Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Jordi Arias Fernández, conocido como Lupín, tiene 25 años y la Policía lo considera el mayor ciberestafador de la historia de España. En el momento de su detención tenía en vigor ocho reclamaciones judiciales por estafa emitidas por varios juzgados del país. Un cliente de una discoteca madrileña lo reconoció y avisó a la Policía Nacional. Los agentes comprobaron su identidad y lo detuvieron. Llevaba encima casi 12.000 euros en efectivo.

Foto: Getty Images

El ciberataque que ha afectado este viernes por la noche a los sistemas de información de la Generalitat está controlado. Así lo ha asegurado Jordi Puigneró, el vicepresidente del Govern. Puigneró dice que ha sido el ataque "más potente con diferencia" del último año y que los servicios ya están restablecidos.

FOTO: Una persona teclea en un ordenador personal. GETTY.

Noticia Cámara Abierta 

  • En 2021 recibió el Goya al Mejor Cortometraje de Ficción y podría ser seleccionado para los Oscar de este año
  • El corto ha sido galardonado en medio centenar de festivales y podría convertirse en largometraje para el año 2023
  • Puedes ver el reportaje este sábado en el programa Cámara Abierta, a las 08:30 en RTVE Play, La 1 y Canal 24h

La memoria anual de la Fiscalía constata un aumento sin precedentes de víctimas de acoso y abuso sexual a través de la red y confirma los temores de la Policía Nacional: el confinamiento, con miles de niños conectados más horas que nunca, disparó un 500 % el tráfico de videos pedófilos.

Internet y las redes sociales son una herramienta de doble filo: abren la ventana al mundo y la puerta al "groomer", el depredador sexual del siglo XXI. La policía les llama "lobos con piel de cordero". Son adultos que se hacen pasar por menores para ganarse su confianza, conseguir fotos o videos pornográficos y chantajearles si no acceden a relaciones sexuales.

En este reportaje nos adentramos en la Unidad de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional. Sus agentes nos explican en qué consiste el grooming y cómo lo combaten. Trabajan mano a mano con Interpol, Europol y asociaciones de ayuda a la infancia y adolescencia, como la Fundación Anar. A su teléfono 900. 20.20.10 llaman a diario decenas de menores pidiendo auxilio. Sus responsables nos cuentan los casos más extremos en un trabajo de investigación de Elena Pernas y Javier Monterde.

Los menores tienen móvil desde los 11 años y uno de cada tres está enganchado a internet y a las redes sociales, a las que se conectan todos o casi todos los días, según una investigación de Unicef, que alerta de que el 22,5% de los jóvenes podría estar sufriendo ciberacoso. Son datos del informe Impacto de la tecnología en la adolescencia, realizado por Unicef con las respuestas de 50.000 estudiantes de ESO de centros públicos y privados de las 17 comunidades autónomas, que alerta de que el 42% de los menores ha recibido mensajes de contenido erótico o sexual.

Sobre los hábitos de uso, el 90,8% se conecta a internet todos o casi todos los días, seis de cada diez adolescentes duermen con el móvil, y uno de cada cinco lo usa a partir de medianoche todos o casi todos los días.

Los casos de ciberdelincuentes que secuestran información a través de un virus informático y piden un rescate han aumentado y los expertos creen que es porque muchas víctimas acaban pagando. Han llegado a pedir cantidades superiores a 150.000 euros. Las grandes empresas son ahora su objetivo.

El Telediario de TVE ha podido ver un ejemplo con una empresa. Los cibercriminales han bloqueado sus ordenadores y la empresa no puede trabajar. Al ponerse en contacto con ellos les piden 2.000 dólares y sea realiza el pago automáticamente, pero acto seguido los ciberdelincuentes aseguran que se ha pasado el tiempo y el precio ha subido a 3.000 dólares, por lo tanto la empresa afectada rompe la negociación, pero ha perdido todo su material.

Los expertos recomiendan no pagar porque además de fomentar un negocio ilegal y el chantaje puede continuar. Hace unos meses la Universidad Oberta de Cataluña sufrió un ciberataque y tardó cuatro meses en restablecer la normalidad. Las universidades centran ahora el interés de los ciberdelincuentes. El ataque hace unas semanas a la Universidad Autónoma de Barcelona fue dirigido y planeado.

Para evitar problemas es mejor tener una copia de seguridad actualizada y fuera del sistema. La Agencia de Protección de Datos prevé multas millonarias para las empresas que pierdan datos sensibles.

Foto: Fotografía de archivo del 28 de junio de 2017 que muestra una pantalla de ordenador con un código binario, en Taipei (Taiwán). EFE/ Ritchie B. 

En A Coruña, los tribunales han confirmado la condena a dos años y medio de cárcel a un joven por extorsionar a otro mediante amenzazas con revelar su orientación sexual. La víctima acabó suicidándose. A través de una aplicación de contactos el acusado le exigió dinero a cambio de no difundir que era homosexual. A pesar de recibir 100 euros, las amenazas continuaron y la víctima terminó quitándose la vida en octubre de 2019, preso de la desesperación y de la angustia, según señala la sentencia.

La orientación sexual es el principal motivo de los delitos de odio de nuestro país y eso que sólo se denuncia el 7 %. El caso de la agresión homófoba en Madrid ha puesto en alerta a los colectivos LGTBI que piden a los políticos que no blanqueen los discursos de odio, a los jueces y fiscales más formación y señalan también a las redes sociales. Javier Bustamante, catedrático de Ética de la Universidad Complutense de Madrid, ha subrayado en 14 horas que el anonimato de las redes supone un gran problema. “Los delitos de odios se manifiestan en el mundo real con marcas físicas pero en Internet existe invisibilidad. La gente actúa con una presunción de anonimato e impunidad”.

El presidente francés, Emmanuel Macron, el actual presidente del Consejo Europeo, Charles Michel o el rey de Marruecos, Mohamed VI, son algunos de los gobernantes presuntamente espiados con el software israelí Pegasus. Lo ha revelado el consorcio internacional de medios de comunicación que destapó el escándalo el 18 de julio.

Foto: AFP / JOHN THYS

-->