Anterior Apelación confirma los cuatro partidos de suspensión a Piqué Siguiente Del Bosque repesca a Diego Costa, Mata y Azpilicueta para la selección Arriba
El Barça se lleva el clásico más sucio
Real Madrid 0-2 Barcelona

Estocada del Barcelona en el Bernabéu

  • Dos goles de Messi acercan al Barcelona a la final de la Champions

  • Una rigurosa roja a Pepe fue el punto de inflexión del partido

  • Así ha sido el Real Madrid-Barcelona, minuto a minuto

Ver también: Las claves del partido, por David Ramos

|

El Barcelona ha dado un duro golpe al Real Madrid en el primer envite de la Champions, con dos goles de Messi que acercan al Barcelona a Wembley y minimizan las opciones del Madrid, que cedió su primera derrota en el carrusel de clásicos en un partido muy bronco marcado por la expulsión de Pepe. [Así ha sido el Real Madrid 0-2 Barcelona] [Resumen del partido]

La roja directa al baluarte madridista por un plantillazo sobre Alves significó un punto de inflexión en el choque, que hasta entonces discurría con un 0-0 en el marcador y con una tensión creciente entre ambos contendientes. Las protestas de Mourinho por la decisión de Wolfgang Stark acabaron con el portugués en la grada. Ambos, junto con Ramos, por acumulación de tarjetas, se perderán el partido de vuelta en el Camp Nou.

El Madrid, con diez jugadores, no pudo detener a un Barcelona cómodo durante los noventa minutos, que encontró el camino hacia el gol de las botas de Messi. La 'Pulga' terminó de hundir la nave madridista con dos goles que dan una ventaja casi definitiva al Barça en la eliminatoria.

El equipo azulgrana aprovechó la oportunidad y solventó con inteligencia un encuentro extraño, en el que el fútbol brilló por su ausencia y en el que la pizarra de Pep ganó a la de Mou. De nuevo muy defensivo, el Real Madrid repitió la actitud del clásico liguero y cedió el balón a su rival. El Barcelona ensanchó el campo y se dedicó a tocar el balón, sin prisa alguna, desde su parcela, y poco a poco fue desgastando la presión madridista.

La tensión salta de la sala de prensa al campo

Así, el primer tiempo aburrió al personal con un exceso de respeto entre ambos equipos y escasas oportunidades de gol. El Barcelona parecía conformarse con el empate y la presión del Madrid fue infructuosa, llegando a desesperar a Cristiano Ronaldo, una isla en el ataque madridista.

En plena espesez llegó la primera oportunidad clara del choque, con un disparo de Xavi sobre Casillas. El azulgrana recibió un pase entrelíneas de Messi y disparó sobre el capitán madridista, que repelió el balón. Al Madrid, por su parte, le costaba horrores mantener la posesión del balón y solo creaba peligro a balón parado.

Los minutos pasaban y la temperatura subía por momentos. Un choque de Pedro con Arbeloa en el minuto 37 encendió la mecha definitivamente. Primera tangana. En el 44 Busquets se quejó de un golpe inexistente en la cara de Marcelo. Segunda polémica. En el 46, entre bronca y bronca, el Madrid disfrutó de su mejor ocasión del partido, con un fuerte disparo de Cristiano desde la frontal que despejó Valdés con el pecho y que recogió Özil. El alemán disparó a bocajarro pero el portero azulgrana despejó el peligro con los pies.

La oportunidad madridista coincidió con el final de la primera parte y la bronca en el túnel de vestuarios, que acabó con Pinto expulsado después de su cara a cara con Chendo, delegado madridista.

Roja a Pepe y recital de Messi

El descanso no bajó la temperatura y el colegiado comenzó a echarse la mano al bolsillo. La primera la vio Ramos en el 52 por derribar a Messi en carrera. Tarjeta justa y sanción para el sevillano, que no jugará en el Camp Nou. En el 54 Mascherano vio la amarilla por derribar a Pepe. Y en el 60 el portugués se fue directo a la ducha por un plantillazo sobre Alves.

Una rigurosa decisión de Stark que enfureció a Mourinho, también expulsado, y que aprovechó el Barcelona para finiquitar el partido y practicamente la elminatoria. Aunque los de Guardiola no disfrutaron de la tranquilidad de la primera mitad, sus llegadas eran más incisivas. Una gran jugada de Xavi trasladó el balón hacia Villa, cuyo disparo fue rechazado por Casillas. Pedro remató el rechace del mostoleño, pero el balón se marchó fuera por poco.

El Madrid ganó ambición con Adebayor en el campo pero su peligro seguía llegando a balón parado. El partido estaba en su momento decisivo y Guardiola metió en el campo a Afellay en el minuto 70. Seis minutos después, el holandés desbordó a Marcelo y metió al centro del área, donde Messi anotó el primer tanto de la noche.

No fue la última palabra del crack argentino, al que le reclamaron la amarilla por una mano intencionada. El '10' todavía tuvo tiempo de marcarse un jugadón marca de la casa para sentenciar la eliminatoria y, si una gesta blanca en el Camp Nou no lo impide, pedir sitio en la finalísima de Wembley.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente