Enlaces accesibilidad

Noche sin ningún expulsado en Maestros de la Costura

Por
Viaje al corazón de El Rocío

Noche de reencuentros y de visitas muy esperadas. Los aprendices de la tercera edición de Maestros de la Costura han regresado al taller con un cometido muy especial: ayudar a sus sucesores a confeccionar una prenda masculina de lujo a medida. Begoña con Laura, Margarita con Mily, Selena Winters con Yelimar, Borja con Lluís, Fran con Gabriel y La Brava con Ancor. Esta última pareja de cosido ha demostrado que aunque tienen personalidades muy diferentes, es posible compenetrarse y trabajar muy bien en equipo. Su prenda ha sido la mejor de la prueba, a pesar de haber escogido un tejido tan arriesgado como es el terciopelo.

En la prueba por equipos hemos viajado hasta El Rocío, en Huelva. Los aprendices han asistido a un pequeño desfile de moda flamenca. Para su sorpresa, los jueces les han comunicado que debían realizar una réplica de dos de los trajes del desfile. Mily, Ancor y Laura, por un lado, y Gabriel, Lluís y Yelimar, por otro, han cosido sin descanso para lograr una réplica a la altura de la prueba anterior. Sin embargo, la presión y la exigencia que requieren los trajes de flamenca han podido con los aprendices. Incluso Ancor ha sufrido un pequeño mareo a causa de la tensión. Menos mal que todo ha quedado en un susto.

A pesar de los contratiempos a los que han hecho frente, Mily, Ancor y Laura han logrado subirse al altillo de Maestros de la Costura para ver la prueba de expulsión desde un lugar privilegiado. El periodista Boris Izaguirre y la diseñadora Marcela Vélez han sido los invitados de una prueba muy interesante: los aprendices se han enfrentado al reto de confeccionar un bolso. Para añadir un plus de dificultad, los jueces han decidido que fuera Mily, la mejor de la prueba por equipos, quien repartiera los tejidos con los que debía trabajar cada aprendiz. El momento más tenso del programa se ha producido cuando Mily ha asignado el terciopelo a Lluís, a pesar de que este le ha insistido en que prefería trabajar con ante. Sin embargo, los aprendices han demostrado que pueden con todo. Yelimar, Lluís y Gabriel se lo han puesto tan difícil a los jueces que les ha resultado imposible decidir qué aprendiz debía abandonar el taller de Maestros de la Costura.

Repasamos los cinco momentos más destacados del programa.

1. Laura puede tener la solución al nerviosismo de Begoña

La clase de yoga le vino muy bien a Laura. Tanto, que ha aprovechado que le ha tocado coser con Begoña para enseñarle algunos trucos que la ayudan a tranquilizarse. ¿Surtirán efecto las técnicas de relajación a Begoña?

Laura tiene la solución al nerviosismo de Begoña

2. La Brava y Ancor demuestran que los polos opuestos se atraen

Tienen personalidades completamente diferentes pero se han entendido a la perfección a la hora de confeccionar una chaqueta de terciopelo rojo a medida de su modelo. ¡Qué pareja de cosido tan exitosa!

La Brava y Ancor prueban que los polos opuestos se atraen

3. Viaje al corazón de El Rocío

Nuestros aprendices se han desplazado hasta El Rocío para confeccionar una réplica de trajes de flamenca. A la prueba ha acudido la modelo Laura Sánchez, que ha visitado los talleres de los aprendices para ofrecerles sus consejos.

Viaje al corazón de El Rocío

4. Mily asigna a Lluís el odiado terciopelo

Los jueces han querido premiar el trabajo de Mily ofreciéndole la posibilidad de repartir los materiales con los que debían trabajar los aprendices que se enfrentaban a la expulsión. Yelimar y Gabriel han quedado satisfechos con la asignación de Mily, pero Lluís se ha molestado al recibir terciopelo (el tejido más complicado) en vez de ante.

Mily asigna a Lluís el odiado terciopelo

5. Los jueces deciden no expulsar a ningún aprendiz

Yelimar, Lluís y Gabriel han confeccionado tres bolsos a la altura de un séptimo programa de Maestros de la Costura. A pesar de que los aprendices salvados consideraban que Lluís era el que debía marcharse, ya que había afrontado la prueba con mala actitud, los jueces se han decantado por no expulsar a ningún aprendiz. ¡Nos ha encantado esta decisión!

Los jueces deciden no expulsar a ningún aprendiz