Enlaces accesibilidad

Los satélites demuestran que el dióxido de carbono sigue aumentando en la atmósfera

  • El dióxido de carbono aumentó en un 0,5% cada año entre 2003 y 2013
  • El metano comenzó a aumentar entre un 0,3 y un 0,5% anual desde 2007
  • Los satélites proveen un patrón geográfico detallado de los gases

Por
Niveles de dióxido de carbono en julio de 2007.
Niveles de dióxido de carbono en julio de 2007. ESA

El dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera sigue aumentando a pesar de los esfuerzos internacionales para reducir las emisiones de carbono. Es una de las conclusiones de las observaciones que los satélites de la Agencia Espacial Europa que siguen los gases de efecto invernadero de la atmósfera terrestre han hecho durante diez años.

Los satélites también han mostrado que probablemente, los recientes aumentos de metano se deben a las emisiones hechas por el hombre, según revela la ESA en un comunicado. El CO2 en la atmósfera y el metano son los gases de efecto invernadero provocados por el hombre más importantes responsables del calentamiento global.

Así lo revelan las mediciones de la misión Envisat de la ESA y del satélite de observación de los gases de efecto invernadero GOSAT, que muestran que el dióxido de carbono aumentó en un 0,5% cada año entre 2003 y 2013 (imagen GIF del incremento). Por su parte, el metano, después de años de estar estable, comenzó a aumentar entre un 0,3 y un 0,5% anualmente a partir de 2007 (imagen GIF).

Causas del incremento

A juicio de la ESA, la principal razón para el aumento de CO2 en los últimos diez años es la emisión derivada la quema de combustibles fósiles, como de carbón, petróleo y gas.

Para el metano la razón es menos clara, afirman, pero achacan el aumento de los niveles de metano a las emisiones hechas por el hombre junto a las variaciones naturales causadas por las emisiones de humedales y la quema de la biomasa.

Patrón geográfico de los gases

Los satélites también muestran muchas características como el patrón geográfico detallado de los gases y sus fluctuaciones en el tiempo. Para el dióxido de carbono las fluctuaciones estacionales son más grandes debido a las variaciones en la fotosíntesis de la vegetación.

La 'respiración' que han observado los satélites es mayor en las latitudes del centro norte hasta las latitudes más altas. El intercambio de carbono entre la atmósfera y la vegetación se incrementa durante el verano, con los bosques captando carbono, parte del cual se libera durante el invierno.

"Algunos modelos de CO2 tienden a subestimar la fuerza de la 'respiración' , pero tenemos que investigar más a fondo el uso de diferentes modelos y métodos", ha afirmado el doctor Michael Buchwitz, de la Universidad de Bremen en Alemania y líder del proyecto GEI -CCI de la ESA.

"El objetivo del proyecto de GEI -CCI es generar distribuciones globales de alta calidad de dióxido de carbono atmosférico y metano. Producir una mejor información sobre las fuentes y los sumideros regionales de estos dos gases relevantes para el clima. Es necesario para mejorar las predicciones climáticas", ha indicado.

Aunque los mapas de satélite revelan regiones en las que los niveles de metano son especialmente elevados, la cuantificación de las emisiones requiere sofisticados métodos basados en modelos puesto que el transporte atmosférico, como el viento, debe tenerse en cuenta.

"Los datos de los satélites nos permiten obtener patrones espaciales detallados de las emisiones de metano a nivel mundial, que no pueden obtenerse de las observaciones de superficie, a pesar de estas medidas son mucho más precisas", ha señalado el científico de la Comisión Europea Peter Bergamaschi.

Los resultados de los proyectos supeditados al programa de cambio climático de la ESA se presentan este mes de septiembre en el simposio Living Planet.

Noticias

anterior siguiente