Enlaces accesibilidad
Cuéntame cómo pasó

Vota por tu capítulo final de temporada de 'Cuéntame cómo pasó' favorito

  • Recordamos los 20 capítulos finales de cada temporada de Cuéntame cómo pasó
  • En estos episodios encontramos risas, llantos, bodas o reconciliaciones
  • ¿Cuál es tu favorito? Vota por él en la encuesta final

Por
Imagen del capítulo 368 en Sagrillas Nuria Masia

La temporada 20 de Cuéntame cómo pasó ha llegado a su fin, con un capítulo especial en el que Merche y Antonio acuden al psicólogo para tratar su reconciliación, o separación. No se sabe muy bien, porque en el último capítulo de la temporada, solo sabemos que el matrimonio Alcántara se va de la boda de Paquita agarrados de la mano, pero ¿y después qué?

Este final terminó gustando a aquellos que anhelan una reconciliación entre la Seca y el Pa’rriba. Pero ¿es el mejor final de temporada de la serie? Si hacemos un repaso por todos esos episodios, ¡y son 20!, encontramos de todo: campanadas, risas, llantos, vueltas a casa y reconciliaciones.

En RTVE.es queremos saber cuál es el capítulo final favorito para sus seguidores. Por eso, te animamos a votar por él en la encuesta al final de la noticia, pero antes, te dejamos todos los 20 finales de Cuéntame para que hagas memoria. Cuidado, porque esta noticia puede contener spoilers

Temporada 1: "A la orilla de los sueños"

Después de 32 capítulos, en “A la orilla de los sueños”, los Alcántara ven cumplido su sueño de pisar la playa por primera vez cuando consiguen el dinero para ir a Benidorm.

No recomendado para menores de 12 años
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

# La playa estaba desierta, el mar bañaba tu piel,... #

# ..cantando con mi guitarra para ti, María Isabel. #

# La playa estaba desierta, el mar bañaba tu piel,... #

# ..cantando con mi guitarra para ti, María Isabel. #

# Coge tu sombrero y póntelo, vamos a la playa,... #

# ..calienta el sol. #

# Coge tu sombrero y póntelo, vamos a la playa,... #

# ..calienta el sol. #

# Chiviriviri, pon pon, pon pon. #

# Chiviriviri, pon pon, pon pon. #

# Chiviriviri, pon pon, pon pon. #

# Chiviriviri, pon pon, pon pon. #

# En la arena escribí tu nombre y luego yo lo borré,... #

# ..para que nadie pisara tu nombre, María Isabel. #

(..tendría que haber tenido capacidad para tres personas,...)

(..es decir, el hombre que tripula la nave y los dos a rescatar).

(Los problemas a resolver en una nave para 3 hombres...)

(..hubieran sido de tal alcance que ni siquiera la industria americana..)

(Los astronautas regresaron de la Luna...)

(..tras el viaje más sonado de la historia).

(Y los Alcántara íbamos a emprender otra aventura).

(Nuestras primeras vacaciones en la playa...)

(..no serían un avance para la humanidad,...)

(..pero era un sueño hecho realidad. Al fin, íbamos a conocer el mar).

Me hace una ilusión ir a Benidorm. No trabajar, pasear, comer paellas..

¿Tú qué vas a hacer?

Me ha llamado Alain Delon para ir a la Costa Azul,...

..y le he dicho que tenía un compromiso. Vamos, si estoy tiesa.

¿Y lo que tienes en la libreta?

¿Qué libreta? Estas sabihondas me ponen negra.

Negra me ponía en Benidorm si tuviese la tela que tú.

Como no subas a la azotea. El año que viene nos vamos todas.

Dios te oiga.

-No sé cómo, porque de esto poco. -Con lo que ganemos en la boutique.

Claro. Nos va a ir de maravilla. Ya lo veo, lleno de señoras.

Todo esto pueden ser los probadores. Y unos sillones monísimos.

Eso, llenos de colores.

De colores nada, a ver si va a parecer un bar inglés.

No empecemos.

Es lo que quieren, una boutique de señoras.

Esas son las clientas que vamos a tener.

Aburridísimo. ¿Y qué nombre le vamos a poner?

A mí me gusta Boutique Merche. ¿A que suena bien?

También me gusta. Mamá, me suena a mercería de barrio.

Mercería de barrio...

Debería ser inglés. Las boutiques tienen nombre inglés.

Un nombre divertido, "Groovy". ¿Groovy?

¡Sí, Groovy! ¿Qué significa?

Pues tonterías, Merche. Nombres raros ni uno.

A ver si van a creer que es un bar de señoras de 4 letras.

Ya se me ha ocurrido, se me ha ocurrido...

Vamos a ponerle "Nieves y Mercedes". Eso me gusta más.

"Nieves y Mercedes". Pues vaya nombre...

¿Y si lo juntamos? "Me" de Merche, "Ni" de Nieves.

"Me-y-ni". ¿Qué te parece?

¿"Meyni"? Suena muy bien. Suena hasta en inglés.

Mamá, inglés, inglés...

Decidido. "Meyni".

¿No va usted a la playa? ¿Yo a la playa? No.

Pero usted conoce el mar, ¿no?

Claro. De pequeño íbamos los veranos a Santa Pola. Pero ya no se puede ir.

¿Ya no le gusta?Claro que me gusta. Pero no se puede ir a la playa.

¿Y eso?

A ver. Hace poco ibas a la playa, había poca gente pero gente de orden.

Pero ahora está repleta de chusma y de basura.No será para tanto.

¿Quién va ahora a la playa? Gente con un transistor y el bocadillo.

Lo dejan todo lleno de basura y con muchos ruidos.

No es lo que era. Veranea cualquiera. ¿Y eso le parece mal?

¿Cómo me va a parecer mal? Es el precio a pagar por el progreso.

Fíjate tú, ¿quién iba a decirte hace unos días que podrías ir a la playa?

Pues nada, con tu familia, 15 días a Benidorm, como un señor.

En eso tiene razón. Como un señor.

Te vas a hacer rico vendiendo pisos. Gracias a mí.

Quite, quite...No, no. Pero el monte está lleno de desagradecidos.

¿Cómo desagradecidos? Sí, Antonio.

No os dais cuenta que Franco lleva muchos años preocupándose de vosotros

¿Qué tienen que ver mis vacaciones con el Caudillo?

¿A quién debemos esta paz y esta prosperidad? ¡Al Generalísimo!

En eso tiene razón, la paz y la prosperidad sí.

Pero estas vacaciones no tienen mucho que ver con Franco.

Estas vacaciones me las pago yo, gracias a usted.

Tú te las pagas. ¿Pero está lleno de desagradecidos?

Bueno, sí, claro.¡Todos dicen, sí, claro, pero nadie...!

Va, quítate el guardapolvo y vete, que te estará esperando Mercedes.

Tiene razón. Si no manda otra cosa. Que lo paséis bien en Benidorm.

Espera. Se me olvidaba.

La comisión de tu último piso. Muchas gracias, don Pablo.

Don Pablo... Que me ha puesto mil duros de más.

¿Mil duros? Un favor que te debía...

Joder, don Pablo, como un señor a Benidorm.

No vaya a ensuciar la playa también.

No se preocupe. Por mil duros me como hasta la arena.

Hasta la vuelta, que lo pase bien.

¡Vosotros a trabajar!

Aquí todos quieren irse a la playa. A ver quién trabaja.

¿Qué me está diciendo, Valentina?

Como lo oye, un crucero por el Mediterráneo.

Yo pensaba que estando tan reciente lo de Gonzalo, usted estaría más...

¿Triste? Pues claro que lo estoy. Menudo disgusto. ¿Cómo voy a estar?

Pero a estas alturas una no puede hundirse. Hay que salir adelante.

Pero un crucero es de ricos. Ahora ya no es tan caro.

De todas maneras, le habrá salido por un ojo de la cara.

Pues, sí.

Pero ya se lo he dicho, Herminia, pienso darme todos los caprichos.

Para eso he vendido las joyas de mi madre.¡Valentina!

Sí, sí. Las guardaba para mi nuera. ¿Pero para qué?

Si mi nuera no me hace ningún caso.

¿Y su nuera qué ha dicho?

Se ha puesto hecha una furia. Ya se veía pavoneándose con las joyas.

Y cuando se enteró que me lo gastaba en un crucero, la que ha armado.

Como que las joyas deben ser para la familia.Eso sí que no, Herminia.

Eso de las abuelas siempre con sus familias se acabó.

Ahora tenemos que valernos por nosotras mismas.

No digo que no, pero... Pero, nada. Hágame caso.

Coja la cartilla y vámonos de crucero las dos.

¿Quién sabe si nos encontramos a dos millonarios?

¿Millonarios?

No tiene bastante con los señores del barrio.No, del barrio no.

Yo quiero millonarios de esos de un yate enorme.

¿Y qué hago yo en un yate? Solo de pensarlo me mareo.

Bastante me hago con ir a Benidorm.

No se queje, que su familia la lleva de veraneo.Sí que me llevan.

Lo que digo, es la manía que le ha entrado a la gente de ir a la playa.

Herminia, ¿usted no tiene ganas de ver el mar?

Bueno, sí, de ver el mar sí. Pero no se me ha perdido nada en Benidorm.

Ya verá con Carlitos cómo lo va a pasar.

Bueno, eso sí. Por mi nieto hago lo que sea.

Carlitos se va a volver loco cuando vea el mar...

Ya nos dará preocupaciones...

¡Eddy Merckx gana de nuevo la etapa!

Joé, siempre gana Eddy Merckx.

Y no vamos a poder terminar el Tour.

Sólo hemos hecho 5 etapas.

Lo acabamos cuando vuelva. ¿Qué vais a hacer cuando esté en Benidorm?

No sé. Vamos a apuntarnos para ser pajes.¿Pajes?

Como dice Cervan que se va a morir Franco y viene el rey...

Y va a necesitar muchos pajes.

¡Es que tienes unas cosas, Cervan!

Vosotros reíos. No sé cómo trato con gente tan ignorante.

¡Oye! ¡Que vais a joder la máquina!

Cervan, tienes unas cosas...

Si don Juan no traga a Franco. ¡Qué manía le ha entrado con el rey!

Que sí, que está al caer.

Yo preferiría que reinara Sissi Emperatriz.

Os lo he dicho 100 veces, que Franco lo tiene decidido.

¡Que lo sé de buena tinta!

Que sí, que tienes razón

Antoñito, te envidio que te vayas, para no aguantar a este.

Antonio, ya nos contarás lo de las extranjeras, ¿eh?¿Qué extranjeras?

Las que hay en Benidorm.

Antonio, tú, con ese cuerpo de torero que tienes, ¡vas a triunfar!

Pero si voy con mi familia. Voy a descansar, a dormir y a comer.

Sí, como los tres cerditos, no te digo.

Antonio, una cana al aire... ¡Una no, dos!

¡Con Merche, joder!

Papá.

¿Qué pasa?Que dice mamá que subas, que ya está la cena.

Bueno, hombre. Vamos a quedarnos un poco. Tómate una cerveza.

¿Te pongo una? Qué suerte tienes. Quién pillara esa edad.

Este sí que se va a poner morado.

¿Yo? ¿Dónde?

Ya sabes dónde.

¿Cómo dónde? En la playa, con las suecas.

Qué fijación con las extranjeras.

Si es que van medio desnudas.

Si es que vienen a España a lo que vienen.

Eso es cierto. Además, en Benidorm tocamos a 20 suecas per cápita.

No me asustéis al chaval.

Venga, Tino, cóbrame lo de todos.

Hombre, Antoñito.

¡Tómate la cerveza, hijo! Que sí.

Gracias.

Portaos bien mientras no estoy, ¿eh?

Y tú pórtate mal y luego nos lo cuentas.

Chaval, a ver si dejas muy alto el pabellón español.

Sí, sí.

-¡Venga, chaval! -¡Que se vea el carácter!

¡"Abur", desgraciados!

¡Cuídate, Antonio!

Anda, que qué suerte tienen algunos.

Todo el día detrás de la barra, no me iría yo a la playa...

Con qué placer me iba yo para allá...

¿Me llevaríais a mí?

No, que nos quitas las mujeres, Cervan.

Eso, que tienes más peligro que una caja de bombas.

El Cervan se las lleva todas.

Pues podríamos quedarnos aquí.

No seas así. Vamos a ver el mar, que no me lo creo...

¿Qué se me ha perdido viendo el mar?

¡Yo soy de secano! Con lo bien que se está en casa.

Va a pasarle como con la televisión. ¿Qué me pasó con la televisión?

Que no la querías ni ver y ahora que no te quite los anuncios.

No es pa' tanto.

El mar es para los extranjeros, que están muy pálidos.

¿Nosotros para qué queremos más sol?

Porque el sol y los baños de mar son muy sanos.

¿No se acuerda que los médicos siempre lo decían?

A los enfermos, nosotros estamos sanos.

Yo me quiero poner morenita. Y yo.

Yo pienso ponerme negro.¡Y yo! Todos os queréis poner morenos.

Antes, los que estaban blancos eran los ricos...

..y los pobres morenos, de trabajar al sol.

Es la moda. Ya, ya, la moda...

Ya os veo tomando el sol, como conguitos.Sin dar un palo al agua.

Tú como una reina. Que para eso están los dineros.

Hasta que no lo vea no me lo creo. El año pasado íbamos a ir y al final

Esta vez sí que sí. Yo tengo un pie aquí y otro en la playa.

Ya me imagino el chapuzón que me voy a dar.

Estoy aprendiendo a nadar, ¿sabes? ¿Tú? ¿Dónde?

¿En una revista? Es que las mujeres todo lo leéis en las revistas.

¿Cómo vas a aprender en una revista? No te pongas así. Aquí viene todo.

Mira, y al lado el último romance de El Cordobés. Esto no es serio.

¿Quieres verme o no? ¡A ver!

Una, dos y tres...

Pichi, ya te has ahogado. Te has ahogado.

¿Que me he ahogado?Si haces lo que dice esto te has ahogado.

¿Eres profesor de natación?No, pero estoy mejor informado que tú. Mira.

Un libro, Merche. ¿Cómo vas a aprender a nadar en una revista?

Mira lo que dice. Qué callado lo tenías...

Aquí, mira. Lo más importante es la coordinación de respiración y brazos

Pues eso, lo estoy haciendo yo.

Una... ¿Has practicado en la bañera?

En la del ministerio, que es más grande.

Una, dos y tres...

¡No, no, no...! Las patas así no, pichi, las patas como una rana.

¿Como una rana? Lo dice aquí.

Pon las patitas como una rana.

Y esto pa' dentro, coges el aire fuera y lo echas dentro.

¿No queda muy feo?

Te queda precioso, como una nadadora.

¡Ahora!

¿Le has dicho a los niños que no sé nadar?Si ya lo saben.

¿Por qué lo van a saber? Si no se lo he dicho.

Y en el Parque Sindical no me metí nunca en el agua, por si acaso.

A ver si crees que hago esto para fardar delante de ellos.¿Ah, no?

Lo hago para enseñar a Carlitos. Pero con un libro, hija.

Tú qué le vas a enseñar. ¿Yo? Mira.

A ver, listo.

Quita, y mira esto.

Mira la postura. Mira la postura. ¡Mira la postura!

Así. Venga.

Esto es para los chicos. ¡No, que es para todo!

Una, dos y... tres.

¡Coordinar!

Otra vez.

No, es que no te hundes de aquí. Levanta para coger aire.

Ahora.

Abajo, suelta.

Y las patas como una rana.

Dale.

Mamá.

Nada, nada.

¡Me cago en la leche! Me voy a destrozar. ¡Que no puedo cerrarlo!

Si es que llevamos muchas cosas... Que yo te ayudo. Llevamos lo justo.

Nos vamos 12 días y parece que emigramos.

Qué exagerado. Sí, exagerado.

Pon las sábanas ahí. ¿Más cosas?

No vamos a dormir en las sábanas de otro.

¿En el apartamento no había de todo? A saber quién ha dormido allí.

¿Que quién ha dormido?

Los cubiertos los he metido aquí. No, si... ¿También los cubiertos?

Claro. ¿En Benidorm no hay cubiertos?

Yo quiero los míos. ¿Te crees que aquello es la jungla?

No me caben las cosas en esta maleta. ¿Puedo meterlas ahí?

Claro que sí. Vuelve a abrir la maleta...¿Otra vez?

Mamá, ¿y mi meyba? No lo encuentro. Ni yo el mío.

Os he dicho que están en la maleta grande.Está en la maleta grande.

¿Y mis camisetas?¡También! Y las zapatillas de goma están en la mía.

Mercedes, tenemos que terminar la comida.¿Qué comida?

Que no, que picamos algo en el "Brillante" o en la estación.

O compramos bocadillos.A saber la porquería que hay en un bocadillo.

Toma, por si tienes que pagar algo.

¡El Investigador Submarino!

¿Qué tonterías haces? ¡Quítate eso! ¡Quítatelo y mételo aquí!

¡Hijo!

Es que quiero llevarlo en el tren. ¿En el tren? ¿Estás loco?

No empecemos, que el viaje es muy largo.Suena un claxon.

¡Ya está el taxi!

Voy por la comida.

Terminad de cerrar esto. Que no se os olvide nada.

A ver, Toni, si puedo.

¿Todo esto llevamos? ¿Sabes?...

Quita las sábanas, que allí hay. Mamá se va a cabrear.

¿Esto dónde lo pongo? Tranquilo, tranquilo.

Tranquilo, me voy a quedar sin ballestas.

¿Pone eso ahí arriba? Sí, también...

¿Llevas el dinero? ¡Sí!

¡Oiga, que no me cierra!

¡No le golpee! Ahora le pongo una cuerda.

¡Si no llegamos! ¡Venga, todos montando!

¡Antoñito!

¿No ves que tengo prisa? ¡Tráenos un regalo de Benidorm!

¿Qué queréis?Yo querría una sepia de esas grandes para un arroz.

¡Yo un par de suecas! ¡Que te den por saco!

¡Antoñito, cagaprisas! ¡Que no llego!

¡Ven aquí!

¿Y esto?Mira qué cámara te presto para que te hagas unas retrataduras.

Cuídamela. ¡36 exposiciones!

¿Qué hago?Está en automático. Solo tienes que apretar y pasar.

Ten cuidado, que es de su primo. ¡Échanos una!

¡Salid! ¡Una foto de despedida!

¡Asomaos!

-¡Señora Herminia, saque el gañote! -¡Una sonrisa!

¡Trae que no llegamos!

¡Mírame la casa! ¡Y tú mírame las suecas!

¡Antoñito, no te me pierdas por ahí!

¡Adiós!

¡Cuidado con los niños en el agua!

-¡Carlos! -¡Carlos!

¡Toma, para ti! ¡Es para que pesques un tiburón!

¡Carlos!

Toma, mi Madelman. Pa' que se bañe en el mar.

Venga, vamos. Ya voy. Adiós.

¿Dónde vas con esto? Me lo llevo a Benidorm.

No, no te llevas nada. ¡Pues si no va eso, yo no voy!

¡Venga pa' dentro, que te doy!

(Eso eran despedidas y no las de ahora).

(Hoy que somos ciudadanos de un país desarrollado no paramos de viajar,-)

(..y cuanto más exótico mejor).

(Visitar la selva de Borneo o el desierto del Gobi...)

(..sin toparse con turistas españoles es imposible).

(Pero entonces, las vacaciones en el extranjero eran un sueño lejano).

(Pasar unos días en Benidorm era todo un acontecimiento,...)

(..que despertaba la envidia y la admiración de todo el barrio).

¡Que está ahí! ¡Que llega el tren!

Joder, siempre a última hora.

Pasa, hijo, y vete cogiendo las cosas.

A ver, Merche. ¡Toma el balón, hijo!

¡Toni, toma! ¡Mira si es el número de vagón!

A ver, hija.

Traiga, Herminia. ¡La peste, Herminia, la peste!

Pero las sardinas son muy buenas.

Súbeme, Toni. Qué pesado eres.

Es que si no, no veo. Si eres enano, qué quieres que haga.

¿Seguro que es Benidorm?¿No has leído el cartel de la estación?

Es que no se ve el mar.Igual nos hemos confundido de Benidorm.

¿Cuántos Benidorm quiere que haya? No chilles a mi madre.

Puede haber un Benidorm de secano. ¡Que no!

¿Por qué no preguntas?He preguntado 3 veces, pero todos son extranjeros.

Entonces seguro que estamos en Benidorm.

Inés, ¿cómo se dice mar en inglés? "Si".

Joder, sí. ¿Que cómo se dice mar en inglés?

¡Se dice "si"! ¡"S-e-a"! ¿Qué quieres que diga si se dice "si"?

¿Mar se dice "si"? ¡Sí!

Qué tontería. Hijo, pregunta por el "si".

¡El mar!

¡El mar! ¡Carlos!

¡He visto el mar!

Es precioso.

Y azul.

Qué grande.

Parece que no se acaba.

¡Pero no tiene olas!

¿Dónde están los tiburones?

Lo tiburones estarán más adentro.

¡Vamos a buscar la casa! ¿Y a cambiarnos?

Sí, que ya tendremos tiempo de ver el mar.

Es precioso. Qué grande.

Qué bonito, ¿no?

Pero si parece un piso.

Mira que cómodo es el sofá.

¡Esta cama me la pido!

¡Mira, mira, lo que se ve!

Si se ve la playa. ¡Se ve el mar por allí!

¡Mercedes!, ¿y las sábanas?

Están en la maleta. No, las dejé en Madrid.

¿Las dejaste en Madrid? Sí, no podía cerrar la maleta.

¿Vamos a dormir con las de aquí? Claro.

Tienes menos seso que un mosquito.

Habrá que dar un repasito. Pero si está limpísimo.

Bueno, un barridito y luego la fregona...No hemos venido a limpiar

¿Y el cuarto de baño? ¡Vamos a la playa!

Hemos venido a disfrutar. Vamos a la playa, abuela.

¡A la playa! ¡Todos a ponerse el traje de baño!

Y cuidadito con bañarse, ¿eh?

¿Por qué no?Porque no hace 2 horas que hemos comido.

A ver si nos da un corte de digestión.

Mamá, eso ya no se lo cree nadie.

Haz caso a tu abuela. Si no pasa nada.

Mira lo que le pasó al Genaro. ¿A quién?

Al tío Genaro, se ahogó en el río.

Se bañó haciendo la digestión y se quedó de un repente.

No sabría nadar. ¿Y tú sabes?

No. Pues por eso, hija.

¿Y tú? Yo sí.

¿Me vas a enseñar? Claro.

¿Dónde se bajaba, Toni? No lo sé.

Qué preciosa vista, por Dios.

Poneos aquí, que os echo una foto.

¿Le decimos a alguien que nos la saque?¡No, hombre, no!

Pero juntaos más.

Una, dos y tres.

Id despacio para acostumbraros al... ¡Uh, qué frío está!

¡Está buenísima!

Hay una bandera amarilla que dice que hay olas y remolinos.

Qué va a haber remolinos. Tú ten cuidado.

Donde hay agua hay remolinos...

¡Ay!¡Aaaaah! ¡Aaah!

¡Venga, Inés!

Esto es vida, ¿eh?

Está tan buena. Mira, hay pececitos.

Está más fría que la del Parque Sindical, que parece sopa.

Ni comparación.Ya te decía que el agua de mar es otra cosa.

¿Sabes a quién te pareces? ¿A quién?

A Esther Williams. ¿A quién?

La actriz americana tan guapa que nada.

Ya sé cuál es. ¿Esa que hace así?

Esa, esa, esa...

¡Que no os vayáis muy lejos!

¡Chicos, no os vayáis tan lejos! ¡Donde hagáis pie!

¡Que no pasa nada!

¡Que no sabéis nadar!

¡Mamá...!

¡Si queréis os enseño yo!

¡Anda ya!

Mira, Merche.

Así,... respirando.

¡Papá, si no sabes nadar!

¡Merche, no, que te ahogas, tonta!

Que no metas la cabeza debajo del agua.

Te ahogas, tienes que respirar y sincronizar.

¡Carlos! ¡Carlos!

¿Qué pasa?

¿Dónde está Carlos?

Allí está. ¡Carlos!

Hola, mamá. Hola, papá.

Ay, hijo.

He cazado muchos tiburones.

¡Estás tonto! ¡No te vayas tan lejos!

¿Me vas a enseñar a nadar? Claro, cuando quieras.

Pero no te metas tan adentro. Mira, ven.

Ponte aquí, y dale con las manos y los pies.

¡Dale! ¡Muy bien!

¡Arriba! ¡Respira, hijo!

¡Cuidado, cuidado!

Vámonos, que ya llevamos mucho tiempo.

Vamos,... que se os encharcan las orejas.

Qué bañito. ¿Estaba buena el agua? Sí, abuela. ¿Por qué no te bañas?

En eso pensaba. A mis años, bañándome.

Yo aquí a la sombra, tan ricamente.

Pues yo me voy a tumbar al sol para ponerme morenita.

Cuidado con el sol, que es muy traicionero.

Por un poquito no pasa nada. Si a eso hemos venido.

Bueno, el que avisa no es traidor.

# Cuando calienta el sol, aquí en la playa,... #

# ..siento tu cuerpo vibrar cerca de mí. #

# Es tu palpitar, es tu cara, es tu pelo,... #

# ..son tus besos, me estremezco... #

Ay, madre, que me haces daño. Más te tendría que hacer.

No sé qué clase de madre eres haciendo que se pongan todos así.

Se estaba tan a gusto al sol. ¡Una insolación vais a coger!

Menos mal del vinagre. ¿Usted cree que funciona?

¡Claro que sí! Todos saben que el vinagre absorbe el calor.

Se oyen gritos. ¿Qué pasa ahí arriba?

Los vecinos extranjeros, que están de fiesta.

Estos extranjeros son unos desgraciados.

¿Por qué no compras una crema?

Sóplame un poquito. Como estás.

Pues yo me encuentro estupendamente. El vinagre es muy bueno.

Hijo, ¿cómo estás? Yo estupendamente.

Y yo. Los remedios de la abuela funcionan siempre.

Carlos, ¿qué pescas? Tiburones.

¿Y pican? No. Bueno, alguno sí.

Hoy también nos vamos a bañar, ¿no?

Sí, hijo. Pero tengo que enseñarte a nadar.

¿Y a bucear?También. Pero hundirse es fácil, hijo.

Lo difícil es flotar. ¿Pero tú sabes nadar, papá?

Pues, claro, aprendí hace mucho, pero es como andar en bicicleta,...

..una vez que se aprende no se olvida.

No es que sea el Tarzán, pero me defiendo.

¿Vamos a dar una vuelta? Venga, que si no, nos quedamos como estatuas.

¡Merche! Nos vamos a dar una vuelta.

¿Sin nosotras?Estáis las tres. Lo decía por no estorbar.

Las tres chachas, ¿no? Eh, ¿qué chachas?

Inés...Nada, que yo lo hago, pero no puede seguir así.

No discutamos. Mañana nos levantamos antes y ya está.Menuda solución.

Lo que hay que hacer es madrugar y aprovechar el sol. ¡Adiós!

¡Merche, no te olvides luego de la llave!¡No!

¿Y las sillas? Porque no lleváis las sillas tampoco.¡Llevaos las sillas!

Qué bares más raros hay en Benidorm. Es una taberna inglesa, papá.

Pues ya me contarás qué pinta aquí una taberna inglesa.Los turistas.

Los turistas, claro. ¿Y estos para qué vendrán a España?

Para ir a un bar como los que tienen en casa. Con más sol, eso sí.

Dos cervezas y un paquete de Rex. Sorry?

Dos cervezas y un paquete de Rex. No se entera, debe ser inglés.

Como si es japonés. ¡Dos cervezas y un paquete de Rex!

Eh... Two beers.

Ah, two lagers.

¿Tú sabes inglés? Algo sé.

Toma, ve fumando.

Que yo he pedido un paquete, ¿eh? Bueno, pero ve fumando.

"Veintei peseitas".

¿Cómo? "Veintei peseitas".

No he tomado la cerveza y está cobrando.

¿Se cree que me voy a ir sin pagar? ¿Qué dice?

Oye, espera un momento. No tienes ni papa de español, pero sí que cobras.

Mira cómo se ríe el "cachondo". Papá...

¿Cómo que papá? No se te puede sacar de casa.

Estamos en España y parece que los extranjeros seamos nosotros.

Aquí todos son de fuera, ¿no?

Diréis lo que quieras, pero esto no parece España.

Claro que es España, pero es diferente. A mí me gusta.

A ti lo extranjero y lo diferente te encanta.

A mí también me gusta, pero no entiendo estos letreros.

¿Cómo los vas a entender, si están en inglés?

Anda, que todo lo que no sea como el barrio...

A mí me gusta la playa, pero también el barrio.¡Di que sí!

¿Y también te gustan los precios?

Mira que cobrarnos 23 pesetas por un kilo de patatas.

Te dije de ir al mercado, estas tiendas tienen precios para turistas

Es que aquí solo vienen millonarios.

Son gente normal, como nosotros. Ya, pero mucho más feos.

No digas tonterías, hijo. ¿Has visto los coches que llevan?

Y las máquinas de retratar, deben costar un dineral.

Lo que pasa es que en el extranjero pagan mucho mejor.

Dirás lo que quieras, pero los veo muy diferentes.

Mira cómo están. De moja pan y chupa.

Papá, no es para tanto. Que no es pa' tanto, dice.

Mujeres así sólo las he visto en la película del espía.¿James Bond?

Sí. Pero de carne y hueso nunca, y todas juntas, menos.

Es que en el barrio muchas extranjeras no hay.

Por eso tienes que aprovechar.

Mira, Toni, mira, mira.

¿El qué? A las "nueve menos cuarto".

Que te está sonriendo.

Te está pidiendo guerra. Ve y dila algo.

No digas tonterías. Dila algo.

¿Y qué le digo? Dile...:

Tú sí que eres un monumento y no el de la Cibeles.

En inglés. ¿Qué más da en qué lo digas?

Le dices 4 frescas y se derrite, y si le cantas un bolero mejor.

Qué le voy a cantar un bolero.

¿Te pasa algo?Nada, que no voy a ponerme a mirarlas como tú.

Parece que te las vas a comer. No digas tonterías, que soy tu padre

Si lo digo para que aproveches que eres joven.

Si fuera por mí, no dejaba títere con cabeza. Mira cómo están.

No tienes que llegar a nada, pero si no lo intentas...

¿Quieres que me ponga a perseguir extranjeras como un ligón hortera?

¿Y eso qué es? Háblame en cristiano, que no te entiendo.Déjalo.

Todavía estás con lo de Marta, ¿no?

Mira, para olvidarse de una mujer, lo mejor es otra mujer.

Da igual. Vamos a la playa, que tu madre nos estará esperando.

Papá, no es lo de Marta. ¿Que no?

No estoy con ánimos de ponerme... ¿Quién decías?

Pues esa que te está mirando en la mesa.

¿La rubia? ¡Sí!

A mí me gusta la de las trenzas.

¡No, hombre, que no! Que la que está buena es la rubia.

Papá, que nos están mirando. Mira, cómo mira.

Está mucho mejor la de las trenzas. ¡Que no! ¡Qué sabrás tú!

¡La que está buena es la que está buena!

A mí me parece una vergüenza.

Están muy monas con esos bikinis, todas morenitas ellas...

¡Pues claro!Las jóvenes sí, pero hay señoras de mi edad con todo al aire

Y nadie les dice nada. Eso es otra cosa.

