Anterior Detenido en Torrevieja un hombre de cuarenta y cinco años por grabar a una menor en unos probadores Siguiente París vive otro nuevo episodio de la era Chris Froome Arriba Ir arriba
 Recreación de un meteorito.
Recreación de un meteorito. Getty Images/iStockphoto Getty Images

Los campos magnéticos detectados en un meteorito dan pistas del origen de los planetas

  • Estos campos fueron cruciales en la formación de los planetas

  • Los trozos de meteorito se habrían acumulado hacia una estrella central

  • Se han analizado trozos de meteorito prácticamente inalterados

|

Un equipo científico, encabezado por un estudiante de posgrado del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), ha descubierto campos magnéticos en trozos del meteorito primitivo Semarkona, lo que da pistas de la formación de los planetas. 

Así, estos campos magnéticos habrían tenido una papel fundamental en algunos de los procesos de formación planetaria. Habría sido a través de la rápida acreción de material del disco hacia una estrella central y la formación de los primeros sólidos.

El estudio, publicado en la revista Science, se basa en unas mediciones del meteorito que apuntan que un factor importante en la formación del sistema solar son las ondas de choque que viajan a través de la nube de gas polvoriento alrededor del Sol, recién creado.

Mediciones sin precedentes

"Las mediciones realizadas son asombrosas y no tienen precedentes", ha comentado Steve Deschm, coautor del estudio. "No solo han medido diminutos campos magnéticos miles de veces más débiles de los que puede detectar una brújula, sino que han mapeado la variación de los campos magnéticos registrados por el meteorito, milímetro a milímetro".

El sistema solar se formó hace unos 4.500 millones de años y se cree que surgió de un proceso desordenado, en el que dejó muchos restos que han podido estudiar los investigadores. 

Entre las piezas que han aportado más información están los meteoritos más antiguos, primitivos y menos alterados, llamados condritas.

Son trozos de asteroides, rotos por las colisiones, que han permanecido relativamente sin alteraciones desde que se formaron en el nacimiento del sistema solar. Están formados por pequeños granos de piedra, llamados cóndrulos, de apenas un milímetro de diámetro.

Los cóndrulos se formaron a través de eventos de fusión rápida en la nube de gas polvoriento -la nebulosa solar- que rodeaba al joven Sol.

Análisis de los cóndrulos

Los científicos se centraron específicamente en los campos magnéticos incrustados en los granos de polvo de olivino, que contienen abundante mineral de hierro. Tenían un campo magnético de aproximadamente 54 microtesla, similar al campo magnético en la superficie de la Tierra, que oscila de 25 a 65 microtesla.

Mientras que en análisis anteriores se midieron minerales contaminados por el campo magnético de la Tierra, "los nuevos experimentos sondean minerales magnéticos en cóndrulos que nunca se midieron antes", ha indicado Deschm. "También muestran que cada cóndrulo se magnetiza como un pequeño imán de barra, pero con un 'norte' que apunta en direcciones al azar", ha aclarado.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente