Enlaces accesibilidad

'Extremoduro. De profundis', 26 años de carrera musical y una biografía autorizada

       
  • Grijalbo publica Extremoduro. De profundis. La historia autorizada 
  •    
  • Javier Menéndez retrata al "gran grupo del rock español"
  •    
  • Han vendido unos tres millones de copias de sus 13 discos sin promoción
  •    
  • Para este otoño se espera su nuevo disco de estudio, "más rock"

Por

 El lídel de la banda 'Robe' que hizo una incursión en la literatura en 2009 con la publicación de una novela 'El víaje íntimo de la locura'.
El líder de Extremoduro, Roberto Iniesta 'Robe'. Lucía de Andrés

DISCOGRAFÍA OFICIAL

'Rock transgresivo' (Publicado originalmente en 1989 con el título 'Tú en tu casa, nosotros en la hoguera', remasterizado y regrabado en 1994)
'Somos unos animales' (Publicado originalmente en 1991 y remasterizado en 1995)
'Deltoya' (1992)
'¿Dónde están mis amigos?' (1993)
'Pedrá' (1995)
'Agila' (1996)
'Iros todos a tomar por culo' (1997)
'Canciones prohibidas' (1998)
'Yo, minoría absoluta' (2002)
'Grandes éxitos y fracasos (Episodio I) (2004)
'Grandes éxitos y fracasos (Episodio II) (2004)
'La ley innata' (2008)
'Material defectuoso' (2011)

"Soy poeta antes que roquero. Poeta, siempre poeta. Lo que pasa es que si fuera solo poeta, nadie vendría a buscarme". Con estas palabras pronunciadas en 1998, Roberto Iniesta, el 'Robe', resumía la esencia de su vida y la del grupo que fundó en 1987 en su Plasencia natal: Extremoduro. 

Han tenido que pasar 26 años y 13 discos "oficiales" para poder leer la primera biografía autorizada de un grupo que mezcla poesía urbana y rock duro como nunca nadie ha hecho en España, que ha vendido más de tres millones de discos en su carrera y que es capaz de agotar las 150.000 entradas de los conciertos de su última mini gira nacional, el verano pasado, tocando solo en ocho ciudades. Y todo ello sin la más mínima promoción en la prensa, pues su éxito es inversamente proporcional al vacío que le hacen a los medios de comunicación. 

Extremoduro. De profundis. La historia autorizada (Grijalbo Ilustrados, 29,90€) detalla pormenorizadamente cada paso del "gran grupo del rock español", como lo define el biógrafo, el periodista musical Javier Menéndez Flores, el nombre que Robe e Iñaki 'Uoho' Antón (guitarrista y productor de los discos desde 1996) propusieron a la editorial para que escribiese un libro que Grijalbo tenía decidido hacer con o sin el consentimiento del grupo -"dijeron que, ya que se iba a publicar sí o sí, que al menos fuera un libro que les gustase", desvela Menéndez a RTVE.es en una entrevista-.   

"Me propusieron a mí porque ya había entrevistado a Robe en 2009 por la publicación de su novela, El viaje íntimo de la locura, y le gustaba cómo trabajaba. Además de un halago, era una gran responsabilidad; pero eso no significa que tuviera todo el terreno allanado", cuenta Menéndez, para el que este es su undécimo libro, entre los que se incluyen biografías de músicos como Joaquín Sabina y Miguel Bosé.

Conquistados por las letras

Así que, los "dos cerebros" de Extremoduro, como los define Menéndez, le pusieron condiciones: debía escribir la mayor parte del libro, pasársela y, si les gustaba, colaborarían con él.

Menéndez escribió las primeras 78 páginas del libro, tituladas "La creación según Extremoduro", donde hace un análisis filológico de las letras del grupo, "un trabajo importante, complejo y difícil que nadie había hecho y que Extremoduro pedía a gritos porque su gran valor son las letras, más allá de que musicalmente son muy buenos". 

"Tardaron un mes en responder porque estaban en la gira americana, pero al regresar Robe me dijo que les había gustado muchísimo y que estaban a mi disposición. Me dieron todo tipo de facilidades y no impusieron censura ni me marcaron ninguna pauta", explica el autor.

