tal efecto "para que la gente cambie de mentalidad".

El CC en la administración pública

No solo los creadores a título individual o colectivo pueden usar estas licencias libres, también se trabaja para que las administraciones públicas las adopten

A juicio de Ignasi Labastida, están siendo "bien recibidas" en casos como el Ayuntamiento de Barcelona o la Generalitat de Cataluña, que en su normativa editorial incluye licencias de uso abierto -existen otras aparte del CC, como la licencia GPL-. 

"Lo ideal sería abrir por defecto y cerrar lo que haya que cerrar", sentencia Labastida, quien también colabora con el proyecto Europeana. Es una biblioteca digital de acceso libre que reúne obras de todo tipo de instituciones culturales públicas de la UE. 

Fuster, quien indica que estas licencias "están muy difundidas", critica, sin embargo que observa un "reiterado cerrazón institucional" en España a la hora de acoger "una práctica social extendida" de estas licencias. En este sentido, se ha referido a la recién aprobada reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, que no recoge una mención explícita a las licencias libres.

El estado del procomún en el mundo

Este mes de noviembre la organización Creative Commons lanzó un informe del Estado del Procomún 2014. En él se observa que ha aumentado un 120% el número de obras con estas licencias en los últimos cuatro años, pasando de los 400 millones de 2010 a los 882 de este 2014. 

El informe destaca que este crecimiento se puede deber a "importantes sitios web que han incorporado estas ideas", desde páginas sin fin de lucro como la Wikipedia hasta las de carácter comercial, como Youtube, Flickr, o Scribd.

Asimismo, destaca el incremento en el uso de la licencia CC para publicaciones de carácter académico, educacional, o científico. Por ejemplo, la revista de acceso abierto PLOS ONE ya cuenta con más de 100.000 artículos bajo esta licencia.

Uno de los impulsores de Creative Commons, el abogado y académico Lawrence Lessig, ha celebrado este aniversario con un mensaje en el blog del proyecto en el que habla de un incierto pasado pero "mil millones de trabajos con licencia CC después", cree que iban bien encaminados.

"Las licencias CC están teniendo un impacto real en la vida de las personas. Están ayudando a difundir información para el tratamiento de enfermedades, para hacer que los gobiernos sean más transparentes y rindan cuentas, y para hacer la educación accesible para todos, en todas partes. Eso es un impacto increíble para un conjunto de licencias simples y libres", ha sentenciado Lessig.

Noticias

anterior siguiente