¿Y por qué no se va a poner lo que quiera?Porque no es lo mismo.

Ha pasado una extranjera mayor que yo, con unas braguitas...

..como un esparadrapo y un sostén que ni era sostén ni era nada.

Y unos colgajos de grasa que parecía el muñeco ese de Michelín.

Sí, reíos. Cualquier día vienen con los pechos al aire.

Con los pechos al aire, dice...

Hombre... ¿Ya está la comida?

La comida está ya helada. Claro.

Habéis tardado mucho. ¿Dónde habéis estado?

Dando una vuelta. "Dando una vuelta"...

¿No habéis encontrado a Carlitos? No, debe estar jugando.

No se preocupe, ya vendrá cuando tenga hambre.

¿Por qué no lo vais a buscar? ¿Ahora?

Igual no sabe volver. Voy también, así me muevo un poco.

Conque a dar una vuelta, ¿eh?

¿Tienes una cerveza fría? Sí.

Toma.

¿No quieres tú una? No, no quiero engordar.

Esto no engorda, esto es sanísimo. ¿Sí? Pues dame un poco.

Antonio, Antonio, Antonio...

¿Qué? Que te vas a quedar bizco de mirar.

Sólo es una miradita.Sí, una miradita. Que llevas todo el día.

Qué exagerada eres. Exagerada... Y deja a Toni.

¿Qué pasa con Toni? Que ya me he fijado que...

¿En qué?

Que le pinchas para que vaya detrás de las extranjeras.

Si es joven y soltero tendrá que ir detrás de las extranjeras.

Si es que no quiere. Que te pones muy pesado con lo de ligar.

A Toni hay que espabilarle, no puede seguir tan bobo toda la vida.

¿Pero no sabes el año que ha pasado? Claro que lo sé.

Pues entonces...

¡Carlos!

Tendríamos que habernos quedado en casa, y no pasaría esto.

Abuela, que lo vamos a encontrar. Estará jugando por ahí.

Es normal que juegue. ¡Carlos!

¡Carlos!

No vienen. Ya vendrán.

Ese es capaz de haberse metido en el agua.

¿Cómo se va a meter si no sabe nadar?¡Ahí están!

¿Y el niño? No aparece por ninguna parte.

¡A ver si se lo ha llevado un extranjero!No digas tonterías.

Si le he dicho que estamos junto a la bandera.

¿Pues ya me dirás dónde está? Estará jugando. Ya vendrá.

¡Hola!

Hijo, ¿dónde estabas? Jugando.

Menudo susto nos has dado. ¿Eres idiota o qué?

¿Y esta niña?Es Ulrika. Es una amiga mía. ¿Hay comida?

Sólo quedan bocadillos de chorizo. ¿Quieres un bocadillo de chorizo?

Que no habla español. Es que es sueca. Déjame a mí.

¿Tú... querer... bocadillo... "ñan, ñan"... chorizo?

Joder, no es listo ni nada. A ver si aprendes de tu hermano.

(No es por presumir, pero el único que ligó en Benidorm fui yo,...)

(..y además con una sueca, ¡casi nada!).

(Ulrika fue mi primera novia extranjera, y la última).

(Cuando llegué a la adolescencia, a finales de los 70,...)

(Franco había muerto, las españolas habían renunciado al celibato...)

(..y la popularidad de las extranjeras caía en picado).

¿Te ayudo, Antonio?

Anda que nos cuesta hacerlo a nosotros.

¡Carlos, que nos vamos!

¡Ya voy!

Adiós, Ulrika.

Hay que hacer la cena.

¡Un momento, un momento! ¿Vais a dejar esto así?

¿Qué pasa?¿Cómo que qué pasa? Mira cómo dejáis la playa.

Que no es pa' tanto. Si esto es un basurero.

¿Qué te ha dado con la basura? Que luego dicen que somos chusma.

Qué vamos a ser chusma, papá.

¡Sí, chusma! Esa gente que va a las playas y lo llena todo de mierda.

Pero, Antonio...

¿Dónde meto esto? ¡Que no somos chusma!

El primer día de playa y todo lleno de mierda.Mételo aquí.

Venga, vámonos.

Toni, hijo, ¿Vienes? Papá, un momento.

¿Vienes o no?¡Que está hablando Franco de la monarquía!

(..ha dado claras muestras de lealtad...)

(..a los principios e instituciones del régimen,...)

(..se halla estrechamente vinculado a los ejércitos de tierra, mar y aire,)

(..en los cuales forjó su carácter y al tornar de los últimos 20 años,...)

(..ha sido perfectamente preparado...)

(..para la alta misión a la que podía ser llamado y, por otra parte,...)

(..al reunir las condiciones que determina el artículo 11...)

(..de la Ley de Sucesión de la jefatura del Estado,...)

(..he decidido proponerle a la patria como mi sucesor).

Que ha nombrado no sé qué... ¿El qué?

Que ha nombrado algo...

Lo que nos faltaba. Que vuelve la monarquía. Y encima este.

¿Van a coronar a Franco? Sí. Ahora se va a llamar Paco I.

¡Ay, madre mía!No, que va a nombrar sucesor al príncipe Juan Carlos.

¿Al príncipe Juan Carlos? Al nieto de Alfonso XIII.

¡Pero si a Alfonso XIII le echaron de España hace casi 40 años!

Y a su nieto le van a echar igual. No dura dos días.

Hijo, deja de decir tonterías, que estamos de vacaciones...

..para que vengas con la mierda de la política.Pero, papá...

Sssst. Quiero escuchar lo que dice el Príncipe.

Papá, mamá, en la televisión de los vecinos están echando al Príncipe.

Vamos a verlo.

(¿Juráis lealtad a su excelencia el jefe del Estado...)

(..y fidelidad a los principios del Movimiento Nacional...)

(..y demás Leyes Fundamentales del reino?).

(¡Sí, juro lealtad al jefe del Estado y fidelidad a los principios...)

(..del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del reino!).

(Si así lo hiciereis, que Dios os lo premie, y si no, os lo demande).

Pues no me parece que este hombre vaya a convencer a nadie.

Es que está muy nervioso el hombre. Imagina que te hacen reina.

A mí, ¿no? Sí, reina por un día. Calla.

(Plenamente consciente de la responsabilidad que asumo,...)

(..acabo de jurar como sucesor, a título de Rey,...)

(..lealtad a Su Excelencia el Jefe del Estado...)

(..y fidelidad a los principios del Movimiento Nacional...)

(..y Leyes Fundamentales del Reino).

(En esta hora pido a Dios su ayuda y no dudo que nos la concederá,...)

(..si, como estoy seguro, con nuestra conducta y trabajo...)

(..nos hacemos merecedores de ella).

Lo que va a durar. Le van a llamar "Juan Carlos el Breve".

No digas tonterías, que no sabes lo que dices.

¿No ves que es una maniobra del franquismo?

Joder qué de tonterías dice este niño.No son tonterías.

Los franquistas colocan al "Principito"...

..para seguir mandando cuando se muera Franco.¿Se va a morir Franco?

Qué se va a morir. No digáis tonterías. Vamos a cenar.

Qué sabrás tú, que eres un niñato que no sabe de la misa la media.

Si Franco ha elegido a este será porque es lo mejor para España.

Porque Franco, para abrir la mano, tiene que pensárselo muy bien.

¿Y crees que la gente se va a quedar cruzada de brazos...

..mientras le imponen un Rey?

Primero una dictadura y ahora una monarquía,...

..y la gente se va a quedar tan tranquila, ¿no? No, papá.

Que a la gente no le importa eso.

La gente quiere prosperar y vivir mejor y no andar en líos de política

A ver si te enteras de una vez.

Y te digo una cosa. Ahora vivimos mejor que nunca, pero muy bien.

¡Eso dices tú! Claro que lo digo yo.

Cuando muera Franco al "Principito" le echan y se proclama la república.

No digas tonterías.

Eso queréis cuatro desgraciados, quemar este país.

¿Frente a estos?, ¡claro que quiero quemarlo!Que no grites.

¿Venís a cenar u os quito el plato? No, ahora vamos.

Toni, esto es muy sencillo,...

(En ese momento, pocos apostaban por el futuro de la monarquía).

(Mi hermano y tantos otros la veían como un anacronismo).

(Ni mis padres estaban convencidos de que la Corona...)

(..pudiera darnos un futuro estable después del franquismo).

(Ese 22 de julio de 1969,...)

(..ni el más optimista hubiera pronosticado...)

(..que la democracia se consolidaría bajo la monarquía...)

(..y que Juan Carlos I nos iba a sacar de más de un aprieto).

Y no te consiento que me des lecciones de política.

¡Soy tu padre y no te lo consiento! No te doy lecciones.

¿Y qué haces? ¡Joder con el señorito!¡No me llames señorito!

¡Te llamo lo que quiero! ¡Ya está bien!

¡Que estoy harta! Hala, la otra.

¡Estoy harta de discusiones y de política! ¡Que ya no lo aguanto más!

He soñando toda mi vida con estas vacaciones y me las estáis amargando

No se lo puedo consentir.¡Me da igual lo que no le puedas consentir!

¡Se acabó tanto grito, la democracia, la dictadura!

¿También en Benidorm, hombre?

¿No podemos hablar del futuro del país?

¿Pero qué pasa?, ¿eres adivino? ¿Tú qué sabes del futuro?

¡El futuro será lo que Dios quiera!

Ahora estamos de vacaciones en la playa.

Unas vacaciones que a tu padre y a mí nos han costado mucho sacrificio.

¿Dónde vas, hija? ¡Al cine! Que estoy de vacaciones.

¡Y el que quiera que se venga y el que no que se quede!

Merche. Merche, habrá que terminar de cenar, ¿no?

Yo voy al cine.

Tú no puedes ir, es para mayores.

(Los turistas van a la plaza de toros para vivir...)

(..una de las aventuras más apasionantes de su visita).

(La capea).

La capea dice. ¿Qué sabrán los extranjeros de toros?

(Esperan en cuclillas la salida del toro).

(Luego sale la vaquilla, y las más valientes se arriesgan).

Hay que ver. Con todo al aire y toreando.

Si a eso le llama torear.

Lo que no hagan las extranjeras...

¿Habéis visto a esos dos melenudos encima de la vaquilla?

Pero que eso es una charlotada. Qué exagerado eres.

Que no es así.

¡Al rico bombón helado!

Estos extranjeros se cargan la fiesta nacional.

Son corridas para ellos, no creas que... ¿Os pido algo?

No, hijo. Yo... me está repitiendo un poco el gazpacho.

Qué asco me ha dado el tío ese.

¿De qué trata la película? Es de risa.

Me gustan a mí las de risa.

("Mia" que es grande esto. ¿No es una "miaja" más grande que el Ebro?).

(Ya me dirá cómo nos lo llevamos al pueblo).

Todos ríen.

("Míalas" cómo se tuestan. Como las tortillas).

(Primero un "lao", y luego la "vueltecica" y el otro).

Mira, mira cómo la está mirando.

No sé de qué te ríes tanto.

Pues de la película. ¿No ves la cara que pone?

La misma cara de "embobao" que tú cuando ves a las extrajeras.

¿Aún sigues con esas? No seas tonta, mujer.

Se te va a quedar a ti la misma cara de "pasmao".

¿No te gusta?

Está muy gracioso.

En cuanto muera Franco esto cambia.

Ni rey, ni nada. Se va a dar la vuelta a la tortilla en 2 días.

Toni, deja el tema, no puedo más de política.

¿Pero qué te pasa?

Nada, que estoy enfadada. Yo qué sé. Estoy despistada, Toni.

Toma, y yo.

¿Tú por qué?, si tienes futuro.

¿Futuro?

Sí, porque aunque te haya ido mal con Marta,...

..estás contento con tus estudios y haces cosas positivas por el barrio.

Tienes las cosas claras, pero yo no.

Inés, a ti también te han pasado muchas cosas este año.

Y lo has pasado mal con Mike y lo tienes reciente,...

..es normal que estés despistada.

Es que no es solo por eso. Es que siento que me han engañado.

¿Mike?

Sí, pero no es por él.

Es que antes me decían una cosa y ahora me están diciendo lo contrario.

¿Quién? Es que no te entiendo.

La gente, todo el mundo. No lo entiendes porque eres hombre.

¿Pero qué tontería dices? ¿Qué tendrá que ver?

Pues todo, tiene que ver todo.

Porque a ti te han educado de una forma y a mí de otra.

A mí me han educado para casarme, para ser madre y ser ama de casa.

Te han educado así porque a papá y mamá les han educado así.

Pero ahora es distinto.

No es distinto. Lo que ha cambiado es que ahora no tengo ni que ser madre,-

..ni casarme, ni nada. Y no sé qué hacer, ¿me entiendes?

Pues mejor.

¡Pues no, porque no sé hacer otra cosa!

Pero tienes libertad.

¿Pero qué libertad? Si no sé lo que quiero.

A veces envidio a mamá.

No digas tonterías. Pero si mamá se pasa el día trabajando.

Pero da igual, Toni. Mamá está contenta y sabe lo que quiere.

Y se conforma con lo que tienen, pero yo no, ¿me entiendes?

Yo no sé lo que quiero y no me conformo con lo que tengo.

Y no sé qué hacer.

No sé qué hacer, Toni... Siempre estoy de mal humor y...

Yo creo que no me voy a conformar nunca con nada.

¿Y qué hago ahora? Si no valgo para nada y encima mi novio me deja.

Ya, ya, ya...

Anda, ven aquí.

No lo pienses, tonta.

(Ya las traeremos pa' la inaguración).

Está muy bien.

Me he pegado una panzada de reír.

Es que son muy buenos estos artistas.

A mí Paco Martínez Soria y José Luis López Vázquez me gustan mucho.

Son estupendos. Las caras que ponen...

¿Todavía estás así, mujer? Es que eso no se hace.

Pero si es una tontería.

Una tontería... Que no me gusta que mires a otras cuando estás conmigo.

Bueno, ni cuando no estás.

Si las he mirado en el cine, ¿quieres que no vaya ni al cine?

En el cine y en la playa. ¡Que no!

Si quieres me pongo un bikini de esos pequeñitos.

Lo que te faltaba. Quita, quita.

Como veo que te gusta. A ver si consigo que me mires también.

Que me estoy quedando anticuada. Qué va, estás muy guapa.

Sí, guapísima.

Está bien, es la última vez que las miro. ¡Ni en el cine, Merche!

Ni que pongan delante a Sofía Loren en cueros.

Lo que quieras, pero no sigas así, que estamos de vacaciones.

Hemos trabajado mucho este año. Sí, ha sido un año muy duro.

Pero mira, hemos salido adelante.

El año próximo será el mejor con mi tienda de modas.Y la construcción.

Y la construcción. Que siempre hablas de la tienda.

El año que viene vamos a salir pa' delante.

Vamos a venir a veranear aquí. Sí, sí. Pero no en tren. No, no...

¡En coche! Pero no en un 600, ¿eh? En un 850,... azul.

Tú sigue soñando. Que no estoy soñando.

Vamos a venir como los extranjeros. No a un apartamento, a un hotel.

¿Sabes que hay hoteles que llamas y dices: ¡Súbame la comida!,...

..y te suben la comida?

Y nos liamos la manta a la cabeza. Que no nos liamos nada, mujer.

Que se acabó la época de las estrecheces...

..y llegar a fin de mes sin un duro.

A partir de ahora vamos a vivir como se vive, bien.

No sé, Antonio, no sé. Estoy preocupada.

¿Por qué?

No sé, por si pasa algo.

¿De qué?Pues con todo este lío de Franco y el Príncipe, que...

¿Tú crees que nos van a cambiar las cosas?

Pues ahora que no está Toni, no lo tengo claro, pero creo que no.

Hay que tener esperanza. Con todo lo que hemos trabajado...

Ahora que nos van bien las cosas cómo van a cambiar.

No, yo creo eso está atado y bien atado.

Lo que hay que hacer ahora es trabajar. Y mucho.

# Jamás la hiedra en la pared podría apretarse más. #

# Igual tus ojos de mis ojos no pueden separarse jamás. #

# Dondequiera que estés, mi voz escucharás... #

# ..llamándote con mi canción. #

# Más fuerte que el dolor, se aferra nuestro amor... #

# ..como la hiedra. #

# Como la hiedra. #

Aquí ponemos la torre.

Para que no entren los piratas.

No, hombre, no. Si estos son de antes de los piratas.

Estos son de la época del Cid Campeador. Que llevan casco.

¿Has visto algún pirata con casco? ¡No!

Ayúdame con la torre. Y mira, para que no suban.

Muchas piedras en el muro.

Y ponemos aquí al Cid Campeador y aquí al Capitán Trueno.

Vale. Y a Diego Valor también.

No, a Diego Valor no, que ese nació mucho después.¿Sí?

Bueno, pues a Diego Valor no.

¡Mira, Ulrika!

¿Quién?

Vamos a verla. Hijo, que no he terminado la torre.

Bueno, da igual. Venga, vamos a verla.

¿A que es guapa?

Sí que es guapa.

¡Oye! ¡Merche!

¿Dónde llevas a tu padre? Se ha empeñado en ir a ver a Ulrika.

¿A Ulrika?Si la veis por el barrio no le digáis nada,...

..pero me gusta más que Maika. Me cago en...Es que es muy mona.

Mira, los padres de Ulrika.

Hola. Me llamo Sven y mi mujer, Ingrid.

Soy Antonio Alcántara. Mi señora, Merche.

Su hijo muy simpático. Ulrika dice que es su... ¿Cómo se dice? ¿Novio?

Menudo listo es... Su hija muy guapa.

Gracias. Sí, sí. Por favor.

Habla muy bien español.

No, poquito. Me gusta idiomas.

Estudio en academia, en Estocolmo.

¿Ustedes siempre aquí en Benidorm en verano?Sí, todos los veranos.

Casi todos. Pero todo verano.

¿Y ustedes también aquí siempre?

¿En España? No, no. Italia...Ella habla en sueco.

En Grecia, Chipre, la costa azul, en Francia también...

Me gusta mucho Mediterráneo.

¡Sol!

¡Claro! Porque en Suecia mucho frío. Sí, mucho.

Mucha nieve. Sí, mucha. ¿Ustedes conocen Suecia?

¿Suecia? No. No, Suecia no.

Tenemos casa en las montañas y vamos esquiar.

¿Ustedes? Sí.

¿Una casa? Sí.

¿De qué trabaja usted? ¿A qué se dedica?

¿Dedica? Sí, trabajo.

Ah, trabajo... Imprenta.

¿Cómo que imprenta? Imprenta.

Imprenta. ¿Yo también?¿Sí?

Yo también imprenta. Offset. Sí, claro, offset. ¿También usted?

La madre que me parió, si trabaja en lo mismo que yo.

¡En Madrid, yo... encargado... de imprenta?

Increíble.

¿Y qué otro trabajo? ¿Otro trabajo?

Sí. No. Solo imprenta.

¿Solo imprenta? Sí.

¿Solo imprenta? Joder, cómo viven.

¿Otro trabajo?Sí. Yo... por las mañanas vendo pisos.

¿Sí? Pisos.

Pisos. Yo... vendo.

Mira, papá. Calla, hijo, que te va a morder.

¿Y tienen coche? Sí. Tenemos 2 coches.

¿Dos?Sí, dos. "Una" de ella y el otro es mío.

¿Seat 600? Volvo.

Ah. Allí los 600 se llaman Volvo.

Ella tiene un coche. Sí, sí.

A la playa en verano y una casa para esquiar en invierno.

Un mes de vacaciones... Yo creo que todos los extranjero son ricos.

Yo pensaba que este era millonario y es un trabajador de imprenta.

Y no hay pluriempleo, pero con un sueldo vive como un obispo.

Vamos a sentarnos en esa barquita.

Y me ha dicho que es de un sindicato socialista.¿Y eso se lo permiten?

Se lo permiten todo. Pueden decir y hacer lo que quieran, menudos son.

¿Y qué sabrás tú de los suecos? Yo por lo que me cuentan.

No estarás pensando que nos vayamos a Suecia.

Pues no sé qué decirte. Si viven así...

¿Has oído lo que decía de su mujer?

Que se va sola de vacaciones con sus amigas.

Lo he oído. No he dicho nada para no ofender, pero vamos...

¿Que te parece mal que se vaya sola?

¿Cómo se va a ir dejando al marido y la niña solos? ¿Tú lo harías?

Pues no sé. Lo estoy pensando...

Cada vez te pareces más a tu hija.

¿Qué pasa?, ¿que las libertades solo son para vosotros?

No, que eso de las libertades está muy bien, pero con un límite.

¿Qué límite? Pues un límite.

¿Pero qué límite? Uno, uno.

La decencia, por ejemplo.

¿La decencia?

¡Claro! ¿El sueco tenía que haberle dicho algo a su mujer o no?

¿Por qué le tenía que decir algo?

Porque está enseñándolo todo y él tan campante. ¡No me digas que no!

Ah, o sea que te fijaste. Soy español, pero no soy ciego.

Tú es que te vas a quedar bizco de tanto mirar.

¡Papá!

¡Ya sé nadar!

¿Qué?

¡Que sé nadar!

Que sabe nadar.

¿Has visto? Que he enseñado a mi hijo a nadar en 3 días.

¡Abre más, hijo!

¡Así, así! ¡Cierra la boca!

Mira la gansa de la granja.

¡Madre, que nos vamos!

¿Seguro que queréis que vayamos a comer paella?Claro que sí.

Pero si tenía pescadito al horno.

Herminia, hoy tomamos paella para celebrar.¿Celebrar qué?

Para celebrar que estamos todos juntos, de vacaciones.

¿A qué restaurante vamos?

A uno que hace la mejor paella de Benidorm.Y enfrente del mar.

Qué lujos.A partir de ahora, vamos a vivir como suecos.

Venga, yo voy con mi suegra, que está muy guapa.

No, si vamos a merendar en vez de a comer, al final.

¿Has cogido la llave? ¡Sí!

Cuidado con mi suegra. Tú la falda muy corta.

Solo digo que de aquí a nada esto va a ser como Suecia.

Que sí, hombre, que sí.

Pero escucha, Suecia pero a la española, con mucho orden y respeto.

Eso sí, mucho orden. Qué exagerado eres.

Como se den las cosas como se tienen que dar...

Mirad, nuestra paella.

Si tiene hasta cigalas.

El tiempo que llevaba soñando con este momento.

Otra cosa que no tienen los suecos. ¿El qué?

Pues una paella como esa.Es que en España es donde mejor se vive.

¿Dónde se ha visto una paella así y un tiempo como este?

Cocinada y servida por españoles.

La paella de la señora.

Gracias.

¿Has visto? Señora. Pues lo que eres, una señora.

Voy a hacer un brindis.

¿Un brindis? Pues un brindis.

Brindo porque nos tomemos muchas paellas juntos al lado del mar.

Vamos a brindar... No, que no he acabado.

Más, más...

Quiero brindar porque estemos siempre juntos, ¡y no nos peleemos!

¡Eso, hija, eso!

Y quiero brindar porque nos vaya a todos estupendamente.

Y mejoremos cada día más.

¡Ya, mamá!, ¿no? Oye, Carlos...

Ya, ya.Espera un momento, que ahora tenemos que brindar todos.

Quiero brindar por la constructora "Ramírez, Sañudo y Alcántara",...

..y por la tienda de modas "Meyni".

Que vendan muchos pisos y vestidos para que nos saquen de pobres.

¡Por la construcción y por la tienda!

¿Y tú, Carlos?

¡Yo por las suecas!

¡Muy bien, por las suecas!

¿Tú, Inés?

Pues yo.. por la alegría, que ya estoy cansada de tristezas.

Venga, Toni.

Yo voy a brindar por la libertad. ¿Puedo?

Sí, hombre, sí. Vamos.

Un momento. Mi madre.

Pues yo... Yo brindo por la familia, que es lo que más me importa.

Pues venga. Todos.

¡Arriba! ¡Abajo!

¡Al centro! ¡Y pa' dentro!

Buenas tardes. ¿Les hago una foto a los señores?

Sáquenos una con eso.

Y tírenos unas con esta, por si acaso.

Carlos, deja la paella y ven.

(Cuando quiero recordar momentos felices de mi infancia...)

(..miro las fotos de mi familia...)

(..sentada alrededor de esa primera paella junto al mar).

(Habíamos cumplido un sueño).

(Es verdad que el futuro era incierto...)

(..y que mi familia seguía dividida entre los miedos de mis padres...)

(..y los anhelos de mis hermanos).

(Pero esa tarde, atiborrados de arroz y de felicidad,...)

(..el futuro nos parecía muy lejano).

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

A la orilla de los sueños - Cap. 32

Temporada 2: "Atado y bien atado"

Antonio quería pasar la Nochevieja de 1970 en familia, junto a su madre Pura, pero ni Inés y Toni tenían esos planes. La hija mayor tenía obra de teatro, y el mediano, una fiesta con sus amigos. Si no lo recuerdas, no te pierdas el capítulo 47 de la serie, "Atado y bien atado".

No recomendado para menores de 12 años
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

¡Cuidado, que hay un agujero! ¡Ya lo he visto, Merche!

¡Herminia, me está clavando el codo! ¡Pero si no me he movido!

¡Antonio, por favor! ¿Qué?

¡Que no vayas tan deprisa!

Si voy a menos de 40, ¿quieres que se cale el coche?

¡No sé para qué tanto gasto! ¡Yo lo llevo diciendo hace tiempo!

¡Callarse todo el mundo, hombre!

¡Estos coches pequeños son peligrosos!

El otro día en la TV decían...

..que en los coches pequeños se mata más gente que en los grandes.

¡Madre, no es el momento! ¡Lo vi en la TV, lo dijo Escamilla!

¡A la izquierda, Antonio! ¡Antonio!

¡Por Dios, Antonio!

¿No ves que estaba a 100 metros?

¿Quieres que el de atrás me dé? ¡Lo dice el código!

¡El código! ¡Te lo estás inventado!

¡Si no te digo que frenes nos estampamos con el de enfrente!

¡Mi corazón!

¡No corras! ¡Pero si no corro!

Donde esté un Tiburón... ¡Como el de su hijo Miguel!

¡Todo el mundo a callarse!

Que no.

A ti te cuentan lo de Caperucita y te lo crees.

¡Que sí, me lo ha dicho el Marcial!

-¿Quién es ese Marcial? -El torero.

¡Tú sí que eres el torero bombero! ¡Marcial, el cuñado de Paco!

¡Paco, el que trabaja de camarero en un chiringuito en El Pardo!

¿Y qué te ha dicho?

¡Tienen acuertelada a la guardia de Franco y suspendido los permisos!

¡Vaya novedad! ¡Eso es que viene algún jefazo de por ahí!

¡Sí, en Nochevieja!

¿Qué queréis, chavales?

Dice mi abuela que me la llenes de vino, luego baja a pagarte.

¿Tu abuela...?

Esta se la apunto a tu padre, que es el único que paga aquí.

¿No decías que tu padre sólo bebía rioja?

Es para el caballero mutilado. ¡Cáspita!

A Franco le quedan dos telediarios.

Si han mandado traer un médico de América.

-¡Sí, el doctor Kimble! -¿El Fugitivo?

¡Que no hagáis caso!

¡No sé por qué me molesto en contaros nada, pandilla de cenutrios!

Que Franco está tocado. ¡Tú sí que estás tocado!

¡Pues anda que no le han matado veces!

¡Le van a matar!

¡Que no hagáis caso!

Ahí lo tienes.¡Gracias!

Adiós, abuelo.

Di a tu madre que ahora subo, en cuanto pueda.

¡Adiós, hermanos Tonetti!

¿Habéis oído? Franco se va a morir.

Ha dicho mi abuelo que es mentira.

Lo dice para disimular, seguro que palma.

Y vas tú y te lo crees. Pues claro.

¿Cuántos años tendrá?No sé, mi padre dice que es viejísimo.

¿Como los Reyes Magos? O más.

¿Qué habéis traído?7 cigarrillos que le he mangado a mi abuelo.

Son sin filtro. Claro, caldo de gallina.

Yo esto, ábrelo.

¡Hala, tienen chorizo! Y morcilla de Burgos.

Si a mi familia les gustaran los rojos como a la tuya...

..yo le traía hasta besugo.

¡Faustino!

¿Pero va a haber chicas?...

¿Extranjeras? ¿Pero de dónde? Si son belgas no hay nada que hacer.

Que son católicas como las de aquí y no se dejan.

¡No se te puede decir nada!

Se puede saber quién conduce. ¿Tú o yo?¡Tú!

Entonces cállate cuando conduzco. ¡Sacadnos de aquí!

¡Toni!

¿A las once? Es que pensaba ir después de las campanadas.

¡Toni!

Álvaro, te tengo que dejar, que ya vienen mis padres.

¡Baja a ayudarnos! ¡Ya voy!

¡Es que no siento las piernas!

¿Cómo va a sentir usted las piernas?

Como venimos de apretujadas...

..y el tute que hemos tenido en el economato.

No exageres.

¿Pero dónde andabas? Llevo una hora llamándote.

¿Y esto qué es?Una aspiradora, que buena falta nos hacía.

¡Toni, que Franco va a estirar la pataaaa!

¿Este niño esta tonto o qué? ¡Cállate y no digas eso!

¡Y menos en medio de la calle!

Que no lo digo yo, lo dice Desi. ¡Si lo dice Desi te callas!

¡Deja de decir tonterías!

Merche, ¿vas a tardar mucho? Lo que tardo en subir las bolsas.

Quería acercarme al mercado a comprar los langostinos.

¡Que sí, ahora mismo vengo!

¿Todo bien? De primera, luego te cuento.

¿Y todos estos regalos? Cosas para la casa, hijo.

¡Cuidado la mano!

Pero la va a palmar, ¿eh? No caerá esa breva.

¡Ya me parecía raro que no hablara el otro!

¡No toquéis el coche que me lo vais a rayar!

¡Que os pongo el culo como una pandereta!

¡Diles algo, hijo! ¡No lo toquéis!

¡A ver quién es el valiente!

Papá.¿Qué, hijo? Que te quiero decir una cosa.

Pero no te pares ahora que estás molestando.

Me ha llamado Álvaro, mi amigo de la mili.

El hijo del abogado.Sí. ¿Qué quiere?

Nada, que me quiere invitar a una fiesta esta noche.

¿Un cotillón? ¿Y eso qué es?

Una fiesta de gente bien. Tu hermano se está haciendo un chico "pera".

Que es una fiesta, un guateque.

Lo que me molesta es que tenga que ser justo esta noche.

Con el tiempo que no pasamos las Navidades con la abuela Pura.

Si he comprado ostras, para que las probaras.¿Las ostras se comen?

Pero sólo lo de dentro, lo de fuera es muy duro.

Bueno, pues ceno y luego me voy.

¿Sin tomar las uvas? Es que la fiesta es a las once.

Si queréis las tomo un poquito antes con vosotros.

¡Tomamos las uvas a las 22:30 y entramos en el año 2 horas antes..

..como si estuviéramos en el Polo Norte!

¿Qué pasa? ¡Este, que me ha amargado la noche!

¿Qué te ha dicho?

Que se lo toma todo a la tremenda.

Sólo le he pedido permiso para tomarme las uvas en una fiesta.

¿Una fiesta? ¿Dónde? En casa de unos amigos de Álvaro.

Entra, que nos está escuchando todo el mundo.

Antonio, tampoco es para tanto. En estas fechas es normal.

Tú encima ponte de su parte.

¿A qué hora volverías? Es a qué hora se quiere marchar.

