Enlaces accesibilidad

Fútbol | Real Madrid 4-1

El Madrid despide su triunfal Liga con récord de goles y puntos

  • Cómoda victoria de los blancos por 4-1 frente al Real Mallorca
  • El campeón de Liga termina con 100 puntos y 121 goles
  • Cristiano Ronaldo se queda sin 'pichichi' con 46 tantos
  • Datos y estadísticas del partido Real Madrid 4-1 Real Mallorca

Por
El portero del Real Madrid Iker Casillas, junto a sus compañeros, levanta la copa de campeón de Liga al final del partido
El portero del Real Madrid Iker Casillas, junto a sus compañeros, levanta la copa de campeón de Liga al final del partido EFE EFE

Ficha técnica:

4 - Real Madrid: Casillas; Arbeloa (Raúl Albiol, m.43), Pepe, Sergio Ramos, Marcelo (Coentrao, m.); Khedira, Xabi Alonso, Özil; Higuaín (Di María, m.66), Cristiano Ronaldo y Benzema.

1 - Real Mallorca: Aouate (Calatayud, m.81); Cendrós, Chico, Ramis, Cáceres; Pereira (Alfaro, m.46), Martí, Pina, Bigas (Tissone, m.53), 'Chory' Castro; y Víctor.

Goles: 1-0, m.19: Cristiano Ronaldo. 2-0, m.22: Benzema. 3-0, m.49: Özil. 3-1, m.52: 'Chory' Castro. 4-1, m.58: Özil.

Árbitro: González González (colegio castellano-leonés). Amonestó a Castro (63).

Incidencias: último encuentro de la Liga BBVA disputado en el estadio Santiago Bernabéu, lleno, ante la presencia de 83.000 espectadores. A la conclusión del partido el Real Madrid recibió la copa de campeón de Liga que entregó Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

El Real Madrid, campeón de la Liga 2011-2012 dos jornadas atrás, celebró el título con su afición mediante una goleada al Mallorca (4-1) que supuso recórd de puntos de Primera, con 100, y de goles en una temporada, 121. [Datos y estadísticas del Real Madrid 4-1 Real Mallorca]

Abrió la goleada Cristiano Ronaldo, en lo que supuso su tanto 46 en la presente Liga. Pero no hubo persecución al 'pichichi' Messi (50), puesto que el resto fueron de Benzema y Özil, este por partida doble. El 'Chori' Castro hizo el de la honra para el Mallorca.

Se jugaba más el Mallorca, pero los bermellones no reaccionaron hasta que no se vieron dos tantos abajo en el marcador. Los de Mourinho salieron con ímpetu y tuvieron pronto las mejores ocasiones.

Pudo ser Higuaín, ovacionado después cuando fue sustituido por Di María, pero su gol a los pocos minutos lo anuló el árbitro por un fuera de juego que en realidad no fue. Minutos después Cristiano remataba de cabeza un centro de Marcelo desde la izquierda y recogía el balón para seguir con su cuenta personal.

A medida que pasaban los minutos se refrenó el hambre del portugués, que terminó siendo uno más, participativo y generoso con sus compañeros. También resultó un asistente de lujo Higuaín, que cedió para que Benzema rematara casi a placer en una contra.

Habían pasado 23 minutos y apenas se había asomado el Mallorca con peligro a la meta de Casillas. Conscientes de haber perdido la plaza de Europa League con que empezaron la jornada (ganaba el Levante al Athletic), los de Joaquín Caparrós se echaban hacia adelante con más fe que acierto.

Pereira y el 'Chori' Castro eran los que más peligro intentaban poner, pero Casillas apenas tenía que esforzarse por intervenir. Con 2-0 se llegó al descanso, y con la sensación de que podrían haber sido más para los blancos de no mediar el meta Aouate.

Festival de Özil

Antes del pitido del árbitro se tuvo que marchar Arbeloa tocado, entrando en su lugar Albiol en lo que puede suponer su despedida del Bernabéu. El alemán Mesut Özil, que se lucía los primeros 45 minutos organizando el ataque madridista, tuvo su premio en los segundos 45 con dos golazos.

El primero fue tras otra dejada de Higuaín, que rubricó Özil con una vaselina de lujo. Seguidamente, Castro hizo el de la honra para el Mallorca con un fuerte disparo desde la izquierda a pase de Alfaro.

Fueron los mejores minutos de los mallorquines a partir de entonces, que presionaron al Madrid y apenas le dejaron salir de su área con comodidad. Pero los de Mourinho saben sacar partido a las contras, y llevaban peligro si las iniciaba Xabi Alonso y las canalizaba Özil.

Pero el germano hizo de rematador, con su pierna derecha, a un pase desde la izquierda de Marcelo, poniendo el 4-1 definitivo. No hubo más por la falta de acierto de Cristiano Ronaldo, que estuvo algo lento en un mano a mano con Aouate a pase, cómo no, de Özil. Tampoco tuvo suerte con un remate de cabeza que le sacó la defensa de la línea.

