Enlaces accesibilidad

Ernest Sala lleva al cómic 'El guardián invisible', de Dolores Redondo

  • Adapta la primera entrega de la popular trilogía de la escritora
  • Narra la investigación del asesinato de unas niñas en el valle de Baztán

Por
Fragmento de la portada de 'El guardián invisible'
Fragmento de la portada de 'El guardián invisible' Planeta DeAgostini

La semana pasada la escritora Dolores Redondo presentaba su novela Ofrenda a la tormenta (Destino), con la que ponía fin a su exitosa trilogía de thrillers ambientados en el valle del Baztán, en Navarra. Una saga que muy pronto saltará al cine, pero ahora acaba de publicarse la adaptación al cómic de la primera parte, El guardián invisible (Planeta DeAgostini), que ha contado con el arte del dibujante Ernest Sala.

"El Guardián Invisible es la primera parte de la trilogía del Baztán -asegua Sala-. Esta novela, que combina el thriller policíaco con elementos mitológicos y sobrenaturales, tiene como protagonista a Amaia Salazar, una inspectora de homicidios de la Policía Foral de Navarra. Ella vive con su marido James en Pamplona, pero una serie de misteriosos asesinatos en Elizondo, su pueblo natal, la harán regresar allí para investigar acerca de esos crímenes nombrados por la prensa como los crímenes del Basajaun.

"Los cadáveres -continúa Sala- presentan una puesta en escena común entre ellos: niñas pre-adolescentes asesinadas en los márgenes del río Baztán, con la ropa apartada a los lados del cuerpo, descubriendo sus cuerpos, el pelo perfectamente peinado y, colocado sobre el pubis, un txantxigorri, un dulce típico tradicional de la región de Baztán. La investigación obligará a Amaia a volver al pueblo de su infancia, y desenterrar terribles hechos del pasado que ella misma creía olvidados".

Un thriller con elementos sobrenaturales

"Sala confiesa que: "La historia me atrajo desde el primer momento por la acertada combinación entre el thriller policíaco, el seguimiento de la investigación de los asesinatos (la parte científica/racional) y los hechos misteriosos, sobrenaturales y la aparición de seres mitológicos de la cultura de navarra, los cuales tienen una implicación directa sobre la historia ( la parte más mística/espiritual)".

"Aparte de esta dualidad -continúa el dibujante- el Guardián Invisible puede presumir de tener unos personajes bien desarrollados, interesantes y con una gran evolución dentro del mismo libro, y esto se acentúa al leer la trilogía al completo.Ese tono misterioso e inquietante que desprende la obra era muy atrayente para decidirme aceptar la adaptación a cómic".

Una adaptación que le ha dado mucho trabajo. "La parte más complicada de la adaptación fue la síntesis -comenta Sala-. Resumir y sintetizar más de 400 páginas de texto a 88 de cómic era una tarea un poco complicada, ya que al ser mi primera adaptación, era un reto nuevo para mí. Tenía que mostrar toda la trama principal de la investigación policial, y alternarla con los elementos secundarios, que al fin y al cabo son los que enriquecen la historia, dan sentido a algunas acciones de los personajes, y te muestran aspectos también importantes de la trama".

"Otro hecho a tener en cuenta es el aspecto gráfico, no podía meter 88 paginas de conversaciones entre los personajes, había que hacer el comic un poco dinámico, jugando con las composiciones de página, enfocando la atención en aspectos más atrayentes visualemente (como la doble página del bosque de Baztán) y reorganizando algunos tramos de la historia para favorecer en la narrativa del comic, y que condujera a un clímax final trepidante. Aparte de todo esto, también creía conveniente mostrar algunas pinceladas de aspectos que serían más importantes en una supuesta continuación de la trilogía (como el caso de Johanna Márquez)".

"Toda la trama tenía que entenderse en ese margen de páginas del que disponía, al menos la información básica -nos comenta-. Siempre he entendido este cómic como una versión de El Guardián Invisible, y el lector al que le haya gustado y se haya quedado con ganas de conocer más a sus personajes, se leerá el libro y posteriormente si le ha gustado irá al cine a ver la película. A la hora de narrar, el hecho de tener una gran trayectoria leyendo manga, y estar acostumbrado a ese formato, en el que las historias se desarrollan en un número mayor de páginas, incluso de tomos, ha hecho más complicado el trabajo de sintetizar las escenas".

"Dolores me ha dado total libertad"

En cuanto a su relación con Dolres, Ernes Sala asegura que: "Estoy encantado tanto con la relación con Dolores como con el editor, David Hernando. Dolores se interesó por el proyecto desde el primer momento, aclarando también que lo que haría sería una adaptación de su obra. En este aspecto me dejó libertad total (siempre y cuando respetara la obra original, claro está), y pude reorganizar algunos elementos de la trama para favorecer el ritmo narrativo del cómic".

"En cuanto tuve los primeros diseños preliminares de los personajes, quiso reunirse personalmente con el editor y conmigo para aclarar algunos temas referente a la trama y a los personajes, y hacer una criba de los diseños: los que eran correctos, o los que había que hacerles un cambio de imagen, ya que en la novela prácticamente no hay descripciones físicas de los personajes, y esto es una ventaja para el que adapta la obra ya que tiene más libertad a la hora de imaginarse el personaje. A lo largo de todo el proceso iba revisando los story-boards por si había algún aspecto que no había quedado del todo claro o si había alguna información errónea".

"Al acabar las páginas -continúa Sala), Dolores nos escribió con mucho gusto un texto a modo de prólogo que aparece al principio del cómic.Si el autor de una obra está satisfecho con una adaptación de su obra, es una muy buena noticia".