Estamos en Nochevieja y estas fiestas son para estar en familia.

Yo volvería pronto, y si queréis os dejo el teléfono de la casa.

¡Anda!

¡Que está en la mili! ¡Que ha cumplido 19 años!

¡Que no, Merche, que no!

¡Que tome las uvas aquí, y luego que se marche si quiere!

¡Qué voces son estas! Que Toni se quiere ir a una fiesta.

¡Toni no, todo el mundo!

¿No has oído a tu padre? ¡Que no!

Abuela, ¿esta noche va a venir Faustino a cenar?

Pues no, no creo. ¿A usted qué le parece?

Que no está el horno para bollos. Más vale no menearlo.

¿Le llevaste las alubias? Sí, pero no estaba.

¿Vosotras sabéis dónde está? ¿Nosotras?¡Qué raro!

(No, no estamos en la Edad Media).

(Nos encontramos en la sala del futuro,...)

(..donde este inventor francés se dispone a lanzar al mercado...)

(..un modelo de coche para el año 2000").

5 minutos antes de las 12 paramos la función y tomamos las uvas.

¿Y las campanadas cuándo las oyes? El regidor saca una radio.

Es que es una tradición. Muchas parejas van al teatro...

..a tomar las uvas y no podemos dejar la función.

Tú este año también, ¿verdad, hija? A ver qué voy a hacer.

¿Qué va a hacer si es su obligación?

No pasa nada porque un día no vayas, ¿no?

¿Cómo no voy a ir? Puedes decir que estás mala.

¿Cómo voy a decir que estoy mala? ¡Es mi trabajo y punto!

¡No le hables así a la abuela! ¡No la hablo de ninguna manera!

-¡Me tratáis como si fuera una niña! -¡Como una niña, lo que eres!

¿A qué viene contar lo de la radio esa y las uvitas precisamente ahora?

Yo estaba pensando que si Inés se va a ir un poquito antes...

..pues que yo también me podría ir.

¡Tú mejor te callas, recluta, o te juegas la salida de esta noche!

Vendrás a cenar, por lo menos. No lo sé, antes tengo otra función.

¡No te has enterado, joder, lo importante es la función!

¡Haz un esfuerzo, Inés!

Podría coger un taxi y venir a cenar. Pero tiene que ser temprano la cena.

Luego tengo que coger otro taxi para llegar a la segunda función.

¡Cenamos a las 9, tomamos las uvas a las 11...

..y a las 12 estamos en la cama y a tomar por saco!

Bueno, con no merendar.

Conmigo no contéis, desde luego.

(A aquellas alturas ya sabía que la vocación teatral de mi hermana...)

(..la había convertido poco menos que en la chica de un gánster).

(Pero lo de pasar la Nochevieja fuera...)

(..era constatar un hecho que mis padres se empeñaban en negar):

(Que sus hijos se hacían mayores...)

(..y cada vez tenían menos argumentos para controlarlos).

Estoy despierto, Merche.

Te he planchado la camisa por si la quieres esta noche.¡Gracias!

¿Vas a la constructora?

A la imprenta. Don Pablo da una copa de fin de año a los empleados.

No vengas tarde, tu hija ha dicho que estaría a las 9.

¿Eso ha dicho, a las 9? ¡Joder!

Mira que lo intento,... pues no me acuerdo, chica.

¿De qué?

Del día en que fueron los hijos...

..los que empezaron a decir a qué hora se tenía que volver a casa.

No me hagas caso. ¡Antonio!

¿Dónde tengo la cartera? Espera.

Le podías pedir a tu hija una foto más reciente.

¡Sí, una dedicada!

No, prefiero estas.

No te preocupes, que no vuelvo tarde.

Mira, ahí lo tienes. ¿Tú crees? ¿No es muy atrevido?

¡Qué va! Este escote está a la última.

¡Mira Rocío Dúrcal! ¡Anda!

¡Me has convencido! ¿Lo ves?

Quítatelo, ya tienes las mangas. Me harás un descuentito.

Eres muy buena clienta, no te preocupes.

Merche, tenemos que hablar. ¿Qué pasa, nos falta dinero?

¡Que nos hemos forrado!

¿Que nos hemos "forrao"? ¿"Forrao, forrao"?

Lo que quiere decir Nieves es que no nos ha ido tan mal como pensábamos.

Ahora hay que quitar los gastos.

Todavía me queda por pagar el crédito.

Y hay que pagar a los proveedores y el agua y la luz.

-Y vuestros sueldos. -¡Que sí, me doy por enterada!

-Que del aumento me vaya olvidando. -Un aumento aumento,...pues no.

Pero un aguinaldo... ¡Eso sí!

-¿Un aguinaldo? -Si la jefa quiere, claro.

Pues lo tienes la semana que viene. ¿Puede ser antes?

No, estas fechas son muy malas.

Pili, acompáñala y le haces el descuento.

¡Feliz año!¡Igualmente!

Nieves, he pensado que tenemos que ampliar el negocio.

Estás loca. No sé para qué te digo que nos van bien las cosas.

Tranquila y escucha.

Nos va bien, pero no podemos hacer siempre la misma moda.

A la gente le encantan tus modelos.

Pero hay que cambiar. Mira lo bien que vendimos la ropa de las niñas.

Hay que ponerse al día.

Para eso tienes las revistas, que las coges y copias lo de Rocío Dúrcal.

¡Va en serio! Para copiar hay que ir donde está la moda.

A Barcelona.Quien dice Barcelona dice París o Roma.

Merche...Hay que ir a los grandes desfiles, copiar los modelos...

Todos tienen que saber que estamos a la última.

Virgencita, virgencita, que nos quedemos como estamos.

Te quejarás... Lo bien que te va desde que eres mi socia.

No me quejo. Pero liarnos la manta a la cabeza y a viajar. Es carísimo.

Lo que te digo es que no nos podemos estancar.

-Buenas tardes. -Buenas, Valentina.

Valentina. Mi madre no está, no ha venido a trabajar.

Le has dado el día libre.

Tanto como eso... Ha ido a la parroquia con mi suegra.

La puede pillar allí.

No. Venía a hacerle compañía, pero si está con tu suegra...

Luego se puede pasar y tomamos una copita.

Pero si yo no bebo. Y en la residencia cenamos temprano.

¿No va a cenar con su hijo?

No. Están con la familia de mi nuera, en el pueblo.

Feliz año a todos, ¿eh?

Igualmente, Valentina. Feliz año.

Hasta otro día.

Y luego yo me quejo de estar sola.

O sea, que no aparece por ninguna parte.

Y no será que está...

¿Qué insinúa, padre?

En estas situaciones, lo más normal es tener problemas con la bebida.

Faustino no. Le gusta una copita de vez en cuando, pero emborracharse...

Faustino es un comandante de la República.

En ese caso habrá decidido marcharse.

Marcharse. ¿Y por qué iba a marcharse?

En mi pueblo, siempre que había rumores de cambio político,...

..detenían a los que tenían fama de rojo o de catalanista.

Eso puede ser, Purificación. Imposible.

Imposible no, dados sus antecedentes lo normal es que lo tengan vigilado.

¿Y marcharse sin despedirse?

Imposible, imposible. Yo también creo que es imposible.

Y sin llevarse la fotos siquiera.

Y sin la manta que le dimos, y sin el abrigo de mi padre.

Voy a hacer un par de llamadas a ver qué averiguo.

Aquí tiene, don Pablo.

El "1" esta corrido, arréglalo.

¡Antonio! ¡1970! Ya está aquí.

Tu año. Nuestro año.

A ver si es verdad, don Pablo.

No te vas a olvidar nunca de 1970.

No me voy a olvidar de 1969. Menudo añito.

Primero con mi hijo detenido con los Altamira, la adopción de la niña...

..y la mayor, que no quiere dejar el teatro. El 69 se me queda.

Los hijos solo crean problemas. Mira mi José Antonio.

¿Sigue con la de la piel diferente?

Si se la quería traer a pasar la Navidad. Tenía el billete.

Usted le ha dicho que no.

Claro que no. Y si no es por teléfono le parto la cara, Antonio.

Una negra en mi casa. Yo creo que solo lo hacen para joder.

No crea. Son los tiempos que les ha tocado vivir.

Que les hablan mucho de democracia y de que sean libres y claro...

¡Y se están cargando al país! No lo sé, don Pablo, no lo sé.

Yo creo que las cosas no están tan mal.

Porque vive Franco. Cuando se nos muera, ¿qué?

¿Crees que el Borbón durará mucho? Lo llaman "el breve".

Ahí le has dado. Este país necesita mano dura. Te lo digo yo.

Con permiso. ¿Puedo...?

Sí, claro. Ábrela.

Esto es el principio de una época y el final de otra.

A partir de ahora, lo que más va a interesar en este país es esto.

No diga eso, que tenemos otras cosas.

¿Otras? Pero no estás, Antonio. Cuando se vaya el general, ¿qué?

Está el almirante Carrero Blanco.

El cejas ese no sirve para nada. ¡Ese es militar, solo!

Don Pablo, perdone...

Vamos a brindar,... ¿con los obreros?

No sabe usted nada...

¡Feliz 1970 a todos!

Feliz 1970, don Pablo.

-Que ganemos mucho dinero. -(Todos): Y que Dios le oiga.

Sí. Faustino Arias...

-¡Forneiro! -Forneiro.

O sea, que no les consta su ingreso.

Gracias, hasta luego.

No saben nada de él ni en la comisaría ni en los hospitales.

¿Dónde andará este hombre? Y con este frío.

No os preocupéis, seguro que está en algún albergue.

Dios te oiga.

Me voy al teatro. Hasta luego.

Adiós, hija. Hasta luego.

¿Ha visto qué cosa más bonita?

¿Para qué sirve eso?

Para aspirar el polvo. En un pispás se queda con todo el polvo.

Paparruchas. Correr, correr.

¿No ve qué poca gente da vueltas por la calle?

No sé para qué. Todo el mundo va como para apagar fuegos.

Pues a usted le vendría bien pasear y no estar aquí viendo televisión.

¿Lo probamos?

¿Pero ese trasto es seguro?

Claro. Yo no he visto a nadie que se lo haya comido una aspiradora.

Mire, mire cómo aspira. ¡Hay que modernizarse!

¿Y eso quién lo dice? ¿Eh?

Lo de modernizarse. Si al final el tiempo es igual para todos.

Ya sé que nos tenemos que morir todos algún día.

Pero mientras vivimos, que sea lo mejor posible.

Herminia.

¡Que se me traga entera! ¡Un momento, no me ponga nerviosa!

¡Pare esto! ¡Levanta los pies!

¿No ve que me deja lisiada?

Ya está. No pasa nada.

¿Cómo que no pasa nada? Si me está usted arrancando las piernas.

Échame más champán, Antonio. Sí.

Así que tus hijos cada uno por su lado.

No me hable, que tengo un disgusto.

Inés tiene que tomar las uvas en el teatro y Toni en un cotillón.

Hacen lo que les da la gana. No les importa nada, Antonio.

Qué rico. Felicidades.

Me tienes que hacer un favor. ¿Usted dirá?

Es Lola. No puedo darle esquinazo a mi mujer y la prometí ir al Palace.

Es que con Lola no puedo ayudarle... Sí puedes, Antonio. Solo...

Ahí la tiene. Luego te digo.

Feliz año nuevo.

Hola, Lola. Feliz año, Lola.

Traigo los documentos que me pidió.

Gracias.

-¿Y eso? -Esto es un regalo, solo para usted.

Con permiso, don Pablo. Lola.

A ver.

Me he comprado un picardías rojo.

-¿Te gusta? -Me encanta.

He oído que en Italia trae buena suerte empezar el año con algo rojo.

Pues lo vamos a empezar divinamente. Ya tengo reservada la suit.

-Está a tu nombre. -¿A mi nombre?

-Sí. Subes y me esperas. -¿Y cuánto tardarás?

-Sobre la una, más o menos. -¿Tan tarde?

Está mi mujer, he de comer con ella, tomar las uvas...

Con permiso. La gente quiere pedirle algo.

Ya os he dado la paga extraordinaria.

No. Es que necesitamos una mano inocente para sacar un numerito.

¿Qué dice?Es la rifa del jamón de todos los años.

Ah, lo del jamón. Sí, claro...

Como no tenemos cesta, don Pablo.

¡Como sigáis así no tendréis cesta nunca!

-¿Puedo, don Pablo? -Sí, claro que puedes.

Federico, arréglate con la Srta. Lola.

No escarmientan. Este tiene la lengua muy larga.

Si les he dado la paga... Bueno.

Después de las uvas, dejas pasar 10 minutos y me llamas a casa.

¿Y qué le digo? Que se ha incendiado la imprenta.

¿Cómo voy a prender un fuego?

No hay que prenderla. Es para que mi mujer se lo crea.

Me pone en un compromiso. Acuérdese el otro día con lo de Lola...

..y la cena de los Altamira. Lo hiciste muy bien, Antonio.

Se me nota.

¿Quieres que no pueda cumplir con ella? Ya tengo la suite pagada.

¿Pierdo el dinero...?

El dinero no hay que perderlo.

Si no por mí, hazlo por ella. Mira, la pobre Lola.

La ilusión que le hace.

Una cosa. Si en España hubiera divorcio se iría con ella, ¿no?

Pero qué tonterías dices. ¿Para qué va a haber divorcio en España?

No hace ninguna falta. ¿Y por qué me voy a separar de mi mujer?

Si no me ha hecho nada.

Parece que le ha tocado la rifa a Federico otra vez.

Como siempre. Menudo sinvergüenza.

Aquí tienes, hijo.

A mí me dan no sé qué.

Pero si están buenísimas. Voy a comer una.

¡Merche!

Prueba una ostra, verás qué rica.

Antonio, es que me da no sé qué ese bicho.

Que es una bicha. Y está muy buena. Abre la boca.

Venga, una por papá.

¿A que está muy buena?

Yo me voy a comer otra.

¿Cómo estoy?

Qué guapo estás. Te sienta estupendamente.

Un poco ancho de aquí. Pero si te pones así...

Mamá, cómo voy a estar así. Si parezco un director gerente.

No te preocupes, eso es hasta que te hagas a él.

¿Y por qué no te pones tu traje marrón?

¿El traje marrón?

Pero si va a un cotillón. ¿Cómo se va a poner el traje de diario?

Que es una fiesta, no un cotillón.

Cuídame el traje, que es de raya diplomática.Sí, no te preocupes.

Que no conozco esas fiestas. Como venga el traje con una quemadura,...

..te vienes a la obra hasta que me lo pagues.Que sí.

Mamá. ¿Dime?

¿Después de las uvas me dejas ir a casa de Josete?

Que quiere salir como sus hermanos. Tú te quedas con tus abuelas.

Pues qué rollo.No tengas prisa, que eres el único que nos queda en casa.

Me dejarás ver Tip y Coll, ¿no?

Bueno, ya veremos.

Merche, son las 9. ¿No cenábamos temprano?

Sí. Vamos. Papá, que hay mucho tráfico.

¿Eso quién lo dice? Y no te quites la chaqueta.

Callaos, que ya está aquí. Venga, todos a la mesa.

(De nuevo como otros años, en estas fiestas familiares,...)

(..ante el umbral de un nuevo año me dirijo a vosotros...)

(para que a cada hogar español llegue el eco de mi voz...)

(..con un mensaje de esperaza y felicidad).

No le entiendo. Es tan enrevesado. Para lo que dice.

Callaos, que no entiendo nada.

Está muy mayor. A ver si va a tener razón niño.

Este se muere antes que yo. Madre, no diga eso.

(En estos diez años la fisonomía de la sociedad española...)

(..ha experimentado un cambio radical).

Y tanto que han cambiado. Pero no por él.

Es porque los tiempos cambian.

Pues yo sigo viendo a los mismos de siempre mandando.

¿Y qué más te da quién mande?

(La paz que venimos disfrutando desde hace más de 30 años...)

(..despierta el odio de esas fuerzas que fueron siempre enemigas...)

(Para los españoles escuchar, cada Navidad, el discurso de Franco...)

(..se había convertido en una liturgia sagrada).

(Yo no entendía qué encanto le encontraban, tan aburrido y solemne)

(A mí, aquel viejecito, me parecía un títere).

(Con la voz aflautada y venga la mano para arriba y para abajo).

Qué rico todo, ¿no? ¿Comemos?

Cuando acabe el discurso. Joder.

¿Y cuánto dura? Porque yo a las once me tengo que ir.

Está al terminar. Cállate.

(La adhesión que las Cortes españolas prestaron a la designación...)

(..del príncipe de España representó, ciertamente, un hecho histórico...)

A ver qué dice.

(Todo ha quedado atado y bien atado, con mi propuesta...)

(..y aprobación por las Cortes con la designación como sucesor...)

(..a título de Rey del príncipe don Juan Carlos...).

Qué manía con el Borbón y con que todo está atado.

Yo no lo tengo tan claro. Pues si Franco lo dice...

Los mismos perros con distinto collar.

¿Cómo va a ser lo mismo Franco que un rey?

¿Volver a la monarquía? ¿Para qué tanto muerto?

Que no piensen que nos vamos a quedar de brazos cruzados.

¿Y qué vas a hacer?, ¿otra guerra civil?

Que se hace muy tarde. ¿Cenamos?

Espérate un momentito, Hijo, ¿no ves que dice que hay unos cambios?

¿Qué cambios? Tienes que mirarlo por el medio.

Dejadlo para el año que viene, total, queda un rato.Venga, a comer

Para que llegue la artista al teatro. ¿Qué tal? ¿Bien?

Bien. La gente se ha reído mucho. ¿Cómo no se va a reír?

(Todo ello significa que está asegurada en el futuro...)

(..la continuidad del Régimen.)

(Siempre que los españoles adquieran clara conciencia...)

(..de que la paz, la seguridad y la libertad...)

(..solo son posibles dentro del marco de las leyes que nos hemos dado...)

(..y que tenemos el honor y el deber de salvaguardar).

(El acuerdo con el Mercado Común, el tratado de cooperación,...)

(..no solo militar, sino cultural, científica y tecnológica...)

-En Alemania están... -¡Calla y deja el polvorón!

(..con países con los que habíamos perdido el contacto diplomático...)

(..hace más de 30 años...)

Pues para estar con un pie en la tumba está mejor que yo.

No te digo que es un doble.

¿Va a ser un doble? Hitler tenía un doble.

Franco también. Que lo sé de buena tinta.

Dices cada tontería.

Anda, ponme otro copazo de cazalla, a ver si me entono.

(La firmeza y la fortaleza de mi ánimo...)

(..no os faltará mientras Dios me dé vida...)

(..para seguir rigiendo los destinos de nuestra patria. ¡Arriba España!).

A ver, hijo. Ábrelo tú.

¡Que salte el tapón!

Los turrones me los ha traído una clienta de Alicante.

Tienen que estar buenísimos.

Herminia. ¿Quién nos iba a decir que llegaríamos al año 70?

Qué pena no llegar a los 80. ¿Cómo que no? Y a los 90.

No nos quiera enterrar a todos.

Madre, ¿se quiere enterrar con el buche lleno?

Hay que brindar. Todo el mundo a brindar.

Felicidad.

Feliz año.

Feliz año.

Mójate los labios, hijo, que si no da mala suerte.

¿Cuánto falta?

Una hora y media. Son menos veinte.

¿Ya?

Se me ha hecho tardísimo.

¿Qué, Merche? ¿He dicho algo?

No, no has dicho nada.

Es que me miras como se hubiera dicho no sé qué.

Bueno.

Abuela.

Adiós, mi vida. Ten cuidadito.

¡Feliz Año Nuevo! Igualmente.

Y tú cuidado con los petardos.

Pásatelo bien.

Adiós, rica.

-Me ha encantado verte comer. -Gracias, hija.

Feliz año, cariño. Gracias, mamá.

Coge un taxi. De ida y de vuelta. Sí.

Feliz año, papá.

Feliz año, hija. Escucha. No cojas un taxi, te llevo yo.

No hace falta.¿Vamos a discutir el último día del año?

¿Con quién vas a estar mejor que con tu padre? Venga, que es tarde.

Una actriz llega en un 600 al teatro, como una señora.

¡Oye! ¡Id preparándome las uvas que enseguida llego!

¡No os atragantéis!

(El país se transforma a pasos agigantados).

(El progreso, fruto de la estabilidad de nuestro Régimen,...)

(..se da cita en todos los rincones de nuestra piel de toro).

(Los pantanos, nuevas y pioneras fábricas,...)

(..rápidas vías de comunicación, son solo una muestra...)

(..de la expansión económica que ha vivido España en la última década).

Qué razón tiene.

¿Recuerda, Purificación, lo que tardábamos en venir a Madrid?

Por lo menos un día entero. Si no se estropeaba la máquina.

Sí, pero a qué precio. Mira como no hablan de los inmigrantes.

(Y todo ello ha supuesto un cambio en nuestra sociedad).

(Ya es corriente en nuestras urbes, encontrar con bellas féminas...)

(..incorporadas al mundo laboral, y no solo secretarias).

(Podemos ver el relevante papel de las nuevas mujeres trabajadoras).

Mamá, ¿tú eres una mujer trabajadora?

Claro que lo soy. Y ama de casa y modista y madre y yo qué sé qué más.

¿Entonces lo puedo poner en la ficha del colegio?

Quita, quita. Pon lo de siempre. SL, sus labores.

Mamá, que... que yo me voy a ir.

¿No has oído a tu padre? Si lo mismo no llega.

Parece mentira que no conozcas a tu padre.¿Qué más te da?

Que luego me la arma, hombre.

Por favor.

¿Qué más da un minuto más o menos?

Bueno, venga, vete. Pero mañana hablas con él.

Muchas gracias.

¡Feliz año a todos!

Adiós, feliz año. Que te diviertas.

Y acuérdate que... Mamá, ¿cómo voy a hacer eso?

Este va a empezar el año con bronca.

Teléfono.

Sí.

¡Miguel!

¡Qué sorpresa! ¿Cómo estáis?

Nosotros estamos muy bien.

Aquí la tengo.

Ahora se pone.

Es Miguel, que llama desde Francia.

¡Miguel!

Hijo, sabía que ibas a llamar.

Bien. Estoy muy bien.

¿Enferma? No. No, hijo, no.

Estoy como una rosa.

Miguel,... yo también te echo de menos.

¿Cuándo vas a venir?

¿Vas a venir pronto?

Comprendo, hijo, comprendo.

Cuelga, que es conferencia.

Feliz año para ti, hijo. Feliz año.

Creo que me voy a acostar.

¿Y las uvas? Falta muy poco para tomar las uvas.

Para mí hoy es un día cualquiera. Al menos espere a su hijo, Pura.

No me encuentro bien, hija. La acompaño.

Ya está.

Muchas gracias por traerme. De nada, hija.

Que paséis buena noche. Tú también. Y que te salga bien.

Qué de gente ahí. Es que está gustando mucho.

¿Has visto el cartel? Sí, hija. Estás casi la última.

¿Dónde voy a estar? Siempre has dicho que hay que empezar por abajo, ¿no?

Sí.

Mi personaje... Bueno, el papel es pequeño, pero se ríen mucho conmigo.

Si quieres algún día... No sé.

No, hija.

Pero si no sabes lo que te voy a decir.

Que no, hija, que lo imagino. Que quieres que venga a verte.

Sí, papá, me gustaría mucho.

Pues ya sabes lo que pienso de eso. Esto es lo más cerca que me verás.

Y eso que yo contra el teatro no tengo nada. Pero no...

¿Y por qué ese empeño con que no sea actriz?

Ese empeño es porque te queremos. Solo queremos que no sufras.

Pero si yo no sufro. De verdad. Cuando estoy allí soy muy feliz.

Seguro que os reiríais mucho. Tenéis que venir, antes de que la quiten.

Mira, no vamos a discutir. Que vas a llegar tarde.

No es discutir, pero... Arrea, Inés.

Bueno, ya me lo dirás. Pasadlo bien esta noche.

Feliz año, hija. Feliz año.

¿Y en tu destino qué tal?

Mejor que de recluta. Pero a las 9 tengo que estar en Getafe.

Gajes del oficio, macho.

-¿Lo de las extranjeras es verdad? -Americanas. De Ohio.

Yo tengo un tío que emigró allí, a lo mejor lo conocen.

¿Te crees que Ohio es como Baracaldo?

Ya sé que es más grande, pero quién sabe.

Hello.

Hello. Is "fiesta" here?

¡Fiesta! ¡Yes! Are you from Spain?

¿Cómo?

Déjame. ¿Recluta Segura aquí?

Hello. Toni.

Mario.

¡Mario!

Baracaldo, más marcial, ¡coño!

Silvia, there are my friends.

Yeah, qué "suerto".

Qué cabrón eres.

Esto es increíble, Álvaro. ¿A qué vienen estas a España?

A aprender español y a buscar el verdadero "latin lover".

¿A quién?

-Tú no digas mucho no metas la pata. -Ya estamos.

Probad este ponche que han hecho nuestras amigas americanas.

¿Qué es esto?

Está malísimo, pero las americanas están riquísimas.

Ven a vivir, ven. Ven a vivir, ven.

Y yo te haré feliz...

(Ya saben que yo practico la diariomancia,...)

(..es decir, la adivinación del futuro por medio de los periódicos).

Hijo, no te duermas, que queda poco.

Que no me duermo. ¿Cuánto queda?

20 minutos. Y tu marido sin venir.

Si ha servido para que hablen...

A ver si se arreglan las cosas entre la niña y el padre.

Madre, que te veo. Es una ayudita, si no me atraganto.

Ya está Antonio. Hijo, despierta.

Ya estoy aquí. Casi no llego. Está Madrid imposible.

¿Habéis hablado?Un poquito, Merche, que estaba el teatro lleno.

¿Dónde está Toni?

Toni, no había manera de sujetarlo.

¡Mira qué cara de gansa pone! ¡Me voy de casa y todo patas arriba!

(Señoras y señores, qué importante es cuando la gente se lleva bien).

(Y aquí ocurre esto).

Qué soberbias son en Ohio, Toni.

Pues diles que tu padre es sindicalista.

-Oye, que el tuyo es cajista. -Director gerente.

Peor, traidor a la causa obrera.

Todos murmuran en voz baja.

-¿Qué pasa? -Yo qué sé.

-¿Sabéis la noticia? -¿Qué noticia?

Que Franco agoniza. Es cuestión de horas.

Dios te salve María. Llena eres de gracia.

Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres...

..y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores,...

..ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

¿Qué quieres, hijo?

Que me ha dicho Merche que no se encuentra usted muy bien.

No, es que estoy preocupada por Faustino.

No sé dónde para y con el frío que hace...

No se preocupe, que estará a cubierto.

Usted no tiene que preocuparse por eso.

Llamó tu hermano Miguel. Me lo ha dicho Merche.

Hay que fastidiarse. Para un día que salgo, llama y no hablo con él.

Para lo que tenía que decir.

¿Qué?

Yo quiero mucho a Miguel.

Pero no está haciendo las cosas como es debido.

No me venga con esas. Que es su ojito derecho.

Siempre Miguel para arriba, Miguel para abajo.

El coche de Miguel.

Ya, Miguel en todas partes. Menos con su madre.

No se lo eche en cara.

Que tendrá mucho trabajo, y la familia que tiene...

Y tú también. Y aquí me tienes.

A tu lado.

¿A que no le ha dicho que no se encuentra bien?

¿Es que solo vais a pensar en vuestra madre cuando se está muriendo?

Yo no pienso eso, madre, porque no se está muriendo.

¡Papá, que van a dar las campanadas!

¿De verdad no va a tomar las uvas con nosotros?

Quizá sean las últimas.

Hay que fastidiarse. Dale con el carrete, madre.

Luego dice que no es de las que se queja por todo.

Pues poco le falta, madre. Joder.

Pues tienes razón.

Que no se diga que soy de las que se rinden.

¡Hijo, a tomar las uvas!

¿Cómo que se está muriendo? ¿Quién te lo ha dicho?

Jorge Ortega, que su padre es amigo del médico del Caudillo.

Jorge, ¿qué ha pasado?

Que Franco se muere, Asun.

Me lo ha dicho mi padre, que su amigo el médico se echó a llorar.

¡Pues estaría pelando cebollas, porque llorar por ese!

¡Más respeto, que hablas del Generalísimo!

-¡De ese mismo! -Eso no me lo dice fuera.

¡Porque hace un frío de pelotas, si no...!

¡Te voy a partir la cara, rojo de mierda!

¡Vais a hacer lo que quiere esa gente!

¿Qué gente?

Los que quieren desestabilizar el país.

Necesitamos concordia y unidad entre los españoles.

No digo más porque no me creo que se esté muriendo.

¡Que sí, joder!

Ya han convocado al príncipe para que esté preparado.

¿Y el discurso de esta noche?

Está grabado, coño. ¡Que parecéis nuevos!

Recuerda lo que dijo, que estaba todo atado y bien atado.

Madre, que así no vale.

Acordaos que primero van los cuartos. 4 antes de la hora.

¡Me falta una!

La abuela se la habrá comido. No dejáis oír.

¿Qué ha pasado? ¡Carlos!

Yo estaba aquí. No he hecho nada. ¿Qué ha pasado?

Mira que os he dicho que no pongáis todas las luces a la vez.

En la calle tampoco hay luz. ¡Pues debe ser una avería general!

No sé de qué le sirve a este hombre inaugurar tanto pantano.

Los plomos de casa no han saltado.

Voy a por unas velas.

¿Qué hora es?

No sé. ¡Ya es casi la hora!

¡Quedan 3 minutos! ¡Poned unas velas!

¿Y mi uva? Me falta. Quítasela a la abuela.

¿Lo veis? ¡Esto es que ha palmado!

¿Crees que cuando se muera se harán las tinieblas como con Jesucristo?

Y se rasga el velo del templo, no te jode.

Estamos rodeados de fascistas.

-Chicos, tomáoslo con calma. Mario. -Bueno, vale.

Hablan en inglés.

¿Qué dicen?

Que se van a la embajada. Ya ves, a estas horas.

Ok. Ok.

Señor, Señor.

Qué momento para irse la luz. Voy a la terraza, a ver qué pasa.

Está todo apagado, ¿no lo ves?

Oye, ¿ese no es Desi?

Sí. Mira qué trompa lleva.

¿Se sabe algo? No, no sabemos nada.

Madre, no salga, que hace frío.

¿Cómo no voy a salir? Habrá que tomarse las uvas.

Suenan campanas.¿Eso no son los cuartos?Que tiene razón mi madre.

Suenan las 12 campanadas.

¡Feliz año!

¡Carlitos, felicidades! ¡Felicidades, Purificación!

¡Feliz año!

¡Feliz 1970 a todos los españoles!

¡Feliz año, Desiderio! ¡Feliz año, Desi!

Pobrecito, está tan solo.

¿Y ahora qué hacemos?

La ilusión que tenía de ver a Karina y a Los Brincos.Y a Tip y Coll.

Suena un acordeón.

Como en nuestro pueblo. Todo el mundo a la plaza.

Le saca un jugo al acordeón ese hombre...

¿Bajamos?

¡Sí, sí! ¡Vamos para abajo!

Madre, o se abriga o no la dejo bajar.

¿Me vas a prohibir algo a mí?

(Y así empezamos aquel año 1970).

(A oscuras y tomando las uvas al son de las campanas de la parroquia...)

(..y de fiesta en la calle con los vecinos).

(Como cuando no teníamos televisión y escuchábamos por Radio Nacional..)

(..las campanadas del reloj de la Puerta del Sol).

¿Qué haces?

Tomándome las uvas.

¿Y no te importa lo que está pasando?

Sí. Pero no gano nada preocupándome. Lo que tenga que ser será.

-¿Sabes que eres ideal? -¿Sí?

Feliz año, bonita.

Eres un guarro.

Estrecha.

-Álvaro, ¿tu padre no sabe nada? -¿Y por qué iba a saber nada?

Como es un abogado tan importante y ahora está fuera de España.

¿No insinuarás que se ha ido por lo que pudiera pasar?

Un poco sospechoso es.

Joder, desconfiáis hasta de vuestra madre.

A la fuerza.

-¿Estás nerviosa? -Sí.

-¿Tienes miedo? -Sí. Mucho.

-¿Te abrazo? -No.

Cariño, vamos a brindar.

Por este año.

-Felicidades. -Feliz año.

Bueno, yo me voy.

-¿Tan pronto? -Ya te he dicho que tengo una fiesta.

Y no me esperéis levantados

Adiós. Y ten mucho cuidado. Que hay mucha lagarta suelta esta noche.

Siempre que no sea una negra.

Que es tu hijo.

Que lo demuestre, que va hecho un guarro.

A su edad, yo me ganaba el dinero para comprarme buenos trajes.

Mira, Karina.

No.

No somos ni Romeo ni Julieta, actores de un romance sin final.

No.

No somos ni Romeo ni Julieta, ni estamos en la Italia medieval.

Suena el acordeón.

¿Ves, Euge? Ha sido palmar el Caudillo y acabarse la luz.

Desi, aunque se haya muerto, ¿para qué tienen que apagar la luz?

Joder, para las detenciones. ¡Ahora empiezan las depuraciones!

¡Qué pesado estás, Desiderio! ¡Que no se ha muerto!

Porque hace frío, pero lo estamos pasando estupendamente, madre.

¡Verdad! ¡Con toda la gente bailando y nadie encerrado en casa!

¡Aquí lo que falta es carburante, que estamos helados!

¿Dónde está el Federico?

Federico, ahí viene. ¡Federico!

¡Quietos! ¿Cómo que quietos?

¡Tranquilidad en las masas!

Que no abro hasta que tenga permiso de la autoridad.

¡No digas tonterías! ¡Abre, que nos tienes secos!

Y os voy a cobrar suplemento.

Mira que pronto ha aprendido el oficio.

Bienaventurados los pobres, porque de ellos será el reino de los cielos.

¿Los taxistas no cobran suplemento?, pues yo también.

Vosotros mucho decir de mí...

..y estáis de fiesta con el caudillo de cuerpo presente.¡Qué pesado!

¡Antonio, bájate las botellas! ¡Es verdad, que tengo champán!

Cuidado, de champán nada. Eso es competencia desleal.

No me digas eso ni en broma.

Baja las ostras que han sobrado. ¡No!

-¡Ostras! -¿Ostras?

La que tenéis armada. Vaya fiesta. ¿Tú sabes lo que es una ostra?

¡La madre de la perla!

Pero bueno. ¿Qué hacéis? Es fin de año, padre.

¿Sabéis qué hora es? Dame lo petardos.

Confiscados hasta el año que viene.

No se os ocurra.

Qué injusticia. Ya.

(Qué afán tenía la Iglesia en recordarnos...)

(..que la tierra era un valle de lágrimas).

(Incluso el padre Eugenio, que se las daba de progre).

(Pero lo que no sabía es que siempre guardábamos un cartucho).

Feliz año.

-Feliz año. -Feliz año.

Es más pesado este hombre.

Le conozco. Trabajé con él. Es inaguantable.

Ya ves. Lleva un mes intentando convencerme para que vaya con él...

..a una compañía que está formando.

Eso está bien. Señal de que valora tu trabajo.

Pero he dicho que no. Yo cuento con empezar contigo en primavera.

¿Cuándo me vas a pasar el libreto?

Primero hay que escribirla. Trabajo con un autor muy interesante,...

..pero muy vago. Pero tampoco cobra un duro.

Cuando lo tengas podemos ir ensayando.

Antes quiero hablar contigo.

-Feliz año. -Feliz año, Isabel.

¿Hablar de qué? Cuando te pones así me das un miedo..

Solo quiero que aclaremos ciertas cosas.

¿Qué cosas? Que eres muy mayor, que estás separado...

Y que me voy la semana que viene a Roma.

¿Cómo que te vas a Roma?

Me han dado una beca para ampliar estudios de dirección. Serán 3 meses.

Inés, 5 minutos y empezamos.

Te espero y hablamos. ¿Quieres?

Tú lo arreglas todo hablando, ¿eh?

Teléfono.

Sí.

Papá.

Toni, feliz año. ¿Dónde te has metido?

Un momento, que te quiero contar algo.

¿Qué pasa?

Franco se está muriendo.

¿Cómo dices?

Que Franco está en las últimas.

¿Estás de broma?

No es una broma. Segurísimo. Un amigo de Álvaro,...

..que su padre es el médico de Franco.

¡Toni!, ¿qué estáis montando?

No hacemos nada, estamos en...

¡Toni, escúchame!

No me grites, que solo te digo que...

Es que estoy nervioso. Vente a casa.

En cuanto pueda voy.

¡Rápido que harán una redada!

Adiós.

Adiós, hijo.

(Si es una cámara).

(Qué alegría. Padre, podremos saludar sin tener que ir al fútbol...)

(..y esperar a que saquen un córner).

¿Qué miras, cariño?

Estoy muy cansado. ¿No tienes sueño?

No. Además, es prontísimo.

En la trinchera de enfrente estaba un primo mío...

..que le había pillado la guerra con la azada.

Que se ha muerto, que os lo digo yo.

Cállate. Eres un pesado.

Total, que teníamos 2 gallinas y ellos cebollas y patatas.

Ya es tener, porque los había que no tenían ni eso.

Eso digo yo.

¿Qué pasa? Ven.

Total, que se lo digo a mi teniente, que le encantaba el pollo chilindrón.

Y se lo dice al capitán de los otros, que era de la FAI.

Y fijaron un armisticio para las 12 horas del día 31.

¡Parasteis la guerra sin hablar con nadie!

¡Lo pasamos de miedo!

Y por la mañana a pegarnos de tiros otra vez.

¡Como que la guerra es una insensatez!

Cervan lo hubiera arreglado todo con un campeonato de mus.

Antoñito, ¿y las botellas?

La parroquia ha acabado con las existencias.Se me han olvidado.

¿Tú no habías subido a por ellas? Sí, pero ha llamado mi hijo.

¿Le ha pasado algo? No, no le ha pasado nada.

Es que parece que Franco se está muriendo.

Esta en una fiesta con un sobrino del médico de Franco...

..y le ha dicho que se muere. ¡Eeeh! ¿Qué os decía?

Es la guerra.

¿Pero qué guerra? Unos tiros y punto.

-Esto es la onda larga, ¿no? -Sí. ¿Qué haces?

Buscar Radio España Independiente.

Una emisora de rojos, esos no dicen la verdad.

Álvaro, we want go to embajada.

Y si hay tanques en la calle. Y milicianos.

Pun, pun. Very dangerous.

Qué mala leche tienes.

Con la tontería de los tiros igual caen.

Señor, Señor.

No pongas Radio Nacional, por la Inter.

Música en todas partes.

Ya lo decía, pero como soy el callista rojo del barrio.

¿Y qué va a pasar?Me voy a la Plaza de Oriente a ver qué pasa.

Por Dios, con el frío que hace. A ver si coges una pulmonía.

Quiero ser el primero en presentar mis respetos a su majestad.

Este está zumbado.

Un poco de calma. No es la primera vez que lo oímos.

Pero esta vez lo ha dicho un médico personal.

Lo he dicho cuando le he visto en la TV que estaba muy mal

Yo le he visto peor otras veces. Pero las cosas no duran eternamente.

Y ya lo dijo: "Voy a dejarlo todo atado y bien atado".

Por algo lo diría.

Atado sí, pero yo quiero a don Juan.

Van a venir los rojos encendidos. ¡Desi!

¡No digas eso, que metéis miedo a la gente!

Si vienen los rojos nos quitan la tienda.¿De dónde te sacas eso?

Que lo he visto en el "Dr. Zivago". ¡Y viven 30 familias en un piso!

¿Cómo van a meter 30 personas en 70 metros?Que lo he visto yo.

Eso se llama colec... colectivización.

¡Cállate ya, pesado! ¡Qué rojos ni nada, si sois 6 en España!

¡Pero muy bien organizados! ¡Que no!

Que me lo ha dicho un amigo de la Dirección General de Seguridad.

-¿Julián el sereno? -A ti te lo voy a decir.

Verdad o no, me asustan los tumultos. Como en el 36, Purificación.

¿Y la niña? Tendremos que ir a por ella.

Yo me voy contigo. ¿Y el niño?

Está jugando. Suenan explosiones.

Todos se ponen a gritar.

Mira, mira dónde están los revolucionarios.

¡Pero tú eres idiota, hijo!

¡Merche, coge a este niño que lo mato!

¡Déjalo, Antonio! Que no sabe lo que pasa.

¡Venga para casa, hijo! Madre, ¿os hacéis cargo de él?

Vámonos al coche.

Os lo he dicho bien claro. ¡Nada de petardos!

Acabo de hablar con mi padre y dice eso de Franco son majaderías.

¿Y tu padre qué sabe?

¡Mi padre es de FALANGE!

Dice que si pasara algo así estaría Madrid tomado por el Ejército.

En eso tiene razón.

Pero si los de la FALANGE ya no pintan nada.

Bueno, ya me he hartado. ¡Vamos a hablar claro!

¿Te alegras de que se muera el Caudillo?

Ya me jode que se muera en la cama. Pero si no hay otro medio...

¿Has oído lo que dice, Álvaro? ¿Y es amigo tuyo?

Un poco de calma. No nos vamos a pelear por esto.

Si no es por España, ¿por qué vamos a pelearnos?

Mira, lo están celebrando en la tele.

Lo vamos a celebrar con tu cabeza, ¡rojo de mierda!

¡Feliz año!

¡Feliz año!

A estos les ha dado la locura.

¿Llevas el carné? Sí, en la cartera.

Lo digo por si nos paran.

No nos van a parar, porque esto no arranca.

Está muy frío o nos hemos chupado la batería.

No aceleres tanto, que lo vas a ahogar.

Es lo que me ha dicho Desi.Lo que nos faltaba, hacerle caso a Desi.

Me cago en la leche. Que no aprietes tanto.

Ahora, ahora. Que no.

No sé. ¿Cogemos un taxi?

Como que vamos a coger un taxi tan fácilmente.

Esto nos pasa por comprar coches de segunda mano.

¿Y si sacas el aire?

El aire es para cuando el coche está encendido.

¿Qué pasa, joder?

¡Por Dios, qué pesados!

Déjalo descansar un poco.

Es una gran oportunidad. Allí se hace un teatro de vanguardia.

¿Qué te pasa? Digo yo que el beso que me has dado será por algo.

Porque te quiero, Inés.

Pero es que no es fácil.

Me das ese beso y luego dices que te vas a Roma. No entiendo nada.

Lo que trato de decirte es que para mal o para bien vivimos en este país.

Y eso afecta mucho a nuestra relación.

Más bien para mal.

Es la gente, Inés. Los vecinos, tus padres...

Vivimos en un país que es como una jaula en la que todos cuchichean.

Pues eso no parece que te haya importado para dejar a tu familia.

No, perdona. Me dolió mucho. A ver si crees que las cosas te resbalan.

Si te resbalara no me importaría tanto que te fueras.

Esto va a cambiar. En cuanto Franco muera aquí se proclama la república.

¿La república? Ojalá.

¿Cómo que ojalá? ¿Crees que van a traer otra vez a un rey?

¿Qué miras?

Nada, que no hay un taxi.

Pensaba que venían los fascistas estos...

Los taxis están repletos de gerifaltes que van al entierro.

Mario, en serio. ¿Tú te crees que Franco se esté muriendo?

La verdad es que no. Ya has oído al fascista ese.

Bueno, si no es ahora será dentro de un año o de dos, a lo sumo 5.

¿Tú también te crees que es inmortal?

¿Y cuando se muera? Libertad.

Y la democracia, que ya es hora.

O algo que se le parezca, Toni.

Mira el coche de Antonio, ya está roto.

Qué graciosos estos.

Alguno se va caliente esta noche.

¿Crees que nos va a cambiar mucho la vida sin Franco?

No lo sé. Tanto tiempo con lo mismo no me imagino otra cosa.

La verdad es que ese príncipe me cae simpático.

A ver si le dejan ser rey. Hay mucho gerifalte y comunista que no quiere.

Eso no nos va ni nos viene. Eso son cosas de gente como los Altamira.

Ya lo veremos. A ver a quién hacía daño mi padre en el 36...

..y se lo llevaron por delante como a un perro.

A mí me preocupan los chicos. Toma, y a mí. Sobre todo Toni.

Es que no paras de darle cuerda.

¿No ves que le gusta la política más que a un tonto una tiza?

Y luego la otra. La otra no se mete en política.

No digo que se meta en política,...

..pero en el ambiente en que se mueve hay mucho rojo.

Un día van a hacer una redada y la van a pillar como a una tonta.

¿Lo has arreglado?

No lo sé. He apretado todos los tornillos que estaban flojos.

Vamos a ver.

Anda, la radio funciona.

La radio funciona con una chispa, pero el coche no.

El coche necesita una batería...

Que no, que ya sé lo que pasa.

Te he regalado una porquería de coche.

No es eso. La culpa es mía, que he dejado las luces dadas...

..y se me ha ido la batería.

¡Abrázame, que estoy helada!

Hola.

Si es tu hija.

¿Qué hacéis ahí? ¿Ya has llegado?

Claro. La función terminó hace una hora.

¿Has llegado sin problemas? Sí. Me ha dejado el taxi en el cruce.

¿Y el apagón? ¿Qué apagón?

Que aquí se ha ido la luz.

Escucha.

(A la que asistirá el jefe del Estado,...)

(..el Generalísimo Francisco Franco).

¿Habéis oído?

Que sí. Que mañana va a misa, como todos los días.

¡Ni se está muriendo, ni nada!

Me voy, que estoy helada. Si, subid.

Hija, feliz año.

Feliz año, papá.

Feliz año, Antonio. Feliz año.

Anda.

El fantasma.

Ya era hora.

¡No sabes la que has montado con eso de que se moría Franco! ¡Tonto!

Si está todo muy tranquilo. ¿Y cómo quieres que esté?

Que no ha pasado nada. Que no se está muriendo.

¿No se ha muerto? ¡No! ¿De dónde has sacado eso?

En la fiesta. ¡Pues no se ha muerto!

Ya me había hecho ilusiones.

Tú eres más tonto... Hijo, ¿qué te ha pasado?

Nada, nada. ¿Tú has bebido?

¿Os habéis tomado las uvas en el escenario?Sí. Ha estado muy bien.

Me alegro.

Me voy a la cama que estoy un poco cansada.

Feliz año, cariño. Igualmente.

Madre...

¿Eh? ¿Ya estáis aquí?

Sí. Menos Toni

Feliz año. Igualmente te digo. Feliz año.

Hasta mañana. Hasta mañana, hija.

Mercedes, en la TV no han dicho nada de lo de Franco.

Como que es un bulo. Que le han gastado una broma a Toni.

Bueno, hija, me voy a la cama, que estoy rendida.

Buenas noches, madre. Hasta mañana, si Dios quiere.

(Estos años).

(Los años 70 al 79, primero izquierda).

(Segundo piso, ascensor).

No hay derecho a que haya que esperar a que muera para tener democracia.

Pues hay que esperar. Y mientras, eso que dice, lo orgánico.

¿Qué orgánico? ¿La democracia orgánica? ¡Eso no es democracia!

Hijo. Ya sé que no es democracia.

Pero si estás aquí. Feliz año, cariño.

Y hasta que no se muera Franco, olvídate.

Mirad, Tip y Coll en la tele. Tienen eso de los referéndum.

Dejad de hablar. ¿Sabes lo que dice un amigo?

¿Vais a hablar de política el primer día del año también?

Que no, mujer. Hombre...

(Aquella noche en que no murió Franco,...)

(..a más de uno se le abrieron los ojos).

(El que más y el que menos empezó a pensar que no duraría siempre).

(Para algunos, como mi padre, su muerte creaba una interrogación).

(Pero para otros, como mi hermano, su desaparición...)

(..era un esperanzador punto y aparte).

Para estar muriéndose está hecho un pimpollo.

Dice Valentina que tiene un doble.

Si fuera poco uno, por partida doble. A lo mejor ha resucitado.

Lo que nos faltaba, inmortal.

Decías que se había muerto. Ahí lo tienes.

A mí me valdría con que se fuera.

Hombre. Año nuevo, vida vieja. Y el susto de anoche para nada.

Puerta. Ya voy yo.

¿Quién será? Un amigo de Carlos, ¿no?

Qué bien huelen esos churros.

Hola, buenos días.

Buenos días, padre. Feliz año. Feliz año.

Pase, pase. Gracias.

Llega a tiempo para tomar churros. ¿Quiere unos churros?

Con chocolate.

Tengo que hablar con vosotras.

¿Qué pasa, padre?

Tengo malas noticias.

Faustino.

(Aquel 1 de enero de 1970, mientras desayunábamos...)

(..con las imágenes de un Franco fresco como una lechuga,...)

(..el padre Eugenio nos trajo la noticia de la muerte de Faustino).

(El viejo capitán republicano había desaparecido en silencio,...)

(..como morían los que perdieron la guerra).

(En una tumba anónima, como tantos otros derrotados de la república...)

(..descansó por fin).

(En lugar de honores militares, solo recibió nuestro homenaje,...)

(..y el recuerdo emocionado de la generación que sufrió la guerra).

(España seguía viviendo las consecuencias de esa guerra,...)

(..pero las nuevas generaciones anhelábamos un nuevo país,...)

(..y un futuro diferente, sin ganadores ni perdedores,...)

(..sin heridas abiertas, ni rencores).

Me ha dicho Eugenio que no sufrió. Vamos, que no se enteró.

Rabia es lo que sintió el pobre. ¿Rabia?

A ver. Se muere tirado todo un abogado.

Después de pelear por todo Europa y antes que Franco. ¡No hay derecho!

No empieces como tu hijo, que lo ve todo negro.

No solo mi hijo.

Es mucha gente la que dice que tiene que venir la democracia.

Pues si viene la democracia, que venga.

Pero que no fastidie lo que tenemos. Que por lo menos tenemos paz

Que nos va estupendamente.

¿Quien te iba a decir que ibas a ser director gerente?

¿Y que yo iba a tener una tienda? Ya lo sé, pero no hablaba de eso.

Hablaba de cuando se muera Franco, que algo va a pasar.¿Franco?

Pues cuando se muera, Dios dirá.

Nosotros tenemos que trabajar, como hemos hecho toda la vida.

Que no es por nosotros, es por los hijos.

Que como quieren otra cosa... A ver si va a volver a pasar.

Si son jóvenes.

Y si no se conforman con lo que tienen tendrán que trabajar.

Como hemos hecho todos.

¿Y estos de qué película han salido?

Claxon.

No mires tanto. Son extranjeras.

Anda la leche, pero... ¿Otra vez se va sin avisar?

¡Pero, hijo!

¿Quién es aquel? ¿Álvaro?

Déjalo. ¿Cómo que déjalo?

Deja que se vaya con él, que ese chico es muy majo.

(1970 pilló a mis padres con el paso cambiado).

(Veían cómo por las mismas rendijas por las que se deslizaba el tiempo-)

(..se escapaban también Inés y Toni).

(Y es que aquel país, adormecido por tantos años de ordeno y mando,...)

(..se empezaba a despertar a marchas forzadas,...)

(..mal que le pesara a mis padres, que ya no entendían a sus hijos).

(Lo que no sospechaban...)

(..es que aquello no había hecho más que comenzar).

Parece que fue ayer.

Eras mi novia y te llevaba de mi brazo.

Parece que fue ayer cuando dormido yo soñaba en tu regazo.

Soy tan feliz, pues sigues siendo de mi vida la fragancia.

En nuestro amor nunca ha existido la distancia.

Que Dios te guarde por hacerme tan feliz.

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Atado y bien atado - Capítulo 47

Temporada 3: "Tocando fondo"

El capítulo 60 de Cuéntame cómo pasó“Tocando fondo”, es uno de los que todo seguidor de la serie recuerda. Antonio descubre que la venta de los pisos con Don Pablo es una estafa. Pero el dinero ha desaparecido, y él tiene que asumir toda la responsabilidad sin tener culpa de nada. Sin ninguna duda, uno de los peores momentos para el patriarca de los Alcántara.

No recomendado para menores de 12 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.60 - Tocando fondo
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Teléfono.

Lola, ¿qué le ha dicho don Pablo?

Que ya venía, don Antonio. Que ya venía, pero ¿cuándo?

¡Lola, el teléfono!

(¿Cabrones)!.

Si esto ya lo veía venir, pero como no me hace ni caso.

Total, las 12:30 y sin aparecer. Dios santo.

Lola, llámele por teléfono. Llámele.

Si me ha dicho que ya venía. ¡Vuelva a llamarle!

¿Y dónde le llamo?

A casa, a la imprenta, donde sea, por favor.

Si se lo he dicho: Que no puedes seguir, Antonio, te va a dar algo.

No ha pegado ojo en toda la noche. Toda la noche fumando.

Tú sabes que Antonio se preocupa mucho por todo.

Tienes que estar a su lado y tranquilizarle.

¿Cómo voy a tranquilizarle?, si la primera intranquila soy yo.

¡Lo peor es que lo veía venir!

Puede ser un malentendido.

Que se escapa el socio de don Pablo con el dinero...

..y dices que es un malentendido...

Puede haber ido a otro banco a depositarlo. Vaya usted a saber.

Mira que se lo he dicho a Antonio:

Ojo, con don Pablo, no te fíes, que cualquier día te deja en la estacada

Pero nada, el erre que erre.

Bueno, pero no hablamos de don Pablo, sino del socio de don Pablo.

Pues eso, del socio de don Pablo.

Don Antonio, a mí Jorge Lastra me parece una persona muy seria.

Joder con el serio. Si fuera serio no se habría llevado el dinero.

52 millones, que se dice pronto.

Eso no lo sabemos.

A lo mejor está hablando con don Pablo y lo han aclarado.

Eso de que no lo sabemos lo dirá usted. Yo lo sé perfectamente.

Para eso fui al banco, ¡y se había llevado el dinero!

Otra cosa es que se lo dé a las hermanitas de la caridad,...

..que no creo. Y encima don Pablo sin venir.

Teléfono.Lola, descuelgue el teléfono que no hay quien pare.

Lo que me faltaba.

Que desaparezca Lastra, don Pablo y me quede como un tonto dando la cara

¿Cómo va a desaparecer don Pablo? Pues desapareciendo, que es gerundio

Anoche llamé a su casa a las tantas y no estaba.

¿Llamó y no estaba?No, estaba su mujer, pero como no sabía nada...

Pero si me dijo que...

¿Qué dice que le dijo?

Nada, debí entenderle mal.

No tiene ni pies ni cabeza.

¿Cómo le nombra director gerente? No me lo he creído nunca.

Antonio es una persona muy trabajadora y honrada.

Sí. Pero no se nombra a uno director gerente por ser honrado y trabajador

En eso tienes razón.

Menudo pájaro es don Pablo. Ese no le hace un favor a nadie.

Ya.

¿Qué tienes pensado decirles a los chicos de todo esto?

No les voy a decir nada. Toni que se vaya de vacaciones con sus amigos...

..e Inés está a punto de estrenar en Santander.

Santander,...

..eres novia del mar,...

..que se inclina a tus pies...

..y sus besos te da.

Santander,...

..las estrellas se van,...

..pero vuelven después...

..en tu cielo a brillar.

Yo también dejaré tu bahía.

Y un recuerdo en mi vida...

..que jamás borraré.

Como no venga me planto en su casa y no me muevo hasta que aparezca.

Que seguro que viene.Lola, ¿qué hace con el teléfono descolgado?

Si me ha dicho que descolgara. Pues ahora lo cuelga.

Teléfono. Mire quién es.

Nadie. Joder.

Ay, Pablo. Buenos días.

¿Alguna novedad, Srta. Lola?

Lo de siempre, don Pablo. Gente que quiere saber cuándo construimos.

No estoy para nadie.Don Pablo, tengo que hablar con usted.

Luego, Antonio. ¡Luego no, ahora!

Don Pablo, estuve llamándole hasta muy tarde. Hablé con su mujer.

Ya lo sé. Y te he dicho mil veces que no llames a mi casa.

¿Y qué hago con la que está cayendo? Si te digo no llames, no llamas.

La gente está muy nerviosa, están llamando los clientes.

Han llamado del Informaciones. A la prensa ni una palabra.

Y a los clientes que no es asunto tuyo.

Pues soy el director gerente.

Porque te he nombrado yo, si no de qué.

¿Sabe dónde está Lastra? No, Antonio.

Entonces hay que llamar a la policía.

No digas tonterías.

¿Qué hace?

A la policía franquista no se la puede molestar por nada.

¿Cómo que nada? Si esto pasa de castaño oscuro.

Imagina que aparece Lastra.

¿Qué se le dice a la policía?¡Que era una falsa alarma, que perdonen!

¿Que perdone la policía? Qué ingenuo eres.

Antoñito, hay que tener más cabeza. Y sangre fría.

No lo olvides.

Lo primero que voy hacer en el campamento...

..es salvar a los que se están ahogando.

Si no sabes nadar. Claro que sé nadar.

En la bañera de tu casa.

¿Y los kilómetros que me hice en Benidorm?¡Más trolas!

Voy a estar todo el día con la bici, que me la voy a llevar al campamento

Si no tienes bici.Me la van a regalar por mi cumpleaños.

Por cierto, ¿la fiesta cuándo es? Mis padres no me han dicho nada.

¿Se lo has preguntado? Sí, pero no me han hecho caso.

Eso es que te van a dar una sorpresa.

En cuanto te descuides te dan los regalos y una fiesta.

Seguro que sí.

(La verdad es que tan seguro no estaba,...)

(..pero no podía perder la esperanza).

(Estaba a punto de cumplir 10 años).

(Dentro de nada me saldría la barba y me pondría pantalones largos).

(¿Cómo no iban a celebrarlo en mi casa?).

En Saint Tropez...

..tu ves a la luna mover...

..y baila el twist de noche hasta el amanecer.

Y cuando anochece todos, todos enloquecen con el twist.

De Saint Tropez.

Y cuando anochece todos, todos enloquecen con el twist.

De Saint Tropez.

Twist, twist, todo el mundo.

Twist, twist, va bailando.

Todos van mirando.

Esperando que la luna baile el twist.

En Saint Tropez...

..tu ves a la luna mover...

..y baila el twist de noche hasta el amanecer.

Y cuando anochece todos, todos enloquecen con el twist.

De Saint Tropez.

Si salimos mañana a primera hora paramos en Barcelona,...

..buscamos un camping y dormimos allí.

Mejor después de la Junquera.

Eso es una paliza. Sería mejor parar en Barcelona.

Cuanto antes pasemos la frontera mejor.

Se nota que no has ido al extranjero.

Ni yo y tengo unas ganas de salir...

No es por el extranjero. Estoy acojonado.

¿Por qué?

Ya verás cuando enseñe el pasaporte a la Guardia Civil.

No pasa nada.

Tú no estás fichado, pero este...

-Igual me detienen. -¿Que van a detenerte?

Tú no conoces a los tigres.

Me tenía que haber ido yo solo y no con vosotros,...

..que sois unos rojillos acojonados.

"Un par de rojillos acojonados".

Tú solo hubieras ligado menos que un soldado en Melilla.

Eso no, él va de macho latino por el mundo.

Claro. Ya verás Brigite Bardott cuando me vea lo cachonda que se pone

"Álvago, je te ame. Adogo los machos latinos."

Dame el mapa.

¿Qué pasa?, ¿que ya no se llama a las puertas?

¿Ha aparecido Lastra? ¿Otra vez?

Don Pablo, no aguanto más.

Pues tendrás que aguantar, porque el que lleva este negocio soy yo.

Pero el que y recibe los palos soy yo.

Así que por favor llame a la policía.

¿Estás loco? ¿Quieres que venga la prensa y se monte un escándalo?

¿Qué escándalo ni qué leche?

¡Si un ejecutivo ha arramblado con 52 millones! ¿Qué escándalo?

Me estás empezando a cabrear. ¡El que está muy cabreado soy yo!

Así que o llama usted a la policía o por mi madre que la llamo yo.

¡Tú no llamas a la policía!

La llamo yo, que por algo soy el jefe.

Además de la bici...

..igual me regalan un coche de esos que se mueve con cable.

Esos coches valen mucho dinero.

Mi padre está forrado, ¿no ves que es director gerente?

Vaya un director gerente que nunca hace pisos.

Oye, que te casco.

Josete tiene razón. En mi casa dicen que tu padre no construye nada.

Y mi madre ya está harta.

¿Tú madre qué va a saber de pisos? Las mujeres no saben de esas cosas.

Mi abuelo dice lo mismo. ¿Tu abuelo ha hecho alguna casa?

No. Pues entonces.

Cariño, qué pronto has llegado.

Vengo de la comisaría, Merche.

¿De la comisaría?

De denunciar la desaparición de Lastra.

Don Pablo decía: ¿Por qué no esperamos un poco?

¿Y a qué vamos a esperar?, le he dicho yo.

Hay que coger el toro por los cuernos.

¿Qué os han dicho?

Nada, que iban a dictar una orden de busca y captura.

Como si fuera un delincuente.

Y don Pablo empeñado que Lastra no puede haberse llevado el dinero.

Yo no me fío. ¿Cómo te vas a fiar?

Puerta.

No abras.

¿Qué pasa? No abras.

Antonio.

Es clara. ¡Antonio!

No hagas ruido.

Antonio, sé que estás ahí.

Ha venido dos veces a hablar contigo del piso.

¡Mercedes, abre, por favor!

¡Abridme, por favor!

¿Qué vamos a hacer, Antonio?

Así no podemos seguir.

En eso tienes razón.

¿Si no aparece Lastra a ti qué te puede pasar?

A mí nada, Merche. Yo no me he llevado ni un duro.

Tampoco don Pablo.

¿Seguro?

Yo creo que se le ha venido encima sin comerlo ni beberlo.

Tenías que haberle visto en la comisaría. No sabía qué hacer.

¿Y Clara? ¿Qué va a pasar con Clara?

¿Va a perder todo el dinero que ha metido?Sí, Merche.

Clara y mucha gente más que han gastado sus ahorros...

..para pagar la entrada del piso. Me cago en la madre que me parió.

Dios, qué calor.

¡Queremos ver al constructor!

-Lo siento, pero no está. -¡Avise a ese sinvergüenza ahora!

-Ya les he dicho que no está. -¡Eso lo veremos! ¡Se va a enterar!

¿Ve como no está?

Se lo aviso, esto no va a quedar así. ¡Si lo pillo lo mato, por mi padre!

-¿Y cuándo va a venir? -No sé. Si quieren llamar luego.

¡Si estamos llamando todo el rato y nadie contesta!

Mire, o me devuelven el dinero o aquí va a pasar algo.

Dígaselo a los dos, ¡al jefe y al delgadito del bigote!

¡O me devuelven mi depósito o aquí arde Troya!

