Enlaces accesibilidad

Al menos 60 muertos en varios atentados con coche bomba en Bagdad

  • Las milicias han tomado un campus universitario en el oeste del país
  • Se cree que el objetivo era establecer líneas de suministro con Faluya

Por
Milicianos yihadistas toman una universidad en Ramadi, en el oeste de Irak

Una ola de atentados con coche bomba ha sacudido Bagdad, capital de Irak, este sábado, causando la muerte de al menos 60 personas.

Mientras, una milicia ha asaltado un campus universitario en el oeste del país, según fuentes sanitarias y de seguridad.

Ningún grupo se ha atribuído de manera inmediata la responsabilidad de los ataques, pero suníes y chiíes mantienen un enfrentamiento que se ha recrudecido en el último año, en parte avivado por el conflicto sirio.

Las fuerzas de seguridad han recuperado el control del centro de Ramadi, pero en los suburbios y zonas del extrarradio el poder va cambiando entre las milicias y el ejército. En cambio, Faluya, a unos 50 kilómetros, sigue bajo el dominio de los insurgentes suníes.

Más de diez explosiones

En total se han producido cerca de una decena de explosiones en distritos principalmente chiíes de la capital irakí. El ataque más sangriento ha tenido lugar en Bayaa, donde han muerto 23 personas a causa de la explosión de un coche, muchos de ellos hombres jóvenes que se encontraban en un billar cercano.

"Estaba a punto de cerrar mi negocio cuando he oído una enorme explosión en la principal calle comercial", ha dicho Kareem Abdulla a Reuters, aún temblando por las consecuencias del estallido. "He visto muchos coches y establecimientos en llamas", ha añadido.

Un cine, una tienda de zumos muy popular y una mezquita chií han sido otros de los objetivos de los ataques.

En los últimos días, un grupo de milicianos ha atacado partes de Ramadi y Faluya, las dos principales ciudades de la provincia de Anbar, fundamentalmente suní. Este sábado han tomado control del campus de la Universidad de Anbar, en Ramadi.

Un miembro del comité de seguridad y defensa del parlamento ha dicho que la insurgencia tiene raíces políticas. Los críticos del gobierno de Irak, liderado por chiíes, dicen que su tratamiento de la minoría suní es el principal causante de la insurgencia.

Ataque estratégico a la universidad

Uno de los guardias de la universidad ha explicado que, en su opinión, el objetivo real de los militantes era el de atacar un área llamada Humaira, que se encuentra tras el campus y que les habría permitido establecer líneas de suministro entre Ramadi y Faluya.

"Creo que los militantes se retirarán, porque su objetivo no era la universidad. Han venido para quedarse en Humaira, sabemos lo importante que es para ellos", ha dicho. "Querían estar conectados con sus soldados en Faluya".

Querían establecer una línea de contacto con Faluya

El jueves, un grupo de milicianos se trasladó a la ciudad de Samarra, en la adyacente provincia de Salahuddi, y ocupó brevemente una universidad y dos mezquitas, alzando la bandera negra del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), hasta que los ataques aéreos les obligaron a retirarlas.

El viernes, los insurgentes se enfrentaron a las fuerzas de seguridad en la ciudad de Mosul, al norte del país.

El director de la morgue de Mosul ha informado de que al menos 70 cuerpos habían sido trasladados desde el viernes. Otra fuente ha explicado que aún hay cadáveres en las calles que no han podido ser retirados porque las milicias siguen controlando algunos distritos de la ciudad.

Cerca de 480.000 personas han sido forzadas a dejar sus hogares en Anbar en los últimos seis meses, según un informe de Naciones Unidas, en lo que supone el mayor desplazamiento de iraquíes desde la matanza que alcanzó su punto álgido entre 2006 y 2007.

Aunque no ha llegado aún a esos niveles, el pasado año 2013 fue el más sangriento desde que la seguridad comenzó a mejorar en 2008. Cerca de 800 personas fueron asesinadas en todo el país solo en mayo, la cifra mensual más alta en lo que va de 2014.

Noticias

anterior siguiente