Enlaces accesibilidad

Una dramaturga española en Washington

  • Cristina Colmena estrena en Washington Happily ever after
  • Es una historia sobre el amor y el desamor a través de tres parejas

Por
Un momento de la obra 'Happily ever after', de la española Cristina Colmena y estrenada en Washington. Magda Pinkowska Gorman

La escritora y dramaturga española Cristina Colmena ha estrenado en Washington Happily ever after, una obra en inglés en la que, a través de las historias de tres parejas de diferentes edades, reflexiona sobre cómo cambian el amor y el desamor a lo largo del tiempo.

Tras su debut este jueves en el teatro Ambassador de la capital estadounidense, la sala seguirá acogiendo hasta el próximo 30 de marzo representaciones de la obra, dirigida por Hanna Bondarewska y en la que un dúo de actores, Karin Rosnizeck y Doug Krehbel, interpreta todo el reparto.

Una pareja joven que parece no entenderse del todo, un hombre y una mujer de mediana edad que se acaban de conocer y no tienen claro si iniciar una relación y un matrimonio de ancianos hastiado tras treinta años de convivencia conyugal son los desdichados personajes que buscan la felicidad en sus relaciones en Happily ever after.

"Todos queremos ser amados, dormir junto a alguien, ser felices y, al final, parece que es bastante complicado", explica a Efe Cristina Colmena, quien asegura que la obra trata "de lo difícil que es el amor".

La evolución de las discusiones de pareja

Con una escenografía que va cambiando, la obra transcurre alrededor de una mesa que después se transforma en cama, con un reloj proyectado en una pantalla como elemento unificador de las tres escenas en que se divide la obra, una para cada pareja. En esta austera puesta en escena, los supuestos amantes, que no se acaban de aclarar con sus sentimientos, piensan en voz alta, bailan y se besan, incluso se torean, pero, sobre todo, discuten.

Porque la obra muestra la evolución -o involución- de las discusiones de pareja en diferentes etapas de la vida, desde las más exaltadas de los primeros amores hasta las de quienes, cansados ya de ellas, prefieren imaginárselas para huir de los conflictos.

"Aunque la obra suene a desamor y a decepciones, tiene mucho humor", indica su autora, una percepción que corroboraron las carcajadas del público de su estreno.

Escribir en inglés

Colmena, sevillana de nacimiento, acabó de escribir Happily ever after el año pasado en Nueva York, ciudad a la que se trasladó en 2010 y que la inspiró a aventurarse en la creación en una nueva lengua, el inglés, y en un género, el dramático, que aún no había probado.

"Lo tenía en la cabeza hace tiempo. Siempre me ha interesado la escritura dramática, porque quería ser guionista. Quizás cuando vine aquí la posibilidad de hacer otras cosas y el contacto con otros artistas me animó a escribir teatro", razona.

Hasta entonces había publicado el libro de relatos breves en español La amabilidad de los extraños y, al trasladarse a la Gran Manzana, se lanzó con la escritura teatral, que le gustó "porque es algo muy colectivo, no tan solitario".

Sus dos primeras creaciones escénicas, Typing y Happily ever after, fueron incluidas en New Plays from Spain, un libro que recopila los trabajos en inglés de ocho dramaturgos españoles.

Y gracias a una lectura dramatizada de Typing, junto a otras dos obras recogidas en este volumen, promovida por la Embajada de España en Washington el pasado octubre, su otra obra ha llegado a la escena. Su forma de escribir entusiasmó a Rosnizeck, una de las actrices invitadas a la lectura, que, desde entonces, intentó que se representaran los textos de Colmena en algún teatro de Washington hasta que finalmente consiguió que el Ambassador alojara el estreno de Happily ever after.

Noticias

anterior siguiente