Enlaces accesibilidad

'Argo', mejor película de unos muy repartidos Oscar con 'La vida de Pi', líder con cuatro premios

Por

'Argo' triunfa en la noche de los Oscar

Argo ha ganado el premio a mejor película en unos Premios Oscar muy repartidos en los que La vida de Pi se ha llevado el mayor número de estatuillas, cuatro, y de los que Lincoln ha salido como la gran perdedora, con solo dos Oscar de 12 nominaciones.

La cinta de Ben Affleck se ha llevado tres premios, además del de película -cuyo nombre ha anunciado la mismísima primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, en conexión desde la Casa Blanca-, el de mejor montaje y mejor guion adaptado, que ha recogido el propio Aflleck, después de que la Academia de Hollywood le haya negado el de director al dejarle fuera de los nominados.

De esta forma, Argo entra en la historia de los premios pues en 75 años solo una película había ganado el Oscar sin que su director estuviese nominado: Paseando a Miss Daisy, hace 24 años, en 1989. Affleck, de cualquier manera, ya había recogido por su labor de dirección el Globo de Oro y el BAFTA, entre otra larga lista de galardones.

La vida de Pi ha cosechado el galardón a mejor director (Ang Lee) y tres estatuillas técnicas (fotografía, efectos visuales y música);  Lincoln solo se ha llevado los Oscar de mejor actor y dirección artística, pese a que la cinta de Spielberg partía como gran favorita hace mes y medio; Los Miserables ha recogido tres (actriz secundaria y dos técnicos: mezcla de sonido y maquillaje), El lado bueno de las cosas y La noche más oscura se han llevado uno cada una (mejor actriz y edición de sonido, respectivamente).

Del resto de nominadas a mejor película, Amour se ha quedado con el Oscar a mejor película de habla no inglesa, de cinco nominaciones, y Django desencadenado ha ganado dos Oscar (guion adaptado y mejor actor secundario). La única cinta que se ha ido totalmente de vacío ha sido Bestias del sur salvaje, la sorpresa independiente de estos premios, que estaba nominada en cuatro categorías.  

Skyfall, que no estaba nominada a mejor película, se ha llevado dos Oscar de una tacada: el de mejor canción original, para Adele, y el de edición de sonido -ex aequo con La noche más oscura-. En solo una noche, la última película de James Bond se ha llevado el mismo número de estatuillas que toda la saga en sus 22 películas en 50 años.

Y al final no ha podido ser y el español Paco Delgado se ha quedado sin el Oscar a mejor vestuario por Los Miserables, que le ha arrebatado Anna Karenina, la gran favorita. Tampoco ha habido suerte para la otra 'presencia española', Naomi Watts, que estaba nominada a mejor actriz por la producción española Lo imposible.

Day-Lewis, primer actor con tres Oscar de protagonista


“Ya estuve aquí 15 años y no tenía ni idea de lo que hacía. Jamás se me pasó por la cabeza que iba a volver”, ha dicho Affleck al recoger el premio a mejor película –es productor, junto a George Clooney-, recordando el que recogió como guionista de El indomable Will Hunting en 1995.

Una de las grandes sorpresas de la noche ha sido el Oscar para mejor director para Ang Lee, por La vida de Pi, que ha dejado a Steven Spielberg compuesto y sin Oscar. El director taiwanés ha ganado su segunda estatuilla dorada como director, después de Brokeback Mountain, en 2006. 

Como estaba previsto, Daniel Day-Lewis se ha llevado el Oscar a mejor actor y se ha convertido en el primero de la historia que consigue tres estatuillas al mejor protagonista: ya los tenía por Pozos de ambición (2007) y Mi pie izquierdo (1990), y ha igualado en número de premios a Walter Brennan y Jack Nicholson. "Realmente no sé cómo ha ocurrido todo esto", ha dicho un emocionado Day-Lewis.

El de mejor actriz se lo ha llevado la joven Jennifer Lawrence, por su papel en El lado bueno de las cosas, que, con 22 años, se convierte en la segunda más joven en ganarlo después de Marlee Matlin, que lo ganó con 21 con Hijos de un dios menor. Al subir a recoger el Oscar, Lawrence ha tropezado al pisarse su vestido, aunque ha salido airosa del trance. "Esto es una locura", ha confesado Lawrence, para a continuación agradecer a todas las actrices presentes haberle hecho "inolvidable esta experiencia". 

