Enlaces accesibilidad

Muere Elizabeth Taylor a los 79 años

  • Estaba hospitalizada desde hacía seis semanas por una insuficiencia cardiaca
  • La actriz fue un mito de Hollywood y ganó dos Oscar en 1960 y 1966

Ver también: Especial Elizabeth Taylor | Fotos de Elizabeth Taylor a gran tamaño

Por
Muere Elizabeth Taylor, la mirada violeta

La actriz Elizabeth Taylor, una de las leyendas de Hollywood, ha fallecido a los 79 años en el hospital Cedars-Sinaí de Los Ángeles (California) en el que estaba ingresada desde hacía seis semanas por problemas cardíacos, según ha informado su agente publicitaria.

La actriz inglesa, nacida en Londres en 1932, cumplió los 79 años el pasado 27 de febrero en el hospital, donde esa noche vio acompañada de sus hijos la ceremonia de los Oscar, de los que poseía tres, uno de ellos honorífico por sus acciones humanitarias.

Según informa la cadena ABC, que cita a la publicista de Taylor, la actriz estaba acompañada de sus hijos Michael y Christopher Wilding, Lizza Todd y Maria Burton en el momento de su fallecimiento.

"La legendaria actriz, mujer de negocios y valiente activista Elizabeth Taylor ha fallecido hoy en calma", afirma el comunicado remitido por su agente. Taylor murió poco antes de la 1.30 de la madrugada, hora local (09.30 hora peninsular española). 

La ganadora de dos Oscar en 1960 y 1966 ( por Una mujer marcada y ¿Quién teme a Virgina Woolf?) había sido hospitalizada hacía seis semanas con una insuficiencia cardiaca y, aunque había sufrido varias complicaciones, su estado se había estabilizado y se pensaba que iba a ser dada de alta para regresar a casa.

Está previsto que el funeral tenga lugar esta semana y que sus restos descansen en el cementerio WestWood Village Memorial Park, donde su familia tiene un nicho y donde están enterrados Marilyn Monroe, Natalie Wood o Truman Capote. 

"Mi madre, una mujer que vivió con pasión y amor"

Su hijo Michael Wilding ha dicho en una declaración: "Mi madre era una mujer extraordinaria que vivió la vida plenamente, con pasión, humor y amor".

"A pesar de la desesperación que despierta en nosotros su desaparición, estaba tan cerca de nosotros y era tan querida, que siempre nos sentiremos inspirados por su permanente contribución a un mundo mejor ", ha añadido su primogénito.

"Su filmografía notable, su continuo éxito como empresaria y una lucha incansable y valiente contra el SIDA, todo esto nos hace estar muy orgullosos de todo lo que ha hecho", ha continuado.

"Sabemos, simplemente, que el mundo se ha convertido en un lugar mejor gracias a mamá. Su legado permanecerá vivo, su espíritu siempre estará con nosotros y siempre vamos a llevar a su amor en nuestros corazones", ha concluido.

Constantes problemas de salud

La actriz inglesa, que deja diez nietos y cuatro bisnietos y famosa también por sus ocho matrimonios, había sufrido distintos problemas de salud en los últimos años, especialmente padecimientos del corazón. De hecho, en octubre de 2009 y a través de su Twitter, explicó que iba a ser intervenida del corazón para corregirle una fuga en una válvula cardíaca, intervención que en palabras de la actriz salió "perfectamente bien".

En toda su vida, según sus biógrafos, la actriz había sido sometida a entre 30 y 40 cirugías, además de cardiacas, del pulmón, la cadera e incluso para extirparle un tumor benigno del cerebro en 1997; además de haber combatido contra la neumonía, el cáncer de piel, sufrir una traqueotomía, someterse a tratamientos de desintoxicación al alcohol y a las pastillas y sufrir una caída de un caballo durante uno de sus primeros rodajes.

Temperamental, carismática y rebelde, esta actriz que debutó en plena edad dorada de Hollywood se casó en ocho ocasiones, dos de ellas con el actor Richard Burton, su gran amor junto con su tercer marido, el productor Michael Todd, según admitió la artista, de los que tuvo cuatro hijos.

La actriz, famosa también por su amor por las joyas, participó en alrededor de 70 películas en toda su carrera, que arrancó con tan sólo 10 años en There's One Born Every Minute (1942) y entre los que se incluyen títulos tan conocidos como Mujercitas (1949), La gata sobre el tejado de zinc (1958) o Cleopatra (1963).

Sus últimos años redujo mucho sus apariciones en público, siempre en su silla de ruedas debido a una osteoporosis, pero mantuvo su actividad como líder de campañas contra el sida, desde el fallecimiento de su amigo Rock Hudson. 

También se convirtió en activa usuaria de Twitter, donde se la conocía como DameElizabeth. No en vano fue nombrada Dama del Imperio Británico por la Reina de Inglaterra en 2000. Taylor confesó que esa plataforma la permitía estar en contacto con sus fans de una forma "muy moderna", aunque tenía sus recelos.

Su última entrevista

"A veces pienso que sabemos demasiado sobre nuestros ídolos, y eso estropea el sueño", dijo la actriz en una de sus últimas entrevistas con la revista Bazaar, que realizó la popular Kim Kardashian.

Precisamente el último tuiteo de Taylor fue para anunciar la publicación de esa conversación que ahora suena a despedida, un mensaje fechado del 9 de febrero, dos días antes de su definitiva hospitalización.

"Nunca me sentí más viva que cuando veía a mis hijos encantados con algo, nunca más viva que cuando veía la interpretación de un gran artista, y nunca más rica que cuando daba un gran cheque para luchar contra el sida", declaró la actriz.

La británica aficionada a las joyas que compartió metraje con Rock Hudson, Montgomery Clift, Marlon Brando, James Dean o Paul Newman aseguró que le habría encantado trabajar con Johnny Depp y Colin Farrell si hubiera podido, y dejó una recomendación para las generaciones venideras.

"Sigue tu pasión, sigue tu corazón, y las cosas que necesitas vendrán", manifestó la actriz.

Noticias

anterior siguiente