Enlaces accesibilidad

Rajoy reconoce que su derrota tras el 11-M supuso momentos "amargos" en los que pensó irse

  • Lo reconoce en sus memorias, En confianza, que acaban de salir a la venta
  • Define como "doloroso" en el terreno personal la crisis del partido en 2008

Por
Mariano Rajoy acaba de publicar sus memorias apenas dos meses antes de que arranque la campaña electoral
Mariano Rajoy acaba de publicar sus memorias apenas dos meses antes de que arranque la campaña electoral REUTERS REUTERS

"Soy Mariano Rajoy, español y gallego nacido en Santiago hace cincuenta y seis años". El presidente del Partido Popular arranca así En Confianza. Mi vida y mi proyecto de cambio para España, las memorias que este martes han salido a la venta editadas por Planeta.

En ellas repasa su vida personal y política y expone las propuestas que incluirá en el programa de las elecciones generales del próximo 20 de noviembre, a las que se presentará por tercera vez.

El líder del PP reconoce que pensó en abandonar la política tras las derrotas de 2004 y 2008 frente al actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Los atentados islamistas del 11-M  y "los acontecimientos de los días siguientes", en alusión a los "ataques" y "agresiones" a miembros del PP,  tuvieron un "notable impacto" sobre el resultado electoral, según Mariano Rajoy.

"Se trataba de un cambio muy importante de las expectativas y que produjo una lógica conmoción dentro del partido. Vivimos unos momentos particularmente amargos en los que yo tuve la incertidumbre de si debía continuar como líder del partido o retirarme de la política".

Rajoy explica que en los días siguientes consultó qué hacer con varias personas, entre ellas su esposa y "algunos amigos y dirigentes" del PP ya que "no era una elección fácil". Finalmente decidió seguir "impulsado por el fuerte sentimiento del deber frente a los dirigentes, los cientos de miles de militantes y los nueve millones de españoles" que le habían votado.

El líder del PP explica que en un primer momento era "lógico" pensar en la autoría de ETA, ya que el lehendakari lo adelantó esa misma mañana y que días antes se había detenidos dos terroristas etarras con una furgoneta con más de 500 kilos de explosivos.

Rajoy critica en sus memorias la "dinámica de creciente radicalización y polarización de la política" con ataques "violentos" al PP y censura la intervención de televisada de Alfredo Pérez Rubalcaba en la jornada de reflexión. "Pasará a los anales de la historia por hacer un uso muy poco acorde con las normas básicas de la convivencia democrática y con el respeto al adversario político".

El presidente 'popular' aprovecha sus memorias para recordar que acata la sentencia judicial sobre los atentados del 11-M que señala a la autoría islamista.

El "doloroso" cuestionamiento de su liderazgo

Rajoy también se refiere en su libro a la crisis de liderazgo en el partido que se abrió antes y después de los comicios de 2008. Un cuestionamiento que duró meses después del Congreso de Valencia donde fue ratificado como presidente del partido tras su segunda derrota electoral.

El líder del PP confiesa que en el "terreno personal" fue "doloroso" porque se produjeron "rupturas con compañeros del partido". Aunque Rajoy no lo detalla en aquellos meses abandonó el partido, entre otros, la entonces presidenta del PP en el País Vasco, María San Gil.

Si tras la derrota electoral decidió seguir adelante fue porque los resultados del PP habían sido mejores que en 2004, porque "una mayoría de los militantes y dirigentes del partido" le pidieron que se presentara al congreso y porque "tenía un proyecto de futuro".

Rajoy reconoce que ni su victoria en el Congreso de Valencia logró calmar las "reticencias" sobre su estrategia y su liderazgo y apunta a que trató de "superar esas críticas con paciencia, compresión y esfuerzo".

El líder del PP también habla de lo que sintió, "confianza y responsabilidad", cuando José María Aznar le eligió, en 2003, para que fuera su sucesor frente a los otros dos candidados, Rodrigo Rato y Mayor Oreja.

Rajoy asegura que "cualquiera de los dos hubiera sido un excelente candidato" y añade que cree que en su caso Aznar valoró su "larga experiencia en puestos políticos muy distintos".

Su "proyecto de cambio" para España

Rajoy aprovecha la publicación de su libro En confianza para exponer alguna de las propuestas que propone para salir de la crisis económica. El líder del PP señala que, si gana las elecciones del 20 de noviembre, "la prioridad esencial será el crecimiento económico y la creación de empleo".

Se muestra partidario de adelgazar la administración y de que los niveles por debajo de secretario de Estado no sean cargos políticos, sino que sean cubiertos por funcionarios de carrera.

Las reformas principales, apunta, serán aquellas destinadas a modificar el mercado de trabajo ya que, sostiene, la negociación colectiva actual y la legislación laboral española son excesivamente rígidas.

El líder del PP habla a lo largo de su libro en varias ocasiones de la educación. "Lo primero", señala, "es recuperar la valoración social de maestros y profesores, el respeto en las aulas".

Noticias

anterior siguiente