Enlaces accesibilidad

La oposición eleva a más de 80 los muertos ayer en la ciudad siria de Hama

  • Unas 50.000 personas han salido a la calle para protestar contra el régimen
  • Se interrumpe el servicio de internet en Damasco y Latakia
  • La ONU calcula que más de 1.000 personas han muerto víctimas de la represión

Por
La represión del régimen sirio deja más de 30 muertos en Hama

Más de 80 personas murieron este viernes en la ciudad siria de Hama (centro) por los disparos de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que cita "fuentes médicas fiables".

Durante la pasada jornada se celebró en Siria una jornada de protestas, bautizada como "Viernes de los niños de la libertad", que fue duramente reprimida, especialmente, en Hama, donde en un principio grupos opositores hablaron de treinta muertos. 

Por su parte, los llamados Comités Locales de Coordinación en Siria informaron en Facebook de que han conseguido identificar hasta ahora a "73 mártires" fallecidos durante la jornada de protestas del viernes.

En un principio, varias organizaciones opositoras habían calculado en 45 los fallecidos en distintas ciudades de Siria, de los cuales 30 en Hama.

Los Comités revelaron este sábado que los vecinos del barrio Al Hader de Hama se enfrentaron a "matones" armados y efectivos de las fuerzas de seguridad que intentaron irrumpir en el hospital Al Bader.

Según esa organización, un gran número de vecinos se congregó en el centro sanitario y evitó que los agresores entraran en él.

El mismo grupo agregó que anoche hubo una manifestación en el bario de Al Hader y en la zona del mercado de Hama, pero antes de que ambas protestas confluyeran varios francotiradores dispararon desde las azoteas del edificio de Correos, un centro cultural e instituciones gubernamentales contra los ciudadanos.

Lugar simbólico

Las manifestaciones en Hama tienen especial resonancia ya que es un símbolo de la resistencia al régimen de Bachar el Asad debido a que se levantó en 1982 contra su padre, Hafez el Asad, que repirmió la revuelta de carácter islamista matando a al menos 30.000 personas.

En un patrón que se repite cada viernes desde mediados de marzo, los manifestantes se han manifestado junto a las mezquitas tras la oración de mediodía, chocando con las fuerzas de seguridad y pidiendo la salida de Asad, que gobierna siria desde hace once años.

Así, Hama no ha sido la única ciudad en la que los sirios han salido a la calle y miles de manifestantes antigubernamentales han salido a las calles de varias ciudades de Siria tras el rezo musulmán en una nueva jornada de protestas bautizada como "Viernes de los niños de la Libertad".

Pese a que los tanques continúan en algunas localidades, se han registrado detenciones y ha habido disparos en lugares como Deir Zur, en el este, según ONG opositoras, por el momento no hay víctimas.

El grupo opositor Sham informó en Facebook de que miles de manifestantes salieron de varias mezquitas de Damasco y en Deraa, al sur de la capital, también ha habido protestas en varios barrios con pancartas que decían: "no al diálogo, no al diálogo con los asesinos de niños", según Sham.

Sin internet

Además, este viernes internet no funciona en en las ciudades sirias de Damasco y Latakia (al noroeste del país), según han denunciado a la agencia AFP los habitantes de la capital y la que es la ciudad costera más importante del país.

El motivo es, según denuncian, claro: evitar la difusión de la llamada a acudir a las protestas que están pervistas para este viernes en todo el país.

Esta información ha sido confirmada por un activista de Derechos Huamnos residente en el país. Con todo, el cese de actividad de la red en Siria no es algo nuevo ya que a principios del pasado mes de abril se produjo otro corte que más tarde las autoridades achacaron a una sobrecarga de las conexiones.

Con todo, la comunidad internacional intenta aumentar la presión contra le régimen y las denuncias son constantes. Por su parte, Francia ha condenado este viernes las condiciones "inhumanas" en las que viven algunas ciudades de Siria, privadas de agua, alimento, electricidad y acceso a servicios sanitarios, al tiempo que ha pedido que cese la violencia contra los manifestantes en el país.

Informe de la ONU: más de 1.000 muertos

La ONU ha hecho público este viernes su primer informe sobre el saldo de víctimas de la represión siria y calcula que más de 1.000 personas han muerto a manos de las fuerzas del régimen.

"El secretario general está alarmado por la escalada de violencia en Siria (...) y por las violaciones continuas de derechos humanos, incluida la información preocupante sobre la muerte de niños menores por torturas, armas de fuego o explosionres. Todas las muertes deben ser investigadas de manera independiente y transparente", ha señalado la portavoz de la ONU, Vannina Maestracci.

Un portavoz del Ministerio francés de Asuntos Exteriores ha señalado que esa es la situación que se vive, en particular en Rastan, Talbisseh y Deraa, donde además el régimen de Bachar al Asad está procediendo a "arrestos sumarios, incluso en los hospitales, y a asesinatos".

"La violencia ejercida por las autoridades sirias contra los manifestantes y la población civil no ha cesado desde abril", ha asegurado el portavoz, quien ha precisado que pese a los anuncios oficiales se "agravan" "las violaciones masivas de derechos humanos y de las libertades ".

Preocupación

El portavoz ha manifestado su "indignación" por estos hechos y ha exigido a las autoridades sirias que "cesen la violencia bárbara y acepten los compromisos internacionales en materia de derechos humanos".

Además, ha pedido "reformas creíbles y un diálogo político nacional" y ha instado a los aliados de Siria a que denuncien "estos actos inaceptables".

En declaraciones a la emisora "Europe 1", el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, ha considerado que Al Asad "ha perdido su legitimidad" porque ha utilizado "armas pesadas, cañones y tanques para reprimir a su propia población".

Noticias

anterior siguiente