Anterior BP pagará unos 16.900 millones de euros por el vertido de crudo en el Golfo de México en 2010 Siguiente Comienza la primera fase de la operación salida del verano Arriba
Cada una de las bandas de colores del poste indica una función disponible o bien un proveedor de telecomunicaciones que utiliza el poste para sus conexiones
Cada una de las bandas de colores del poste indica una función disponible o bien un proveedor de telecomunicaciones que utiliza el poste para sus conexiones

V-Pole: postes tecnológicos multiuso para ciudades inteligentes

  • Con forma de postes de llamativos colores, ofrecen servicios a los ciudadanos

  • Permiten conectarse a internet y las telecos usarlos como estaciones base

  • También se pueden usar como puntos de recarga de vehículos eléctricos

|

La ciudad canadiense de Vancouver ha presentado un proyecto tecnológico con un toque colorido para su mobiliario urbano, de la mano del artista y escritor Douglas Coupland.

Se trata de una idea enmarcada dentro del concepto de las 'ciudades inteligentes' y se llama V-Pole. ¿Lo interesante? Que proporciona en un solo punto un sinfín de funciones para los ciudadanos, cada vez más dependientes de la tecnología y la conexión a las redes en todo momento.

El aspecto del V-Pole -dado a conocer en un reciente congreso en París- es el de un sencillo poste vertical con anillos concéntricos de colores. En ocasiones incluye también otros círculos concéntricos en el suelo. Se diría construido a base de piezas de Lego.

Parece que estaá construido con piezas de lego

En la zona más alta, cada una de las bandas indica una función distinta: acceso wifi, parquímetro, recarga de coches o vehículos eléctricos. Algunas de ellas son simplemente distintivos de los barrios en que están ubicados, sirviendo también como señales de orientación.

Cada barrio, un color

El espíritu artístico de Coupland le ha permitido capturar la esencia de cada barrio en un representativo código de colores.

En el interior del V-Pole es donde está la chicha tecnológica del invento. Para empezar, está conectado al resto del mundo a través de fibra óptica subterránea.

La energía que necesita -unos 80 watios- es similar que la que consume una simple bombilla. También emite luz y sirve como farola: los paseantes pueden distinguirlos incluso por la noche, dado que con suaves luces LED iluminan las calles.

Algunos de los anillos se corresponden con servicios de compañías de telefonía y telecomunicaciones: para ellas los postes pueden servir de estaciones base de telefonía móvil y 3G/4G.

Las diversas funciones que se pueden incluir en los V-Pole son variadas: acceso wifi a Internet para ordenadores, tabletas, netbooks y móviles, ablón electrónico para anuncios entre los vecinos, parquímetro para las zonas de estacionamiento limitado, cargador para teléfonos y dispositivos móviles, etc.

La energía que necesita, unos 80 vatios, es similar a la que consume una bombilla

Aparte de esto unas pequeñas plataformas accesorias situadas en el suelo permitirían también recargar coches, motos, bicicletas y otros vehículos eléctricos mediante inducción.

Parte de la tecnología de los V-Pole es lightRadio, de los Laboratorios Bell / Alcatel-Lucent. Inicialmente concebida para miniaturizar las antenas base de telefonía, permite reducir el tamaño de esos dispositivos -tradicionalmente bastante grandes- a tamaños muy reducidos.

El resultado es un dispositivo que pueden utilizar las compañías de telecomunicaciones y que tiene el tamaño de un cubo de Rubik. No solo cabe dentro del poste, sino que la parte superior se puede también orientar si fuera necesario.

Código abierto

El desarrollo del V-Pole, según Coupland, está concebido como código abierto, de modo que el sistema pueda ampliarse y desarrollarse más allá de la idea original por parte de cualquier socio, desarrollador o aficionado, que permite llegar a crear un ecosistema de servicios y aplicaciones para la comunidad.

Según explica su creador, al igual que hoy en día no concebimos crear una ciudad sin electricidad, en el futuro tampoco será concebible que dispositivos inteligentes de este estilo no formen parte de la infraestructura básica de las ciudades.

De momento, tanto Vancouver como otras ciudades en las que se instalen podrán afirmar claramente entre sus vecinos que están 'en lo más avanzado del siglo XXI'.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente