Anterior Diez años del matrimonio homosexual, una década de impulso a la "visibilidad" y la "tolerancia" Siguiente Grecia propone otro rescate de dos años y sin el FMI para financiarse y reestructurar su deuda Arriba
  El ciclotrón de Dubna donde se sintetizaron los nuevos elementos
El ciclotrón de Dubna donde se sintetizaron los nuevos elementos

La familia de los elementos químicos crece

  • Confirman oficialmente dos nuevos elementos: Uuq 114 y Uuh 116

  • Se trata de elementos sintéticos, superpesados y radiactivos

|

La familia química crece. La IUPAC (Unión Internacional de Química Pura y Aplicada) ha dado su visto bueno a dos elementos sintéticos superpesados, el ununquadium (Uuq 114) y ununhexium (Uuh 116). Se unen desde ahora oficialmente a la tabla periódica.  

Los nuevos elementos no se encuentran en la naturaleza porque tienen una vida media de menos de milésima de segundo. Han sido sintetizados en el laboratorio.

Los han fabricado dos equipos de científicos en 2004, el grupo ruso del  Joint Institute for Nuclear Research (JINR) en Dubna, liderado por Yuri Oganessian, y el estadounidense del Lawrence Livermore National Laboratory en California, dirigido por Ken Moody.  

Desde que se sintetizó hasta que se aprobó han pasado siete años

El proceso de creación y aprobación de un nuevo elemento no es tarea fácil. En esta ocasión “desde que se sintetizó hasta que se aprobó han pasado siete años. Parece mucho pero en realidad ha sido un proceso rápido”, comenta con alegría a RTVE.es Bernardo Herradón, del Instituto de Química Orgánica General del CSIC.

“Para la fabricación de tan solo cinco o seis átomos de un nuevo elemento se requieren varios años y otros tantos para que los laboratorios independientes comprueben bajo petición de la IUPAC y la IUPAP (Unión Internacional de Física Pura y Aplicada) que efectivamente ha sido así”, explica. 

Cuanto más pesado es un átomo menos estable es. Por eso, hoy en día, existen 92 elementos químicos en la naturaleza. El más ligero, el elemento 1, es el hidrógeno, y el más pesado, el elemento 92, es el uranio.

Los demás se han desintegrado dando lugar a otros átomos estables (de menor peso) y radiación, por eso se les llama radiactivos.

Los recién aprobados, a pesar de desintegrarse muy rápido, tienen una vida más larga que la de otros elementos de la tabla más ligeros.

La isla de estabilidad

Estos elementos son especiales. “Están en el borde de la isla de estabilidad”, comenta a esta web José Luis Taín, del Instituto de Física Corpuscular.

La isla de estabilidad es un área de la tabla periódica donde los elementos son superpesados, pero estables.

Se teorizó por primera vez sobre su existencia en los 50

Se teorizó por primera vez sobre su existencia en los años 50 del siglo XX y los científicos caminan con paso firme hacia la creación de sus elementos. “Al principio los científicos fueron muy optimistas y apuntaron a que estos elementos serían estables como los naturales y, por lo tanto, no radiactivos.

Ahora, se cree que sí serán radiactivos y que simplemente tendrán una vida media más larga en comparación con los elementos superpesados que existen hasta el momento.

"En vez de milésimas de segundo, los átomos vivirán segundos o incluso minutos”, explica Taín.  

En la última década se han fabricado los elementos superpesados del 113 al 118. No todos están aprobados.

Si los científicos consiguen sintetizar esos átomos más pesados aún (según los modelos teóricos deben tener alrededor de 120 protones y 184 neutrones) nacería una nueva familia de materiales cuyas características a día de hoy son inimaginables.  

Nacería una nueva familia de materiales cuyas características a día de hoy son inimaginables

“Cuando se sinteticen estos elementos se podrán combinar con otros átomos para formar compuestos que tendrán propiedades muy interesantes”, explica Herradón.

“Y esto permitirá avanzar en su conocimiento y averiguar cómo se comportan”. Aunque, es escéptico, y no cree que se puedan llegar a fabricar materiales de uso cotidiano.  “No tendremos en casa artículos fabricados con estos materiales”, asegura.  

Pero quién sabe, quizá sea así y estos nuevos elementos nos sorprendan a todos y sean una auténtica revolución. No lo sabremos hasta que se sinteticen, un hito que podría estar muy cerca. Algunos expertos estiman que en unos 20 años habremos alcanzado la ansiada isla.  

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente