Enlaces accesibilidad

Artur Mas anuncia más recortes en el sueldo de empleados públicos y subida de tasas en 2012

  • El presidente catalán reconoce que habrá despidos, pero "muy selectivos"
  • Subirá las tasas universitarias, el transporte público y el recibo del agua
  • Estudia subir el precio de la gasolina y cobrar una "tasa" por receta
  • El anuncio llega dos días después de la victoria de CiU en las generales

Por
En Cataluña, el Gobierno de la Generalitat ha anunciado nuevas medidas de ajuste

Nuevo paquete de recortes en Cataluña dos días después de las elecciones generales. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha anunciado este martes una nueva bajada del sueldo de los empleados públicos para 2012, un incremento de las tasas, la venta de patrimonio y privatización de la gestión de algunas autopistas. Y aunque no habrá un plan general de reducción de plantillas, Artur Mas ha abierto la puerta al despidos en el sector público aunque  "muy selectivos".

Así, subirán las tasas universitarias, el precio del transporte público y el recibo del agua. La Generalitat estudia el incremento del precio de la gasolina, que no afectaría a transportistas y sector primario, e introducir una tasa por receta farmacéutica dispensada en la sanidad pública para "evitar abusos", lo que en la práctica supone introducir el copago farmacéutico.

El objetivo de las nuevas medidas es ahorrar 1.000 millones de euros, según los cálculos iniciales, para cumplir con el déficiti del 1,3% del PIB sin hacer nuevos recortes en sanidad, educación y servicios sociales.

Mas ha anunciado los nuevos recortes tan solo dos días después de que CiU ganara por primera vez las elecciones generales en Cataluña, por encima del PSC. CiU pasará de los 10 diputados que tiene actualmente a 16 en la nueva legislatura.

El presidente catalán ha dado instrucciones a la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, y al conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, para que se pongan a trabajar con el fin de trasladar a los hechos estas medidas impopulares, que se verán reflejadas en los presupuestos de 2012 que el Govern dará a conocer a mediados de diciembre.

Menos sueldo y despidos en el sector público

Los empleados públicos de la Generalitat verán reducido su sueldo de nuevo en 2012, después de que en 2010 sufrieran un recorte del 5% como consecuencia de las medidas que adoptó en mayo de aquel año el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para reducir el déficit.

Artur Mas no ha adelantado cifras porque antes, dice, quiere hablar con los sindicatos. Lo que ha aclarado es que si el futuro Gobierno de Mariano Rajoy, que ganó las elecciones el pasado domingo, anuncia un nuevo recorte, a los empleados públicos catalanes no se les impondría una doble rebaja.

Lo único que ha concretado es que los altos cargos de la Generalitat, que ya se van a quedar sin la paga de esta Navidad, tendrán que renunciar en 2012 a una nueva paga extra.

El presidente catalán ha abierto la puerta a los despidos de empleados públicos. Artur Mas ha asegurado que es partidario de revisar las "condiciones laborales" de los empleados públicos, para minimizar los despidos y limitarlos únicamente a los organismos públicos que, tras la reorganización del organigrama, se hayan quedado prácticamente sin funciones.

Según Mas, si estos organismos públicos han perdido atribuciones "no pueden mantener sus plantillas actuales", aunque ha indicado que el Govern pondrá todo su empeño en despedir a la menor gente posible.

Subida del agua, la universidad y el transporte

Además del recorte de los saliarios públicos, la propuesta de Artus Mas incluye subir determinadas tasas. Para elevar la recaudación de la Generalitat está previsto seguir aumentando el canon del agua, los títulos de transporte público en el área metropolitana de Barcelona y las tasas universitarias.

En el caso del agua, Mas es partidario de subir el recibo que pagan los consumidores, ante la mala situación financiera que atraviesa la Agencia Catalana del Agua (ACA), que acumula una deuda que superior los 1.300 millones de euros.

Con el incremento del canon del agua, que lleva cobrándose más de una década, el Gobierno catalán quiere garantizar un buen servicio, ya que "los agujeros eran tan granes que obligan a la responsabilidad para no entrar en bancarrota".