El "rock trangresivo" en el que el líder de Extremoduro encasilló a su banda desde sus inicios, el biógrafo lo resume como "una mezcla de poesía y nitroglicerina" -en referencia a sus letras y su música-. A su juicio, el "éxito" del grupo reside en que "empiezan a hacer rock con un contenido altamente lírico, muy poético y de gran calidad", algo que, puntualiza, "no existía en nuestro país" porque, por ejemplo, grupos como Barón Rojo "sonaban muy bien pero sus textos eran muy ramplones".

Profundizando en este análisis, para Menéndez uno de los "hallazgos" del grupo es que "alterna en la letras y la música constantemente la rosa y el látigo", como en la letra de "Quemando tus recuerdos" (de su segundo disco, Somos unos animales, 1991): "Vivir a la deriva/, sentir que todo marcha bien/ volar siempre hacia arriba,/ y pensar que no puedo perder/ voy a hacer un tambor de mis escrotos/, sólo dejó, dejó sólo una foto".

O un ejemplo de su último disco, Material defectuoso (2011), "Si te vas" (Escúchala aquí):

'El Vuelo del Fénix' recomienda... Extremoduro - Si te vas

"Cuando me preguntan cómo Extremoduro se han convertido en un fenómeno de masas, digo que porque el talento y la calidad se acaban imponiendo y derriban cualquier dique [se refiere a la falta de apoyo mediático durante años]. Y esa rosa y ese látigo constantes son los que han conseguido que su discurso llegue tan lejos", afirma el autor, que apunta entre las influencias musicales y líricas del cantante a Hilario Camacho, Miguel Hernández o Lorca.

La historia del grupo

Una vez pasado el examen con nota, el biógrafo escarba en los difíciles orígenes de Extremoduro para después repasar su historia disco a disco.

Desvela detalles como que 'Robe' tocó con la tuna de Plasencia con solo 12 años o que regentó un bar de copas en su ciudad natal, llamado Simetría, local que, después de sus primeros experimentos musicales creando el grupo Dosis Letal, sería clave en la fundación de Extremoduro con el batería Luis von Fanta y el bajista Salo -años después pasaría a la guitarra- en 1987.

Así, adelantándose a todo y mucho antes de que internet fuese parte del día a día de nuestras vidas, Robe crearía el "crowfunding" al vender en su bar vales por 1.000 pesetas a cambio del primer disco del grupo cuando lo grabasen gracias a la financiación que consiguiesen por esa vía. Lograron recaudar cerca de 300.000 pesetas que sirvieron para editar en 1989 Rock transgresivo (originalmente Tú en tu casa, nosotros en la hoguera).

En los meses siguientes además ocurrieron dos acontecimientos decisivos. Primero, su aparición en el programa musical de TVE Plastic, donde rompieron con todo lo visto hasta entonces -sobre todo en televisión- interpretando "Extrema y dura" y "Jesucristo García", con una peculiar puesta en escena con Robe vestido de Jesucristo y Salo con un tricornio de la Guardia Civil. Esta actuación la podéis disfrutar ahora íntegra:

@@MEDIA@@

"Ese programa fue un trampolín para ellos porque hizo a una banda de Plasencia llegar a toda España. Gente como Fito Cabrales los descubrió por esa actuación y se quedó fascinado", cuenta Menéndez.

También fue determinante su clasificación para la final de un concurso de maquetas patrocinado por Yamaha. Quedaron terceros, gracias, entre otros, a que los votó gente como Pablo Carbonell, entonces con los Toreros Muertos -"yo he votado a los punkis esos, que me han gustado mucho", comentaría-. Pero, lo decisivo fue que entre los asistentes estaba un caza talentos de Avispa, que les ficharía para sacar ese primer disco -primero y último, pues tuvieron multitud de problemas con la discográfica-.

El "cambio" de Deltoya y la prueba de las drogas

El momento fundamental para la consolidación del grupo fue el fichaje por DRO -luego absorbida por Warner Music-, la gran compañía discográfica independiente del país, con la que editaron Deltoya (1992). "Fue un cambio brutal a todos los niveles. Por primera vez estaban en una discográfica con un equipo humano y técnico profesional y que contaba con la opinión del grupo y podían decidir", explica el periodista musical, que añade que también supuso el fin de los problemas de distribución de los discos.

No obstante, entre el año 1993 y 1994, Extremoduro pasaría la "era del caos", una etapa con las drogas muy presentes y en las que fueron muchos los conciertos en los que Robe no se acordaba de las letras de sus canciones. Eso a punto estuvo de acabar con el grupo. "Las drogas hicieron mucho daño a las sucesivas formaciones de Extremoduro. Es curioso que, al final, el que ha tenido la fortaleza para sobrevivir haya sido él [Iniesta]. Hay muchos artistas que sucumben, como les sucedió a Enrique Urquijo y Antonio Vega. Pero Robe es fuerte y antepuso el grupo a todo lo demás", cuenta en el libro José Antonio Gómez, de Warner.

