Anterior Al menos 92 muertos y 340.000 evacuados por las inundaciones en Pakistán Siguiente EE.UU. emplaza a los talibanes a escoger "el camino de la paz" tras confirmar la muerte de su líder Arriba
Tráiler de 'The Artist'.

'The artist', el maravilloso homenaje de Hazanavicius al cine mudo

  • La cinta de Hazanavicius es la favorita con 10 nominaciones al Oscar

  • Entre ellas película, dirección, guión, actor principal y actriz secundaria

|

The Artist, el maravilloso y valiente homenaje de Michel Hazanavicius al cine mudo nos sitúa en el Hollywood de 1927 para contar la historia de una estrella del cine mudo con nombre de príncipe rumano, George Valentin (Jean Dujardin), al que la irrupción del cine sonoro condenará al fin de su carrera y al olvido. Pero en su camino se cruzará una joven extra, Peppy Miller (Bérénice Bejo), que empieza a ser propulsada hacia el firmamento de las estrellas. 

The Artist no es la primera película que cuenta el drama que supuso que los actores empezaran a hablar -más bien empezar a oírseles- y la decadencia del cine mudo, ya lo hicieron por ejemplo magistralmente El crepúsculo de los dioses (Sunsent Boulevard, 1950) y Cantando bajo la lluvia (Singin' in the rain, 1952). Pero sí es la primera que lo hace sin sonido, más de 80 años después. Y hacer una cinta muda en la época del 3D -y en blanco y negro- es de valientes, o más bien de osados.

Pero esa osadía -"anacronismo", como reconoce el propio Hazanavicius- se convierte en una auténtica delicia digna de disfrutar en pantalla grande. Solo se echa de menos a la orquesta tocando en vivo a pie de pantalla, aunque la música de Ludovic Bource la acompaña magistralmente y otorga la fuerza narrativa que no da la palabra hablada. Los clásicos carteles con los diálogos de los actores se reducen casi a la mínima expresión -tampoco se echan en falta más- y el director francés se reserva dos sorpresas sonoras para dos momentos clave.

Cine clásico

En una película que supone un esfuerzo interpretativo añadido, el trabajo de los actores es espléndido: John Goodman (Al Zimmer), James Cromwell (Clifton), Penelope Ann Miller (Doris) -que ya interpretó una estrella del cine mudo en Chaplin (1992)-, y sobre todo los protagonistas, Bérénice Bejo, mujer de Hazanavicius, y Jean Dujardin, cuyo trabajo se vio reconocido en Cannes con el premio a mejor actor.

El vestuario, la caracterización de los personajes, la fotografía... son sobresalientes. La única pega, no se podrá disfrutar de ella en las salas de cine españolas hasta el 16 de diciembre.

Dujardin, Bejo y el cineasta ya habían trabajado juntos en la parodia sobre cine de espías OSS 117: El Cairo, nido de espías (2006) y, precisamente, el éxito de este largo y su secuela, OSS 117, perdido en Río (2009), permitió al director francés encontrar sin problemas productor para su sueño cinematográfico mudo. 

Según cuenta, la idea llevaba rondándole la cabeza desde hace siete u ocho años debido a que sus directores más "admirados" proceden del cine mudo, como Hitchcok, Lang, Lubitsch, Murnau, Billy Wilder... y por "la responsabilidad de contar la historia de una forma muy especial". 

Hazanavicius leyó montones de biografías de actores y directores y vio mucho cine mudo, sobre todo americano, para concebir lo que tenía claro que debía ser un melodrama, el "género ideal para el formato" y porque estas películas mudas son las que "mejor han envejecido". 

Como guinda del pastel, el director francés encontró las localizaciones perfectas en los estudios en los que rodaron gente como Chaplin, Mack Sennett o Douglas Faribanks... "¡Fue increíble! La casa de Peppy en la película es la de Mary Pickford... estuvimos en lugares míticos", comenta fascinado.

Cuatro meses para escribir el guion y 35 días para rodar un regalo y una joya. Gracias, Hazanavicius.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente