Enlaces accesibilidad

Kenny Ruiz: "La línea Gaijin es un riesgo porque los lectores de manga son muy puristas"

  • Se trata de un  ambicioso proyecto para hacer mangas españoles
  • Gaijin es el mote despectivo que daban a Lobezno en sus aventuras en Japón

Por
 'Dos espadas', 'Lettera' y 'Bakemono', manga a la española
'Dos espadas', de Kenny Ruíz, 'Lettera', de Aurora García y Diana Fernández y 'Bakemono', de Irene Díaz y Laura Moreno Glénat

Línea Gaijin

Un proyecto de la Editorial Glénat para realizar mangas con autores españoles e iberoamericanos reconocidos internacionalmente. Con títulos como 'Dos espadas' de Kenny Ruiz; 'Lettera' de Aurora García (Directora de la colección) y Diana Fernández; 'Bakemono' de Irene Díaz y Laura Moreno; 'El delirio de Ani' de Andrea Jen; 'Underdog' de Noiry; 'La canción de Ariadna' de Irene Roga; y 'Himawari' de Belén Ortega.

Kenny Ruiz

Con Barcelona ganó los premios a “Autor Revelación”, “Mejor Obra” y “Mejor Guión” en el Salón del Cómic de Barcelona 2005. Y con El Cazador de Rayos los premios del publico a “Mejor Obra” y “Mejor Dibujo” en el mismo Salón. Actualmente compatibiliza el dibujo de la trilogía El Misterio Nemo con Mathie Gabella y Mazi con su trabajo como story boarder en Ilion Studio.

"La idea de hacer mangas con autores españoles nace del Studio Kösen y básicamente consiste en que los guionistas y dibujantes que llevan tiempo influenciados por el modo de hacer cómics japonés puedan trabajar en ese formato en concreto. Es una idea muy arriesgada porque el lector de manga es muy purista pero estamos convencidos de que, si el trabajo es bueno el lector nos apoyará", así define la nueva línea Gaijin de Glénat, una de sus principales estrellas, el dibujante y guionista Kenny Ruiz (Barcelona, El Cazador de rayos)

"Lo que llamamos manga, asegura, es sólo un formato, una manera de publicar 150 páginas en un librito, al igual que los superhéroes se publican en los Comicbooks y el formato álbum es de la escuela franco-belga".

Un proyecto muy arriesgado que nace con tres colecciones, Dos espadas, del propio Kenny;  Bakemono, de Xian Nu Studio; y Lêttera, de Studio Kösen. A las que muy pronto se unirán Underdog de Noiry y Black Velvet; Himawari de Belén Ortega y Rubén García; Los delirios de Ani de Andrea Jen y La canción de Ariadna de Irene Roga.

"La relación entre los autores es estupenda;  las coordinadoras han hecho un esfuerzo muy grande por unirnos y conseguir que tengamos un sentimiento de equipo. Es un proyecto imposible para uno sólo, pero en equipo lo conseguiremos".

'Dos espadas' Vuelve el mejor cómic de aventuras

Todas las colecciones de esta línea se distinguen por su calidad y por la solidez de sus autores que, a pesar de su juventud, acumulan numerosos premios. Pero sin duda uno de los más destacados es Kenny Ruiz, Ganador de varios premios en el Salón del cómic de Barcelona por sus dos obras más conocidas Barcelona y El cazador de Rayos. Y, curiosamente, Dos espadas es una reescritura de una obra que no alcanzó el éxito esperado.

"Yo había hecho dos espadas para el mercado francés pero no había funcionado bien. Los responsables de la línea Gaijin conocían my interés por hacerlo más manga y me propusieron reaprovechar el material. He tenido que redibujar muchas de las páginas para adaptarlas al formato pero como no estaba muy contento con el resultado, porque no me habían dejado dibujarlo como yo quería, me he quitado una espina. Es como mi versión del director"

"Quería rescatar la historia europea al igual que los japoneses hacen con la suya. Ellos aprovechan su época Edo (la de los Samuráis) y en Europa tenemos el Siglo de Oro. Pero he utilizado una narrativa muy ágil, más exaltada, del estilo japonés, porque estos cómics están dirigidos al público adolescente".

"En Dos espadas, hay mucha mitología nórdica y griega que siempre me han influenciado mucho; del siglo de oro español y de la esgrima de Aquella época, en la que no había normas. Investigar los diferentes tipos de esgrima y convertirlos en tecnicas para los personajes era un comienzo. Más adelante irán apareciendo la piratería y la novela de aventuras, incluyendo mas elementos ficticios con base realista".

"Shakira tiene una sensualidad única"

El joven guionista y dibujante se ha documentar profusamente para ilustrar las peleas a espada, que son uno de los grandes atractivos del cómic: "Intento tener mucha documentación visual he visto un montón de documentales del canal Historia sobre cómo se lucha con cada tipo de espada. Fui al Ateneo de Madrid, a las clases de espada de los actores para coger las posturas. ¡Es más espectacular!. Y luego me guié por el sentido común".

"Y al final, nos confiesa, acabé dando clases de esgrima. Me encanta pero he de reconocer que soy muy malo. Pero me han servido de gran ayuda a la hora de dibujar. Para que las posturas fluyan y sea un baile más que un enfrentamiento. Hay una teoría narrativa que asegura que las peleas tienen que ser como un dialogo, en el que cada movimiento diga algo sobre el personaje que esta actuando en ese momento. Es lo que he intentado hacer".

Uno de los personajes, Helena, está basado en Shakira: "Cuando dibujas un cómic lo interesante es meter en él todo lo que te inspira en ese momento. Y Shakira tiene una sensualidad única. Necesitaba un personaje con un toque étnico y Shakira era perfecta".

'La Princesa prometida' y 'Alatriste'

Finalmente, el joven dibujante también reconoce, entre sus influencias, La princesa prometida, el clásico de aventuras dirigido en 1987 por Rob Reiner; las novelas de Alatriste y El maestro de esgrima, de Arturo Pérez Reverte. "También me gustan mucho Alita, ángel de combate, de Yukito KishiroEl escorpión, de Desberg y Marini. Y tengo influencias de Disney, porque he trabajado con ellos, de Hayao Miyazaki (El viaje de Chihiro); Akira Toriyama (Bola de Dragón)...Y podría seguir así todo el día.

"El éxito en el cómic es cuestionable. Pero también te da mucha energía y en mi caso he ganado confianza.  Ahora me siento más seguro.
.
"Actualmente trabajo en El misterio Nemo. Es totalmente diferente a todo lo que he hecho. Es un tebeo muy clásico, muy francés. Y al trabajar con un guionista el ritmo y composiciones son impuestas, pero también me ha obligado a esforzarme y a subir el listón como dibujante, con una narrativa mas contenida, usando más documentación, muchos planos generales. Es un tebeo muy poco Kenny Ruiz.  Pero estoy muy contento porque la novela me inspiro mucho de joven y aportamos algo nuevo sin traicionar el espíritu del personaje de Verne. Es un reto titánico... cada viñeta me da miedo. Como Nemo, estoy navegando entre la niebla..."

Noticias

anterior siguiente