Enlaces accesibilidad

Serbia no da opciones a España

  • La selección balcánica ha vencido a la española por 4 a 9 en cuartos de final
  • España se queda fuera de la lucha por las medallas y luchará por el quinto puesto
  • La defensa serbia ha secado el ataque español, demasiado romo todo el partido

Por
Serbia vapulea a España
La selección española de waterpolo se ha quedado fuera de la lucha por las medallas al caer derrotada por la subcampeona europea, Serbia, por 5 a 9, en un partido en el que la defensa serbia ha sido capaz de secar el ataque español, inusitadamente romo a lo largo del partido. España pierde así una de sus mejores opciones de lograr una presea en deportes de equipo, después de que las selecciones de hockey y baloncesto lograrán el pase a semifinales.

Los de Rafa Aguilar solo tuvieron opciones en el primer cuarto, cuando consiguieron evitar que Serbia anotará ningún tanto. Sin embargo, desde el segundo período, los serbios se escaparon en el marcador y España nunca pareció en disposición de remontar el partido, frenada por los centrales rivales y con sus mejores goleadores, Guillermo Molina y Felipe Perrone, imprecisos en sus lanzamientos.

Inicio igualado

El respeto entre ambos equipos se hizo notar en el primer cuarto, en el que las defensas estuvieron por encima de los atacantes. Españoles y serbios defendían fuerte y tanto Iñaki Aguilar como Slobodan Soro realizaban paradas de mérito, evitando que se abriera el marcador. Ni siquiera la superioridad en la piscina -dos para España, una para Serbia- permitían conseguir tanto alguno.

Pese a la superioridad defensiva, Aleksandar Sapic, el boya serbio, envío un balón al larguero. Sin embargo, fue Felipe Perrone quien adelantó a los españoles en una jugada individual plena de fuerza. Así, el primer período se cerró con ventaja mínima para España.

Reacción serbia

No les duró mucho tiempo esa ventaja a los españoles, que encajaron el primer gol en la primera jugada tras la reanudación, obra de Vanja Udovicic. Mientras España seguía negada ante la portería de Soro, Serbia desatascaba su juego y lograba una amplía ventaja, con otros tres tantos que colocaban el 1-4 mediado el cuarto.

Pese a que España lo intentaba, no encontraba a Iván Pérez ni a Xavi Vallés, los boyas del equipo español, ahogados por la presión de Savic y Vujasinovic, los centrales serbios, que se empleaban con fuerza. Y los árbitros les castigaban, pero los españoles solo aprovecharon una de las siete superioridades que tuvieron hasta el descanso.

Rafa Aguilar se veía obligado a pedir un tiempo muerto para frenar la sangría en defensa y, de vuelta al agua, España recortaba distancias con un gol de Xavi Vallés, pero Serbia volvía a marcar, con inusitada facilidad, dejando el marcador al descanso en 2-5.

Sequía atacante

Tras la reanudación, España seguía sufriendo en ataque, incapaz de descifrar la defensa serbia. Además, continuaba sin aprovechar las superioridades numéricas. Sin juego colectivo, sólo un detalle de calidad del goleador español, Guillermo Molina, que batió a Soro con una preciosa vaselina, permitía recortar distancias momentáneamente.

Al menos, la defensa había ganado enteros, cediendo tan solo dos tantos en el período. En cualquier caso, el resultado al final del tercer cuarto (3-7), obligaba a los españoles a intentar una remontada épica.

Puntilla balcánica

La intentona se quedó en nada cuando apenas había empezado: España volvió a desaprovechar su primer ataque y Serbia logró su octavo tanto tras una exclusión de Kiko Perrone.

A partir de entonces, todo fue agonía hacia la derrota, mientras los serbios dejaban correr el reloj. El resultado final incluso maquilla la impotencia española en ataque. La selección de waterpolo se jugará ahora la quinta plaza contra Croacia, con el objetivo de mejorar el sexto puesto logrado en Atenas 2004.

Deportes

anterior siguiente