Enlaces accesibilidad

Atentado en Mallorca

ETA mata a dos guardias civiles con una bomba lapa en un coche patrulla en Calvià

Por
ETA asesina a dos guardias civiles en el segundo atentado de la banda terrorista en 24 horas
Dos guardias civiles han muerto al estallar bomba lapa activada a distancia adosada a los bajos de un coche patrulla, que ha explotado a las 13.50 horas junto a unas dependencias de la Guardia Civil en la localidad mallorquina de Calvià. Los dos fallecidos son dos varones,  jóvenesuno de ellos un alumno en prácticas de la escuela de la Guardia Civil, Carlos Saénz de Tejada García y Diego Salva Lezaun.

Además, los cuerpos de seguridad han explosionado un segundo vehículo con otro artefacto explosivo a dos kilómetros del lugar del atentado, según ha informado RNE.

El delegado del Gobierno en Baleares, Ramón Socías, ha confirmado que en el atentado "sólo se trabaja bajo la hipótesis de una explosión causada por una bomba lapa activada a distancia".Socías también ha informado de que no se han producido heridos.

Las víctimas mortales vestían de paisano, trabajaban en labores de mantenimiento y estaban de servicio en el momento de la explosión. Según TVE, uno de ellos, Carlos Saénz de Tejada García, era natural de Burgos, tenía 28 años y llevaba un año destinado en Mallorca, mientras que el otro, Diego Salva Lezaun, era nacido en Pamplona, pero residía en Mallorca, tenía 27 años, acababa de llegar al cuartel de Calvià y era alumno en prácticas.

Sus cuerpos han sido trasladados al Instituto Anatómico Forense de Palma, donde se les realizará la autopsia.

Los dos agentes se encontraban en el interior del coche patrulla, un Nissan Patrol, cuando se produjo la explosión. El vehículo llevaba cuatro horas aparcado en la calle frente a un edificio que sirve de sede a la Policía Local, Correos y la Oficina de Denuncias de la Guardia Civil. 

El lugar del atentado es una zona con muchos hoteles y apartamentos vacacionales, que está cercana a la autopista y a poca distancia de la playa principal de esta localidad mallorquina, uno de los principales puntos turísticos de la isla. 

Es el primer atentado con muertos ocurrido en Baleares, aunque ETA ya había intentado matar en dos ocasiones al Rey en la isla de Mallorca.

'Operación jaula'

Las autoridades decidieron cerrar todos los puertos de Mallorca, además del aeropuerto de Son Sant Joan, además de establecerse controles policiales en las principales vías y autopistas. De esta forma se ha activado la denominada 'operación jaula', dado que, según el delegado del Gobierno, es "probable que los terroristas no hayan abandonado aún la isla". Sobre las 18.00 horas, dos horas después de su cierre, el aeropuerto mallorquín ha vuelto a abrirse, según RNE.

No obstante, según ha informado TVE, ETA ya ha utilizado en alguna ocasión bombas-lapa con temporizador de seguridad que permiten marcar el día y la hora de la explosión hasta una semana antes, lo que podría asegurar la huida de los terroristas de la isla.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha viajado a Mallorca para supervisar las labores de investigación del atentado y acompañar a los familiares y compañeros de los agentes. Rubalcaba se ha desplazado hasta el lugar del atentado junto a la ministra de Defensa, Carme Chacón, el delegado del Gobierno y el presidente balear, Francesc Antich.

En una breve comparecencia, Rubalcaba ha dicho que se está investigando si el explosivo que ha matado a los agentes se trata de una bomba-lapa o no y ha explicado que el segundo artefacto ha tenido que ser explosionado ante la imposibilidad de desactivarlo.

Además, ha defendido el dispositivo de vigilancia establecido en Mallorca ante la llegada de los Reyes este sábado y ha asegurado que es "amplísimo" y está activado desde hace varios días y ha garantizado que se proporcionará "toda la vigilancia posible" tanto a la Familia Real como al resto de los mallorquines.

Zapatero y Rajoy viajarán juntos

Por su parte, en otro avión viajarán juntos, previsiblemente mañana viernes a primera hora, el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para acudir a la capilla ardiente de los agentes. Desde Madrid, Zapatero ha advertido de que "los asesinos pasarán el resto de su vida en la cárcel".

Por su parte, todos los partidos políticos con representación parlamentaria, así como los sindicatos y las organizaciones empresariales, han manifestado su "más rotunda condena" y su "más enérgico rechazo" del atentado.

No se descarta que los terroristas tengan un piso franco

Además, Socías ha indicado que no descarta que los terroristas tengan un piso franco en Mallorca, en el que podrían permanecer hasta que se "enfríe" el dispositivo desplegado para capturarlos.

El delegado del Gobierno también ha subrayado que el atentado podría haber causado una "masacre" teniendo en cuenta que el Cuartel de la Guardia Civil de Palmanova se encuentra en una zona de tránsito de turistas y dado que la detonación se ha producido en una hora punta.

"Ha volado por los aires"

Según cuenta a Radio Nacional un testigo, el vehículo que ha explotado era un todoterreno de la Guardia Civil que tras la explosión ha ardido mientras la gente se arremolinaba junto al coche, tratando de auxiliar a los pasajeros.

La zona donde se ha  producido la explosión está ubicada a menos de 500 metros de una playa y a pocos kilómetros del palacio de Marivent, donde pasan sus vacaciones estivales la familia Real. El próximo sábado estaba prevista la llegada de los Reyes a la isla para iniciar su periodo de descanso en la isla.

Este atentado ocurre sólo un día después de que la banda terrorista ETA hiciera estallar una furgoneta bomba junto a la casa cuartel de la Guardia Civil de Burgos, en donde dormían 140 personas. Cerca de 60 personas resultaron heridas leves.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, advirtió tras el atentado de Burgos de que los "etarras habían enloquecido" y buscaban hacer daño a las "familias de los agentes de la Guardia Civil". Desde el fin de la tregua, se han registrado 11 muertos en distintos atentados terroristas.

La última víctima mortal de ETA fue el jefe del Grupo de Vigilancias Especiales de la Brigada de Información de la Policía Nacional destinado en Bilbao, Eduardo Antonio Puelles García, que murió tras la explosión de su vehículo donde la banda terrorista había colocado una bomba lapa.

Noticias

anterior siguiente