Enlaces accesibilidad

Las palabras de Emilio Lledó, más necesarias que nunca

  • Descubre la vida del pensador que se define a sí mismo como un simple profesor de filosofía
  • Hablamos con David Herranz y Alberto Bermejo, directores de 'Emilio Lledó. Mirar con palabras'
  • Imprescindibles estrena este documental de producción propia el próximo domingo a las 21:30h por La 2

Por
Imprescindibles - Avance de 'Emilio Lledó. Mirar con palabras'

Quizás Emilio Lledó no es un personaje popularmente conocido pero es un pensador muy admirado y respetado en los círculos intelectuales, de la alta cultura e internacionales, aunque él se define así mismo como un simple profesor de filosofía.

Contra lo que se pueda suponer, su trabajo siempre ha estado conectado con el mundo real, por mucho que su punto de partida sea el estudio y la interpretación de los textos filosóficos originales, sobre todo los griegos. Desde esta estrecha relación con la realidad, el documental 'Emilio Lledó. Mirar con palabras' intenta acercarse a su figura combinando unos cuantos trazos biográficos: su nacimiento en Sevilla, su condición de niño de la guerra en Madrid, su trayectoria académica y su tragedia individual. Además, se ofrece un esbozo de los temas principales de su pensamiento, los que más le han ido interesando con el paso del tiempo: desde el lenguaje, su original e intransferible distinción entre la lengua materna y la lengua matriz, hasta instalarse prioritariamente en el tema de la educación como herramienta esencial para el desarrollo de los individuos y para la sociedad en la que viven. Lledó es un firme defensor de la escuela pública.

Imprescindibles - Emilio Lledó es un firme defensor de la escuela pública

Según los directores del documental David Herranz y Alberto Bermejo, en este Imprescindibles se puede ver que Emilio Lledó es un hombre tranquilo, afable, extraordinariamente empático y que utiliza las palabras con una precisión poco común. Su tono habitual es el de ecuanimidad y equilibrio pero ante algunos temas concretos, especialmente en los relacionados con el desprecio a los otros o la desigualdad, se deja llevar por una encendida pasión que le incita a expresarse con la máxima contundencia. En palabras del pensador, no puede haber libertad de expresión si no existe libertad de pensamiento.

Imprescindibles - La libertad de pensamiento según Emilio Lledó

Para Herranz y Bermejo ha sido un auténtico privilegio conocer a Emilio Lledó, entrar en contacto con él y percibir de primera mano el rastro de bonhomía, de amistades imperecederas y de sinceros afectos que ha ido dejando a su paso. Han podido entrevistarle detenidamente en su propia casa, entre sus libros, y en la Real Academia de la Lengua, en la que sigue manteniendo una entusiasta actividad, o en el Museo Arqueológico de Madrid, entre las ánforas griegas. Durante las largas conversaciones, los directores y el resto del equipo han disfrutado embelesados de su amena sabiduría y su facilidad para transmitir las ideas más complejas con la máxima sencillez. Al final de una jornada de rodaje, uno de los colaboradores más jóvenes expresó una repentina apetencia de estudiar filosofía, por lo accesible e interesante que le había resultado todo lo que Lledó les había contado esa mañana. Por eso, el helenista Carlos García Gual, colega y colaborador en las tareas de traducción de textos griegos, dice que “Emilio Lledó es un pensador de línea clara”.

Emilio Lledó es un pensador de línea clara

Siguiendo ese rastro vital, el equipo viajó a Heidelberg, una de las universidades más antiguas de Europa, a la que llegó tras abandonar la España oscura de los años 50 para culminar sus estudios a la sombra de Gadamer, fundador de la hermenéutica, y otros importantes intelectuales alemanes del momento. En Alemania también, siguieron sus pasos en el prestigioso Instituto de Estudios Avanzados, donde fue el primer becado español, y en la Universidad Libre de Berlín.

Sus alumnos José Carlos GuerraAna Harridson Juan CruzManuel Cruz, que es presidente del Senado en el momento del rodaje, y el escritor y periodista Fernando Delgado guardan un vívido recuerdo de su época de alumnos y mantienen una estrecha relación de amistad con su maestro, que les enseñó sobre todo a buscar en las fuentes, a entusiasmarse y a mantener despierta la curiosidad por todo.

En el documental también aparece el poeta Joan Margarit que le dedicó un extenso, narrativo y emotivo poema titulado “Filósofo en la noche”, en el que evoca la prematura muerte de la esposa de Lledó, una tragedia sobrevenida que le dejó en solitario a cargo de tres hijos apenas adolescentes. Además, también pudieron hablar con Victoria Camps, que compartia intereses con Lledó como la ética, la filosofía práctica o algo tan poco común entre los filósofos, según la pensadora, como la educación.

No es casualidad que durante el documental surja una y otra vez el recuerdo de un maestro de la escuela republicana de Vicálvaro, que le inoculó una temprana pasión por la lectura del Quijote y le despertó la vocación didáctica, de maestro de escuela, que mantiene inquebrantable.

Imprescindibles estrena el documental 'Emilio Lledó. Mirar con palabras', de producción propia, el próximo domingo 29 de marzo a las 21:30h por La 2. En estos días de confinamiento por el coronavirus, las palabras del pensador Emilio Lledó son más necesarias que nunca.