arriba Ir arriba

El exministro y economista peruano Pedro Pablo Kuczynski lidera el escrutinio de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Perú, por delante de Keiko Fujimori.

Con casi el 80% de los votos escrutados, Kuczynski obtiene el 50,82% de los votos válidos frente al 49,17% de su rival, según los datos divulgados por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Fujimori, hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), y Kuczynski, exministro de Economía en el gobierno de Alejandro Toledo, aspiran a suceder al actual presidente, Ollanta Humala, para el período 2016-2021.

En los últimos días, el candidato de 77 años, líder del movimiento Peruanos por el Kambio (PPK), parece haber conseguido remontar la ventaja que las encuestas durante la campaña le daban a Fujimori, de 41 años y líder de Fuerza Popular.

Con más de la mitad del voto escrutado, la líder de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, que partía como favorita en todas las encuestas, ha recibido el 39,46% de los votos; Kuczynski, de Peruanos Por el Kambio (centro derecha), el 23,73% y la congresista Verónika Mendoza, del Frente Amplio (izquierda), un 17,12%.

La hija del exmandatario Alberto Fujimori -condenado a 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidadno ha conseguido superar la barrera del 50%, que le hubieran evitado tener que ir a la segunda vuelta, que se celebrará el próximo 5 de junio. El segundo puesto, de momento, lo ocupa el conservador Kuczynski quien probablemente se tenga que a enfrentar a Fujimori.

La importancia del segundo lugar se debe a que, aunque los resultados confirmen el triunfo de Keiko Fujimori en estos comicios, eso no le garantiza su victoria en la segunda vuelta por el peso que tiene el antifujimorismo y la volatilidad del electorado peruano, como ya le ocurrió en los comicios de 2011 frente a Ollanta Humala.

En Portada ha estado en el sur de Perú, en la región de Arequipa, para dar a conocer un conflicto que dura ya seis años, el que ha generado el proyecto minero 'Tía María', impulsado por la empresa mexicana Southern, junto al Valle de Tambo. Se trata de dos minas a cielo abierto de las que se pretende extraer cobre.
La proximidad al valle, eminentemente agrícola, preocupa a sus habitantes, que han mostrado una fuerte oposición al proyecto. Las protestas se han saldado con al menos siete muertos, decenas de heridos y más de un centenar de detenciones.
En Portada toma el pulso de este conflicto a través de sus principales actores y ha confrontado a unos con otros, a través de hechos y testimonios, en una batalla que se sigue librando y cuyas heridas siguen abiertas.
El caso de 'Tía María' es un ejemplo de los numerosos conflictos sociales que genera la minería en Perú, un país que tiene la quinta parte de su territorio adjudicada a empresas mineras.

Muchas de esas mujeres llevaban entre 25 y 30 años conviviendo con sus secuestradores en un campamento, en medio de la selva. Madres e hijos pisan tierra firme después de un cautiverio que ha durado más de 25 años para muchas de ellas. Algunas han cumplido ya los 60 y fueron secuestradas de un albergue de monjas. Durante todos estos años, miembros de Sendero Luminoso las utilizaron como esclavas sexuales para engendrar hijos que sirvieran a la guerrilla. Y, después para cultivar y criar animales con que alimentar a la organización terrorista. 26 niños de, entre uno y 14 años, fruto de esas violaciones también han sido liberados. Eran adoctrinados bajo la ideología maoísta de la guerrilla y después integraban sus filas. El testimonio de un hombre que escuchó sus llantos mientras estuvo secuestrado por Sendero Luminoso fue clave para localizar a los menores.