Un escenario mágico

"La historia -nos cuenta Sala- está ambientada en Elizondo, un pequeño pueblo del valle de Baztán, en Navarra, y el hecho de estar ambientado allí influye muchísimo en la historia, incluso parece que el valle y sus elementos (la lluvia, el río, sus bosques) sean un personaje más, influyendo en la historia y envolviéndola de un aire misterioso y un tanto esotérico".

"El lugar es tan atrayente -añade Sala- que incluso los fans de la trilogía acuden al pueblo a visitar los escenarios narrados en los libros. En Marzo realicé un viaje de un fin de semana para poder documentarme y sacar fotos del sitio, siempre considero que es mejor poder visitar los lugares en los que te documentas personalmente, si es posible, entes que tener que buscar la información desde tu casa por internet".

"Allí, gracias a Juan Mari Ondicol, el organizador de las visitas por Elizondo recorrí todos los escenarios en los que Dolores se había basado para ubicar su historia: La comisaría de la Policía Foral, el cementerio, el puente de Txokoto, la casa de tía Engrasi, etc. Y saqué todas las fotos que creí oportunas para poder recrear luego en las páginas de comic cada rincón con la máxima fidelidad posible, y que esos lugares fueran reconocibles para los fans".

"En cuanto a los personajes finaliza Ernest-, cuando nos reunimos con Dolores hicimos un pequeño cásting para elegir algunos actores en los que basarnos para los diferentes personajes:para Amaia nos fijamos en Anna Torv (Olivia de Fringe), para el inspector Montes en Carmelo Gómez, Flora Salazar en Ana Milán, etc. Hicimos una lista con cada uno de los personajes".

Los elementos mitológicos

Pero lo que hace realmente especial a estas novelas y al cómic son los elementos fantásticos. "Los seres mitológicos que aparecen en esta primera novela -comenta Sala-, aparte de las sorgiñas ( brujas) son el Basajaun: un ser proveniente de la mitología vasco-navarra, muy asemejado al Big-foot, de aspecto similar, con mucho pelo alrededor del cuerpo, tapándole la espalda, los brazos y con una larga barba hasta los pies, con una altura alrededor de los 3 metros. Es el señor del bosque, un ser bondadoso encargado de proteger la naturaleza, y el equilibrio del bosque, hecho que se ve perturbado por las serie de asesinatos de niñas adolescentes en los márgenes del río".

"Por otro lado -continúa le artista-, la Diosa Mari representa la madre tierra, un ser al que los antiguos habitantes del valle rendían culto mucho antes de la llegada del cristianismo. Este ser es representado como una mujer de gran belleza, con el pelo rubio, largos vestidos verdosos y marrones, y muy enjoyada. Dicen que vive en las cuevas de los montes, y se desplaza a través de las tormentas.Se le atribuyen los valores de la fertilidad, tanto de la tierra ( los alimentos y cosechas) como de la reproducción, y así es como las mujeres con problemas de fertilidad acudían a Mari en busca de ayuda".

Una página al día

Hay que destacar la estupenda edición del libro que nos permite disfrutar de las páginas de Sala, que se luce a pesar de las dificulatades: "Lo más complicado aparte de la síntesis de la obra, fue el poco margen de tiempo del que disponía para realizar las páginas. Empecé con los diseños y a adaptar el guión el pasado mes de Enero, y terminé todas las páginas el 1 de Octubre: es un ritmo de producción bastante frenético, realizando 1 página al dia, para el lápiz y la tinta. Reservé los primeros meses para solucionar todo el story-board y diseño de personajes, y luego 3 meses para realizar las páginas a lápiz, tinta y color.Por este hecho tenía que controlar en todo momento el timing y el calendario, ya que no podía entretenerme en ningún aspecto, ya que luego el resto se vería afectado".

"Desde el primer momento -continúa el dibujante- tenía claro que no querría que el hecho de disponer de poco tiempo para realizar el cómic influyera negativamente en la calidad final de la obra; siempre pienso que cuando un lector abre un cómic en una librería nunca sabe el tiempo que ha tardado el autor en dibujarlo. El resultado debe hablar por sí solo".

Se inspiró en 'Blacksad'

En cuanto al dibujo, Ernest Sala confies que "Más que en películas, me inspiré en muchos cómics de género negro, para ver su narrativa, y el tratamiento que usaban para explicar la historia. Tanto los cómics de Blacksad (que siempre son un gran referente) , como la serie Jazz Maynard, de Roger Ibáñez y Raule. También me interesaba mucho cómo Josep Homs había tratado la adaptación de los libros de Millenium (Planeta de Agostini) de Stieg Larsson, ya que era un poco el recorrido que tendría que hacer yo con el Guardián. De estos cómics analicé el tratamiento de la línea y la mancha de negro, la composición de página y el tratamiento realista de los personajes, pero sin perder una cierta “plasticidad” que permite dotar a los personajes de cierto dinamismo".

"Otras obras en las que me fijé para el aspecto visual, sobretodo en el tratamiento de la tinta fueron por ejemplo: Long John Silver (Norma) de LauffraySiegfried (Norma) de Alex AliceUndertaker o Asgard de Ralph Meyer, y las páginas de Sean Murphy o James Harren, y sobretodo su tinta enérgica y expresiva".

En cuanto a sus proyectos, Ernest Sala nos cuenta que: "Actualmente voy alternando algunos trabajos de ilustración como freelance para Estudio Fénix, con diferentes colaboraciones para revistas temáticas como Cthulhu y álbumes colectivos. Y, en el caso de que los lectores quedaran satisfechos con el resultado de El Guardián Invisible, se plantearía la posibilidad de seguir con la continuación de la trilogía del Baztán".

Noticias

anterior siguiente