Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

En plena Cumbre del Clima de Glasgow hemos querido abordar y desmentir los bulos que circulan y se repiten sobre el cambio climático con Myriam Redondo, responsable de VerificaRTVE. Nos ha ofrecido tres ejemplos de la desinformación que circula: contenidos que niegan que los seres humanos podamos hacer algo verdaderamente efectivo para reducir el cambio climático (un informe de la Agencia Internacional de la Energía revela que sí tenemos incidencia relevante en las emisiones); bulos para desacreditar a Greta Thunberg (no, la foto de la activista desayunando copiosamente frente a niños negros pobres no es cierta); y falsedades que expanden la incredulidad sobre el calentamiento global resaltando fenómenos de frío extremo como la tormenta Filomena (ambas cosas no son contradictorias sino que tienen de hecho una relación).

Foto: REUTERS/Yves Herman

Cada año, desde hace 26, miles de negociadores de todo el mundo viajan a algún punto del planeta para tratar de llegar acuerdos que frenen el impacto de la crisis climática. En la ciudad elegida, las cumbres del clima o COP se convierten en un pequeño universo climático en el que conviven mandatarios internacionales, empresarios y ecologistas, muchos con intereses contrapuestos.

Por ello, y por la dificultad de llegar a acuerdos por unanimidad entre casi 200 países, es habitual escuchar las palabras "decepción" o "fracaso" al término de cada conferencia, pero incluso los más críticos reconocen lo crucial de que funcione este instrumento de gobernanza climática global, creado hace tres décadas, cuando todavía se discutía sobre el alcance del cambio climático.

Si quieres saber cuáles son los puntos fuertes y los puntos débiles de estas reuniones, cuáles han sido más trascendentales, cómo funcionan y qué se espera de la última, la Conferencia de las Partes de Glasgow (COP26), no te pierdas estas Claves.

Desde que Greta Thunberg llegó a Glasgow, los medios de comunicación siguen cada uno de sus pasos. La misma imagen que se repite desde hace cuatro años, cuando con solo 14 empezó su huelga escolar por el clima. Una atención mediática, denuncian los activistas, que a veces eclipsa el verdadero mensaje de emergencia climática que lanza la joven sueca.

Foto: REUTERS/Yves Herman

Las crónicas del día no hablarán de marchas multitudinarias.  Algo más de un centenar de jóvenes en Roma; 30 en Kampala (Uganda); 12 en Manila; 10 en Seúl; 6 en HongKong; y una persona en el Ártico. Pero el espíritu de Fridays For Future, Juventud por el Clima, ha vuelto a la calle, en más de 3000 localizaciones en todo el mundo, después de pasar siete meses de cuarentena en internet, a causa de la COVID-19. "El objetivo es ser poca gente en muchos sitios", ha explicado Greta Thunberg, la chica que empezó este movimiento hace dos años. Insiste en que es tan importante cumplir con las normas sanitarias como mantener vivo el mensaje: que el clima es una crisis urgente y no menos grave que la pandemia. "La crisis del coronavirus es un sprint y la crisis del clima es un maratón. Tenemos que ser muy persistentes", dice este manifestante en Berlín, una de las convocatorias más concurridas. "Ahora tenemos que ser más creativos", comenta esta joven desde Filipinas. Por eso, hoy hemos visto la misma idea repetida de formas muy distintas. No quieren perder visibilidad. Ahora están coordinados (imagen reunión telemática) y hay más Gretas haciendo su trabajo por otros rincones del mundo (SONIDO). Distintos lugares; mismo planteamiento: actuar ahora o perder la partida.

Sobre las tablas del Teatro Real, José Sacristán escenifica el monólogo de despedida del año 2019. Así quiere despedir el año el equipo del Telediario, con un repaso, en primera persona, de las noticias más destacadas que han habitado este 2019: desde el grito contra la violencia machista a la otra voz protagonista de estos doce meses, la de la joven Rosalía. Pasando por las turbulencias políticas y climáticas, nacionales e internacionales. Muchas de ellas quedan pendientes, como dice el propio Sacristán, "para otro año que ya no seré yo".

La sentencia del procés ha sido una de las claves de un año en el que hemos ejercitado de manera reiterada nuestro derecho al voto, la calle ha echado un pulso al poder en muchos países y en el que hemos visto arder la catedral de Notre Dame, en París. Aitor Sánchez resume las noticias de 2019 en tres minutos de radio.

El 2019 nos ha dejado algunas curiosas imágenes protagonizadas por los políticos y el protocolo, o más bien la falta de él. Imágenes en las que podemos ver, entre otros a Donald Trump, Angela Merkel o Justin Trudeau.

Así, por ejemplo, recordamos cuando en septiembre el primer ministro británico Boris Johnson aseguró que "preferiría caer muerto en una zanja” que demorar el Brexit. Un retraso que, posteriormente, tuvo que solicitar a Bruselas. También rememoramos el desencuentro protagonizado entre Donald Trump y Justin Trudeau. Al presidente de Estados Unidos pareció no gustarle demasiado las imágenes en las que se veía al canadiense hablar sobre él con el presidente francés, Emmanuel Macron; el primer ministro británico, Boris Johnson, y el holandés, Mark Rutte.

La ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, ha dicho en una entrevista en Los Desayunos de TVE que a la joven activista sueca de 16 años Greta Thunberg hay que "cuidarla" y "protegerla" ante las críticas que ha recibido por su mensaje a los líderes mundiales contra el cambio climático, para evitar que su labor "le acabe pasando una factura que nadie merece".

Ribera se ha declarado "admiradora respetuosa" de Thunberg, de la que ha subrayado una "apariencia frágil que no lo es en absoluto" y un "mensaje sencillo y contundente que ha conectado con la gente". Cree que la joven merece "respeto" no solo por lo que dice, sino por su edad y la "trascendencia" de lo que cuenta. Además, desde el punto de vista personal, la ministra en funciones confiesa que le genera "emoción" y "ternura" que una niña que debería estar invirtiendo "en sí misma" lo esté haciendo "en todos". Especial: Cumbre del Clima COP 25 en Madrid.