Enlaces accesibilidad

La OCDE prevé que el PIB español caerá un 4,2% en 2009 y 0,9% en 2010

  • En su anterior informe la OCDE limitaba el retroceso económico de España al 0,9% en 2009
  • El Gobierno español prevé un descenso del PIB  del 3,6% en 2009 y del 0,3% en 2010

Por
La crisis internacional ha tocado fondo, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico
La OCDE es más pesimista que el Gobierno español sobre las perspectivas económicas para este año y el próximo, en los que espera que el Producto Interior Bruto (PIB) retroceda un 4,2% y un 0,9%, respectivamente.

También son peores que las que la propia Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) había presentado en su anterior informe semestral de Perspectivas en noviembre, en el que limitaba el retroceso económico de España al 0,9% en el actual ejercicio y confiaba en una recuperación del 0,8% en el próximo.

Las cifras hechas públicas este miércoles por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) también empeoran las previsiones que anunció el Ejecutivo español el pasado día 12, cuando revisó a la baja sus propias expectativas y afirmó que el descenso del PIB sería del 3,6% en 2009 y del 0,3% en 2010.

Esa corrección se sitúa en línea con el empeoramiento de las estadísticas para el conjunto de la zona euro, que de acuerdo con los autores del estudio, sufrirá un bajón de la producción del 4,8% en 2009 y se mantendrá estancada en 2010.

En todo caso, precisan que el ritmo de repliegue del PIB en España debe ir ralentizándose en la segunda mitad de este año.
  
La tasa de paro


Uno de los elementos diferenciales de la situación española es un nivel sensiblemente más elevado de su tasa de desempleo, que llegó al 18% en abril (más del 33% para los jóvenes sin cualificación) y va a seguir aumentando, aunque a un ritmo menor.

España seguirá siendo con diferencia el país de los 30 de la OCDE con más paro: un 18,1% de media este año y un 19,6% el próximo, comparados con el 17,9% y el 18,9%, respectivamente, en las cifras ofrecidas por el Gobierno el pasado día 12.

A finales de 2010, cuando la tasa de desempleo llegue al 19,8%, de acuerdo con los autores del estudio, en España la cifra de parados será de 4,47 millones.

El plan anticrisis español, de un monto equivalente al 2% del PIB, pesará sobre el déficit público, que experimentará una escalada desde el 3,8% del PIB en 2008 al 9,1% este año (el Ejecutivo calculaba un 9,5%) y continuará en esa línea hasta el 9,6% en 2010 (el Gobierno esperaba que bajara al 7,9%).

Los autores del informe auguran que la mayor parte de las medidas de ese plan deberán retirarse el año próximo.

Condiciones del crédito más duras

La OCDE advierte de que el sistema bancario español va a estar sometido a una presión creciente, en particular las cajas de ahorro por su mayor exposición al mercado interior de la vivienda, y eso puede traducirse en un endurecimiento de las condiciones del crédito.

En este contexto, se pronuncia por que las cajas puedan ampliar las fuentes privadas externas para conseguir fondos propios y por que se levanten los obstáculos para que haya fusiones en el sector.

La organización aventura que la gran cantidad de viviendas nuevas desocupadas seguirá empujando los precios a la baja y afectará negativamente sobre la actividad.

Sin embargo, el elevado número de jóvenes y familias con bajos recursos que no tienen viviendas en condiciones puede contribuir más adelante a que se reabsorba ese paquete de pisos y casas.

La OCDE propugna que se ponga fin a los apoyos para la construcción de viviendas sociales, y que esas ayudas se den a las familias en función de su nivel de rentas y en efectivo.

Desplome del comerico exterior

Otro de los elementos que han agravado la situación de la economía es el comercio exterior, con un desplome que se calcula del 22,8% de las exportaciones este año y del 24% de las importaciones, y que seguirá en 2010 (-1,3% y -2,1% respectivamente). Por eso la recuperación española dependerá de la del comercio exterior, "actualmente muy incierta".

La OCDE constata que la inflación ha pasado a ser negativa en España en los últimos meses, algo que atribuye esencialmente a la bajada del precio del petróleo respecto a los picos del verano de 2008, pero no ve riesgo de deflación puesto que la subyacente está al nivel medio de la zona euro.

En concreto, la evolución interanual de los precios será de media positiva este año y el próximo, aunque a un ritmo ligero (+0,7% y +0,3% respectivamente).

Noticias

anterior siguiente