Enlaces accesibilidad

Los vampiros son la especie dominante en el cómic 'Tierra de vampiros'

  • Un cómic de David Muñoz y Manuel García que triunfa en Francia
  • Una historia que mezcla el terror y la ciencia ficción

Por
Imágenes de la portada de 'Tierra de vampiros: Éxodo'
Imágenes de la portada de 'Tierra de vampiros: Éxodo' Yermo Ediciones

¿Qué pasaría si un cataclismo cubriese de polvo la atmósfera terrestre impidiendo el paso de los rayos ultravioletas? Los vampiros se harían los amos del planeta cazando y exterminando al hombre. Ese es el punto de partida de Tierra de vampiros (Yermo Ediciones), una road movie en cómic que mezcla el terror y la ciencia ficción y que es obra de David Muñoz y Manuel García. Acaba de publicarse en España el primer número: Éxodo.

"Nuestro cómic cuenta la historia de un grupo de seres humanos que intentan sobrevivir en un mundo posapocalíptico en el que los vampiros han pasado a ser la especie dominante -nos comenta David Muñoz-. Como en este mundo “congelado” los cielos están cubiertos permanentemente por nubes grises, los vampiros ya no temen a la luz del sol. Elena, la protagonista, es una ilustradora de cuentos infantiles que en el momento en el que el mundo se “congeló”, quedó atrapada en un colegio al que acudió para hablar de uno de sus libros".

"Al quedarse sin alimentos -continúa David-, ella y el grupo de niños que han sobrevivido dejan el colegio para intentar llegar a un lugar más seguro, pero en el camino, son atacados por los vampiros, salvándose gracias a la intervención de Nil, un vampiro que está con los humanos y que a partir de ese momento se convierte en su aliado.  Como puedes imaginarte, a partir de ahí la historia se complica".

Los últimos seres humanos

Una historia que, en principio no se iba a titular así. "No es el que nosotros habíamos pensado originalmente -confiesa David-. Cuando vendimos el proyecto a la editorial francesa Les Humanoïdes Associés, se llamaba The Last Ones (escrito así porque yo no hablo francés y mi editor no habla español, de modo que nos comunicamos en inglés)".

"Se refería, claro, a los últimos seres humanos. Pero Bruno Lecigne, el editor, nos dijo que ese título no sonaba bien en francés, y que además creía que la palabra “vampiro” debía aparecer en la portada. Así que lo de Tierra de vampiros fue sugerencia suya. Reconozco que mí al principio no me hacía mucha gracia, pero con el tiempo acabó gustándome y al final hasta he escrito un diálogo entre dos vampiros en el segundo tomo que juega con el sentido del título". 

Hay casi tantas variantes de vampiros como historias. Por eso preguntamos a David cómo son los protagonistas de esta obra: "En cuanto a sus habilidades vampíricas, son muy parecidos de los de Los viajeros de la noche, la película de Kathryn Bigelow con guión de Eric Red que probablemente sea mi película de vampiros favorita. O sea, son mucho más fuertes y rápidos que un ser humano, beben sangre y la luz del sol les hace arder, pero ni pueden convertirse en niebla ni en ratas, ni vuelan. Son vampiros muy poco glamurosos y muy poco superheroicos".

Los protagonistas

"En un principio, aunque eso cambia según avanza la serie -comenta David-, los personajes más importantes son Nil, el vampiro “bueno”, y Elena, la ilustradora. Nil es, en cierta manera, un “ronin”, un samurái sin amo".

"Antes del apocalipsis, los vampiros de nuestra historia estaban muy organizados -continúa el guionista-, y esa es la razón por la que habían conseguido sobrevivir. Su comportamiento se había regido siempre de acuerdo a unas reglas muy estrictas: jamás debían alimentarse de seres humanos ni transformarlos en vampiros. La única sangre que bebían era la que les proporcionaba la organización paramilitar/seudo religiosa que se ocupaba de que los vampiros no se saltaran las normas: “La iglesia de la sangre”. Organizaciónn a la que pertenecía Nil".

"La razón por la que me pareció interesante que nuestros vampiros fueran así es que siempre he pensado que pese a toda su fuerza, los vampiros son muy frágiles -asegura David-. Un paseo bajo la luz del sol… y se acabó. No les convenía que los humanos supieran que existían porque, de saberlo, podrían exterminarlos rápidamente".

"Y si te dedicas a morder a todo el que se cruza en tu camino, tarde o temprano te acaban descubriendo -continúa David-. Pero claro, todo eso cambia cuando llega la catástrofe que sume al mundo en la oscuridad. Los vampiros dejan de tener razones para tener miedo, y se proponen dominar la tierra. Y solo Nil sigue siendo fiel a los preceptos de la “Iglesia de la sangre” y se opone a los planes de los nuevos líderes de los vampiros".

"Por su parte, Elena es un personaje muy complejo. Aunque se ocupa muy bien de los niños y  sin ella no habrían conseguido sobrevivir, siente que no es lo suficientemente fuerte para ejercer ese papel de “guerrera/cuidadora” que los demás esperan de ella".

"Entre los niños, el personaje más importante es Leire, pero si te hablo de ella estaría desvelando cosas importantes sobre la trama del primer tomo, así que creo que de momento es mejor que no te cuente más. Y entre los “malos”, el personaje más importante es Alex, el líder de los vampiros que quieren dominar el mundo. Tiene un vínculo muy especial con Nil que no se explica hasta el segundo álbum" -apostilla el guionista-.  

"El protagonista parece sacado de 'Mad Max'"

Tratándose de una historia en la que los vampiros no temen la luz del sol es inevitable acordarse del cómic 30 días de oscuridad (Norma), de Steve Niles y Ben Templesmith. "Puede ser que el concepto de un mundo en que los vampiros no tengan por qué temer la luz del sol tenga algo que ver. Solo que en el caso de 30 días de oscuridad (si mal no recuerdo), los vampiros hacían su agosto en un pueblo de Alaska durante esos 30 días de noche total a los que hace referencia el título y en nuestra historia todo el mundo pasa a ser seguro para ellos" -asegura David-.

"Recuerdo que su momento me gustó el cómic y que luego la película me decepcionó bastante. Pero salvo la influencia visual de Los viajeros de la noche (con la que a nivel argumental no tiene nada que ver), cuando empecé a escribir la serie tenía más en mente historias apocalípticas como La carretera (especialmente la película) que otras historias de vampiros".

"Y tampoco es que La carretera haya sido una influencia, ahora que lo pienso. Quizá en realidad de dónde surgen mis ganas de escribir historias posapocalípticas es de ver en VHS Mad Max 2 cuando tenía veintipocos años. La verdad es que no lo había pensado hasta ahora que acabo de escribirlo, pero sí que es cierto que Nil es un poco “Max”, un guerrero solitario que se ocupa de un grupo de personas que le necesitan para sobrevivir".  

Una saga de tres tomos

"El desafío más grande para mí ha sido decidir si revelar por qué la tierra está congelada o no -confiesa David-. En principio yo no quería hacerlo. Siempre lo he sabido, creo que fue una de las primeras cosas que pensé al concebir el proyecto, pero durante mucho tiempo me pareció que lo importante no era explicarlo sino centrarse en los personajes y en su historia. Sin embargo, después de discutirlo con mi editor, me convenció de que debía contarlo, y lo he hecho justo al final del tercer álbum. Cuando das explicaciones, corres el riesgo de decepcionar, pero espero que la razón por la que el mundo de Tierra de vampiros es así resulte satisfactoria para los lectores".

"La historia se contará en tres tomos -nos avanza David-. En Francia se acaba de editar el segundo, y Manuel ya está dibujando el tercero. No quiero contar nada sobre cómo se desarrolla la trama para no reventar las sorpresas, pero sí que me gustaría dejar claro que todas las preguntas que se plantean en el primer tomo se responden en el segundo y en el tercero. Y que, si hemos hecho bien nuestro trabajo, ninguna de las respuestas serán las que esperan los lectores"

Una historia que nos atrapa desde la primera página gracias al inteligente e intrigante guion de Muñoz y a los espectaculares dibujos de Manuel García.

Noticias

anterior siguiente