También lo intentó Di María, el sustituto de Higuaín, desde lejos. Incluso Albiol con una volea desde fuera del área, después de la que se hizo daño a Aouate en la rodilla y motivó que fuera sustituido por Calatayud.

Los llamados "minutos de la basura" resultaron ser casi los 20 últimos. La gente tenía ganas de fiesta.

Plácido Domingo empieza la fiesta

Y después del partido, la fiesta. Luces fuera. Un escenario sobre el centro del campo para los protagonistas. Copas de la Liga de 'atrezzo' y jugadores del cadete para ondear banderas.

El primero en salir es el tenor Plácido Domingo, vestido con una camiseta del equipo, para cantar el himno del Centenario. Después del "juegas en verso", tocaba el turno para los verdaderos protagonistas.

Uno por uno fueron presentados los campeones de la 32ª Liga del Real Madrid. Aplausos especialmente para los españoles, como Sergio Ramos o Xabi Alonso. Nueva ovación para el 'Pipa' Higuaín, en agradecimiento a lo que parece su continuidad.

También tuvieron la suya jugadores destacados como Benzema y un gran Özil. Los fichajes de la temporada, aunque deben demostrar aún más, no tuvieron reproche alguno; tocaba celebrar. Sonó un poco a despedida el aplauso a Ricardo Izecson dos Santos, Kaká.

Pero los verdaderos 'calientamanos' de la grada del Bernabéu fueron Cristiano Ronaldo, que salió luciendo una bandera del equipo, y el capitán, Iker Casillas. Ambos acapararon los aplausos más sonoros y sentidos, aunque rivalizaron un tanto con el 'míster', Jose Mourinho, muestra de la personalidad del portugués.

¿No hubo silbidos para nadie? Pues sí, para el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, cuando fue anunciado por megafonía que se iba a hacer entrega de la copa en el palco. Pero quedó olvidado cuando Casillas y Ramos levantaron el trofeo, que volvía a Chamartín tres años después.

"Campeones, campeones" cantaba el Bernabéu, mientras llovía confetti por todo el campo. Luego la mostraron a todo el público desde la plataforma, dando la ocasión a sus compañeros para levantarla también. Mourinho, fiel a su costumbre, quería quedarse al margen.

Higuaín: "Nadie me regaló nada"

"No queremos olvidarnos de la gente que ha estado en un segundo plano, pero que son tan importantes como los jugadores. En nombre de mis compañeros y del cuerpo técnico, quiero un aplauso a toda esa gente que trabaja en la sombra", fue la dedicatoria de Casillas en el primero de los discursos. El mostoleño imitó a Cristiano Ronaldo, con el "uno, dos, tres, ¡hala, madrid!" con que se presentó el portugués tres años antes; el aludido reía y saltaba

"Olvidemos el penalti, que la Champions el año que viene llegará. Gracias por ponerme los pelos de punta", dijo Sergio Ramos, recordando su fallo frente al Bayern.

"'Pipita', quédate", gritó todo el Bernabéu arengado por Arbeloa cuando Ramos le pasó el micro a Higuaín. El argentino se emocionó agradeciendo "todo este cariño. Han sido casi seis aquí, fueron años maravillosos en los que siempre tuve que pelear. Nadie me regaló nada. Fue a base de trabajo. Estoy muy agradecido a este club, lo apoyé lo que pude cuando me tocó estar en el campo. Ojalá salga todo bien", dijo sin aclarar su futuro. "¡Arriba la concha de la Lora!", gritó antes de pasarle el testigo a Cristiano Ronaldo.

"Es un placer después de estos tres años con vosotros. El próximo año, la misma mentalidad, porque queremos ganar y con vuestra ayuda, mucho mejor", fue conciso y claro el astro portugués.

Dedicatorias y agradecimientos del resto, como el portugués Pepe o el brasileño Marcelo. Todos, salvo Higuaín, hacían mención a los retos del próximo año. Granero invitó al jefe de prensa, Óscar Ribot, aunque su "falta uno" hacía pensar en Mourinho. Otro canterano, Callejón, fue el que se saltó el guión y fue a invitar a la fiesta a 'Mou', con broma incluida: se subió a su espalda como hizo el entrenador al revés en Valencia.

Entonces, sí. Entonces habló 'The Special One' para agradecer a la afición el apoyo. "Este club tiene muchos títulos, pero este equipo entra en la historia como el de los 100 puntos y estos jugadores son los de los 100 puntos", fue su reivindicación.

A partir de ese momento, vuelta triunfal al Bernabéu para terminar la fiesta, que se afeó un poco con la prohibición a los periodistas de acompañarlos, que se va convirtiendo en una triste costumbre para los que tienen que informar.

Hubo que tomar desde lejos con el 'zoom' de las cámaras la foto de Di María e Higuaín con una bandera argentina junto al trofeo. O los capotazos de Sergio Ramos, que se puede decir que ha "tomado la alternativa" de Raúl González en dicha suerte. Lo dicho, de lejos.

Deportes

anterior siguiente