Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Vuelco en la investigación del caso Madeleine McCann, la niña británica que desapareció en 2007 en el Algarve, Portugal. La policía alemana señala como sospechoso a un hombre de 43 años, actualmente en la cárcel y los investigadores apuntan a que la niña estaría muerta.

Han pasado 13 años y un mes ya de la desaparición de Maddie y miles de horas de investigación. Ahora, Scotland Yard y la Policía Criminal alemana creen estar ante la pista buena: un recluso alemán de 43 años, que cumple condena por un delito de abusos sexuales a menores y con un historial de delitos sexuales, asaltos a hoteles y tráfico de drogas.

Entonces tenía 30 años y había vivido desde 1995 hasta 2007 en una casa a 15 kilómetros entre Lago y Praia da Luz. La policía tiene constancia de que el 3 de mayo estaba en la zona porque recibió una llamada en su móvil portugués de otro móvil portugués que han hecho público para intentar encontrar a ese testigo, quizá encubridor y quien sabe si colaborador.

Pueblos a un lado y otro de las frontera piden desde hace tiempo la reapertura para recuperar la normalidad de sus vidas. El virus ha instalado unas barreras que en el día a día no existían, así que su reapertura es un alivio para vecinos de lugares como Valverde del Fresno, en la provincia de Cáceres, que tiene mucha actividad comercial y turística con Portugal.

La Fiscalía alemana ha abierto una investigación contra un hombre alemán de 43 años y con condenas previas por abusos sexuales a menores por el presunto asesinato de la niña Madeleine McCann en el Algarve portugués en 2007. Las autoridades alemanas trabajan con la hipótesis de que la pequeña de casi cuatro años cuando desapareció está muerta.

Portugal avanza a la tercera fase de la desescalada aunque se mantienen restricciones importantes en Lisboa y sus alrededores. Estaba prevista para hoy la reapertura de centros comerciales y grandes superficies, pero se han retrasado al menos hasta el jueves por el repunte de contagios en la capital y su entorno. De hecho, el 90% de los nuevos casos de Covid se han notificado en esta zona.

Hoy abren cines, teatro y gimnasios en todo el país y se podría decir que se vuelve a casi a todos los trabajos. Desde el Colegio de Médicos se pide un refuerzo de personal para hacre frente a un posible pico.

Informa Belén Lorente, corresponsa de RTVE en Lisboa

En Portugal, con casi el plan de desescalada finalizado se puede ver a mucha más gente por la calle y comercios abiertos. También las iglesias han comenzado a reabrir sus puertas y a partir de este fin de semana podrán celebrar misas. Sin embargo, todavía preocupa Lisboa, donde se han registrado un total de 10.000 positivos de los 31.000 confirmados en todo el país. Por eso, la ministra de Sanidad aseguraba que "la región de Lisboa y el valle del Tajo siguen siendo estos días el principal foco de atención y trabajo". Pero la curva da confianza para permitir que el próximo lunes arranque la última fase. Abrirán las grandes superficies y los más pequeños podrán regresar al colegio aunque sin comedor y con estrictas limitaciones para mantener la máxima higiene.

Es uno de los autores más interesantes de la literatura contemporánea en portugués. Él es brasileño, sus padres de origen libanés, y tiene 86 años. Debutó en 1975 con la novela Labranza arcaica, en el 78 publicó Un vaso de cólera. Las dos tuvieron una crítica fabulosa y fueron adaptadas al cine. En 1984, con poco más de 50 años, anunció que dejaba de escribir y se hizo agricultor. En 1997 se publicó una serie de cuentos que él había escrito entre los años 60 y 80, una colección titulada Una niña en camino. La editorial Sexto Piso ha publicado las tres obras.

Portugal entra en una segunda fase de desescalada con la apertura de comercios de hasta 400 metros cuadrados y bares y restaurantes con un 50% de ocupación en las terrazas y respetando las medidas de seguridad. Además, regresan a clase los alumnos mayores de 16 años por turnos para que en las aulas haya la mitad de estudiantes, y se permitirá visitar a los mayores en las residencias, pero sólo podrá hacerlo una persona con un límite temporal de 90 minutos a la semana. También vuelven a abrir sus puertas las guarderías, aunque los padres que prefieran que sus hijos sigan en casa recibirán dos semanas más de apoyo económico.

Los hoteles de Cascais, cerca de Lisboa, se preparan para reabrir a finales del mes de mayo si los datos de la pandemia siguen siendo favorables. Algunos aseguran que ya tienen reservas para julio y agosto, aunque la mayoría provienen de turistas portugueses y no de viajeros procedentes del extranjero. La mayor parte de la demanda se centra en hoteles pequeños o apartamentos, donde la higiene es más fácil de mantener. 

En Italia, principal foco del coronavirus en los primeros meses, rescataron una ley de 1992 que otorga poderes extraordinarios, y está vigente hasta 31 el de julio. En Reino Unido, país sin constitución escrita, han aprobado una ley que da poderes de emergencia por un periodo de dos años, aunque los cuatro gobiernos regionales tienen la potestad de gestión en la desescalada. En Alemania no han aprobado normativa de emergencia y las normas se pactan con la oposición, aunque algunas como la prohibición de manifestarse han sido rechazadas por el Tribunal Constitucional. En Portugal tienen decretado el estado de emergencia, que permite suspender parcialmente algunos derechos, y es por dos semanas ampliables, como en España. En Francia lo tienen aprobado hasta el 24 de julio y a partir del 11 de mayo inician la desescalada. En Estados Unidos han recurrido a la Ley Stanford, de 1988, que permite centralizar la emergencia nacional y otorga a la agencia coordinadora un presupuesto de 40.000 millones.