Enlaces accesibilidad

Fallece la mujer agredida por el profesor de artes marciales de Bilbao

  • La víctima tenía 29 años y era natural de Nigeria
  • Ingresó en coma y su estado empeoró el martes

Por
Muere la joven nigeriana por la paliza que le propinó el falso maestro shaolin

La mujer agredida brutalmente el pasado domingo en Bilbao supuestamente por el maestro de artes marciales J.C.A., ha fallecido al mediodía de este miércoles en el servicio de reanimación del Hospital de Basurto, según ha informado este centro sanitario.

La víctima ingresó en coma en estado muy grave en la Unidad de Reanimación del Hospital de Basurto tras la agresión. Esta mujer, identificada como Maureen Ada Otuya, de 29 años y natural de Nigeria, fue localizada en el interior del gimnasio que Aguilar tiene en el centro de la capital vizcaína en estado inconsciente y con ataduras en manos, pies y cuello.

Una vez trasladada al hospital bilbaíno, quedó ingresada en coma y en estado muy grave, y durante la tarde de este martes su estado se deterioró aún más. Finalmente ha fallecido a las 12.35 horas.

Llevaba un año viviendo en Bilbao

Ada O., que ejercía la prostitución en Bilbao, vivía en la capital vizcaína desde hacía un año, aunque anteriormente había residido en Vitoria y en otros puntos de España, país al que llegó hace unos tres años, según explicó un amigo suyo de la asociación Edo Club de Nigeria.

Este mismo hombre definió a la fallecida como "una chica maja y religiosa", y aseguró que se veían en la Iglesia.

De momento no se sabe cómo contactó con su agresor, aunque la vivienda en la que Ada tenía alquilada una habitación está cerca del domicilio de J.C.A., en la calle bilbaína Iturrizar, a unos 300 metros de distancia.

Un testigo vio que la mujer entraba a la fuerza en el gimnasio

J.C.A., de 47 años, fue arrestado el pasado domingo en la capital vizcaína después de que una persona alertara a la Ertzaintza de que había visto cómo una mujer era obligada a entrar por la fuerza en el gimnasio que el arrestado regenta en el número 12 de la céntrica calle Máximo Aguirre.

Los agentes que acudieron al local tuvieron que tirar la puerta abajo con mazas para acceder al interior, donde encontraron en una habitación de reducidas dimensiones a J.A.C. junto a la mujer nigeriana, que estaba inconsciente, con ataduras en manos, pies y cuello.

En un posterior registro del gimnasio y del domicilio del agresor se encontraron restos humanos que pertenecen a una mujer colombiana, que podría haber sido asesinada también por el detenido el pasado día 25.

La otra víctima, una mujer colombiana

Tras su detención, el presunto agresor confesó haber asesinado a otra mujer, que según fuentes de la investigación, ha resultado que también era prostituta. Se trataría, al parecer, de Janny Sofía R. T, de 40 años y natural de Colombia.

Esta primera víctima, que podría haber sido asesinada el pasado 25 de mayo, tiene dos hijos, uno de 3 años, que vivía con ella, y otro de 6 años, que reside en Colombia, según han indicado otras fuentes conocedoras del caso.

Según fuentes de la investigación, la mujer colombiana ha sido identificada con rapidez debido a que la Policía tenía una ficha de ella, con sus huellas dactilares.

El pasado 24 de mayo, la víspera del día en que podría haber sido asesinada, la mujer fue vista protagonizando algún altercado en una zona de alterne de la capital vizcaína, según las mismas fuentes.

Este miércoles, J.A.C. ha sido puesto a disposición judicial y ha prestado declaración ante el juez encargado del caso, quien ha decidido que ingreso en prisión como presunto autor de las muertes de dos mujeres.

Noticias

anterior siguiente