Enlaces accesibilidad

Malasia confirma que azotará a una mujer por beber cerveza en el Ramadán

  • Ha sido excarcelada y se esperará al fin del ayuno islámico para azotarla
  • Es la primera mujer condenada a recibir azotes por beber cerveza
  • La pena ha suscitado múltiples críticas de grupos de derechos humanos
  • La mujer exige saber cual es su estatus legal. Su padre acepta la condena

Por
Cuando acabe el Ramadán, recibirá seis azotes por beber cerveza

Las autoridades de Malasia han confirmado la condena contra una mujer por beber cerveza. Kartika Sari Dewi Shukarno, de 32 años, será azotada una vez finalice el Ramadán.

La justicia malasia ha decidido esperar hasta después del mes de ayuno para ejecutar el castigo contra esta modelo musulmana, que ha sido excarcelada.

La decisión de retrasar la ejecución de la pena fue tomada después de que tres funcionarios acudieran a casa de Kartika Seri Dewi Sukarno para trasladarla a una prisión de Kuala Lumpur, donde iba a recibir los golpes con una vara de ratán, en aplicación de la ley islámica o "sharia", que prohíbe el consumo de alcohol a los musulmanes.

Se trata de la primera mujer condenada a recibir azotes por beber cerveza en Malasia. La pena ha suscitado múltiples críticas de grupos defensores de los derechos humanos, quienes denuncian la existencia de un sistema legal paralelo para los musulmanes en la multiétnica nación del sudeste asiático.

En un primer momento, Kartika se negó a abandonar la furgoneta en la que fue trasladada a su casa, desde la cárcel, si no se le entregaba algún documento en el que se explicara cuál es su estatus legal.

"Estoy sorprendida y  no sé muy bien qué decir", señaló poco antes de reunirse con su  familia.

Kartika, madre de dos niños, trabajaba como enfermera en Singapur hasta que fue acusada por un tribunal islámico de haber bebido cerveza, un castigo que había aceptado sin presentar reclamación.

Su padre, Shukarno Mutalib, dijo que la decisión podría burlar los principios del Islam, que prohíbe el consumo de alcohol a todos sus  fieles. "Ya habíamos aceptado el castigo", señaló.

Aunque este tipo de penas están recogidas bajo el código civil de  Malasia y de la vecina Singapur, ninguna mujer ha recibido este castigo en el país. Los grupos defensores de los derechos humanos han llamado la atención recientemente sobre el endurecimiento de las leyes en Malasia.

Noticias

anterior siguiente