Enlaces accesibilidad

ANÁLISIS

¿Quo vadis, Yahoo?

  • Yahoo no parece encontrar su lugar en el cambiante mercado de Internet
  • Con el despido de su consejera delegada está por ver quién toma las riendas
  • Ahora vale en bolsa solo la cuarta parte de lo que ofreció Microsoft en 2008

Por
La consejera delegada de Yahoo, Carol Bartz, durante una conferencia en 2010 en California. Ha sido despedida recientemente por el presidente del consejo de administración debido al «estancamiento» de la compañía.
La consejera delegada de Yahoo, Carol Bartz, durante una conferencia en 2010 en California. Ha sido despedida recientemente por el presidente del consejo de administración debido al «estancamiento» de la compañía. REUTERS REUTERS/Robert Galbraith

Hubo un tiempo en que Yahoo prácticamente dominaba Internet: era un buscador de referencia, sinónimo de calidad y buenos contenidos, creados con esmero y una tecnología espléndida de fondo. Supo combinar como pionera de Internet la búsqueda del camino entre el sueño de los grandes proyectos online y el complicado mundo empresarial, lo que tradicionalmente se denomina la monetización: cómo convertir millones y millones de visitas de gente anónima en dinero contante y sonante. La fórmula: publicidad, patrocinios, venta de servicios de pago y otras ideas ingeniosas.  

Pero también hubo otro tiempo en que los dinosaurios dominaron la Tierra, y ya sabemos cómo acabó aquello. Aceleremos la grabación quince años: en la situación actual los analistas se preguntan: ¿a dónde va Yahoo?

Google tiene una valoración en bolsa tan superior que podría comprar Yahoo… diez veces.

Su valor en bolsa lleva desplomándose cinco años. En 2008, Microsoft se ofreció a comprar la compañía por 44.000 millones, pero sus fundadores se negaron al considerar que era una "oferta ridícula". Hoy, Yahoo vale 17.000 millones y aquella oferta parece generosa. Google, su más tradicional competidor, tiene una valoración en bolsa tan superior que podría comprar Yahoo… diez veces.  

Desde que Jerry Yang y David Filo lanzaran el buscador de Yahoo en 1994 hasta hoy han pasado muchas cosas: innumerables adquisiciones como las de Geocities, Overture, Inktomi, Broadcast.com, eGroups, Kelkoo, Delicious o Flickr; una lista enorme de alianzas y socios estratégicos, desde Google a Microsoft, Verizon, T-Mobile o eBay; expansión, cambios y nombramientos en todas las áreas y países.  

Del largo camino recorrido por sus fundadores también se podría escribir mucho, pero ambos siguen en la compañía. Tras casi una década con Terry Semel en el puesto de consejero delegado, uno de los co-fundadores (Yang) decidió ocupar personalmente el puesto en 2008, periodo durante el que se recibió la oferta de Microsoft. Se dijo que no.

La cosa no duró mucho y tras año y medio en el timón, Yang pasó a dedicarse a otras cosas y Carol Bartz fue elegida nueva máxima responsable de la compañía. Ayer mismo la despidieron por sorpresa , alegando el "estancamiento y continuada caída de competitividad de la empresa". Para culminar el culebrón, el presidente de la compañía, Roy Bostock, la despidió por teléfono.

Una crisis extraña

La situación para Yahoo, sumida en su particular crisis interna dentro de la enorme crisis mundial, no puede ser más extraña. Por un lado, sigue manteniendo unos niveles de audiencia competitivos, y en terrenos como la publicidad "visual" (banners, vídeos y similares) ocupa una de las mejores posiciones en el mercado.

Algunos de sus servicios y contenidos siguen siendo muy dignos, aunque por otros los años no han pasado en balde y están totalmente deteriorados.

Podría decirse que en conjunto Yahoo no consiguió hacer una transición demasiado suave a la Internet de las redes sociales y la conocida como "Web 2.0".  

Por si fuera poco, y como le sucede a otros gigantes, parece incapaz de digerir adecuadamente sus adquisiciones: basta repasar la cronología para ver cómo en las empresas adquiridas los desarrollos sufrían un parón importante que a veces duraban literalmente años; muchos de sus fundadores originales simplemente abandonaron por aburrimiento con el paso del tiempo (como en el caso de los equipos de Flickr o Delicious).

Y en un ejemplo de crueldad digital, uno de los más veteranos servicios que prácticamente se inventó al mismo tiempo que Internet, las páginas personales de Geocities, eran cerradas por Yahoo en 2009 . Ahora redirigen a una triste página sin más explicaciones.  

Según el Wall Street Journal , Yahoo podría estar considerando ponerse el cartel de "se vende", lo cual puede resultar atractivo para quien pretenda agrandar su lista de servicios y su caja: en 2010 la empresa facturó 6.300 millones de dólares con más de 1.000 millones de beneficios netos).

Por otro lado, con cerca de 10.000 empleados y un montón de complicadas alianzas la venta puede que tampoco sea fácil. Si en su día Microsoft ofreció la cuarta parte de lo que vale ahora, y ahora está peor que antes… ¿Cuánto vale Yahoo ahora?

Noticias

anterior siguiente