Enlaces accesibilidad

Los piojos desvelan que el hombre empezó a usar ropa hace 170.000 años

Por
Ciencia al cubo - Piojos en la ropa - 20/01/11

Ciencia al cubo

El nacimiento de perritos fluorescentes, la muerte de una chimpancé calva, qué son las neuronas espejo, el origen de los ojos azules o por qué nos salen canas. De la mano de América Valenzuela, en 'Ciencia al Cubo' pueden escuchar las historias más variopintas sobre temas científicos de actualidad. Emisión en Radio 5: Lunes a jueves a las 15: 42; Sábados 09:22 / 17:52 / 21:06; Domingos 09:22 / 17:55

Cuando un niño se rasca la cabeza, los padres o profesores suelen mirarles con ojos atentos y temerosos. Una pequeña inspección del cuero cabelludo puede desvelar una fastidiosa noticia: que tiene piojos, esos minúsculos parásitos que se alimentan de la sangre de su huésped. Pues gracias a ellos hoy sabemos que el hombre comenzó a usar ropa hace 170.000 años.

Piojos hay muchos. Unas 5.000 especies. Los hay que habitan en el pelo de los animales, y los hay que viven en las plumas de las aves. Entre los que viven en nuestra piel, los hay que se aferran al pelo de la cabeza, otros al de las axilas y otros al del pubis.

Pero hay unos, especiales, que se decantan más por la ropa. Viven en ella y en ella ponen los huevos. Eso sí, una vez al día saltan al humano que lleva las prendas para darle un mordisquito, chuparle la sangre y alimentarse.

Estos piojos suelen habitar en la ropa de personas que no se cambian, como puede ser soldados en plena batalla o indigentes.

Cinco años de investigación

Para averiguar cuándo los hombres empezamos a vestirnos, David Reed, del Museo de Historia Natural de Florida, estudió el ADN de los piojos para localizar en qué momento aparecieron los especializados en ropa. Ha sido un trabajo laborioso. Ha recogido muestras de piojos de muchísimas partes del mundo y los ha analizado. Ha tardado cinco años.

Sobre este asunto (sobre cuándo el hombre empezó a usar ropa) es difícil averiguar detalles porque la ropa no se conserva como los huesos, no se fosiliza.

Hasta ahora la hipótesis más aceptada apunta que el hombre empezó a usar ropa cuando salió de África y subió a latitudes superiores y por lo tanto más frías y comenzó a necesitar abrigarse.

Sucedió hace 100.000 años. El estudio sobre los piojos indica que sucedió bastante antes, 70.000 años antes. Es decir, aprendimos a vestirlos y luego nos fuimos en busca de nuevas tierras más frías.

CIENCIA AL CUBO

SUSCRÍBETE al podcast de Ciencia al Cubo, el programa sobre Ciencia de América Valenzuela en Radio 5.

Noticias

anterior siguiente