Enlaces accesibilidad

Watson: la máquina que ha roto mitos y destronado a los humanos

  • El superordenador de IBM «arrasó» en un popular concurso de TV americano
  • Es capaz de entender el lenguaje natural y contestar sin apenas dudar
  • Sus aplicaciones podrían ir más allá que los simples juegos

Por
Watson, la máquina que venció a los humanos

Watson, el superordenador creado por IBM que quería derrotar a los humanos, lo consiguió la semana pasada con creces. No sólo ganó la competición de Jeopardy, el popular 'trivial' de la televisión estadounidense, sino que machacó sin piedad a sus adversarios, Alex Trebek y Ken Jennings, los dos mejores concursantes que han pasado por el plató en toda su historia.

Muchos esperaban ver fallar a la máquina cuando se enfrentara a los juegos de palabras que encierran muchas de las preguntas del concurso; otros pensaban que no podría encontrar la respuesta con suficiente rapidez.

Watson estaba casi siempre seguro al 95% de que su respuesta era la buena

Pero el espectáculo fue muy distinto: durante tres días Watson fue el más rápido en pedir turno y su pantalla indicaba cómo -con una certeza del 80, 90 ó 95 %- la mayor parte de las veces estaba 'completamente seguro' de cuál era la respuesta correcta. Y así ganó.

Un concurso emocionante

El primer día, Watson y Trebek quedaron empatados tras las primeras preguntas, lo cual proporcionó un poco de emoción al no estar del todo claro hasta dónde podría llegar la máquina.

Durante los ensayos había derrotado a todos los sparrings detrás de las cámaras, pero los campeones humanos estaban por llegar. El segundo día, en cambio, la competición fue como un paseo militar para la máquina.

Pero eso sí, no estuvo exento de problemas. Al parecer, como cualquier PC casero, Watson se 'colgó' más de una vez debido a algún tipo de inestabilidad interna, aunque esos momentos -mientras lo 'reseteaban'- fueron editados y no se vieron en televisión.

Watson remató la competición el tercer y último día con una actuación soberbia, incluyendo una cuidada estrategia sobre el dinero a apostar en cada turno, algo que parecía ser la única esperanza de recuperación para sus adversarios humanos, que tuvieron que arriesgarlo todo a la desesperada.

Watson tan solo tuvo un par de fallos destacados, especialmente uno clamoroso cuando respondió 'Toronto' a la pregunta sobre un aeropuerto cuyo nombre honraba a un héroe de la II Guerra Mundial.

Tuvo un error clamoroso, respondió Toronto sobre una categoría de 'Ciudades de Estados Unidos'

¿El problema? La categoría de la pregunta era 'Ciudades de los Estados Unidos', y hasta los niños de secundaria saben que Toronto está en Canadá. Esto ha dado lugar a una página web parodia donde se venden camisetas con la broma.

¿Cómo ha logrado Watson vencer a los humanos?

Dando por supuesto que nadie puede ganar a Jennings o Trebek al Jeopardy, y que Watson los ha triturado, parece claro que Watson es mejor a ese juego que cualquiera de nosotros, simples humanos.

Ahora, los expertos han analizado cómo 'razona' Watson para haber logrado la victoria y llegar a ser el mejor jugador de Jeopardy del mundo.

En primer lugar, la máquina almacena decenas de terabytes de datos que puede consultar y procesar casi al instante, mediante pura fuerza bruta. Es interesante, pero tampoco es el único: Google también sabe hacer ese truco.

Watson es en cierto modo más rápido que las personas, que deben leer o escuchar la pregunta, analizando su significado primero y meditando las posibles respuestas después.

Y no tenía que escucharla las preguntas pues se le concedió el privilegio de recibirlas 'escritas' electrónicamente, en el mismo instante que eran terminadas de leer a los otros concursantes -algo que hay quien ha considerado un tanto 'injusto' para los humanos-.

En Jeopardy tiene una gran ventaja quien primero pulsa el botón para contestar, y Watson ahí se mostró implacable: sólo cuando 'dudaba' permitía que los otros concursantes pulsaran primero; si lo tenía claro podía hacerlo a la velocidad de la luz.

Watson podía entender las preguntas, desde las más simples a rebuscados juegos de palabras

La capacidad más asombrosa de Watson era sin duda la forma de entender las preguntas, que abarcaban desde las más simples a genuinos y rebuscados juegos de palabras.

Como han apuntado los expertos, este es sin duda el mayor logro de sus creadores, haber hecho que entienda el lenguaje natural de los humanos.

Pero... ¿realmente lo entiende? Los concursantes más avezados han declarado que ellos 'procesan las preguntas a toda velocidad' fijándose tan solo en tres o cuatro palabras clave, a qué categoría están contestando y a pistas tales como el género de la respuesta, las fechas, edades...

A partir de ahí surge una especie de 'nube' de posibles respuestas que contiene todos esos términos. Según sus programadores, Watson actúa más o menos del mismo modo. Según Ken Jennings, su sensación personal es que Watson y él piensan más o menos del mismo modo respecto a las preguntas del juego.

¿Podría Watson servir para analizar preguntas o cuestiones similares en otros entornos? Una posibilidad sería que su inteligencia artificial examinara una lista de síntomas de un paciente y eligiera uno o varios diagnósticos posibles habiendo almacenado previamente una buena base de datos de informes médicos y trabajos científicos.

Los doctores comprobarían sus propuestas y tal vez encontraran una o dos que no habían considerado hasta entonces. Este terreno es el de los sistemas expertos y es todo un clásico en el campo de la inteligencia artificial.

Próximos retos

Con juegos como las damas o el ajedrez ya más que superados, y habiendo demostrado que hasta Jeopardy es ya del dominio de las máquinas, la gente se pregunta cuál será el próximo reto al que se enfrente un superordenador.

Algunos creen que el milenario juego asiático del Go sería un buen candidato: aunque en apariencia es más simple, su estrategia es infinitamente más complicada que la del ajedrez, y las máquinas apenas se aproximan al nivel de los jugadores humanos.

Ken Jennings bromeó durante el programa escribiendo en una de las respuestas un chiste sobre su 'sumisión ante los nuevos y poderosos amos: las máquinas'.

Como decía un artículo de The Atlantic, lo inquietante hubiera sido que Watson hubiera contestado con una risita. Pero por suerte el humor todavía sigue siendo algo genuinamente solo humano.

Noticias

anterior siguiente