"Ellos nunca han ocultado su afición por la mala vida, pero llegó un momento en el que apostaron por la vida y por la música y se dieron cuenta de que si seguían por ese camino les iban a quedar pocos años", dice a RTVE.es el biógrafo, que recuerda que toda esa influencia de las drogas está reflejada en sus letras. "Esa etapa fue altamente peligrosa, pero él logró remontarla, porque entonces no estaba Iñaki. Y si lo logró fue por su amor a la música", insiste Menéndez, quien alaba su "altísima profesionalidad" y aclara que ahora "viven tranquilos y relajados con sus familias y con la música como prioridad".

Agila y la conversión en fenómeno de masas

Atravesado ese oscuro túnel y tras dos discos más (¿Dónde están mis amigos?, 1994, y el experimental Pedrá, 1995), en 1996, con la publicación de Agila -"el mejor de rock de los 90", para el biógrafo- llega la locura. "Se convierten en un grupo de masas. Venden 300.000 copias y es el principio del éxito comercial de Extremoduro, que no ha cesado desde entonces", analiza el autor.

Incluso consiguen que el vídeo musical de "So payaso" sea elegido el mejor del año 1996 en la I edición de los Premios de la Música.

@@MEDIA@@

Además supuso que la prensa, que los había ignorado durante años, no pudiera sustraerse de todo ese éxito y los mirara como "un objeto goloso". "Pero la actitud de Robe fue: 'cuando os necesitamos, no os tuvimos, ahora que vosotros nos pretendéis, no nos vais a tener", cuenta Menéndez, que cree que esto demuestra que el apoyo de los medios "no es en absoluto determinante" para el éxito de un grupo.

Y otra prueba de que Extremoduro ha hecho siempre lo que le ha dado la gana es que, para su siguiente trabajo, podían haber hecho un disco más suave y convencional y haber vendido un millón de copias. Pero no. "Decidieron hacer el disco más transgresor y bruto de su carrera, Canciones prohibidas (1998), con canciones que no se pueden radiar hoy día porque son demoledoras", dice el autor de Extremoduro. De profundis. La historia autorizada.

Sequía creativa hasta La ley innata, "su gran disco"

El libro también analiza los seis años de sequía creativa que mediaron entre Yo, minoría absoluta (2002) y La ley innata (2008), en los que a Robe "no le venían las letras, se devanaba los sesos y no lo conseguía y se mortificaba". Pero aunque no hubo disco, sí escribió y publicó su primera novela -se matriculó en la UNED para aprender a escribir mejor- y creó con Iñaki el sello discográfico Muxik.

"Y de repente un día vio la luz y empezó a tirar, a tirar de la madeja y salió La ley innata, su gran disco. Un disco complejísimo y del que no hay precedentes en el rock español", cuenta Menéndez sobre este disco conceptual.

@@MEDIA@@

Tras publicar Material defectuoso tres años después, ahora se espera como agua de mayo su undécimo disco de estudio que, según cuenta Iñaki Antón en el libro, podría ver la luz en septiembre u octubre de este año, "aunque tratándose de ellos, vaya usted a saber", advierte el biógrafo.

"Robe ha grabado ya tres veces las voces del disco y cualquier pequeño arreglo los puede traer de cabeza durante meses. Y la discográfica se limita a esperar recibir el disco tal y como nos lo van a dar luego a nosotros", dice Menéndez, que revela que será "un disco más rock que el anterior".

El disco saldrá cuando Extremoduro considere que "es el mejor disco que pueden hacer", insiste el biógrafo sobre un grupo que tampoco necesita salir constantemente de gira. "Es evidente que tienen la nevera llena. Las cosas les van bien. Eso les permite que no tengan que trabajar para vivir, que es el gran logro de un artista, sino que trabajan para dar lo mejor de sí", sentencia. Y eso es una garantía.

"No creo que haya hecho todavía mi mejor canción. Siempre lo he pensado. Si pensara que lo siguiente iba a ser peor que lo anterior, creo que me desanimaría mucho". Palabra de Robe. Hay Extremoduro para rato.

Noticias

anterior siguiente