Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Primeras palabras de Arnaldo Otegi tras la decisión del Supremo de repetir el juicio contra él por la reconstrucción de la ilegalizada Batasuna. El líder de EH Bildu asegura que, con la decisión del Supremo, se quiere criminalizar a una izquierda independentista vasca cada vez más influyente, y que hay una operación para desestabilizar el actual escenario político.

El Gobierno le responde que los Tribunales actúan conforme a la ley y no para criminalizar a nadie. Foto: JAVIER ETXEZARRETA/EFE

El Tribunal Supremo anuló la condena de Arnaldo Otegi y otros cuatro miembros de la izquierda abertzale el pasado junio en cumplimiento de una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que dictaminó que no tuvieron un juicio justo. Ahora el ministerio público esgrime que un defecto procesal no puede convertirse en una exención penal. Informa Teresa Coto.

El Supremo anula la setencia de 2012 que condenó a Otegi y otras cuatro personas a penas de entre seis años y seis años y medio de prisión por un delito de pertenencia a organización terrorista en el caso Bateragune, referido a la reconstrucción de la dirección de la ilegalizada Batasuna. Con esta anulación la inhabilitación que seguía pesando sobre Arnaldo Otegi queda sin efecto. En redes sociales ha reaccionado a esta noticia afirmando que "recordar que no existe Justicia independiente en el Estado español" y que su encarcelamiento "fue una operación contra la paz en Euskal Herria".

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha estimado los recursos de revisión interpuestos por Arnaldo Otegi, Rafael Díez Usabiaga, Arkaitz Rodríguez Torres, Sonia Jacinto Garcia y Miren Zabaleta Tellería y ha anulado la sentencia que les condenó por un delito de pertenencia a organización terrorista por el caso el 'caso Bateragune', por intentar reconstruir Batasuna.

El Tribunal Supremo basa su decisión en la condena del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) a España en 2018 por falta de imparcialidad de una jueza. 

Informa Araceli Sánchez

Este miércoles los partidos han comentado el conflicto que surgió el martes en el Congreso por las distintas fórmulas que algunos diputados, como los políticos presos, utilizaron para acatar la Constitución. La presidenta del Congreso ha recordado que el Tribunal Constitucional avaló el uso de esas fórmulas en 1990 tras el juramento que hicieron los diputados de Herri Batasuna.

El Trubunal de Derechos Humanos de la Unión Europea concluye que Arnaldo Otegi no tuvo un juicio justo cuando fue condenado por terrorismo por intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna. El líder abertzale cumplió dos años de carcel y sigue inhabilitado por aquel caso. Ahora, Estrasburgo le da la razón porque afirma que uno de los jueces pudo no ser imparcial.
 

Estrasburgo ha dado la razón a Arnaldo Otegi y ha fallado en contra de España por no atender la recusación por parcialidad presenada por el dirigente abertzale. El catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Burgos Julio Agustín Pérez Gil ha asegurado en una entrevista en Radio 5 que la sentencia es una "victoria moral" para la izquierda abertzale pero que no va más allá, aunque supone un "tirón de orejas" para la justicia española.

Varios centenares de partidarios, al grito de independencia, han recibido a Arnaldo Otegi a las puertas de la prisión de Logroño. Tras cumplir una condena a más de seis años por intentar reconstruir a la ilegalizada Batasuna, ha salido de la cárcel a eso de las nueve de la mañana, recordando que él ha sido un preso político y sin aclarar si tiene intención de presentarse a lehendakari en las elecciones de noviembre. En la sentencia por la que fue condenado, se le inhabilitaba para ejercer un cargo público hasta el 2021. En el terreno político hay polémica por un comentario de Pablo Iglesias en Twitter que decía que "la libertad de Otegi es una buena noticia para los demócratas y que nadie debería ir a la cárcel por sus ideas" (01/03/16).

Representantes de la Asociación de Victimas del Terrorismo, Covite, se han desplazado hasta el tribunal de La Haya para pedir que se investigue a ETA y Batasuna por crímenes contra la Humanidad. Su Presidenta Consuelo Ordoñez ha estado acompañada de otras víctimas como el hermano del inspector de Policía Eduardo Puelles o los padres de la niña asesinada en Santa Pola en 2002.

El exdirigente de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, seguirá en la cárcel de momento, hasta que el Constitucional resuelva el recurso de amparo que presentó contra su última condena. El Supremo le impuso seis años y medio de cárcel por intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna a través del grupo Bateragune.

El Supremo ha rebajado la condena que impuso en su día la Audiencia Nacional a Arnaldo Otegi y a Rafael Díaz Usabiaga por intentar recomponer la ilegalizada Batasuna. Les resta tres años y medio con lo que, a Otegi, en principio, le quedan cuatro años más en prisión. Lo que no se modifica es la pena de 10 años de inahbilitación.