Enlaces accesibilidad

Localizan un importante yacimiento de tierras raras en el fondo del Pacífico

  • El depósito es miles de veces superior a las reservas actuales
  • Las tierras raras son indispensables para fabricar productos tecnológicos
  • Su explotación podría suponer un cambio en el mercado mundial

Por
Extracto de una de las tierras raras obtenidas del fondo del Océano Pacífico
Extracto de una de las tierras raras obtenidas del fondo del Océano Pacífico REUTERS REUTERS / Yuriko Nakao

Un equipo de investigadores de la Universidad de Tokio ha descubierto un importante depósito de tierras raras en el fondo del Océano Pacífico. Las tierras raras son un elemento de gran importancia, ya que se usan en la fabricación de aparatos tecnológicos.

Éste yacimiento se concentra en 78 localizaciones diferentes, comprendidas en torno a Hawai y Tahití a profundidades que oscilan entre los 3.500 y los 6.000 metros. En total, la zona estudiada abarcaría 8,8 millones de kilómetros cuadrados.

"Estimamos que un área de un kilómetro cuadrado en uno de los sitios de muestreo puede proporcionar una quinta parte del consumo mundial anual de esta clase de elementos" afirma Yashukiro Kato, líder del equipo que ha llevado a cabo el descubrimiento publicado en Nature Geoscience.

Según sus cálculos la cantidad de minerales hallados por éste equipo sería equivalente a varias miles de veces las reservas actuales de tierras raras.

La extracción de los minerales

Los descubridores se han mostrado esperanzados en poder extraer sin problemas los minerales del fondo oceánico de manera simple y económica.

Según Kato, el proceso de extracción consistiría en subir el barro del fondo oceánico a los barcos y someterlo ahí a un proceso de lixivación ácida simple, un proceso rápido que usa ácidos para separar los minerales raros del resto del lodo.

Sin embargo éste proceso podría conllevar varias complicaciones. Jesús Martinez Frías, geólogo del CSIC ha comentado la dificultad de aplicar los métodos de extracción de minerales a tanta profundidad. Además ha señalado la posible contaminación ambiental que supondría realizar esta operación, según sus declaraciones a Servimedia. 

No hay que olvidar tampoco que el hallazgo se ha realizado en aguas internacionales, y por tanto la explotación de estos minerales ha de ser aprobada por la Autoridad Internacional de Fondos Marinos, organismo dependiente de Naciones Unidas.

La explotación de éste yacimiento podría suponer una importante diversificación del mercado mundial de tierras raras. Japón representa un tercio de la demanda mundial de este tipo de minerales.

Las tierras raras

Las tierras raras forman parte del grupo de elementos químicos conocidos como lantánidos, y se utilizan para la fabricación de equipos electrónicos de alta tecnología, tales como televisores de pantalla plana o coches híbridos.

 Nº atómico  Nombre  Símbolo
 57  Lantano  La
 58  Cerio  Ce
 59  Praseodimio  Pr
 60  Neodimio Nd
 61  Prometio  Pm
 62  Samario  Sm
 63  Europio  Eu
 64  Gadolinio  Gd
 65  Terbio  Tb
 66  Disprosio  Dy
 67  Holmio  Ho
 68  Erbio  Er
 69  Tulio  Tm
 70  Iterbio  Yb
 71  Lutecio  Lu

En el mercado internacional China es el principal productor de estos metales con más de un 90% de la producción mundial. En los últimos años ha restringido el comercio de sus materiales, lo que ha provocado un considerable aumento de precio.

Los yacimientos de tierras raras abundan en todo el planeta. Por ejemplo, el cerio, el itrio y el neodimio son más abundantes que el plomo. De tulio -el más escaso del grupo- hay más betas que de oro y platino.

Sin embargo, aparecen muy mezclados con otros minerales, lo que complica su obtención en estado puro. Esto hizo que no se utilizaran para casi nada hasta el siglo XX y que, por eso, se bautizaran como raros.

Su composición química es inestable por lo que, al entrar en contacto con el oxígeno del aire, pueden convertirse en polvo en pocos días. Sus propiedades físicas y químicas varían también mucho cuando presentan impurezas.

Esas características es lo que provoca que su producción sea muy complicada, costosa y –en muchos casos- arriesgada, ya que casi siempre aparecen mezclados con el torio, un material radioactivo.

Se utilizan para la fabricación de láseres o fluorescentes

El europio, por ejemplo, se utiliza en pantallas planas de ordenadores y televisiones, usos para los que no se le conoce aún sustituto. También sirve para controlar neutrones en experimentos de Física avanzada, como la simulación del Big Bang del universo. Actualmente, su precio es de 466 euros, casi un 33% más que hace seis meses. El 99,9% de su producción mundial sale de China.

Sin el samario y el terbio serían imposibles los láseres y las lámparas fluorescentes de alta eficacia. Sin el promecio y el lutecio, la energía nuclear no tendría las mejoras actuales.

El neodimio es fundamental para fabricar los imanes ultrapotentes necesarios para los motores eléctricos compactos que se colocan en los vehículos ecológicos.

Noticias

anterior siguiente