Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Unos 7.000 turistas han sido evacuados del popular archipiélago de las islas Air, Meno y Trawangan, frente al litoral del noroeste de Lombok, en Indonesia, cerca del epicentro del fuerte terremoto que el domingo azotó la región.

Por otro lado, el número de muertos confirmados ha superado el centenar: "Son 105. La mayoría, 78 personas, son de la regencia de Lombok del Norte", ha declarado en rueda de prensa el portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho.

El Ministro Coordinador de Política y Asuntos de Seguridad, Wiranto, ha señalado este martes que los visitantes han sido trasladados en barco a Lombok, donde muchos buscan medios de transporte para partir hacia Bali o Yakarta, informa la agencia Antara.

"Hubo bastante caos, gente corriendo por la playa y edificios derribados", explica a RTVE.es Eduardo, turista español, desde la playa de Trawangan en la isla de Gili en Lombok, Indonesia, una de las zonas afectadas por el seismo de magnitud 6,9 que el domingo golpeó este país asiático. Tras pasar 24 horas en la playa, donde solo recibieron la atención del personal del hotel donde estaban alojados, la sensación de desamparo fue generalizada: "Los trabajos de evacuación están siendo lentos y confusos, no ha aparecido la policía ni cuerpos de seguridad, no nos comentan nada", afirma eduardo. Una noche larga en la que "hubo unas 40 réplicas del terremoto y no pudimos pegar ojo", relata. En el momento de recoger estas declaraciones, Eduardo señala que "no hay miembros de la policía ni equipos sanitarios, solo turistas esperando en la playa a que se haga de día y ver si podemos salir en un barco".

Al menos 91 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas tras un terremoto de magnitud 6,9 en la escala de Richter que ha golpeado este domingo la isla de Lombok, en el centro de Indonesia. La cifra de víctimas es provisional y se teme que aumente.

La isla de Lombok se ha llevado la peor parte, con 72 muertos, pero también se han visto afectadas la vecina isla de Bali y el archipiélago de las Gili, tres islas menores al oeste de Lombok. Miles de personas han tenido que ser evacuadas.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que registra la actividad sísmica en todo el mundo, localizó el epicentro 2,4 kilómetros al este de Loloan, al noroeste de Lombok. Hasta las ocho de la mañana, hora local, se habían registrado 132 réplicas, incluidas varias de magnitud superior a 5.

El temblor, cuyo hipocentro se situó a 10 kilómetros de profundidad, se ha producido una semana después de otro seísmo, este de magnitud 6,4, que causó 16 muertos y más de 300 heridos en la misma Lombok.

Un grupo de montañeros echa a correr mientras la tierra tiembla bajo sus pies. Otros intentan encontrar el camino de bajada entre el estruendo de las avalanchas provocadas por el terremoto. Los deslizamientos de tierra y rocas cuestan la vida al menos a dos monañeros y atrapan a más de 800 en las laderas y el cráter del volcán. Casi 600 siguen ahí, con las rutas de regreso bloqueadas. La inmensa mayoría de los montañeros son turistas extranjeros, sobre todo tailandeses, franceses, holandeses, y cinco españoles, que según la agencia EFE se encuentran bien. El presidente Indonesio ha llegado a Lombok un día después del seísmo con víveres y suministros para cientos de damnificados que han pasado la noche al raso, porque se han quedado sin casa o por miedo a las réplicas, casi 300. El terremoto, de intensidad 6,4 en la escala de Richter, apenas duró diez segundos. Suficiente para matar al menos a 16 personas, herir a más de 300 y sembrar de escombros el norte de Lombok.