Enlaces accesibilidad

El espionaje británico sobornó a militares de Franco para evitar que ayudara a Hitler

  • Según documentos desclasificados, el MI6 pagó hasta 200 millones de dolares
  • Churchill y Stalin disfrutaron de un baquete con alcohol en 1942

Por

Documentos secretos de la Segunda Guerra Mundial que han sido ahora desclasificados y que pertenecían al servicio de espionaje británico MI6 han desvelado muchos detalles de los entresijos del conflicto que eran desconocidos. Como por ejemplo, que el servicio de espionaje británico sobornó a varios generales españoles para que estos disuadieran a Franco de entrar en la contienda europea del lado de Hitler.

Según publica el diario británico The Guardian, el MI6 pagó el equivalente a 200 millones de dolares de ahora (235 millones de euros) a militares cercanos a Franco para disuadirle de que España entrara en guerra. El dinero fue entregado a través de una cuenta en Nueva York de un banco suizo, añade el diario británico.

Todo comenzó en junio de 1940, nueve meses después de que Hitler iniciase su invasión de Polonia. El entonces embajador británico en Madrid, Samuel Hoare pidió el dinero "sin retraso" al Foreign Office (Exteriores) británico para iniciar las gestiones.

"Que España entre o no en la guerra depende de la rapidez de nuestra acción", telegrafió Samuel Hoare en un aviso urgente al MI6. "La situación es crucial. No puedo malgastar más tiempo en explicar nuestra posición en este asunto".

Estas informaciones, que ya habían sido mencionada por algunos historiadores españoles, ahora se muestran con todos los detalles inéditos. Las entregas se hacía "a través del empresario balear Juan March y que un agente inglés en la Embajada británica en Madrid era el intermediario", ha comentado El historiador Jorge M. Reverte.

Otra de esas comunicaciones ahora desclasificas también desvelan los contactos de agentes británicos con republicanos y guerrilleros españoles para animarlos levantarse en el caso de que en España enviara tropas en apoyo a las alemanas. "Por favor, quema esta carta cuando la hayas leído", terminaban el mensaje.

El banquete de Churchill y Stalin

Además, los informes desvelan que Churchill disfrutó de un gran banquete en el que no faltó el alcohol junto al dictador soviético Josef Stalin en medio de la Segunda Guerra Mundial. Al parecer, las relaciones entre ambos líderes eran bastantes tensas hasta que Churchill organizó ese encuentro, que implicó un banquete nocturno en 1942.

"Allí me encontré con Stalin y Churchill, y Molotov (ministro de Exteriores de la URSS), que se unió a ellos, sentado con una tabla: había alimentos de todo tipo, coronados por un cochinillo e innumerables botellas", escribió Sir Alexander Cadogan, subsecretario permanente en el exterior Oficina.

El estado de ánimo era "feliz como un matrimonio ", añadió, aunque Churchill se quejaba de un "leve dolor de cabeza" cuando Cadogan llegó. Los dos líderes no se dedican a hablar de asuntos militares durante la reunión, que se prolongó hasta las tres de la mañana, pero Churchill sondeó al dictador sovietico.

Noticias

anterior siguiente