Hathaway, un Oscar 'cantado'

Uno de los Oscar 'cantados' -pero cantados de verdad- ha sido el de Anne Hathaway por el musical Los Miserables. La actriz ya venía de recoger el Globo de Oro y el BAFTA británico y ha conseguido la estatuilla del tío Oscar en la que era su segunda nominación, tras la de 2009 con la La boda de Rachel.

Hathaway, que ha sido uno de los trending topic de la noche gracias a su vestido de Prada, unos minutos antes de recoger el Oscar había interpretado junto al resto de sus compañeros de reparto uno de los temas principales de la película, "One day more", uno de los momentos musicales de una gala muy, muy musical.  

"Se ha hecho realidad. Es un tremendo honor. Hay tanta gente cuya generosidad ha hecho que esté hoy aquí... Como Hugh Jackman. Hugh, eres el mejor", ha dicho la actriz, que ha dedicado su último agradecimiento a su marido, Adam Shulman: "El mejor momento de mi vida fue cuando entraste en ella".

Christoph Waltz ha logrado el segundo Oscar de su carrera como actor secundario por su papel de caza recompensas en Django desencadenado, tras el que ganó en 2010 también con una película de Quentin Tarantino, Malditos bastardos. Dos nominaciones y dos Oscar para Waltz, que era el claro favorito tras llevarse el Globo de Oro y el BAFTA, donde superó también a Alan Arkin, Robert de Niro, Philip Seymour Hoffman y Tommy Lee Jones.

"Hemos participado en el viaje de un héroe, y el héroe aquí ha sido Quentin", ha dicho el actor austríaco al recoger su estatuilla.

Por su parte, Quentin Tarantino, olvidado en la categoría de dirección, ha ganado el segundo Oscar de su carrera, también como guionista, por el guion original de Django desencadenado -su anterior estatuilla la logró en 1995 con Pulp Fiction-.

Amor, un Oscar previsto

Y otro Oscar más que claro era el de mejor película de habla no inglesa, para Amor, que ha recogido su director, Michael Haneke. El cineasta austríaco ha recogido ya todos los galardones posibles con su estremecedora película: el Globo de Oro, el BAFTA , la Palma de Oro y cinco premios César este fin de semana.

Haneke, que este sábado estrenaba en el Teatro Real de Madrid la ópera de Mozart Così fan tutte, ha agradecido su primer Oscar a su mujer, que "lleva 30 años apoyándome", además de a sus actores, Emmanuelle Riva y Jean Louis Trintignant, "sin los que no estaría aquí".

Uno de los momentos más emotivos de la noche ha sido la vuelta de Barbra Streisand al escenario de los Oscar para interpretar una canción. Hacía 36 años que no pisaba la gala para cantar y lo ha hecho para homenajear a Marvin Hamlisch, fallecido este año.

Precisamente ha cantado "The way we were", tema de Marvin Hamlisch que daba título a la pelicula que la Streisand protagonizó con Robert Redford.

Como dato anecdótico, se ha producido un empate en los Oscar por sexta vez en la historia. Ha sido en la categoría de mejor edición de sonido, en la que se han repartido dos premios, uno para La noche más oscura y otra para Skyfall.

El último premio ex aequo se dio en en 1994, cuando lo lograron dos cortos de ficción, Franz Kafka's It's a Wonderful Life y Trevor y, el más recordado,en 1968, cuando compartieron el Oscar a mejor actriz Katherine Hepbrun (El león en invierno) y Barbra Streisand (Funny girl). El primero en 1932 con el Oscar a mejor actor para Fredric March (El hombre y el monstruo) y Wallace Beery (El campeón).

En animación, todo ha ido al mismo saco: Pixar ha ganado el Oscar a mejor película de animación con Brave y Disney se ha llevado el Oscar a mejor cortometraje de animación, por Paperman.

La gala se ha prolongado durante aproximadamente tres horas y media con un Seth McFarlene que ha estado bastante ácido al principio, pero que ha ido perdiendo fuelle con el transcurso de los minutos.

Noticias

anterior siguiente