Mas ha asegurado literalmente que quiere incrementar "muy poquito" el carburante, y que el Gobierno catalán está estudiando que la subida tenga menor afectación en colectivos como transportistas, pescadores y agricultores.

También subirán las tasas que pagan los universitarios cuando se matriculan, aunque Mas ha recalcado que el Gobierno catalán quiere compensar este incremento con más becas, con un "potente programa".

Artur Mas propone el pago de un canon por receta

El Govern catalán estudia imponer una tasa para las recetas farmacéuticas emitidas por la sanidad pública catalana a partir de 2012, según ha anunciado Artur Mas.

El importe aún no ha transcendido, ni tampoco si deberá pagarlo toda la población o bien habrá determinados colectivos que quedarán exentos. Mas ha rechazado que esta medida sea extender el copago en la sanidad pública y ha asegurado que se trata de un instrumento que frenaría el "mal uso" de los servicios públicos.

Venta de patrimonio y autopistas

La Generalitat de Cataluña venderá patrimonio público y privatizará la gestión de algunas infraestructuras, siguiendo la línea que ya había iniciado este año, según ha anunciado este martes el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

En rueda de prensa tras el Consell Executiu, Mas no ha concretado qué oficinas y edificios pondrán a la venta y se ha limitado a destacar que harán una "política activa" en este ámbito, y que también podría afectar a algunas empresas que gestionan infraestructuras.

Así, Mas ha abierto la puerta a que la gestión pública de estas empresas se haga desde el ámbito privado, y ha puesto el ejemplo de que hay autopistas dirigidas desde ambos sectores y que tienen un buen funcionamiento.

"La Generalitat ha acumulado activos estos últimos años y se pueden poner a la venta, y también su gestión. Ya lo empezamos a hacer, y este 2012 con más intensidad", ha resumido.

Precisamente, en el campo de la sanidad, la Generalitat ya realizó este año un inventario de posibles edificios que podía vender, y por las que podía pagar posteriormente un alquiler, aunque no ha avanzado datos en este sentido.

Inesperado anuncio a 48 horas de las elecciones

Mas ha anunciado los nuevos recortes dos días después de que CiU ganara por primera vez las elecciones generales en Cataluña, por encima del PSC. CiU pasará de los 10 diputados que tiene actualmente a 16 en la nueva legislatura.

El presidente ha aprovechado para hacer un inesperado anuncio: si Cataluña quiere hacer los "deberes", no hay más remedio que asumir nuevos "sacrificios" con un "ajuste duro".

Lo ha expuesto el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en la rueda de prensa posterior al primer Consell Executiu tras las elecciones generales, recalcando que el Govern es consciente de que no se puede recortar más en sanidad, educación y servicios sociales porque se cruzarían "líneas rojas" que deteriorarían estas prestaciones públicas.

La Generalitat anunció en marzo de este año, cuatro meses después de recuperar la Generalitat en las elecciones catalanas del 28 de noviembre de 2010 tras siete años de tripartito, un recorte del 10% del presupuesto sanitario para este año.

Mas dice que el Govern no conocía los nuevos recortes

Preguntado por si estas medidas estaban o no decididas antes de las elecciones generales del pasado domingo, Artur Mas ha salido al paso explicando que el Gobierno catalán "en su conjunto" no las conocía y que para sus miembros ha sido una "sorpresa".

El presidente de la Generalitat ha explicado que las medidas son "instrucciones" que ha dado a su equipo de cara a que se elaboren los presupuestos de 2012 pero que de momento no se ha aprobado nada. En este sentido, ha recordado que CiU no tiene mayoría en el Parlament y que tendrá que buscar apoyos.

Artur Mas ha señalado que las medidas anunciadas este martes no estaban por escrito pero que él ha hecho una "reflexión fuerte" previa sobre lo que había que hacer a partir de ahora.

Mas ha insistido en que el debate necesitaba "un clima de serenidad" y ha insinuado que la campaña electoral no era el mejor momento para abordarlo.

Noticias

anterior siguiente