Vámonos, hombre. No ves que la señorita no tiene culpa de nada.

Venga, vámonos.

¡Es que no gano para sustos!

¿No te he dicho que no abras la puerta sin mirar?

¡Si vuelve me avisas! Se va a enterar ese.

Se oye un ruido en la escalera.

Vete, que está ahí. Sí.

¡Antonio!

¡Antonio!

Ni que fuera a apagar un fuego.

¿Qué le pasa a este?

Debe ser una mala racha, porque últimamente no levanta cabeza.

Seguro que tiene problemas con la constructora.

-Ya sabes lo que dicen. -No tengo ni idea.

Ya sabes cómo es Antoñito, le he preguntado pero no suelta prenda.

A lo mejor ha discutido con la parienta por lo de la tienda.

Qué va. Tiene problemas con el trabajo.

No sabes lo bien que están saliendo los ensayos, mamá.

La ropa es preciosa, la tendrías que ver.

Y el director está siendo muy atento conmigo.

Y yo estoy con unos nervios por el estreno...

Tú no te preocupes, que todo va a salir bien.

¿Tú crees? ¿Sabes?, los invitados me han aplaudido en el ensayo.

Mira qué bien que te han aplaudido.

¿Estás bien?

Eh... Sí, estoy bien.

¿Qué te pasa? ¿Estás así por mí?

¿Por ti? No, que estoy muy contenta de que hagas lo que te gusta.

¿Entonces?

Que no me pasa nada, hija, de verdad.

No habrás discutido con papá por mi culpa, ¿no?

No, qué voy a discutir con él. Con lo mal que lo está pasando.

(Que lo está pasando mal. ¿Por qué?).

Pues...

Por nada. Por temas de la constructora.

¿Qué te pasa, mamá? Estás llorando.

(Mamá).

Inés.

(Abuela, ¿qué le pasa a mamá?).

No, nada, que hace mucho calor y ha dormido muy mal.

Pásamela otra vez. Abuela, pásame a mamá.

Es que se ha ido al baño a refrescarse.

Escucha. No se te olvide que mañana es el cumpleaños de Carlitos.

¿Cómo te va con el teatro?

Pues... Bien, bien. Está todo saliendo bien.

Estoy con nervios, pero todo bien.

Bueno, cuando vuelvas nos lo cuentas todo.

Muchos besos, hija.

De tu parte.

Ahí está Carlos.

¿Qué haces?, que estamos de vacaciones.

¿Por qué haces deberes? No son deberes.

¿Y qué escribes? La lista de invitados.

Ah, para tu fiesta de cumpleaños. Claro. Voy a invitar a toda la clase

¿A toda la clase? Claro. Y a Maika y a sus amigas.

Pues tu padre se va a gastar un dineral en merengues.

Merengue, milhojas, suizos, patatas, caramelos...

Ah, y tarta helada para todos.

Tarta helada para todos. Claro.

Tu padre seva a arruinar.

Mi padre, arruinar, anda ya...

¿Cómo va a estafarnos Jorge Lastra? No me lo creo.

No me lo puedo creer.

Jorge Lastra es una persona de orden. Es de una familia muy respetable.

Teléfono.

Su padre fue ministro de Industria. Como si fue peón caminero.

¡Jorge Lastra no aparece y el dinero tampoco!

¡Tanta familia de orden ni tanta leche!

Oye, no me hables así. ¿Y cómo quiere que le hable?

Tú me respetas a mí.

Mucho respeto, pero el que da la cara soy yo.

¡Y tú viendo los toros desde la barrera!

De usted, Antonio, de usted. Pase lo que pase, siempre de usted.

De usted, don Pablo.

No perdamos los nervios, Antoñito.

Yo te entiendo. Después de todo lo que has hecho por esta empresa...

Ahora estamos en la ruina.

¿Y yo?

Sí, yo.

¿Dime cómo me ves?

Mal.

Mal, pero entero.

Entero, sí.

Como hay que estar, Antonio.

He denunciado a mi mejor amigo a la policía,...

..mis acreedores me persiguen, mis clientes me quieren matar,...

..y yo aquí, aguantando el chaparrón. Como una estatua.

Usted tiene un aguante que yo no tengo.

¿Tú sabes cómo me llamaban en el frente?

¡En plena guerra!

El alférez don Tancredo.

¿Cómo que don Tancredo?, ¿como en los toros?

Sí, señor, ¿y sabes por qué? No.

Porque cuando los rojos nos corrían a bombazos y a tiros,...

..los demás se acurrucaban en la trinchera, como gallinas.

Y yo allí me quedaba, quieto, sin mover un solo músculo.

Un Tancredo de mármol.

Qué cosas tienes, Antoñito.

Anda, te invito a una copita.

¿Ahora una copa, don Pablo?

Sí, Antonio, sí. Genio y figura, Antoñito.

Ya, ya. Hasta la sepultura.

(Los príncipes de España, don Juan Carlos y doña Sofía,...)

(..han inaugurado en la barriada madrileña de Aluche...)

(..391 viviendas construidas por la cooperativa Jesús Divino Obrero).

¿Y Toni? Últimamente este chico no aparece nunca.

Está arreglando lo de su viaje.

Mañana se va a Francia con sus amigos.

Ay, Señor.

Toni en Francia, la niña en Santander haciendo teatro.

Estamos desperdigados por esos mundos de Dios.

Yo no me voy a ir. mejor que no te vayas,..

..porque vaya disgustos nos has dado con tus viajes.

Cómete la pescadilla. Yo me quedo para la fiesta.

(Don Juan Carlos hizo entrega de las llaves de las viviendas...)

Mira qué contentos están.

No te obsesiones.

Qué fácil se dicen las cosas.

¿La policía qué dice?

¿La policía? ¿Han matado a alguien?

Hijo mío, lo que te gustan los crímenes.

Cómete las pescadillas de una vez. No te lo digo más.

Mira, mira todos los pisos nuevos.

Voy a invitar a Josete, a Luis, a Maika, a Pablo, a Rojales,...

..a Abel, a Benito...

Qué guapos están los Príncipes.

Sí. Mira que están elegantísimos.

Siempre tan contentos. Con la sonrisa de oreja a oreja.

Nos ha fastidiado. Si estuviera yo entregando pisos también lo estaría.

Antonio, déjalo ya.

Creo que ya sé lo que me vais a regalar para mi cumpleaños.

No se me quita de la cabeza, son muchos pisos.

Una bicicleta, ¿a que sí?

Voy a traer el postre, que hoy está muy bien. Es arroz con leche.

Puerta.

¿Quién será a estas horas? No abras.

¿Por qué? ¿Qué pasa?

Cualquier persona que venga será por algo.

¡Va!

¿A que es una bici con sillín muy blando?

¡Nadie me hace caso!

Don Pablo.

Perdone que me presente a estas horas.

Ya habíamos terminado de cenar. Pase.

¿Está Antonio? Sí.

¡Antonio, es don Pablo!

Don Pablo.

No quería decírtelo por teléfono.

No me diga que ha aparecido Lastra y el dinero.

Buenas noches. Buenas noches, Mercedes.

Se ha presentado la policía en mi casa.

¿Y dónde está ese desgraciado?

En Brasil.

Lastra se ha largado a Río de Janeiro con todo el dinero.

Con todo.

Hasta el último céntimo, Antoñito.

Mi mejor amigo, Antonio, mi mejor amigo nos ha arruinado.

Eso me pasa por ser confiado, Antonio. Por fiarme de los amigos.

Y mira que me lo dijo.

¿Qué le dijo?

Eso, que quería marcharse, abandonar a su mujer y empezar una vida nueva.

Y le dije: ¡No! Ya me conoces.

El matrimonio es para siempre.

Cómo iba a imaginar usted...

Que nos lo iba a robar todo, ¿verdad, Antonio?

Ni se me pudo pasar por la cabeza.

Imagínate, un Lastra convertido en un estafador. Así está el país.

Por muy Lastra que sea lo podrán detener.

¡Que se avise a la policía de Brasil!

Eso es lo malo, que como ese canalla se las sabe todas...

..se ha ido a un país sin tratado de extradición con España.

¿Tratado de qué...? De extradición, doña Herminia.

Significa que no lo pueden cazar y devolverlo aquí.

Pero algo se podrá hacer. En Brasil no.

Lo digo por la gente que ha dado la entrada y los plazos.

Y los inversionistas. Los que han confiado en nosotros.

Qué inversionistas ni nada,...

..hablo de la gente que ha dejado su vida en nuestras manos por un piso.

Por esos no te preocupes. ¿Cómo que no me preocupe?

¿Cómo que no me preocupe?

¿Cómo no le va a preocupar? Esa gente lo ha perdido todo.

Pero lo recuperarán, Mercedes.

El que mi socio sea un estafador no significa que yo no sea un caballero-

..y un constructor honrado y decente.

Por eso todos los depósitos los tenía asegurados.

O sea, que se lo van a devolver.

Hasta el último céntimo, Antonio.

¿Crees que iba a dejar que mis clientes se arruinaran?

¡De ninguna manera! El seguro les devolverá hasta el último céntimo.

A quien no nos van a devolver nada, Antonio, es a ti y a mí.

Joder.

Don Pablo.

Con la cantidad de esfuerzo y dinero que ha dedicado a esa empresa.

Todo el que tenía, pero ya me ves, ¡entero!,...

..como si nada hubiera pasado.

Y dispuesto a levantar otra empresa mañana mismo.

Ojalá yo tuviera su temple. Lo tendrás, Antoñito, lo tendrás.

Ánimo.

(¿Ánimo? ¿Y a mí quién me daba ánimos?).

(Porque aunque no entendía bien lo que había pasado,...)

(..quedaba claro que nos habíamos quedado sin un duro).

(¿Y ahora quién me iba a comprar la bici?).

(Empezaba a sospechar que mi décimo cumpleaños...)

(..ya no se iba a celebrar por todo lo alto).

Menos mal. Parece que no dicen nada de Antonio.

Menos mal. Pobre Antoñito.

Por eso estaba tan preocupado.

Para no estarlo. Puede terminar en Carabanchel.

¿Cómo le van a meter en la cárcel? Antonio no ha hecho nada.

Ya lo sé. Pero ya sabes lo que dicen por ahí:

Que si todos compra jamón de Jabugo y marisco, que cómo tiene ese coche...

Que la tienda habrá salido de algún sitio.

Si el coche es de segunda mano y la tienda es a medias con la otra.

Ya, pero...

Ni pero ni leches. Antonio es inocente.

El culpable es el Lastra. Yo pongo por Antonio la mano en el fuego.

Y yo, pero eso explícalo a los demás. La gente es muy mala.

Oiga, Cervan, ¿qué dicen del marido de Mercedes?

¿De quién?

Del Antonio, el de la estafa.

¿Que ha habido una estafa? ¿Tú sabes algo?

Ni puñetera idea.

Si viene en toda la prensa.

Nosotros estuvimos a punto de comprar un piso de esos.

No me diga.

Antonio estuvo a punto de vendernos uno, pero ese a mí no me la da.

Señora, soy amigo de Antonio Alcántara, así que un respeto.

Bueno, no se ponga así. Solo digo que cuando el río suena...

Por aquí no suena ningún río.

Además, en los periódicos no nombran a Antonio Alcántara.

Bueno, si no pone nada.

Ya no hay prensa. Ayúdame, Desi, mete esto pa' dentro.

¿Qué ha pasado con Antonio?

Nada, Ramón, nada. Toma, mete eso.

Dame el Arriba, Cervan.

¿El Arriba? No queda.

¿No? Pero si solo son las nueve de la mañana.

La prensa agotada.

¿Agotada?

Agotada.

¡Ha salido el Jabato, el Pulgarcito, Tío vivo, Mortadelo y Filemón!

¡Ha salido, no se lo pierda!

Por lo menos come estas galletas.

Póngame un poco más de café, Herminia.

Seguro que ya ha salido en los periódicos.

Ya lo sabe toda España.

Pues que se entere todo el mundo. Tú no has hecho nada.

Tú no te has quedado ni un duro.

Pero la gente lo va a pensar.

Que piensen lo que quieran. Tú no has hecho nada.

No tengo hambre, Merche.

Tengo que ir allí. Tengo que ir a la oficina.

No, tú en la oficina ni apareces.

Tiene razón mi madre. Seguro que se presentan los compradores,...

..si no están allí ya, esperándote.

Por eso, Merche, por eso no me puedo esconder.

Lo bien que estábamos antes sin estos quebraderos de cabeza.

No me ponga leche.

Claro que estábamos muy bien. Cuando estaba en el ministerio.

¡No teníamos ni un duro pero estábamos de miedo! Dice cada cosa.

Un poco más de leche, Herminia.

¡Toni!

¡Toni!

¡Toni!

¿Qué pasa? Despiértate.

¿No te acuerdas? ¿De qué?

De mi cumpleaños. ¡Ya tengo 10 años!

Felicidades.

¿Y el regalo?

Luego te lo doy.

¿Cuándo? Pero si te vas de viaje.

Luego te lo compro, Carlos. Venga, que estoy dormido.

¿Para esto cumplo yo 10 años?

Que dé la cara don Pablo, que es el que tiene que darla.

Que no, que él se ha encontrado todo de sopetón, mujer.

¿Qué culpa tiene que haya salido Lastra rana?

Lo que tú quieras. Pero quédate.

Espera que pase el temporal.

Es que no va a pasar el temporal. Esto acaba de empezar.¡Hola!

A ti no te puede pasar nada, ¿verdad?

No lo sé, porque he firmado muchos papeles.Los papeles.

En la oficina, en el notario, en...

Virgen Santa, a ver si nos quitan la lavadora y la televisión.

¿Quién nos va a quitar la tele? Nadie. Desayuna y vete a jugar.

¿No sabéis qué día es hoy? ¡Diez!

Dile a Toni que me llame para despedirse.

¿Por qué no esperas hasta la tarde? Hasta que haya pasado todo un poco.

Es que no puedo.

Sí, que ya sé que tienes las manos muy limpias.

Siéntate y desayuna.

Si ves jaleo te vuelves. El que tiene que dar la cara es don Pablo.

Que no me digas lo que tengo que hacer.

¿Y mi bici qué?

Y tú con la cara muy alta, que no te has quedado ni una peseta.

Que lo sepan todos.

¿Y la merienda?

¡Quieres desayunar de una vez!

Antonio.

No te preocupes por nada.

¿Cómo no me voy a preocupar?

Imagina lo que van a decir los amigos,...

..las personas del barrio, Inés.

¿Inés? Si no se entera de nada desde Santander.

Y si se entera le explicamos lo que ha pasado y ya está.

Tú tranquilo.

Ya verás cuando se enteren los amigos del otro.

Ahora, cuando se despierte, se lo explico.

Díselo tú.

No te preocupes.

Se oye una puerta en la escalera.

Vete antes de que baje Clara.

Corre.

Me cago en la leche.

Antonio.

Antonio.

Espera. ¿Puedo hablar contigo?

¡No ves que tengo mucha prisa, Desi!

¿Qué está pasando?

Nada, Desi.

A mí me da igual, tranquilízate, que yo soy tu amigo.

Si tienes algún problema cuenta conmigo.

Por favor, Antonio. Bueno.

Gracias, Desi. Lo que pasa es que...

Nieves. Antonio, buenos días.

Mira, que tú tranquilo, lo que diga la gente ni caso.

Gracias, Nieves.

Yo creo que tu marido tiene razón. La vergüenza...

¿Pero qué vergüenza? ¿A mí qué me importa lo que digan los vecinos?

Ya, ya, pero...

Se oye abrir la puerta. Ese debe ser él que se lo ha pensado

Mamá. Hija, ¿qué haces aquí?

Inés, hija,...

..¿y ese estreno que tenías?

Es que ayer escuché la noticia en la radio.

¿En la radio?

Hasta en Santander lo saben.

Cogí el expreso en cuanto pude. ¿Por qué no me habéis dicho nada?

¿Qué te iba a decir? Estabas tan ilusionada con lo del teatro...

Ya, mamá, pero no sé... No sabía que era tan grave.

He comprado esto en la estación.

Cientos de perjudicados...

Virgen santa.

La policía ha podido comprobar que en el citado vuelo a Brasil...

..viajaba Jorge Lastra.

¡Cabrón, cabrón!

-Don Pablo tranquilícese. -¿Cómo voy a tranquilizarme?

¡Nos ha estafado a todos, Antonio, a todos!

Y ahora estará paseándose por Copacabana y una mulata...

..y 52 millones en el bolsillo.

Y no va a pasar ni un día en la cárcel, que es lo que más me jode.

¡Yo me voy a Brasil y lo mato!

Lo que hay que hacer es ir a Brasil los dos...

..y arreglar esto como lo hacen los hombres.

Puerta. Lola, vaya a ver quién es.

Por la mirilla, Lola.

Si son acreedores o clientes no se le ocurra abrirles.

Si al final los delincuentes somos nosotros.

En esta vida siempre pagan justos por pecadores.

¿Qué?

Son 2 hombres. Creo que es la policía.

Don Pablo, la policía.

Ábrales.

Don Pablo, que es la policía. ¿Es que hemos hecho algo malo?

¿Nosotros hemos hecho algo malo? No.

Ábreles.

Y descuelga todos los teléfonos, por favor.

Joder.

Te lo dije, Antonio, que no meta la policía las narices en esto.

A ver ahora qué haces.

¡Pues qué voy a hacer!

-Buenos días. -Buenos días.

Buenos días. Policía judicial.

Bienvenidos. Pablo Ramírez Sañudo. Yo fui quien les llamó.

Antonio, Alcántara, director gerente. Buenos días, señores.

¿Tu padre? Imagínate cómo está tu padre.

Ya me lo imagino.

Con las ganas y el empeño que tenía en ese trabajo.

Y la ilusión.

Porque mira que estaba ilusionado con lo de director gerente y todo.

Mamá, ¿dónde están mis vaqueros?

¿Qué haces tú aquí?

Nada, que me he venido.

Mamá, mis vaqueros, que no los encuentro y me vienen a buscar ya.

Sí, hijo. Los tengo recién planchados.

¿Qué os pasa?

Mira.

Joder.

Hijo, te lo meto en la bolsa. Suena el claxon de un coche.

¡Toni!

¡Vamos, que nos espera la Brigit!

Ya bajo.

¿Y cómo no me habíais dicho nada? Para no preocuparte.

Hasta esta noche no sabíamos lo que pasaba.

Corre, que te esperan tus amigos. Ya tienes todo en la bolsa.

Que te diviertas mucho.

No hagas locuras.

¿Cómo me voy a ir?

¿Qué dices, hijo? Están tus amigos esperándote.

No. No me voy a ir.

Pues baja y díselo.

Ahora vengo.

Bien.

Me parece que ya tenemos todos los documentos.

Muchas gracias. Si necesitan algo más, ya saben dónde estamos.

Estamos aquí para lo que quieran, pero está todo aclarado, ¿no?

-Esotiene que decidirlo el juez. -Seguramente le llamarán a declarar.

¿A mí? ¿Por qué?

Porque como director gerente es el representante legal de la empresa.

¿El representante yo...?

Efectivamente, el representante legal es el Sr. Alcántara,...

..y estará dispuesto a declarar.

Se lo notificarán en su momento. Gracias y buenos días.

A ustedes. Acompáñesle, por favor, Lola.

¿Qué es eso de que soy el representante legal de la empresa?

Tranquilo, Antonio.

Tranquilo no, don Pablo. Me acaban de decir que tengo que declarar.

Porque como director gerente eres el responsable legal de la empresa.

Si el que manda es usted.

A ver si me entiendes. Yo soy el promotor...

Eso, el que manda.

Antoñito, ayer estuve viendo a mi abogado, por eso llegué tarde.

Quería saber qué te podía pasar.

¿Qué me va a pasar a mí?, si el que se ha llevado el dinero es Lastra.

Claro que se lo ha llevado Lastra. Siéntate.

Tú como director gerente tienes unas responsabilidades.

¡Dale con las responsabilidades! ¿Qué responsabilidades tengo yo?

Según el abogado has firmado unos documentos de compra venta...

..y a la hora de entregarlos resulta que no... hay dinero.

¿Cómo va a haber dinero?, ¡si se lo ha llevado ese desgraciado!

Ya lo sabemos. Pero dice el abogado que al firmar estos papeles...

..has incurrido en una serie de, no delitos, pero sí...

Pare el carro. Estos papeles los he firmado porque usted me lo mandó.

Claro, has firmado los papeles necesarios para ser director gerente.

¿Cómo íbamos a imaginar que Lastra era un canalla?

Yo no lo sospechaba y usted tampoco.

Pero por firmar unos papeles no creo que me hagan nada.

Yo no he robado a nadie. Claro que no has robado.

El abogado lo sabe. Ha hablado de que es probable que te pongan una sanción

¿Cómo que una sanción?

No me diga que voy a ir a la cárcel porque no aguanto una semana.

¿Cómo van a llevarte a la cárcel si no has robado nada?

Se trata de una sanción económica. Una multa.

Una multa a mí, ¿por qué?

Según el abogado tú has firmado unos papeles...

No me diga más. ¡El tonto de Antonio Alcántara...

..es el representante de todo y el coño de nada!

¡Joder, don Pablo, que me la han calzado!

A ver...

..¿cuánto va a costar esto?

Dice el abogado que unos 2 millones.

¿Cómo va a costar 2 millones?

¿De dónde saco yo 2 millones?

Antonio, sabes que te ayudaría,...

..pero todo el dinero que tenía lo he metido en esta empresa.

Estoy arruinado como tú.

¡Don Pablo, que 2 millones son 2 años de mi sueldo, joder!

¡Estos energúmenos nos quieren matar a pedradas!

Antonio, vámonos.

Lola, venga.

Por la escalera de servicio.

Antonio,...

-Antonio, vamos. -Don Antonio, tenemos que irnos.

Don Pablo, ¿cómo voy a pagar yo 2 millones?

¡Levántate, ánimo!

¿No te han hecho ningún regalo?

¿La bici? ¿La merienda?

Ni bici, ni merienda, ni nada. Y todo por culpa de un brasileño.

¿De un brasileño?

De un señor que está en Brasil con todo el dinero.

Pues en mi casa decían que tu padre se estaba volviendo rico.

Eso era antes. Ahora volvemos a ser pobres.

Qué mala suerte. Justo cuando te van a comprar la bici tu padre se arruina

Mira, por ahí viene Josete. A lo mejor te trae algún regalo.

¿Dónde vas, desgraciado?

¿Dónde vas? A casa.

A tu casa. ¡A tu casa! ¿Y mi casa qué?

¿Dónde está ese piso nuevo que me vendiste? ¿Dónde está?

No sé...

¿No lo sabes? ¡Yo confié en ti, Antonio!

¡Puse todos mis ahorros en tus manos! ¿Y ahora qué hago?

Perdóname...

¿Perdóname? ¡Tú no tienes vergüenza! ¿Qué va a ser de mi hijo?

¿Qué va a ser de mi Josete?

Tu futuro está en buenas manos, me dijiste. ¿Te acuerdas?

¿Te acuerdas o no? ¡Sinvergüenza! ¡Me has arruinado la vida!

¿Dónde está el dinero? No lo sé.

-¿Dónde está el dinero? -¡Clara, tranquilízate!

¿Tranquilízate? ¡Nieves, ese canalla me ha arruinado la vida!

¡Me ha quitado todo lo que yo tenía!

Sí, mujer, pero Antonio no tiene la culpa.

-¿Que no tiene la culpa? -No.

¿Qué lío es ese? Debe ser una pelea.

¡Cómo no va a tener la culpa ese canalla! ¡Ladrón!

-A él también le han estafado, Clara. -¡Ladrón!

Antonio.

Si es Antonio.

Han sido 3, Antonio. Si los pillamos.

Hijos de mala madre. Se han librado por poquito.

Por el coche no te preocupes, que yo te lo arreglo.

Si esto no es nada. Seguro que ha sido un bromista.

Vamos a tomar una cañita.

Vámonos.

Vámonos a casa.

Papá, súbete con nosotros.

¡Repítelo si te atreves!

¡Tu padre es un ladrón!

¡Te la has cargado!

¡No os cabreéis tanto!

¡Es que ha hecho llorar a mi madre! ¡Porque es una llorica!

¡Te vas a enterar! ¡Y tu abuelo un pesado!

¡Por lo menos no soy un ladrón como tu padre!¡Te la has cargado!

¡Me habéis hecho daño, animales!

Inés, ve a la ventana y abre, que entre un poco de aire.

No abráis la ventana.

¿Papá, quieres que te traiga algo?

Lo hemos perdido todo, Merche.

Que no hemos perdido todo. No seas exagerado.

No te preocupes, seguro que encuentras otro trabajo.

Claro que sí. En 4 días estás de director gerente en otra empresa.

Y en 2 días se te ha pasado este disgusto.

Que no tenemos nada, Merche.

Claro que tenemos. Tenemos nuestra casa, la tienda y salud,...

..que eso es lo más importante. Di que sí. La salud que no nos falte

Merche,...

..tenemos que pagar una multa.

¿Una multa? ¿Por qué te van a poner a ti una multa?

Bueno, si tenemos que pagar una multa la pagamos.

Por una multa de nada...

Que son...

..dos millones de pesetas.

Dos millones.

Dos millones.

Dos millones de pesetas.

¿Cómo vamos a pagar ese dineral?

Tendremos que vender la casa.

Dios mío. Que nos vemos en la calle.

Y habrá que vender la tienda.

¿La tienda?

Pero ¿la tienda por qué? Si es de mamá y de Nieves.

Mi parte de la tienda está a nombre de tu padre.

Bueno, pues podemos no pagar la multa. Mucha gente no las paga.

Pero entonces te embargan todo.

La tienda, madre. Vamos a perder la tienda.

¿Por qué no hacéis las paces?

¡No hasta que no me pida perdón!

-¿Tú por qué no le pides perdón? -¡Ha empezado él!

¿Yo? Sí, por hacer llorar a mi madre.

Tu madre es una llorica.

Como la vuelvas a llamar llorica no sé lo que te hago.

¡Pues no insultes a mi padre, que te rompo todos los huesos, niñato!

¡Dile a tu padre que mi abuelo le va a dar una buena tunda!

¡Tu abuelo no tiene ni media torta! ¡Y con mi padre no puede nadie!

Alcántara, tráigame un cortado.

¿No me ha oído que me traiga un cortado?

¿Cómo que ya no?

¿Quién te has creído que eres?

Director gerente. Usted perdone, don Antonio.

Pero ¿qué pasa? Te enseñan a comer y a vestirte y te crees un señor.

Eso no se lo cree nadie. A que no te lo crees ni tú mismo.

Tú sabes que eres el pa'rriba, un paleto de pueblo analfabeto.

Un pobre hombre.

Un desgraciado.

Y un mierda.

¿Qué pasa con ese cortado, Alcántara?

Adiós, Antonio Alcántara. Adiós.

Antonio.

¡Antonio!

¡Antonio, ábreme!

¡Antonio!

¡Antonio!

¡Antonio, abre!

¡Antonio!

¿Le habrá pasado algo? ¡Antonio!

Mamá, déjame a mí.

Antonio.

Antonio, mírame.

¿Estás bien?

¡Mírame!

Antonio...

¿Qué hacéis ahí mirando? ¡Fuera de aquí!

Antonio.

Antonio. Ya ha pasado, mi amor.

Ya pasó.

Ya pasó.

Mi amor.

¿Qué dice don Vicente?

Que tiene la presión muy alta y que está muy alterado.Eso ya lo sabemos

Que mucha tranquilidad y mucho reposo. Le han puesto una inyección.

¿Para qué? Para que duerma bien.Puerta.

3 días de reposo por lo menos.

Pero, hijo. ¿Qué te ha pasado?

Mamá, ¿a que mi padre no es un ladrón?

No digas tonterías, cómo va a ser un ladrón.

¿Qué te ha pasado? Madre, tráeme mercromina y alcohol.

Es que Josete ha dicho que mi padre es un ladrón y nos hemos pegado.

¿Cuántas veces te he dicho que no te pelees?

Pero es que ha insultado a mi padre.

Hijo, está bien que defiendas a tu padre, pero no de esa manera.

Tu padre no es un ladrón. Tu padre es un hombre muy honrado.

A quien han robado es a él.

Ya, y por eso es pobre, ¿a que sí?

Sí, y te vamos a poner a pedir limosna.

¿A pedir limosna?

No gastéis esa broma al niño. Que es de broma.

¿Es una broma? ¿Entonces me vais a dar los regalos?

Los regalos. Cariño mío, si es tu cumpleaños.

Será posible que se nos ha olvidado. Feliz cumpleaños, tesoro.

Diez añitos.

¿Cómo se encuentra?

Mejor. Con la inyección va a dormir largo y tendido.

Su marido ha tenido una experiencia traumática, Mercedes.

Vamos, que ha pasado un mal trago. Ha sufrido una crisis nerviosa...

..y no va a salir de ella de la noche a la mañana.

Una crisis nerviosa. Es normal. Se pondrá bien, ¿verdad?

Claro que se pondrá bien. Pero necesita tiempo y descanso y cariño.

A veces el cariño es la mejor medicina.

Es un tranquilizante. Le dais una pastilla 3 veces al día.

Yo mañana me paso para ver cómo está.

Seguro que se pondrá bien, ¿verdad? Claro que sí.

(No hubo manera, no me hicieron ni caso).

(Y así, magullado por mi amigo, herido en mi orgullo de hijo...)

(..e ignorado por mi familia acabó el día de mi décimo aniversario).

(Seguía tan obsesionado por mi cumpleaños...)

(..que había olvidado el hundimiento de mi padre).

Cómo le han dejado el coche a Antonio.

Sí, se lo han dejado nuevecito.

¿Tú qué vas a hacer, Inés?

A la obra no puedes volver, ¿no?

No. Salí corriendo y dejé colgadas 3 representaciones.

Menos mal que una actriz fue a sustituirme, que si no...

¿Eso te perjudica mucho?

Sí. El director no va a querer verme ni en pintura.

Y es una pena porque se ha portado muy bien conmigo.

Para mí ha sido muy bonito.

Pero supongo que también te habrá sabido mal no irte de viaje.

A estas horas deben estar en Saint Tropez.

Por lo visto nunca me voy a poder escapar de este país.

Claro que sí.

Lo que pasa es que ahora tenemos que dejar de pensar en nosotros...

..y en nuestras ilusiones. -Qué remedio.

¿Tú qué vas a hacer?

De momento dejar de estudiar y ponerme a trabajar.

Había pensado en hablar con Eugenio y ponerme de pintor con él.

Pero si no sabes pintar.

Tendré que aprender. ¿Y tú?

Pues yo...

Supongo que mamá se pondrá a coser pantalones otra vez...

..y yo la tendré que ayudar.

Se acabó la buena vida, Inés. Volvemos a ser proletarios.

Sí, se acabaron las pretensiones artísticas.

Y las intelectuales.

Bueno, me voy a la cama.

Que descanses.

-Hasta mañana. -Hasta mañana.

Merche.

Antonio, ¿qué haces despierto?

Merche, ¿qué vamos a hacer ahora?

Tú descansar, que es lo que te hace falta.

Ya has oído a don Vicente, que mucho reposo y mucha tranquilidad.

La casa, la tienda...

¿La tienda? Ahora no me importa nada la tienda.

Lo único que me importa es que tú te pongas bien.

Te ha dado un patatús muy gordo, Antonio. Te voy a cuidar mucho.

Intenta descansar un poco.

Cierra los ojos, mi amor. Ciérralos.

Ciérralos.

Puerta.

Hombre, don Pablo. ¿Otra vez aquí?

Pase.

Perdona que venga a estas horas. ¿Está Antonio?

Está acostado.

Llámalo, por favor. Está dormido.

Necesito hablar con él. No se encuentra bien.

¿Qué le pasa? Don Pablo, no puedo.

¿Tan grave es? ¿Qué pasa?

Don Pablo.

Antonio, ha dicho el médico que no te puedes levantar.

¿Qué es lo que le pasa?

Antonio.

No me pasa nada, no me pasa nada.

Que nos ha dado un susto muy gordo.

¿Qué ha dicho el médico? Tienes que acostarte.

Merche, Merche. Café. Café.

A ti te traigo una tila.

Siéntese.

Antoñito, hijo. ¿Qué te pasa?

Nada, don Pablo, nada.

Siéntate.

Eso es.

Antonio, quería verte antes de irme.

¿Dónde se va?

Unos días fuera. Mi vida es una pesadilla.

Ayer se liaron a pedradas con mi coche.

Si viera usted el mío.

Esta mañana mi portero ha pillado a la gente...

..pintando insultos en el portal de mi casa.

Menos mal que les ha visto, porque si no... Un infierno, Antonio.

Qué me va a contar usted a mí.

¡Ese cabrón de Lastra nos ha robado todo el dinero!

Y ahora los ladrones parecemos nosotros.

Eso, nosotros. Con la ilusión que había puesto usted en esa empresa.

Habíamos puesto, Antonio. Y ahora la ruina más absoluta.

Nosotros sí que estamos arruinados. Nos hemos quedado en la calle.

No como usted, que le queda la gestoría y la imprenta.

No, Mercedes. La gestoría y la imprenta son de mi suegro.

Cómo que son de su suegro.

Y el piso también. Lo único mío era el chalet que me estaba haciendo.

Ya lo he puesto a la venta.

Pues estamos todos igual.

Bueno, igual, igual, no.

Merche tiene razón. Igual, igual no.

Porque yo estoy arruinado, pero puedo defenderme.

¿Y vosotros qué? ¿Qué iba a ser de vosotros?

Acabo de vender lo único valioso que me quedaba,...

..las joyas de mi madre.

Ha sido muy duro deshacerme de esas joyas.

Tú acabas de perder a la tuya, sabes lo que eso significa.

Tantos recuerdos, toda mi infancia.

Aquí están.

Dos millones de pesetas para que paguéis la multa...

..y no os quedéis en la calle.

Pero...

Yo no puedo aceptar, ¿verdad, Merche?

Un Ramírez Sañudo nunca deja a un amigo en la estada, Antonio.

Creí que ya lo sabías.

Pero yo no puedo aceptar esto de usted...De tú.

Antonio, de tú.

Ahora no soy tu promotor, ni estamos en la oficina,...

..ni tú eres mi director gerente.

Ahora somos 2 amigos unidos en la desgracia.

Dos camaradas injustamente derrotados.

Hemos perdido una batalla, pero ganaremos la guerra.

Acuérdate de lo que te digo. ¡Ganaremos la guerra!

Cuando vuelva quiero verte recuperado y dispuesto a todo.

Ahora somos caídos, pero nos levantaremos, Antonio.

Te lo juro. ¡Quiero verte recuperado, nuevo!

Ten fe en mí, Antonio.

¿Cómo no voy a tener fe en ti, Pablo?

Ten fe en mí.

Venga, siéntate.

Don Pablo.

Gracias.

España y yo somos así, Mercedes. Qué le vamos a hacer.

Antonio.

Antonio.

Antonio.

Hija, ya me estaba viendo a toda la familia en la calle.

Sin casa, sin tienda, alquilando una casa Dios sabe dónde.

Papá, no lo cuentes más.

Si son dos millones exactos.

Nunca había visto tanto dinero junto.

Ni yo.

Toni, hijo,...

..sube donde Federico y dale esto a Clara de mi parte.

¿La madre de Josete?

Antonio, te vas a quedar sin dinero para pagar la multa.

Me da igual. Vendo el coche.

Total, no va a dar ni para gasolina.

¿El coche? ¿Con la ilusión que te hace?

Herminia, le he prometido a Clara que no va a perder su dinero...

..y no lo va a perder.

Así que vendo el coche, los trajes y las corbatas si hace falta.

También es verdad. Lo prometido es deuda.

Hijo, sube.

Yo había pensado que podíamos vender mi casa de Sagrillas.

Y la de tu madre también.

Sí, porque vamos a ir muy justos.

De eso nada.

Esa casa no se vende.

Además, creo que alguien había hecho una promesa.

No te preocupes, si nadie va a querer comprar esa casa.

Bueno, yo lo he dicho porque es lo único que tengo.

En fin, el dinero de mis puntos podéis contar con él.

Gracias, madre, pero no hace falta. Nos apretamos el cinturón todos.

Eso es lo que es menester,...

..apretarnos el cinturón y arrimar el hombro.

Para que luego habléis mal de don Pablo,...

..que se os tenía que caer la cara de vergüenza.

Pablo Ramírez Sañudo es un señor.

Cielo, ya creí que no venías.

¿Cómo iba a dejar sola una preciosidad como tú?

Pablo, te has afeitado el bigote.

Vida nueva, adiós bigote.

¿No me lo vas a enseñar?

¿Aquí en la calle?

No, ya lo verás en Montecarlo.

No, en Montecarlo no. Ahora.

¿Me estás poniendo en un compromiso?

Que me hace mucha ilusión.

Bueno.

Vamos, no hace falta que lo cuentes todo. 24 millones de pesetas.

24 millones de pesetas. ¿Y Jorge Lastra?

26, como estaba acordado.

Bien contento le dejé en el aeropuerto cuando le dejé.

No me extraña, para lo que ha hecho.

Y nosotros a Montecarlo.

Una semana de juerga y luego a Suiza,

No veas lo bien que cuidan el dinero en Suiza.

¿Qué te pasa?

Que no puedo dejar de pensar en el pobre Antonio.

¿Cómo el pobre? Le he dado 2 millones.

Podíamos llevarnos 26 como Lastra y por su culpa solo nos llevamos 24.

Pablo, era lo mínimo que podías hacer por él.

Yo he convertido a Antonio Alcántara en un hombre.

Ya será menos.

Le he enseñado a comer, a vestir, a comportarse.

-He hecho que su sueño sea realidad. -Sí, como en Reina por un día.

¿Qué es eso?

El concurso que hace tu sueño realidad.

Mira, pues sí, eso mismo. A un don nadie lo he hecho un señor.

Antonio Alcántara, señor por un año. ¿Y gracias a quién?

Pablito, cómo eres. Anda, vámonos.

A Montecarlo.

¿Y no vas a poder venir al campamento?

No. Si me van a poner a pedir limosna.

Yo te daré un mendrugo de vez en cuando.

Y me darás jamón, ¿no?

El jamón solo lo comemos en Navidad, así que...

Bueno, pues chorizo. Bueno, chorizo está bien.

Ni se os ocurra volver a pelear.

Como vuelva a insultar a mi padre le pongo el otro ojo morado.

Que no vengo a pelearme contigo.

Di lo que decías ayer de mi padre.

¡Que tu padre es muy buena persona! ¿Qué?

Es lo que dice ahora mi madre. Le ha devuelto todo el dinero del piso.

¿Mi padre? ¿Y de dónde lo ha sacado?

¡Yo qué sé! Es que los mayores son muy raros.

Te he traído un regalito. Para que luego digas.

¿Qué es eso? ¿Para qué traes cerillas?

Ya lo verás.

Un merengue. Un día más tarde, ¿eh?

Con vela y todo. Feliz cumple, macho.

Ah, para eso eran las cerillas.

Cumpleaños feliz.

Cumpleaños feliz.

Gracias, macho. De nada.

Qué calor hace.

Yo no quería mucho más. Solo un poco de respeto.

Solo eso, un poco de respeto.

Ya lo sé, cariño.

Pero como parece que he estado soñando todo este tiempo.

Soñando que era director gerente de una constructora.

Que iba a la oficina con corbata y que tenía una secretaria.

Y, claro, ahora...

Ahora te has despertado.

Sí. Se acabó el sueño.

Y al calvario de siempre otra vez.

Tú piensa en todo lo que has vivido.

Qué remedio.

Tengo que volver a vivir todo porque voy a volver para atrás.

Otra vez a lo de antes.

No.

Si me dejan, claro.

Ahora no vas a hacer nada.

Sé qué voy a hacer.

Cafés para el subsecretario y periódicos para el ministro.

Ya has oído al médico,...

..que ahora tranquilidad y reposo y buenos alimentos.

Ya me contarás de dónde vas a sacar tantos alimentos y tan buenos.

Pues de dónde va a ser, de la tienda.

No te preocupes, todo va a ir bien.

De la tienda, claro.

Claro.

Lo bueno es que después de lo que nos ha pasado estos días...

..ya no nos puede pasar nada más.

Te estaba buscando. ¡Ay! ¿Cómo entras así en casa?

¿Qué haces?Bailar. Que hace mucho que no bailamos

Te quiero mucho. Y yo a ti también.

Tenías que haber visto el uniforme de ordenanza mayor de Manolo.

No seas así.

-¿Quién es ese hombre? -Nadie, don Luis.

¡Don Luis, por favor!

Vamos a tomar una copa por ahí.

Tú sí que eres un amigo.

Antonio, ¿qué haces?

Esto es el futuro.

¿Construir casas es un crimen?

El crimen es que los especuladores se estén forrando a costa del país.

¡Qué sabrás tú!

¡Por la constructora Ramírez Sañudo y Alcántara y por Meyni!

Que vendan muchos pisos y muchos vestidos pa' que nos saquen de pobres

Tu nombramiento, Antonio.

Director gerente de Construcciones Nueva York.

Tu padre ha ascendido a Primera división.

Tu padre debe ser más rico que el mío.Ni lo dudes.

Te voy a convertir en un señor. Lo que haga falta.

Mírate a ver qué te parece.

Desde que me he puesto el traje me siento otro.

Si no te conociera diría: Ahí va un señor.

Jorge Lastra, el socio fundador de Construcciones Nueva York.

Encantado.

Estamos vendiendo los hogares de los futuros españoles y eso no es fácil.

Que voy a poner mi futuro en tus manos.

Firma aquí.

Esto sí es un coche, don Pablo.

Es demasiado coche para ti.

Muy bien, Antonio.

Ponemos la 1 piedra en la obra y me gustaría que estuvierais todos.

Ahora que hemos colocado la primera piedra no vamos a tropezar con ella.

¿Hay algún problema? Uno, muy grave, que no construimos.

¡Las casas no se construyen por causas muy poderosas!

Nos han devuelto 3 letras.

¡No me calientes la cabeza!

Mira lo que hago con las demandas.

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Cuéntame cómo pasó - Cap.60 - Tocando fondo

Temporada 4: "Campanadas a medianoche"

Después de pasar la Nochebuena en la parroquia, ya que Toni estaba escondido de la policía, parece que la familia Alcántara podrá cenar tranquila en “Campanadas a medianoche”, capítulo 74. En cambio, lo primero que hace Toni cuando sale es ir a ver a Clara, para disgusto de Mercedes, que no sabía nada de la relación de su hijo con la vecina.

No recomendado para menores de 12 años Cuéntame cómo pasó - Cap.74 - Campanadas a medianoche
Transcripción completa

Cuéntame,...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Luego dirán que los catalanes somos tacaños.

Es que la gente gasta mucho en Navidades.

Si ya lo entiendo. Hacen lo que pueden.

Vamos, los que vienen.

Me estoy quedando sin feligreses.

No digas tonterías.

A la mayoría no les gusta tener un párroco...

...que se apunta a manifestaciones y que diga lo que piensa.

Puerta.

Sí, un momento.

Ah. Hola, Tomás. Pasa.

¿Es Tomás?

Es cuestión de horas. Todo el mundo dice que hoy anuncian las sentencias.

Pero si el juicio se terminó hace varias semanas.

Franco no va a dejar pendiente ese asunto para el año que viene.

A lo mejor quiere dar las sentencias el día de fin de año.

No creo, Toni, sería reconocer que el tribunal militar era un adorno.

Como que están de adorno, Eugenio.

Ssssst.

Joder.

A esos se los cargan.

A mí casi me rompen el quiosco.

Si no te han arrugado ni los tebeos del Jabato.

Pero casi.

A mí casi me saquean el taller.

Son peores que los vándalos, suevos y alanos.

¿Que los qué?

Unos antiguos que sembraban el pánico y el terror.

Ramón, ¿te ha desaparecido algo del taller?

Porque cerré a tiempo.

Anda, que si no echo el cierre...

O sea, que respetan vuestras propiedades y os quejáis.

¿No habéis oído hablar del derecho a manifestarse pacíficamente?

¡Explícaselo tú, Antonio!

No me busques las cosquillas, que estoy muy caliente con ese tema.

Todo el barrio está indignado de que vengan unos melenudos a montar follón

Esto no ha hecho más que empezar.

Esto pasa por haber echado a Alfonso XIII.

Cervan, deja de dar clases de prehistoria.

¿Te has enterado de lo que quieren decir?

Tus amigos quieren decir que aquí cada uno piensa lo que le da la gana

Lo que no se puede hacer es venir aquí y venga carreras y barullo.

¿Eso qué es?

¿No sabes qué es la libertad de expresión?

¡Si aquí cada uno dice lo que le da la gana!

Sobre todo tú, Desi, que solo dices estupideces.

Ssst. Queo, queo...

Buenos días.

-Ponga dos cafés. -Ahora mismo.

Timbre.

(Inés): ¡Voy!

¿Dónde vas? ¿No estabas jugando?

Sí, es que se me ha olvidado una baraja de cartas.

Pero no lo revuelvas todo. Luego lo ordeno.

La que estás liando por una baraja.

No es una simple baraja, es de todas las familias del mundo.

Pues vaya cosa.

Claro, como a ti te da igual la familia.

Pues a mí me parece que a esa su familia la tiene sin cuidado.

Si solo hay que verla.

-Ahora resulta que tiene un amante. -¿Otro?

-Sí. -¿Del barrio?

La han visto con uno nuevo. Eso dicen.

A esa mujer no le da vergüenza nada.

Vergüenza no ha tenido nunca,...

...si no se habría casado antes de tener un niño.

Hay que ver cómo tiene al niño, todo el día por ahí.

Como al abuelo. Y aún hay gente que dice que es buena persona.

¿Buena persona la Clarita esa?

Lo mejor es controlarla y no perderla de vista.

Líbrame...

Me están poniendo nerviosa.

Clara es mi vecina y es muy buena persona.

Perdona, solo digo lo que me cuentan.

No se fíe de lo que le cuentan.

¡Tampoco es para que se ponga así!

¿Qué pasa, hija?

A la gente le gusta hablar por hablar.

Solo hay que fijarse en las páginas. Mira el peso que tienen.

Habrá costado un dineral.

Pues sí. Total, para lo que va a servir.

Eh, que nos vamos a hinchar a vender.

¿A vender qué? ¿Como no sea humo? Porque tenemos el taller parado.

Y aquí, por cada modelo, hay cinco colores y seis tallas.

Eso va a ser un problema. A ver.

¿Tu mujer ya se ha decidido?

No, qué se va a decidir. Si no sabe.

No digas memeces.

Tu mujer será lo que sea, pero no tiene un pelo de tonta.

Cuando no vende es porque algo habrá. A lo mejor vale más.

¿Cómo va a valer más?, si nos han ofrecido tres millones y medio.

Tu mujer es muy lista y la única que le planta cara a don Pablo.

No hables de la cara de mi mujer.

¿Qué te parece?

Son tres millones y medio por tu 37'5%,...

...con lo que valora la empresa en más de seis millones y medio.

No es una mala oferta, mamá.

No lo es, no. Y me ofrece seguir siendo diseñadora de la firma.

O sea, que podrías seguir haciendo lo que te gusta.

La verdad es que sí.

También te parece bien que acepte.

Yo no he dicho eso.

Pero me lo das a entender. Tampoco.

Pues explícate, porque no te entiendo.

Sabes que nunca me ha gustado que te asocies con don Pablo.

¿Crees que a mí me gusta? Las cosas no son tan sencillas.

Meyni es nuestra y me da miedo perder el control de la empresa.

Con el tiempo podrías montar otro negocio.

Como si fuera tan fácil.

Luego están las trabajadoras.

Les di mi palabra de que arreglaríamos las cosas.

Y lo que les pase depende de si le doy mi parte a don Pablo.

¿Por qué te ríes?

Me hace gracias que me preguntes si tienes tan claro lo que quieres.

Ojalá lo tuviera claro. Estoy hecha un lío.

Tesoro.

¿Por qué te echas últimamente tanta colonia?

Me echo lo de siempre.

Que te echas un litro.

¿Es por esa chica?

¿Qué chica?

Hijo, que soy tu madre.

No hay ninguna chica, mamá.

¿Seguro? Seguro, no la hay.

Pues nada, me callo.

Luego me sale con que no sabe si va a ser capaz de dejar a mi nieto.

¿Usted qué le contestó? ¿Qué le voy a contestar?

Que dejaba a mi nieto o se iba a enterar de quién era yo.

Es que cuando saca usted el carácter da miedo.

¿Y qué opina su hija?

Mi hija no sabe nada.

Qué historia de amor tan imposible. Su nieto y... esa pobre muchacha.

De pobre muchacha nada. Tiene más conchas que un galápago.

Estoy leyendo un libro de amor emocionante.

Se llama Amores difíciles.

Aaah.

Es precioso. Ya, ya.

Precioso, precioso.

Preciosísimo y prohibidísimo.

No, aún no está prohibido, pero lo estará, supongo.

Si quiere, cuando termine se lo presto.

No se moleste.

¿Por qué?

Porque no tengo tiempo ni de rascarme.

Lo único que quiero es que seas feliz.

Lo mejor que te puede pasar es que encuentres una buena chica.

Lo que no entiendo es a qué viene tanto misterio.

A mí no me importa cómo sea. Lo que me importa es que seas feliz.

Bueno, mamá, es que...

Es que aún nos estamos conociendo.

Es un poco pronto.

Por eso no os había dicho nada ni la había llevado a casa.

Claro que sí, hijo, tiempo al tiempo.

Tú siempre tan responsable.

Hija tirolesa.

Hijo chino.

Padre árabe.

Abuela mejicana.

Y madre india.

Falta el abuelo bantú y la hija esquimal.

No vamos a poder jugar. Sí, son solo dos cartas.

Es que no es lo mismo.

Podías tener más cuidado. Mira que perder al abuelo negro.

Y la hija esquimal.

Ya tenemos dos familias cojas, como la de Josete.

¿Y la tuya?, que tienes una hermana hippie y encima está en Ibiza.

Y tienes un hermano rojo escondido.

Pues no, listo.

Además, quién fue a hablar, que tus padres están siempre a la greña.

¡Y mi hermano no es rojo, es comunista!

¿A que te doy?

(Resulta que nuestras familias...)

(...eran más defectuosas que las de la baraja).

(Descubrimos que había problemas en todas nuestras casas).

(No sabía lo que harían mis amigos,...)

(...pero yo iba a luchar por la unidad de los Alcántara).

Valentina, vamos al supermercado...

...y llevamos el vestido a la mujer de Pablo.

¿Y allí cómo hacéis la compra?

La hago a mi manera.

La leche voy a por ella a una finca y nos la dan recién ordeñada.

El pescado se lo compramos a los pescadores en la cala.

Qué fresco estará. Sí, sabe a mar.

Y como tenemos un huerto y nueve gallinas, nos apañamos bien.

Pablo, tenga el vestido de su mujer.

Pues igual que yo en Sagrillas. Pues sí.

Te tendrás que levantar muy temprano para ir a la tienda.

Uy, uy. ¿Qué pasa, que el otro día...?

Tus padres se creen que me chupo el dedo.

Ya, pero prefieres que piensen que sigues en Babia.

En cada familia... cada uno cumple con su papel.

Pues sí.

Y ahora que lo sabes, ¿qué piensas?

Pues, hija, yo...

Tú estás con Mike, ¿no?

Sí, claro.

¿No estáis allí todos revueltos?

No. A ver, yo estoy con Mike porque es mi novio.

Lo único es que no estamos casados.

Ya.

Vámonos de aquí, ¿no?

¿Dónde hacemos la compra?

Hacemos la compra a tu madera. ¿En una granja?

No, en una granja no. No vamos a ir a Galicia a por el pescado.

Vamos al mercado y vamos a hacer una compra de Nochevieja...

...como las de toda la vida. Me parece muy bien.

¿Así está bien?

¿Cuánto tiempo va a durar esto?

Ojalá lo supiera.

Es que no sé qué haces aquí escondido. Lo sabe todo el barrio.

¿Cómo que lo sabe todo el barrio?

Claro, si sales a la calle a dar voces. Cómo eres tan ingenuo.

Y dale con lo de ingenuo.

Y lo nuestro lo sabe todo el mundo.

No, solo lo saben tres personas, Eugenio, mi padre y mi abuela.

Y mi padre.

-Bueno, pues lo saben cuatro. -Y el barrio.

¿Y qué más da?

Lo vamos a pasar mal al principio, hasta que se acostumbren.

Enciendes el horno en el gratinador. Lo tienes solo cinco minutos.

Gracias.

No te pongas así, que no quiero verte mal.

Toma, Toni, me tengo que ir. Ya hablaremos.

Yo sigo sin tenerlo claro.

Tú sabrás. Pero yo ni me lo pensaba.

Y mira que me gusta tenerte de socia, pero algo así...

Si vendo mi parte, ¿no dejarás que don Pablo haga de las suyas?

¿De las suyas? Los líos, las trampas, todo eso.

Merche, ¿tú en qué mundo vives? Lo digo por...

Lo dices porque no tienes ni idea de estas cosas.

Y ya eres mayorcita para saber que los negocios son así.

La que no tiene ni idea eres tú. Estás muy equivocada.

Porque hay formas y formas de hacer las cosas.

Pero qué ingenua eres. Te veo en la calle pegando gritos.

¿Pegando gritos?

Como tu hijo y su pandilla, que creen que van a cambiar el mundo.

A mi hijo no le metas que no tiene nada que ver.

Si sois iguales.

¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?

Pues vete al Congo Belga. ¿Al Congo Belga?

Sí, de misionera, porque lo que es de empresaria...

El besugo está por las nubes.

¿Has visto las angulas? Están carísimas.

¡80 pesetas cien gramos!

No sé dónde vamos a parar.

¿Y la ternera?

Ciento ochenta.

Y dice ternera de Texas.

De ninguna manera. 5.000 es imposible.

Claro que no.

Ni soñarlo. Haga lo que quiera.

Está muy bien el mercado, ¿verdad? Sí, tenías razón.

Carlitos, ¿qué haces aquí?, ¿por qué no estás jugando con tus amigos?

Es que me faltaba el abuelo bantú y me estoy haciendo uno.

Qué bonito te está quedando. Inés, guarda tú la compra.

Yo me voy a sentar un rato.

¿También vas a dibujar tú?

Bueno, te está quedando un poco blanco.

Sí. Oye, abuela.

¿Qué?

A nosotros nos está pasando igual, ¿no?

¿Igual que qué?

Que estos, que cada vez hay menos en casa.

Pero eso es normal. Los hijos crecen y se van.

¿Tú también te vas a ir de casa? No. ¿Adónde voy a ir?

Yo me quedo en casa, contigo.

Eso es lo que dicen todos y luego...

Anda, termina, que tus padres están al llegar.

Yo me voy a poner al fuego el guiso.

No estés triste. Tus padres y yo no nos vamos a ir de casa.

Si don Pablo tenía algo importante que decirme...

...por qué espera hasta esta tarde.

No lo sé. Me lo podía haber dicho ya.

Que nos reuníamos esta tarde y que lo arreglábamos todo. Eso ha dicho.

Ya me extraña a mí que lo arregle todo.

¿Cómo has encontrado a Toni? Bien.

Podías haber venido a ver a tu hijo.

Que no. Si al final siempre nos peleamos.

Yo tenía razón. Que las madres nos damos cuenta de esas cosas.

¿Tenías razón de qué?

Que tu hijo se está viendo con una chica.

Que no, que son imaginaciones tuyas.

Que me lo ha dicho. Tiene novia, Antonio.

¿Que te ha dicho que tiene novia? Sí.

¿Te ha dicho quién es? No.

¿No te ha contado nada más? No me ha contado mucho.

Me ha dicho que se están viendo y que por eso no nos la ha presentado.

Parece que no te guste que tu hijo se haya echado novia.

¿Quieres que cante una zarzuela? Sobre todo con su historial.

Lo dices por Marta. Claro.

No va a tener siempre esa mala suerte.

No seas agorero. Que le va a ir bien, te lo digo yo.

Que tengo muy buen olfato para esto.

Que Santa Lucía te conserve la vista, porque el olfato...

Puerta.

Adelante.

Hola.

Inés.

¿Qué tal?

Muy bien.

¿Tienes un rato?

Los que quieras. Llevo una hora en el confesionario y no ha venido nadie.

Es que tengo una película de Ibiza que ha rodado un amigo...

...y pensaba que, a lo mejor, querías verla conmigo.

Claro.

-¿Quieres que la veamos ahora? -Sí.

Pasa.

No se parecen en nada.

No os quejéis, que al menos tenemos a la hija esquimal y al abuelo bantú

Pero es que es más joven que mi padre.

-¿Tú cómo lo sabes? -¡Que te doy!

No os peleéis. A fin de cuentas estamos los tres igual.

Sí, menudas familias que tenemos.

Mi abuelo dice que las familias antes eran diferente.

-¿Cómo diferentes? -No sé, diferentes.

Creía que antes las familias eran completas.

Eso. Y que la gente no se iba así como así de casa.

Como ahora.

Al final nos vamos a quedar los tres más solos que la una.

Eugenio, que el otro día no nos entendimos, pero por mí...

Cuando te fuiste me quedé fatal. Viniste para explicar las cosas y...

Al final discutimos por tonterías, como siempre.

Como siempre.

Estos días yo también estoy un poco nervioso.

Si lo entiendo. Yo he venido de Ibiza y no sabía el follón que teníais.

Además, que... que lo que te quería decir es que...

Tú para mí eres muy especial y eres un amigo muy importante...

...y no te quiero perder nunca.

Y yo tampoco te quiero perder, Inés.

Pues eso.

¿Vemos la película?

Sí, si la he traído para que te hagas una idea de...

...de la vida que llevo en Ibiza.

Me ha contado Toni que lleváis una vida muy franciscana.

Eso de franciscana no sé de dónde se lo ha sacado.

Me refiero que lleváis una vida austera,...

...compartiendo las cosas con los demás.

Eso sí.

-Ese es Mike. -Sí.

Te manda muchos recuerdos.

Se te ve muy feliz.

Sí.

No piensas volver, ¿verdad?

Antonio. Antonio, hombre...

¿Qué te pasa? Se me ha enganchado el tacón.

Sácalo. No puedo.

No muevas el pie, que me voy a hacer daño.

Una, dos y...

¡Tres!

No le he dicho que no. Le he dicho que lo iba a pensar.

No hay nada que pensar. Ya te lo he explicado.

¡Que no me gusta discutir en la calle!

Mercedes, que estoy con vosotros. Ánimo, que esto no va a durar siempre

Muchas gracias. Gracias.

Me pongo muy nervioso en la calle.

Ya sé que las cosas hay que pensárselas.

¿Qué pasa ahí?

TV: (Después de 18 días de deliberación,...)

(...el consejo de guerra celebrado en Burgos ha dictado sentencia...)

(...en relación a los 16 procesados...)

(...por pertenencia a la organización separatista revolucionaria ETA...)

(...y por otros delitos como el asesinato).

(Dicha sentencia establece nueve penas de muerte).

(Francisco Javier Izco de la Iglesia, por los delitos de asesinato...)

(...y bandidaje, dos penas de muerte).

(Joaquín Gorostidi Artola, culpable de asesinato y bandidaje,...)

(...dos penas de muerte).

(Eduardo Uriarte, pena de muerte).

(Francisco Javier Larena, pena de muerte).

(José María Gorronchogo, pena de muerte).

(Mario Onaendía, pena de muerte).

(Jesús Sabrisqueta Korta, condenado por un delito de bandidaje,...)

(...25 años de reclusión mayor,...)

(...por un delito de robo a mano armada, 25 de reclusión mayor,...)

(...por un delito de terrorismo, 12 años y un día de reclusión menor).

Pasos en el piso de arriba.

Otra que no puedo dormir.

¿Qué?

Perdona, creía que estabas despierto.

Estoy despierto.

¿Qué va a pasar ahora?

No lo sé, porque últimamente no entiendo nada.

Que no hagan ninguna locura.

Eso díselo a tu hijo, que es el que hace locuras.

Eugenio, no debes intervenir, te puedes meter en un buen lío.

Estamos en un lío. Ahora es el momento de estar juntos.

¿Y el arzobispado? ¿No tienes que tener cuidado?

Ya no. La iglesia tiene que dar la cara.

-¿Aviso a los demás? -Que vengan. Y preparados.

Y que Dios nos ayude.

Hemos tomado una decisión..

...y la llevaremos a sus últimas consecuencias.

Quiero que entendáis que es una decisión personal.

El que quiera irse lo puede hacer cuando quiera.

Perdonad.

Tened las cosas a mano porque en cualquier momento pueden entrar.

Estos chicos se van a quedar unos días para protestar por la situación.

Pero vosotras como si nada. Ahora mismo os confieso.

No le des más vueltas, que te vas a marear.

Que don Pablo se quiere quedar con nuestra parte...

...para hacer lo que le dé la gana. Claro. ¿Y qué?

¿Cómo que y qué?

Don Pablo es un negociante y los negocios son para hacer dinero.

Ya lo sé.

¿Sabes lo que podríamos hacer con ese dinero?

Ya lo sé, ¿crees que soy tonta?

Podríamos mandar a Toni a estudiar al extranjero, para que espabile.

Hija, lo que me faltaba.

¿Qué pasa, madre?

Se han encerrado en la iglesia. ¿Quién?

Pues...

Me cago en la leche, ¿quién va a ser?

Me he encontrado a Josefina. Venía de la parroquia.

Dice que están encerrados, Toni y Eugenio y otros chicos.

Y la policía está fuera. ¿La policía?

Sí, hija. Eso es por las sentencias.

Antonio, vamos a la parroquia. Yo no voy.

¿Cómo que no vienes? Que si entra la policía y se lleva al niño...

Que no voy. Que no puedo más. ¡Que ya está bien!

Si tu hijo se quiere meter en la boca del lobo que se meta.

Me voy.

Clara. Mercedes.

¿Qué haces aquí?

Es que he venido porque me he enterado de lo que pasaba...

...y a ver si Eugeno necesitaba algo. ¿Has visto a Toni?

No. ¿Por qué? He entrado un momento solo y con estos pues...

Tengo que hacer la compra. Adiós. Adiós.

¿Hoy no vas a trabajar?

He llamado para decir que íbamos más tarde.

Vas a esperar a Mercedes, ¿no? Sí.

Antonio.

Tú lo sabes, ¿verdad?

¿El qué?

Lo de Toni.

No mucho. Sé que está metido en algo, porque no deja la política.

No, digo lo de Toni y la vecina.

Me... cago en la leche. Al final se va a enterar todo el barrio.

Me lo dijo Federico.

¿Y Federico? Sí. Dijo que tú deberías saberlo.

Ojalá no lo supiera. Ojalá no me hubiera enterado.

Nosotros pensamos que habría que hablar con ella.

¿Con quién? Con Clara.

Ya, igual que yo. ¿Qué les dijo?

Nada. Se puso mustia.

Se pone mustia, como conmigo.

Pues ya sabe lo que estoy pasando.

¿Qué cree usted que se pude hacer?

No sé, hijo, cualquier cosa menos decírselo a Mercedes.

Eso nunca.

Aunque está orientada, pero cree que es una compañera de la universidad.

Como se entere...

Hasta luego.

Joder.

¿Cómo no la has visto? A Clara no, mamá.

Hola, Eugenio. Si la he encontrado en las escaleras.

Con todo el jaleo no la he visto. Habrá entrado a hablar con Eugenio.

Eso da igual ahora.

Ahora mismo entras en casa de Eugenio.

¿En casa de Eugenio?

Que sí, que es donde mejor estás. Si entra la policía...

Que no, que me voy a quedar aquí hasta que los indulten.

¿Cómo que hasta que los indulten?

¿Y si los matan te pasarás toda la vida encerrado?

Toda la vida no. ¿Entonces?

He tenido mucha paciencia contigo. Pero ya está bien.

Hasta aquí hemos llegado. ¡Ni una más!

Ssssssst.

Ni una más. No sé a qué te refieres.

No te hagas el tonto conmigo, que me saca de quicio.

Primero te tienes que esconder porque te busca la policía,...

...luego sales a pegar gritos y ahora te encierras.

Si no es por mí, hazlo por tu padre. Mamá...

¡Por tu padre, que no sabes cómo está!

Está desesperado y no entiende nada. ¡Y ya está bien!

Mercedes, por favor...

Papá tiene que entender... ¡No entiende nada y yo tampoco!

El que tiene que entender eres tú. ¿Yo?

Sí, tú. Que ya eres mayorcito para ir haciendo tonterías.

Tienes que pensar un poco más en tu familia.

Que no sabes cómo estamos.

¿Me has oído?

Lo siento mucho, no quiero haceros sufrir, pero tengo que hacer esto.

¡Tengo que hacerlo y lo voy a hacer! Y no me montes numeritos, por favor.

Puerta.

Sí.

Soy yo.

Entra.

¿Qué pasa?

Te vas a ir, ¿no?

Carlos, si ya lo sabes. Me voy pasado mañana.

¿Y qué pasa con la unidad de las familias?

¿De dónde te sacas eso?

Las familias tienen que estar juntas.

Lo saben hasta los bantúes.

Carlos, las familias están juntas hasta que los hijos crecen.

No, hasta que los hijos se casan. Unos se casan y otros no.

Además, que cuando eres mayor tienes que hacer tu vida.

Pero aquí cada uno hace lo que le da la gana.

Cuando seas mayor seguro que lo entiendes.

Cuando sea mayor no voy a dejar que mis hijos se vayan.

¿No? Pues se van a ir aunque no quieras.

Pues no.

Pues sí.

(Tengo que confesar que de pequeño me identificaba con Franco).

(Al Caudillo le era cada vez más difícil mantener la unidad del País)

(...y a mí la de mi familia).

Pues eso dice mi marido, que habría que matarlos a todos.

-¿A los chicos vascos? -Sí.

Pero, mujer...

A los vascos y a los que andan encerrándose en las iglesias.

Su marido es un exagerado.

Un poco exaltado sí es, pero no le falta razón,...

...porque hay que ver la que armaron el otro día.

No es para tanto.

Menudo susto.

Este es un barrio de gente trabajadora, pero de orden.

No me gusta que maten a nadie, pero con lo que vimos en la guerra...

Pero la gente tiene que tener derecho a protestar.

Pili, aquí se empieza protestando y se acaba a tiros como hace 30 años.

O no, ¿Valentina?

Sí. Es que tú no entiendes nada porque eres muy joven...

...y no has vivido lo que nosotras hemos vivido.

Vaya frío.

Menos mal que bajas, porque me estaba quedando pajarito.

Creí que te habías quedado dormido.

Cómo me voy a quedar dormido si hace días que no pego ojo.

Ya me he enterado de lo que ha pasado en la parroquia.

¿Qué es lo que quieren estos chavales?

Qué van a querer, un futuro mejor y más libre.

No me hables del futuro y los inventos.

Me refiero a un futuro en la vida.

Tu hijo y muchos otros quieren un futuro más libre,...

...donde uno pueda pensar y decir lo que le dé la gana.

Pues dicen lo que les da la gana y hacen lo que quieren.

Que lo diga mi hijo, pero que lo digas tú, un hombre hecho y derecho.

Porque te lo digo yo, que soy un hombre hecho y derecho.

No sabía que te gustaba la política.

¿Qué tendrá que ver? Es que aquí no se puede vivir del miedo.

Es que en cuanto piensas diferente te cortan la cabeza.

¿O ya no te acuerdas de tu padre?

Deja en paz a mi padre.

A tu padre le mataron por republicano y sindicalista...

...y porque quería un mundo mejor para ti y para sus nietos.

Quería lo mismo que tu hijo.

Pero como ganas cuatro perras más crees que todo el monte es orégano.

¡Qué vergüenza!

¿Qué sabrás tú, Desiderio?

Qué sabré yo.

No me acostumbro a verlo vacío. En dos días está otra vez funcionando

Pero con otras modistas.

Si María Jesús no se hubiera puesto así con Pablo otro gallo cantaría.

¿Has pensado qué vas a decir a Pablo?

¿Por lo de la oferta? Sí.

Pues no. No sé lo que hacer.

Merche, te queda poco tiempo.

Y que tres millones y medio no es moco de pavo.

Eso es verdad.

Teniendo en cuenta que puedes seguir diseñando tus modelos.

¿Tú sabes la tranquilidad que te iba a dar eso?

Con la de preocupaciones que tienes...

No, de ninguna manera.

4.500 pesetas...

Yo no tengo nada que pensar. La oferta es mía.

Haciendo un esfuerzo podríamos llegar a las 4.000.

Sí, 4.000.

¿Estamos de acuerdo?

Perfecto.

Muy bien. Gracias.

Estoy hecha un lío. No sé lo que hacer.

No sé qué decirte porque de negocios no sé nada.

Yo tampoco. Pero tengo que tomar una determinación.

¿Y papá qué dice?

Que tres millones y medio de pesetas es mucho dinero.

Y lleva razón.

A lo mejor lleva razón, pero el dinero no da la felicidad.

No, pero ayuda. Te digo yo que ayuda.

No sé. Yo te diría que hicieses lo que más serenidad te pueda dar.

Estás muy pesadita con eso de la serenidad.

Te lo digo porque es...

Es que estás todo el día con la serenidad, la paz espiritual, la paz

Lo que digo es que cojas la opción que te deje más tranquila.

En eso llevas razón.

En la iglesia no van a entrar.

Lo que quieren es meternos miedo...

-Te he traído comida. -Tenemos comida de sobra.

Por si acaso, no vayas a pasar hambre.

¿Nos sentamos?

¿Qué va a pasar ahora, Toni?

No lo sé. Depende de lo que decida el Régimen.

Como les fusilen a alguno de ellos de aquí no nos movemos.

Toni, está la policía y van a entrar y te van a detener.

¿Otra vez con eso? Ya te lo he explicado. Hay momentos en la vida...

¿Y yo qué, Toni?

¿Tú?

Sí, yo. ¿O no ves lo mal que lo estoy pasando?

Sí, ya lo sé.

No lo sabes, porque estás aquí y la que sufre el calvario fuera soy yo.

Son momentos muy difíciles para todos.

Solo te pido que me apoyes y una vez que salga...

¿Que te apoye, Toni? ¿Y a mí quién me apoya?

Yo te apoyo.

No lo haces. Tú estás en lo tuyo, en tus huelgas, tus manifestaciones.

Pero yo estoy más sola que la una.

Y estoy aguantando que la gente me mire como si fuera una...

-¿Tú sabes lo que es eso? -Sí sé lo que es.

No lo sabes, porque eres un egoísta.

¿Que soy un egoísta? Me estoy cansando de que me llamen egoísta.

Lo que hago no lo hago por mí, lo hago por los demás.

Basta de sermones y de hacerte la víctima. Ni que fueras mi madre.

Clara, no te pongas así...

¡Clara!

¿Podemos poner ya Pasaporte a Dublín?

Luego, Carlos. Estamos escuchando el parte.

(Hace cinco años el valor de su producción...)

(...llegaba apenas a los 25.000 millones de pesetas...)

(..y hoy supera los 43.000 millones).

Oye, ¿han dicho algo?

Ni una palabra.

Habrá que esperar a mañana,...

..a ver qué dice Franco en el discurso de Nochevieja.

No han dicho nada.

Ni una palabra.

A lo mejor Franco dice algo mañana.

No sé yo.

¿Vosotros creéis que Franco va a perdonar a los vascos?

Por Dios, más muertes no, hija.

¿Van a matarlos?

No digas esas cosas.

¿Podemos poner ya Pasaporte a Dublín?

Ponlo.

(Así, señoras y señores, verán a todos los intérpretes unidos...)

Me voy a dormir.

No has comido nada.

No tengo apetito. Buenas noches.

Hasta mañana.

Volver la vista atrás después de meses, uuuuh,...

...mirar hacia adelante es vivir sin temor.

Ha ganado Karina, te lo dije.

(En el baúl de mis recuerdos infantiles...)

(...ese concurso ocupa muy poco lugar).

(Con mi familia en crisis no tuve ánimo para celebrar el triunfo...)

(...de Karina en Pasaporte a Dublín).

Antonio.

Antonio, hombre...

¿Merche, crees que Toni se parece a mi padre?

¿A tu padre?

¿A qué viene eso ahora?

Lo pensaba. Como también lucha por la libertad y un mundo mejor...

...a lo mejor se parece a mi padre y el equivocado soy yo,...

...y uno tiene que pelear por esas cosas en la vida. No sé.

No tiene nada que ver.

Toni es un idealista y un cabezota, porque no sabe lo que hace.

Y tu padre vivió en otra época, en una guerra.

Y en una guerra muere mucha gente y no se sabe muy bien por qué.

No pienses en eso ahora.

No pienses en eso, que te pone muy triste...

...y tengo una buena noticia.

¿Una buena noticia? Sí.

Menos mal, porque será la primera en mucho tiempo.

Que ya está bien de disgustos. A ver, ¿qué?

Voy a aceptar la oferta de don Pablo.

¿Sí?

Sí, Antonio, me lo he pensado bien.

Que ya está bien de pasar malos tragos.

¿Para qué nos vamos a complicar más?

Y que tú y yo necesitamos un poco de tranquilidad y seguridad.

Con ese dinero vamos a poder hacer muchas cosas.

Fíjate tú. Podemos abrir una cuenta corriente para ingresar ese dinero.

Que son tres millones y medio.

Y a Toni le podemos mandar al extranjero a estudiar.

Había pensado que a Francia, con mi hermano.

Para que no se meta en líos. Y arreglar la casa, que le hace falta.

Y comprar un coche para ti. ¿También un coche?

El mejor. No vamos a escatimar en gastos.

Tampoco hay que tirar la casa por la ventana.

Y cuando pase lo de Toni nos vamos tú y yo de vacaciones.

Ya está bien de sobresaltos.

Merche.

¿Qué?

Muchas gracias, mujer. Muchas gracias.

Muchas gracias.

Que sí, Antonio, que ya lo tengo decidido.

En cuanto llegue firmo lo que haya que firmar.

No sabes el peso que me quitas. Y fuera problemas.

Claro. ¿Por qué tienes que chuparte los follones de la empresa?

Yo a lo mío, a diseñar. Es lo que más me gusta.

Y lo que mejor haces. Vas a ganar un dineral con la moda.

¿Seguro?

Segurísimo.

Entro a darle el cambio y salgo enseguida.

No tardes.

Eso han dicho. Hay que andar con mucho cuidado.

Eugenio, ¿crees que entrarán en una iglesia?

No sería la primera vez.

Son capaces de eso y mucho más.

Gobernación ha dado luz verde para que se repriman las manifestaciones..

...y se acabe con los encierros con la violencia que sea necesaria.

¿Ahora qué hacemos?

Hay que esperar y estar muy alerta.

Ruido de las máquinas del taller.

Buenos días.

Hola, Mercedes.

Qué contenta vienes, ¿no?

Sí, la verdad es que...

¿Qué ruido es ese?

¿El qué?

¿El taller?

Ah, sí, ya está funcionando.

No me digas que don Pablo ha contratado a otras.

Pero si son las mismas.

Es que se ha solucionado.

¿Cómo?

No lo sé.

Ahora vengo.

¿Podemos hablar?

¿Qué ha pasado?

Perdone, Mercedes. ¿Perdonar el qué?

Yo no habría vuelto al taller, pero ellas se han empeñado.

¿De qué está hablando?

De don Pablo.

¿Qué ha hecho?

Les ha puesto dinero sobre la mesa.

¿Cuánto? Cuatro mil.

Les paga un extra de cuatro mil pesetas al mes...

...para que se olviden del contrato, la seguridad social y el sueldo fijo.

Ellas querían más, pero se han conformado con eso.

Y yo que no aceptaran, que no se vendieran, pero no ha habido manera.

Bueno, algunas están pasando mucha necesidad.

Ya.

Ha habido una votación y fui la única que votó en contra.

¿Podemos hablar?

Vamos a hablar.

Ha sido una decisión ejecutiva que beneficia tanto a las obreras...

...como a nosotros, la empresa.

Una decisión que ha tomado sin consultarme.

A veces las decisiones se toman sin consultar.

No podíamos dejar las máquinas paradas perdiendo dinero.

Mujer, con tanto pedido esperando...

No tenía derecho a hacerles esa oferta sin mi consentimiento.

No puedo dejar la empresa en estas condiciones.

Merche, ¿qué estás haciendo?

Lo siento, Antonio.

Yo también lo siento, pero esto no puede quedar así.

Es que no va a quedar así.

No le voy a dejar tomar ninguna decisión sobre Meyni sin consultarme

Feliz año.

¡Feliz año, Mercedes!

¡Antonio!

Antonio, por Dios, escúchame.

Tú estás loca. ¿Sabes lo que estás haciendo?

Sí. Y me he quedado con la conciencia tranquila.

¿Y la libreta con ese dineral que os iba a cambiar la vida?

¿Mandamos a la basura tres millones y medio...

...para que te quedes tranquila? ¡No me jodas!

Sé que anoche...

Anoche me decías que ibas a firmar lo que fuera...

...y hoy me dices lo contrario y te quedas tan ancha.

Y yo soy el último en enterarme. ¿No ves lo que ha hecho don Pablo?

Lo que tenía que hacer. ¿Qué ha hecho?

Ponerse de acuerdo con las trabajadoras...

...y poner en marcha el taller.

Que no somos las hermanitas de la caridad.

Que yo no soy hermanita de nadie, que soy empresaria, pero decente,...

...no un ladrón. Un ladrón.

Sí, un ladrón.

Por mí como si es Luis Candelas, porque nos iba a sacar del pozo.

Pero te da igual porque solo te importan tus principios y tu orgullo

¿Mi orgullo? Sí, que eres muy egoísta.

Pues nada, tú sigue así.

Hola, abuela.

Hola, hijo. ¿Qué haces aquí solo?

Es que nunca me salen las familias completas.

No me hables de familias incompletas.

Hola, abuela. Qué pronto has vuelto.

Sí. He dejado a aquellas dos vendiendo, yo no podía más.

Ya no trabajo más hasta el año que viene.

No sabes lo que me ha pasado. ¿Qué te ha pasado?

Que he perdido los billetes.

¿Los de vuelta?

No lo entiendo. Los tenía en la maleta, pero no están.

Hija, yo...

No los has visto, ¿no? No.

¿Y tú?

No.

No sé qué voy a hacer. No sé cómo ha podido pasar.

Es que... los he cogido yo.

¿Qué?

Carlitos, ¿por qué le has cogido los billetes a tu hermana?

Es que no quiero que te vayas.

¡No me des estos sustos, que esto es muy importante para mí!

Pero si ella va a volver pronto a vernos. Verdad, hija.

Claro.

Pero es que si te vas va a estar la familia incompleta.

Ay, familias incompletas. Vamos a dar una vuelta.

Señor, Señor.

¡Eugenio!

Nada. Uno del movimiento diciendo que no van a consentir...

...ataques a la unidad de la patria. -Esperemos al discurso de Franco.

Va a confirmar la sentencia y se va a poner a dar palos.

Toni, no puede haber represión.

La policía va a entrar en cualquier momento.

Una peseta.

¿Sabes lo que pasa?

Que ahora llevo otra vida y hay gente que no lo entiende.

Yo creo que no lo entiende nadie.

Pues seguramente.

¿Para cambiar de vida te tienes que ir tan lejos?

No, pero a veces sí hace falta irse tan lejos para empezar otra vez.

¿Ya no te gusta el barrio?

Sí me gusta. Pero ya no significa lo mismo para mí...

...y ahora veo las cosas distintas.

Esto no ha cambiado nada. La que ha cambiado soy yo.

Eh, Jesús.

¿Inés?

¿Cómo estás?

Inés, cuánto tiempo.

Es tu novio de antes. Sí.

¿Egoísta?

Así me lo soltó.

Hija, yo creo que lo que haces es por el bien de todos.

¿Qué pasa, madre? ¿Qué estoy haciendo mal?

Tú sabes que don Pablo no me gusta nada, pero, en fin...

Me da mucha pena, porque Antonio no gana para disgustos.

Si entiendo a Antonio, está entre dos aguas.

Pero me llega al alma que me diga esas cosas.

Él se las prometía muy felices y no me extraña, era un dineral.

¿Un dineral? Parece mucho, pero se va enseguida.

¡Tres millones y medio de pesetas!

No lo entendéis. Con Meyni ganaríamos mucho más dinero.

Eso es lo que no entiende Antonio.

Por eso comprendo el morro que tenía en la comida. Y luego lo de Toni.

Ay, cómo estamos.

Y mi hija, que se va mañana y no he hablado con ella.

Al final tiene razón Carlitos.

¿Qué pasa con Carlitos? Nada, cosas de críos.

Pues sí, nos casamos hace un año y ya ves.

Es preciosa. ¿Cómo se llama?

Encarni, como su madre.

-Enhorabuena. -Gracias.

Cariño, se nos hace tarde.

Sí. Nos tenemos que ir a ver a mi madre.

A tu madre la he visto, pero tú ya no vives por aquí, ¿no?

-No, vivimos en Moratalaz. -Tenemos un piso, en propiedad.

Ah, en propiedad.

-Y nos hemos comprado un coche. -Es ese de ahí. El Sinca 1.000.

¿El rojo? Sí.

¿Y sigues trabajando en Galerías Preciados?

Sí, pero me han ascendido.

Ahora soy encargado de compras en complementos para el hogar.

Es lo que tú querías.

-Y más que le van a ascender. -Eso espero.

En Galerías me tienen muy bien considerado.

¿Y tú qué tal? Me dijeron que eres actriz.

No, ya no. Ahora vivo en Ibiza.

-En Ibiza. -Habrán destinado allí a tu marido.

No, yo no estoy casada. Vivo con unos amigos.

Es que Inés es hippie. Vive en una comuna, ¿verdad?

Sí.

-Cariño. -Sí. Nos tenemos que ir.

-A ver si nos vemos un día. -Sí, un día.

-Encantada. -Igualmente.

Adiós, Inés.

(Las aspiraciones de su primer novio, de su familia...)

(...y de su barrio ya no significaban nada para Inés).

(Había optado por alejarse de esa sociedad de consumo...)

(...que se estaba implantando en España).

(En las últimas horas de 1970 comprendí que mi hermana...)

(...ya no pertenecía a nuestro mundo).

(Buscaba otra felicidad y yo, aunque me sintiera abandonado,...)

(...le deseé, con todo el alma, que la encontrara).

Que sí, que sí, el secreto está en la Y.

La Y de Ybarra.

Que sí, que sí, el secreto está en la Y.

¿Te traigo un vino?

Bueno.

Papá, ¿cuándo va a salir Franco?

Enseguida, hijo. Aquí lo estoy esperando.

Papá, ¿Franco va a perdonar a Toni?

No lo creo, porque Franco no conoce a tu hermano.

Se va a enterar Franco cuando Toni...

Carlos, no me toques la narices, que no está el horno para bollos.

¿Te has enterado? He comprado este Rioja que te gusta.

Pues calladito, hijo.

¡Que ya empieza!

A ver.

Qué mayor está el Caudillo.

(En estas fiestas familiares, ante el umbral del nuevo año,...)

(...me dirijo a vosotros...)

(...para que a cada hogar español llegue el eco de mi voz...)

(...con un mensaje de esperanza y felicidad para todas las familias).

(A España llegan las salpicaduras de los aires de convulsión...)

(...en que vive el mundo...)

(...en tal modo que nos facilita, en acuerdo con el consejo del reino,...)

(...el hacer uso de la prerrogativa de la gracia de indulto...)

(...de la última pena, pese a la gravedad de los delitos,...)

(...que el consejo de guerra de Burgos, con alto patriotismo, juzgó).

Que dice que los indulta. O sea, que ya no fusila a los vascos

Pues creo que sí, pero como no se le entiende.

¡Indulto!

(Todos): ¡Indulto!

¿Va a venir Toni?

Ay, qué alivio.

A ver si sale Toni. Porque esta vez sí sale, ¿no?

Supongo. Aunque no echaría las campanas al vuelo.

Lo sabía. El Régimen no aguantaría tanta presión.

Pensaba que se iban a poner mucho más duros.

Hombre de poca fe.

-¿Y qué hacemos? -Todos a casa, antes de que nos echen

-No creo que entre la policía. -No, mis feligreses.

Venga, todos a casa, que os da tiempo de tomar las uvas allí.

Hija, ¿viene ya?

No, pero debe estar al caer.

¿Y tu marido?

Ha bajado a la bodega. Con tal de no estar conmigo.

Bueno, me voy a poner el pescado en el horno.

¡Venga, vámonos!

Ya está ahí.

¡Madre, ya está aquí!

Ya voy, que estoy pendiente del horno.

-Hola, Toni. -Hola, Josete.

¡Toni! ¡Toni, hijo!

Que no me ha oído.

Pasos en la escalera.

Se cierra una puerta.

Antonio.

¿Qué haces ahí?

Buscando a Toni.

Estará arriba. Si le acabo de ver entrar.

Y sigue en el portal. A casa no ha entrado.

A ver si ha salido otra vez.

¿Adónde?

¡Yo qué sé, si está loco! No te preocupes, ya vendrá.

¿Y Toni?

No lo encontramos por ningún sitio.

Pues... Será que se ha dejado algo en la parroquia.

Va a ser eso, Merche. Se ha dejado algo, ha vuelto y nos tiene en vilo.

¿Y Toni?

Vete a tu cuarto.

¿Qué pasa ahora? ¡Vete a tu cuarto!

¿Dónde vas, Merche?

Merche, no salgas, mujer.

Puerta y pasos en la escalera.

¿De dónde vienes?

He subido a ver si estaba Carlos en casa de Josete.

Entra en casa.

Mamá... ¡Te he dicho que entres en casa!

Ya has oído a tu madre, ¡que entres en casa, desgraciado!

Que ya lo has jodido todo, hijo. Papá, ¿qué le has dicho?

Que no ganamos pa' disgustos contigo.

Timbre.

Toni, ya...

¿Qué está pasando, Clara? Mercedes.

¿Qué estás haciendo con mi hijo? Mercedes, perdona, pero...

¿Cuánto tiempo hace que...? Un par de meses.

Lo sabe todo el mundo, ¿verdad? Todo el mundo no, pero...

Lo sabe todo el mundo menos yo.

¡Pero qué imbécil he sido!

Mercedes...

¡No me toques!

Yo quería hablar contigo, de verdad.

¿Para explicarme que estás arruinando la vida de mi hijo?

Sé que soy mayor, que tengo algunos años más que él...

¿Algunos?

...y me vas a decir que podría ser su madre.

No, porque su madre soy yo. Pero no es lo que estás pensando.

Te lo juro, Mercedes. Yo quería evitarlo, pero no pude.

Me enamoré. ¡Cállate!

¡Esto se ha acabado!, ¿está claro?

Se ha acabado.

Deja a mi hijo.

Aléjate de él, porque soy capaz de hacerte cualquier cosa.

Timbre.

Mamá, ¿qué ha pasado? Lo que tenía que pasar.

Merche.

Merche...

¡Toni!

Dios Santo, Dios Santo.

Merche.

Merche.

Mercedes, abre.

No cierres la puerta, por favor.

Clara.

Clara, ábreme.

Clara.

Clara, ábreme.

¡Clara!

¡Clara, ábreme!

¡Clara!

¡Clara, ábreme!

¡Oiga!, ¿qué gritos son esos?

¡Clara!

¡Clara, ábreme!

¡Clara!

Qué vergüenza.

¡Clara!

¡Clara!

(Juanito, ¿cómo ha sido el año 70 para ti?).

(Para mí ha sido muy bueno, espero que sea como este el que va a venir).

(Te vamos a pedir un favor, que desees mucha felicidad...)

(...a todos nuestros amigos, pero cantando una coplilla).

(Bueno, por fandango).

A este año que se va yo quiero decirle adiós.

A este año que se va...

Y que el año venidero nos traiga....

Abuela, pélamelas tú, a mí no me sale.

Bueno, bueno. Espérate que ahora te las pelo, cuando termine las mías.

(En la Puerta del Sol ha aumentado la animación muchísimo).

Mamá, que va a empezar.

Esto ya está.

Suenan los cuartos.

Carlos, que son los cuartos.

Suenan las campanadas.

Ahora, la primera.

Segunda.

Tercera.

Cuarta.

Quinta.

Sexta.

Séptima.

Octava.

Novena.

Décima.

Once.

Y doce.

Feliz Año Nuevo a todos.

Feliz año.

(Nadie quiso explicarme lo que ocurría en mi casa).

(Nadie quiso decirme por qué había tanto silencio y tan poca alegría).

Mamá,...

...no llores.

No lloro.

(Yo solo quería que todo siguiera igual,...)

(...que mi familia y mi barrio no cambiaran).

(Aún no podía entender la inquietud ni la incertidumbre de mi familia,-)

(...mi barrio y mi país en aquella Nochevieja de 1970).

La conga...

...de Jaruco...

...va y viene...

...arrollando.

La conga...

...de Jaruco...

...va y viene...

...arrollando.

Y trae...

...la comparsa...

...la alegría...

...del lugar.

La conga...

...de Jaruco...

...ahí viene...

...arrollando.

La conga...

...de Jaruco...

...ahí viene...

...arrollando.

La conga...

...de Jaruco...

...ahí viene...

...arrollando.

Y trae...

...la comparsa...

...la alegría...

...del lugar.

La conga...

...de Jaruco...

...ahí viene...

...arrollando.

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Cuéntame cómo pasó - Cap.74 - Campanadas a medianoche

Temporada 5: "Tormenta de verano"

El matrimonio de Mercedes y Antonio no pasaba por buen momento, y después de que la Seca se fuera a Sagrillas para ocultar su embarazo, Antonio estaba decidido a marcharse a la playa con Elisa, una mujer que había conocido en la gestoría y con la que llevaba un tiempo tonteando. En cambio, el regreso de Mercedes en avanzado estado de gestación hace que Alcántara se replantee lo que iba a hacer en el capítulo 86 de la serie, “Tormenta de verano”.

No recomendado para menores de 12 años Cuéntame cómo pasó - Cap.86 - Tormenta de verano
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú, que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso.

Todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

Obediencia y respeto.

Esa es la base de la convivencia civilizada.

Lo mismo que en el país obedecemos al jefe del Gobierno,...

...en el hogar se obedece al jefe de la familia.

La familia es la base del Estado.

La unidad del país depende de la familiar.

Esa unidad...

...no puede existir sin autoridad y disciplina.

Debe haber libertad.

Pero el exceso de libertad desemboca en...

En libertinaje.

Muy bien, hijo. En el libertinaje.

¡Qué bien habla mi padre!

¡Ay! Y qué guapo.

Y tú.

Te compré tu rioja preferido.

Muchas gracias. Está exquisito. Salud.

Tus lentejas. Como a ti te gustan.

Qué buena pinta tienen.

Muchas gracias, mi amor.

Desde luego...

¡Hay que ver, cómo está la casa!

Y cada uno por su lado.

¡Abuela, tengo hambre! ¡Pues te aguantas!

Y este niño, sin ir al colegio.

Haciendo el salvaje por ahí.

Todo por mi culpa. No, mujer. No digas eso.

Mercedes y yo no nos teníamos que haber ido.

Lo tuyo es normal, has pasado un mal trago.

Enterarte de que tu novio es...

No, si ya lo puede decir.

Pues eso, que te ha salido de la cáscara amarga.

¡Qué disgusto, Herminia! Parecía tan normal.

¿Verdad que sí?

Y de una familia tan decente y tan honrada.

Si viene Mercedes y ve este panorama...

Claro que vuelvo a Madrid, en cuanto me cure de la anemia.

Ya te hacía falta un descansito.

Debes echar de menos a la familia.

Mucho.

Muchísimo. Saldría en el primer autobús.

Sobre todo a Carlos.

Me ha venido bien este tiempo para pensar y para descansar.

La tranquilidad. Tú no sabes últimamente en Madrid...

Con el negocio, me imagino. Eso que se están arreglando.

Te estás aquí hasta que venga Antonio a buscarte.

Vendrá, ¿no?

Pues no lo sé. Está muy ocupado últimamente.

¡Abuela, tengo hambre!

¡Abuela! ¡Que te calles!

Cuando sus padres sepan lo que has hecho, se va a enterar.

¿Se lo ha dicho al tío?

No, aún no.

Creo que todavía no sabe nada.

Claro que no sabe nada.

¿Qué va a saber? Nada de nada.

Hija, no me hagas caso.

Anoche se lo pensaba decir,...

...pero tendría una reunión y vino muy tarde.

Esta mañana se fue temprano.

Pero si hoy es domingo.

Pues no lo sé.

Prefiero no saberlo.

¿Antonio?

Hola, Elisa.

¿Qué haces aquí a estas horas? Quería verte.

Tenemos que hablar.

Sí, Antonio. Ayer no pude dormir.

No me extraña, con tanta tormenta...

No fue la tormenta.

Ya lo sé.

Antonio...

Vamos a dar un paseo y así hablamos.

Iba a misa. Por un día que no vayas a misa...

¿Me esperas?

Aquí estoy.

"En 1919 Danone creó su yogur de cristal".

Sí, hija. Muy bien.

No, Antonio no está.

Se fue esta mañana.

Creo que con don Pablo, a eso de los caballos.

Bueno, tú, ¿cuándo vienes?

Quita la televisión, que no me entero.

Ya me dirás algo, ¿no?

Estamos todos bien.

Abuela. ¡Chist!

Tengo que dejarte porque tenemos mucho trabajo.

Cuídate mucho.

Adiós, hija. Adiós.

¡Quédate en tu cuarto!

Tengo hambre.

¿Hambre? ¡Lo que tú tienes es una empachera!

Aceite de ricino.

¡Aceite de ricino, no! ¿Cómo que no?

¡No!

Venga, a la cama ahora mismo.

Eres un demonio. Estate quietecito.

Paquita y yo vamos a misa. Luego te daré arroz.

Otra vez arroz.

¡Hasta que te pongas bueno! ¡Has estado tomando porquerías!

Ya te lo he dicho, es que soy tonto.

Deja eso, que me tienes harta.

De tonto no tienes un pelo.

Sí.

¡Abre la boca o te tapo la nariz!

¡Vamos!

Tú te pasas de listo.

Ya verás cuando se enteren tus padres de todo.

Te vas a enterar.

"Como siempre, mi abuela tenía razón.

El castigo iba a ser monumental.

La libertad tenía un precio...

...que yo no estaba dispuesto a pagar".

Qué soñadoras éramos.

Creíamos que la vida sería como en las novelas.

O como en las películas que nos ponían en la plaza.

Éramos unas crías.

Todo el día pensando en las musarañas.

Con lo jóvenes que éramos, estábamos en Babia.

¿Es aquí? ¿Qué buscas?

¡Mira! ¡Mira!

¡Aquí está!

"Roberto y Merche".

¿Recuerdas? Nos escapábamos, tú venías con...

Pedro.

Pedro.

¿Qué habrá sido de Pedro? Hasta que tu madre nos pilló.

Menuda armó. Hombre...

El berrinche que me cogí cuando mi madre me prohibió ver a Roberto.

Estaba loca por él. Pobrecito.

Fue mi primer amor.

¡Cómo pasa el tiempo! Ya lo creo.

Se escapa de las manos.

¿Estás seguro de que son?

Claro. Tienen pinta de matones.

Muy elegantes no son, pero...

Sólo quieren asustarte.

Pues yo pienso declarar ante el juez.

No te hagas el héroe.

Estoy muerto de miedo.

Te la vas a jugar por el obrerete.

Se llamaba Jacinto.

La empresa se saltó las normas de seguridad.

Pues nada... Allá tú.

Carlitos, nos vamos a misa.

Vale.

Pórtate bien.

Sí, sí.

Golpes

¿A ti también te dan a todas horas aceite de ricino?

Me sale por las orejas.

Y arroz hervido, ¿no? Ya no puedo más.

Mi abuela no me deja ni levantarme.

Ya verás mis padres. Te van a castigar...

...para toda tu vida.

Nos tenemos que fugar. ¿Fugarnos?

¿Estás loco?

Acabaremos como el conde de Montecristo.

¿El que está encadenado? Le dan un trozo de pan al día.

¡Jo! ¿Cuándo nos fugamos?

Lo voy a pensar. Cambio y corto.

En eso te equivocas.

Han cambiado mucho las cosas. No hay nada imposible.

Pero tú con tus prejuicios...

Te equivocas, Antonio. No son mis prejuicios.

Claro que sí.

Imagina el escándalo.

¿Qué dirán tus padres? ¿Y en la gestoría?

Lo que digan en la gestoría no me importa.

Pero tus padres sí.

Claro que me importa.

Quiero mucho a mis padres, pero ya soy mayorcita, ¿no crees?

Tienes muchos prejuicios.

Fíjate lo que te digo.

Muchos.

Vamos a ver.

Yo creo en Dios. Sí.

Eso no significa que sea una beata.

Yo no he dicho eso, lo has dicho tú.

He tenido una educación muy estricta.

He ido a un colegio de monjas.

De pequeña todo era pecado.

Qué me vas a contar.

Las modas os llevan al fuego infernal.

Vestid con modestia si os queréis salvar.

Ave. Ave.

Ave María.

Ave María Purísima. -Sin pecado concebida.

Padre. -Dime, hija.

Verá usted...

Es que...

Te escucho.

Resulta que...

No tengas miedo.

Me he enamorado de un invertido.

¿Cómo? ¿Cómo dices?

Mi novio es de la acera de enfrente.

¿Un homosexual?

Eso también.

Vamos a ver...

Paquita, ¿estás segura de que tu novio es...?

Claro, le he hecho la prueba.

¿La prueba?

¿Qué prueba?

Para ver si le gustan las mujeres.

Y no, padre.

Las mujeres no le gustan.

Qué desgracia.

¿Cómo puede permitir Dios esto?

Dios permite que en esta vida haya de todo y que elijamos...

Usted no conoce a Mateo. -No, no lo conozco, pero...

Se haría cruces,...

...porque Mateo es la persona menos "homosensual" que haya visto.

A veces, las apariencias no tienen nada que ver.

Yo entiendo que un peluquero o un bailarín lo sean,...

...¿pero un mecánico? -¡Chist!

Baja la voz.

Me hubiese gustado estudiar.

¿Estudiar qué?

¿Cómo que qué? Una carrera.

El otro día soñé que era universitaria.

Salía con chicos. ¡Anda esta! ¿Con varios?

No, no como una fresca.

Es que como lo has dicho...

No sé.

Creo que, si hubiese vivido más antes de casarme,...

...entendería las cosas de otra manera.

No hay nada que entender.

Tienes un marido bueno y trabajador,...

...unos buenos hijos, ¿qué más quieres?

¿Antonio?

No se lo va a creer, pero aún no le he visto.

¿Cómo que no? Si llegó usted ayer.

Como lo oye, Valentina.

Esto, más que una casa, parece una pensión.

Qué panorama. Ya.

Así están las cosas.

No diga usted nada, ¿eh?

¿No me conoce? Como una tumba.

Pues yo se lo digo. ¿Y qué me dice de lo de Paquita?

¿Lo sabe? Me lo contó Pili.

Imagínese cómo está Paquita.

Me imagino.

¿Ha conocido alguna vez a alguno?

Que yo sepa...

Vinieron al pueblo unos cómicos con una compañía.

Uno se vestía de flamenca y cantaba...

Nos hacía reír.

Pero los cómicos no se sabe si lo son o se lo hacen.

Ya no se les distingue. No me extraña.

Tal y como está el patio...

La que se va a liar cuando Mercedes vea este panorama.

Y luego está lo de Toni. ¿Se ha vuelto a meter en política?

No me lo ha contado, pero creo que sí.

A estas alturas, no me voy a rajar.

¡Joder!

Tengo un par de amigos que están cuadrados.

¿No querrás que les den una paliza?

Pueden vigilarte, por lo menos hasta que declares.

Ni hablar. -Se conforman con unas cañas.

Que no. Es lo que me faltaba.

Haz lo que te dé la gana.

Me están cabreando con tanta chulería.

Cuidado, que son profesionales.

¿Tú qué miras, pringado?

¿Qué coño miras?

¡Oye! Tranquilitos, ¿eh?

Aquí se viene a tomar el aperitivo.

Tú, servir y callar.

¿Me hablabas a mí?

Sí, ¿qué pasa? -Que la vas a liar, cállate.

Hazle caso a tu amigo, que te buscas un disgusto.

¿Sí? Mira cómo tiemblo.

Esto no va contigo. -Es tu amigo el que debe cuidarse.

¿Os dedicáis a amenazar?

Policía, vengan a la calle San Esteban de Pravia.

Muy bien, gracias. Hasta ahora.

¿Le vais a contar a la policía lo que hacéis?

Nos veremos, amiguito.

Hasta luego, perdonavidas.

Por mucho que cambien los tiempos,...

...hay valores y compromisos que son para siempre.

Siempre hay que sacrificar algo.

Eso es verdad.

Pero...

Pero tienes que preguntarte...

...si estás dispuesto a sacrificarlo todo...

...por alguien que apenas conoces.

Yo sí estoy dispuesta.

Golpes

¿Tienes el plan? Sí, pero es secreto.

Si no me lo cuentas, no voy a saber qué hacer.

Bueno, pero hablamos en clave.

¿En clave? ¿Para qué?

Para que nadie se entere.

Carlos... ¡Ya no me llamo Carlos!

Yo, Número 1 y tú, Número 2.

¡Tú el primero! ¿A que no te fugas?

Bueno, eh...

¿Nos fugamos el martes?

Ya no es martes, es el día D.

¿D?

Corto y cambio, que viene mi abuela.

¿Qué? ¡Hasta luego!

Igual ahora, con la policía...

¿Crees que les importa lo que me pase?

Fueron porque había una pelea.

Pero tú ya les has explicado la situación.

Sí, ¿y sabes lo que me han dicho? -¿Qué?

Que denuncie. -Bien, así investigarán.

¿El qué, la muerte de Jacinto?

A la policía le da igual.

Calla.

No.

No están. Se han asustado y se han ido.

No creo. -Tendrán la tarde libre.

Menos cachondeo. -Tranquilo, te acompaño a casa.

Adiós, Eugenio. -Hasta luego.

A ver quién se atreve contigo, ¿no?

Anda, tira para adelante.

Bueno...

Se me olvidaba.

Tenía esto para ti.

¿Para mí? Sí.

¿Es un regalo? Sí.

¿Qué es?

Un libro.

"El doctor Zhivago".

El libro de la película. Gracias.

Precioso. De recuerdo.

¿De recuerdo? Sí, para que te acuerdes de mí.

No puedo olvidarte.

Tienes cada cosa...

Pensaba en lo que hemos hablado.

Nos estamos viendo a salto de mata,...

...como si escondiéramos algo.

Es que tenemos que escondernos.

No hacemos nada malo.

Bueno, según se mire.

Creo que necesitamos unos días. Dejar de vernos.

No.

Al contrario.

Para pasarlos juntos en una playa.

¿Juntos?

Sí.

Para hablar y conocernos mejor.

Y pensarnos las cosas.

¿Entiendes?

Mira, Antonio, a lo mejor tú estás acostumbrado a estas cosas.

Es la primera vez que me pasa. Parece mentira que no me conozcas.

Pues no.

No nos conocemos lo suficiente.

Por eso.

Unos días.

Solos.

Donde nadie nos conozca.

Para que podamos ser nosotros mismos.

Consúltalo con la almohada.

Mañana te llamo.

Así mismo me lo dijo don Eugenio. Me quedé de piedra.

Claro, hija.

¿A usted qué le parece?

¿A mí? "¿Lo qué?"

Lo que me dijo el señor párroco.

Yo creía que las personas, al hacerse mayores,...

...se hacían más sabias.

Sí.

Pero no. Me he dado cuenta de que no.

No entiendo que un hombre no sea un hombre,...

...ni que una mujer no esté con su marido,...

...ni que un padre no esté pendiente de sus hijos.

No me entero de nada.

Yo me voy a dormir.

Sí, hija. Vete a dormir.

Yo también me voy a ir. Buenas noches.

Ya son las tantas. Buenas noches.

¡Ay, Dios santo!

¿Dónde estará este hombre?

Despertador

Antonio. ¡Herminia!

¿Puedo pasar? Claro, pase.

¿Qué hace aquí?

Llegué antes de ayer. ¿No lo sabías?

Pues no.

Es que no paro.

Ya.

Nadie me ha dicho nada. Parecen mudos.

Bueno, ¿así que llegó antes de ayer?

¿Cómo está Merche?

Mejor.

¿La anemia ya...? No.

Está mejor. Eso ya lo sabía yo.

Con el aire del pueblo y comiendo bien...

Me ha dado un recado.

Dice que te extraña mucho.

Yo también, Herminia.

Pensaba ir a verla, pero tengo mucho jaleo.

Ya.

¿Por qué no ha venido?

No me lo ha dicho.

Mejor que no haya venido.

No diga eso.

Antonio, ¿sabes lo que está pasando en esta casa?

¿Qué?

¡Ah! Lo dice por lo de Paquita.

Claro. Ya he hablado con ella.

A ese le pillé a la primera.

He conocido muchos mariquitas en la mili.

Pero la vi tan ilusionada...

No te hablo de Paquita.

Te hablo de tus hijos.

¿Qué pasa con mis hijos?

Anoche los vi durmiendo.

Si estuvieras más pendiente... ¿Cómo que más pendiente?

Te digo que si estuvieras más en casa...

Un momento, Herminia.

Me paso todo el día trabajando.

Ah, ¿sí? Sí, todo el día.

La que tiene que estar es su hija. ¿Mi hija? No la metas en esto.

¿Cuándo se van las madres de vacaciones?¿De vacaciones?

Sí, de vacaciones.

Las madres están para cuidar a los hijos.

Los padres estamos para traer el jornal a casa.

No tengo que dar explicaciones. Aquí, todos a la sopa boba.

¿Sopa boba?

¡Antonio!

¡Antonio!

¡Sorpresa!

¡Qué susto me has dado!

¿Qué haces aquí?

Pues mira,...

...en la agencia me ofrecieron el Caribe, la Costa Azul o esto.

¿No habrá problemas?

No, va todo divinamente.

Estamos haciendo trajes como rosquillas.

Y todos contentos.

Menos mal. Quizás nos pidan más trajes.

¿Más? Sí. Los búlgaros.

¿Sabes dónde está Bulgaria? Pues ahora mismo...

Yo tampoco lo sabía, lo he mirado en un mapa.

Les han gustado los trajes de los vecinos.

Me alegra que estés aquí.

Y me alegro de todo lo que me cuentas.

Y yo. Ya tenía ganas de verte.

Oye, que...

Qué calor hace en este pueblo.

Este aire te ha sentado bien, estás más rellenita.

Rellenita.

Sí, aquí me alimento mejor.

Ya. ¿No te llamaban la Seca?

Me llamaban la Seca porque era como un palo.

Claro, ahora ya no...

Nieves, tenemos que hablar.

Merche, Merche... Voy a preparar un café.

Buenos días. ¿La señorita Palacios?

De Antonio Alcántara.

Espero.

Elisa, es el señor Alcántara.

Hola.

Buenos días, señor Alcántara.

Buenos días.

¿Has pensado lo que te dije ayer?

Pues sí.

Precisamente iba a llamarle.

"Le iba a decir que..."

Que sí, que estoy de acuerdo.

¿Estás de acuerdo? ¿Seguro?

Me das una alegría.

Había pensado...

Hola. Buenos días, don Pablo.

Sí. Ir miércoles.

¿Cómo dice?

Miércoles.

¿Los rusos? ¿La sueca?

Sí, sí. Eres un fenómeno.

¿Le ocurre algo?

No se preocupe. Yo llamar más tarde.

¿Se encuentra bien, señor?

Sí, no preocupar. Más tarde, yo llamar teléfono.

Está bien.

Espero su llamada, señor Alcántara.

Adiós.

"Goodbye. Goodbye".

La tienes loca.

Mira que le he dicho que no me llame aquí.

Pues insiste. Creo que se ha encaprichado.

Normal, con los tíos que hay allí.

Al vernos, se vuelven locas.

Se hace lo que se puede.

Es increíble, tú, que eres tan formal,...

...y de pronto conoces a una sueca y ahí me las den todas.

Me tienes desconcertado.

Pues si le digo la verdad...

Yo sí que estoy desconcertado. Estoy hecho un lío.

Estás hecho un toro.

Sabía que pasaba algo.

Así estabas tú de rara y de misteriosa.

¿Por qué no me lo habías dicho?

Sólo lo sabe mi madre. ¿No se lo has dicho a Antonio?

No.

Quería estar segura.

Claro, estar segura del embarazo.

No.

Hay muchas cosas que no sabes.

No sé dónde empezar.

¿Cuántos días te quedarás?

Me voy mañana.

Alguien tiene que estar allí.

Tenemos que hablar. Vamos a dar una vuelta.

Venga.

Así charlamos. ¿Has visto a mi familia?

Creo que están bien.

¿Que crees? ¿No has hablado con ellos?

A Antonio le veo en la oficina, pero hay tanto lío...

¿Has visto al niño por la calle?

Pues sí. El otro día lo vi por la calle.

¿Cómo está?

Bueno... Está un poco descuidado.

¿Cómo que descuidado?

Tú siempre lo llevabas tan arreglado...

Ahora está más... como si fuera un niño de la calle.

La lengua.

Aún la tienes sucia. Seguro que Josete la tiene igual.

Es un demonio, como tú.

A ver.

Por lo menos, no tienes fiebre.

¿Cuándo voy a comer?

Arroz hervido y gracias.

¡Jo!

Si te portas bien, te pondré unos trozos de jamón de York.

¿Cuándo voy a poder salir a jugar?

¿Jugar? Ya veremos.

Pero me parece que, con lo que has hecho,...

...te queda un buen rato. ¿Tú no hacías travesuras?

Sí, hacía travesuras.

Pero si hubiera hecho la mitad de lo que tú has hecho,...

...mi padre me muele a palos.

Ahí quietecito hasta que yo te diga.

Mateo ha salido rana.

En comparación, Luis Mariano es Manolete.

Para que te fíes de los chicos. Aquí no podrá volver.

Ni ella. Pobrecita mía, ¡qué vergüenza!

Y mi madre no me lo ha dicho.

Buenas. Buenas.

No es para decirlo por teléfono.

Ayer mismo me dijo que todo estaba bien.

Mal, mal no está.

Mal, mal, no. Pero es raro que no me diga algo así.

Mi madre me oculta cosas. Que no, mujer.

No creo yo.

Para no preocuparme, me oculta cosas, y es peor.

No hay que hacer caso a los rumores.

¿Rumores?

¿Qué rumores?

De eso, nada.

Te vas de vacaciones en agosto, que es cuando cerramos.

Van a ser tres días.

Dile a tu familia que ya se irá de vacaciones.

No es eso. ¿Que no qué?

No me voy con mi familia.

¿Te vas con la sueca?

Haberlo dicho. Eso es fuerza mayor.

Había pensado en Denia.

Denia es un sitio muy bonito.

Allí no te conoce nadie. Puedes pasearla y todo.

Es muy tranquilo.

¿Tranquilo? Más que tranquilo.

Allí conocí yo a Chantal.

¿A quién?

¡Menuda francesa! Maravillosa.

Veintitantos años, yo tenía treinta.

Estábamos en el hotel, en una piscina preciosa.

Subió al trampolín... Pablo.

Espera. Antes de tirarse, le digo: "Señorita,...

...nada muy bien". Ella me dice:

"Porque mire qué piernas tengo".

Perdone, tengo prisa.

Me gustaría ir a reservar el hotel.

Pero recuérdame que te lo cuente. Muy bien.

Mira qué sorpresa. Ha venido a verte Luis.

Hola, macho. ¿Cómo estás?

Mejor.

Me voy a la tienda.

No te entretengas, que tiene que descansar.

Te he traído caramelos.

Muchas gracias.

¿Es verdad que os vais a fugar?

¿Te lo ha dicho Josete? Sí.

Era un secreto. Yo no me chivo. ¿Dónde vais?

A la frontera. ¿A cuál?

No sé. En las películas, cuando se escapan, van a la frontera.

Este es el plan para la fuga.

A ver.

Dáselo a Josete. Si te pillan, te lo tragas.

¿El papel? ¡Sí, hombre! ¡Claro!

A lo mejor te torturan, pero no les des el plan.

Has visto muchas películas.

¿Crees que he descuidado a mi familia?

Estás todo el día pensando en ellos.

Estos últimos meses, no.

Con los problemas que ha habido en el negocio...

Igual has estado más obcecada.

A ti, hija mía, parece que te va la vida en cada traje.

Buenas.

Me hacía ilusión crear mis diseños.

Cuando lo conseguí, me sentí muy realizada.

¿Realizada?

Realizada.

Es lo que dice mi hija Inés, que quiere realizarse.

Quiere hacer cumplir sus sueños.

¡Toma, y yo!

Me encantaría estar casada con Rock Hudson y, mira, me aguanto.

Te hablo en serio.

A lo mejor me he obsesionado tanto...

...que he dejado de lado a mis hijos y a Antonio.

Lo de tus hijos no sé, pero...

...¿qué quieres que te diga?

Yo a Antonio no le dejaría tanta rienda suelta.

¿Y se lo creyó? Totalmente.

Se cree todo lo que le digo.

¿Con quién le has dicho que te vas?

Con una amiga.

Ya te he dicho que para mí no es un juego. Lo sabes.

Claro, todo lo contrario.

Yo me lo juego todo.

¿Nos vamos el miércoles temprano? A primera hora.

Había pensado que...

...podías venir a cenar.

Como nos vamos tan temprano...

¡Oiga! ¿No ven que hay niños?

Vamos, hijo. ¡Lo que hay que ver!

¡Ya no queda vergüenza!

¡No queda!

¿Estás bien?

Puerta

¿Sí?

Tienes una visita. A ver cómo se comportan.

Esta es una casa decente. -Hola.

No se olvide: las puertas abiertas. -Que sí.

Pensé que no te volvería a ver.

¿Cambias de pensión?

No, me voy a Barcelona esta noche.

Menos mal que he venido.

Yo no quería verte más.

Pero pensé que a lo mejor no nos veríamos nunca.

Me dio pena.

Ya.

A mí también.

¿De verdad?

Claro, Paquita.

Tienes que entender que yo te tengo cariño.

¿Cariño?

No te puedo dar más explicaciones.

No hace falta.

He estado con el párroco y me ha dicho...

...que cada uno es como es.

Que no hay nada que hacer. -¡No me lo puedo creer!

¡Se lo has contado al párroco!

Claro, tenía que confesarme.

Dice que intente entenderte.

¡Vaya párroco más raro!

Dicen que es muy moderno.

Pues sí, porque yo se lo conté a un cura...

...y me echó a patadas.

Cada cura será diferente.

Sí.

Será eso.

Me tengo que dar prisa o se me escapará el tren.

Yo te dejo que arregles tus cosas.

Adiós, Mateo. -Adiós, Paquita.

Podías ponernos unas aceitunitas. Digo yo.

Te he dicho que hoy no hay tapas.

No le habrá pagado a Paquita.

Es un negrero. -Cuidadito.

Aquí se cobra sueldo y porcentaje.

Pero Paquita viene cuando quiere.

Normal. -¿Cómo?

Con lo que le pasa...

Eso sí que es una tragedia. ¡Ay, Dios mío!

¡Anda este! -¿Qué pasa?

A mí es que los amores imposibles...

...me dejan hecho polvo.

Bueno, ya estamos. -Déjale. A veces se pone sensible.

Vosotros no tenéis sensibilidad.

¡Qué pesado estás, Cervan!

Todo eso es por las noveluchas.

En Corín Tellado,...

...los amores imposibles tienen arreglo.

Al final, la criada se casa con el ingeniero.

¿Y lo de Paquita?

Eso sí que no tiene arreglo.

Eso sí que es un amor imposible.

Ya no podías disimular más. Al final lo sabrá todo el pueblo.

Buenas.

¿No lo van a saber? Todos menos Antonio.

No me quiero meter en camisa de once varas.

Pero te vas a meter. Pues sí, no me puedo callar.

Se te ha olvidado que tu marido es Antonio.

¿Cómo se me va a olvidar?

Es en lo único que he pensado.

Será ahora, porque antes no.

No me arrepiento de nada.

Allá tú.

No me arrepiento.

¿Cómo me voy a arrepentir de haber levantado un negocio?

Teníamos una tienda y mira lo que tenemos ahora.

Ni en sueños.

En eso tienes razón.

Yo estoy muy orgullosa del negocio y de mi socia.

De mi socia, orgullosísima.

Pues eso. Eso ha sido el problema.

No me daba cuenta de que estaba perdiendo lo más importante:

Mi marido.

De Antonio quería yo hablarte.

No hace falta que me hables más.

Se acabó.

Me vuelvo a casa.

Toni.

¿Adónde vas tan rápido?

¡Eugenio!

Buenas noches.

¡Hombre, Desiderio!

¿Qué haces en la calle?

Vigilar a los golfos. ¿No lo dirás por mí?

Aquí no hay más golfo que tú.

Si me vas a echar un sermón, ya te puedes largar.

Estoy hasta las narices.

¿Tu suegra te ha puesto a caldo?

Sí, esta mañana la hemos tenido. ¿Y te extraña?

No.

Por cierto,...

...te voy a pedir un favor.

Habla. Pide por esa boquita.

Me tengo que marchar tres días. ¿Adónde?

A Denia.

¿A Denia?

Con tu mujer, no.

Pues no. ¿Con la interfecta?

Muy bien, macho. ¿Qué quieres que te diga?

¿Me haces el favor?

Tengo aquí una cosa...

Sí, esto.

Aquí tengo anotado el nombre del hotel y el teléfono.

Si pasa algo, me avisas.

Ya sabes. Se supone que me voy de Madrid por negocios.

Que te diviertas con los negocios.

Desi.

Gracias, macho.

¿Toni?

Toni.

¡Toni!

¡Toni!

¡Toni! ¡Dios mío!

¿Qué te han hecho? ¿Puedes levantarte?

No te muevas.

Vamos a la casa de socorro. ¡Un taxi!

Buenas noches.

Hola.

¿Ya están todos?

Sí. Paquita y Carlos duermen.

Toni estará de juerga.

Esto...

Herminia, seguramente me tenga que ir unos días...

...por un viaje de trabajo.

Me ha salido una visita en una fábrica.

Ya. ¿Te plancho alguna camisa?

¿A mí?

No, no hará falta.

Buenas noches. Buenas noches.

Te pongo un cojín.

Y no te preocupes, alegra esa cara.

Con la cirugía vas a parecer Alain Delon.

No me hagas reír. ¡Con cuidado!

Al menos no tienes nada roto, Toni.

Algo es algo.

Cuéntame eso. ¿Qué te han dicho...

...esos tipos?

Que por esta vez me perdonaban.

Pero, que si declaro, me iban a mandar a acompañar a Jacinto.

Toni,...

...debemos hablar con la policía.

No. Quieren asustarme.

Una vez que declare, no me harán nada.

Voy a llamar a tu casa.

Eugenio, me gustaría quedarme aquí.

Según están las cosas, en casa no lo sabrán.

Bueno, está bien.

Te quedas aquí hoy y mañana vamos al juzgado.

Música

¿Y Antonio estaba contento cuando le viste?

Sí, estaba contento, sí.

¿Y no te preguntó por mí?

¿Por qué me tenía que preguntar? Yo no sabía nada.

Algún comentario te haría. Lo normal. Que volvieras pronto.

¿Te lo dijo ilusionado? ¡No me marees más!

Ya tengo bastante con la tartana esta.

Tenías que haberlo llamado.

Si lo llamo, no es una sorpresa y quiero que lo sea.

Y tanto que será una sorpresa.

¡Qué olor a pies hay aquí!

Hola, hijo.

¿Cómo estás? Bien.

¿Por qué estás tan tapado?

Tenía un poquito de frío.

Si tenías frío, no estarás tan bien como dices.

Anda, tómate la cucharada.

Estate quietecito.

Voy a bajar un momento a la tienda y ahora te hago el arroz hervido.

Golpes

¡Eh, Número 2!

Hola, Número 1.

¿Preparado para la hora cero? ¿No habíamos quedado a las 14.00?

¡Chist! ¿Te quieres callar?

La hora cero son las 14.00.

Me hago mucho lío con tanta clave.

¿Ya tienes las provisiones?

¿Qué provisiones? Tengo unas latas y media barra de pan.

¡Mira que eres inútil!

Ya te aviso yo de la hora cero. Corto.

Yo también corto. Adiós.

Jacinto y yo estábamos en el último piso.

Yo estaba preparando el cemento...

...y él estaba en la parte de fuera sobre unas tablas.

No teníamos ninguna medida de seguridad.

Sólo un par de cuerdas en muy mal estado.

En algún momento, Jacinto perdió el equilibrio.

Y la cuerda se rompió.

Y Jacinto se cayó al vacío.

No nos han visto, somos libres.

Y ahora, ¿qué hacemos?

Huir para que no nos vean los alemanes.

Si aquí no hay alemanes.

Bueno, pues...

Cogemos las bicis y huimos para que no nos vean.

Entonces, voy a comer. Sólo una lata.

¡Madre!

Madre.

Paquita.

Antonio.

Tararea

En la boca llevarás...

Timbre

¡Vaya! Por fin viene alguien.

Pero ¡hija!

Pero ¡mamá!

¿Y esto?

Anda, ven. Pero...

¡Pero bueno!

Por eso, mamá.

Me fui porque tenía muchas preguntas...

...y ninguna respuesta.

¿Entiendes?

Bueno, al principio no lo entendía del todo.

Si te digo la verdad, sigo sin entenderlo.

Todo lo que intentaba parecía que me salía mal.

Y necesitaba tomar distancia.

Tomar distancia.

Sí. Alejarme de vosotros,...

...del barrio y...

Y bueno, pues eso. Buscar respuestas.

¿Y has encontrado respuestas?

Pues sí, algunas sí, mamá. Al menos las más importantes.

Creo que estoy creciendo mucho. ¿Y Mike?

Quería que nos fuésemos a la India.

Y bueno, yo creo que era demasiada distancia.

Y...

Y él se ha ido a la India y me he venido aquí con vosotros.

Para pasar unos días.

No. He venido para quedarme.

¿Para quedarte?

Sí.

Quiero estar aquí con vosotros.

No sabes la alegría que me das, hija.

Otra vez tenerte a mi lado y estar todos juntos.

Ya no va a ser lo mismo.

No me voy a quedar en casa siempre, ni trabajaré en el taller.

Nada de eso. Pero te quedas.

Sí, bueno, pero las cosas han cambiado.

Sí, las cosas han cambiado.

Y mucho.

Pues sí.

Está tremendo.

¿Cómo no me habéis dicho nada?

Bueno...

No lo sabe ni tu padre.

¿No lo sabe papá?

Pero ¿qué está pasando, mamá?

Claxon

Claxon

¡No pites tanto! ¡Hace un día muy bonito, hombre!

¡Eh!

Tenemos que irnos.

Yo no voy a ningún sitio: me duele la tripa.

Y a mí.

Y ahora, ¿qué hacemos?

¿Qué vamos a hacer?

Pues venga, vámonos a casa.

Vale.

Venga, macho, que no es para tanto.

Mamá, no te pongas así. Estoy bien, de verdad.

¿Tú te has mirado a un espejo?

Y yo, sin enterarme.

Yo no sabía que iba a tener un hermanito.

No es lo mismo que te persigan para darte palizas y declarar.

No va a pasar nada.

Ya he declarado. Esto se ha acabado.

¿Seguro que no te harán nada?

Los problemas los tendrá la constructora.

Siempre metiéndote en líos.

Anda que tú, hermanita... Me vas a matar a disgustos.

Oye, ¿y tu padre te acompañó a los juzgados?

No.

Puerta

Será papá.

¡Hijo!

¡Cariño mío!

¡Jolín, qué gorda estás! ¡Cuánto has comido en el pueblo!

¿Y tú qué haces aquí?

Hola, enano.

¡Pero bueno, qué grande!

¿Qué te ha pasado?

He tenido un accidente en la obra.

¿Qué haces entrando con tus llaves como si fueras mayor?

A veces no están ni la abuela ni Paquita.

Con lo grande que está...

Tienes mala carucha. ¿Estás bien?

Bueno, un poco cansado.

Ya, de tanto examen.

Sí, es que los exámenes... Vienes del descampado.

Vienes todo sucio. Sí. Hemos estado jugando.

Has estado jugando.

Ven, te voy a dar un baño ahora mismo y te preparo la cena.

No, mamá. Sí.

No tengo hambre. Te hago lo que más te gusta:

Migas con huevos. No tengo hambre.

Te he echado mucho de menos.

Ya, y yo a ti.

¿Tú a mí? ¿Seguro? Sí.

El niño lleva semanas sin ir al colegio y no me lo dices.

Me enteré al volver. Haberme llamado.

No quería preocuparte.

Con eso de no preocuparme, nadie me cuenta nada.

Por eso ha estado malo.

Se iba con Josete y comían...

...porquerías. Se va a enterar.

Se va a pasar todo el verano castigado.

Fíjate lo que te digo.

No me quiero meter...

...en lo que no me llaman,...

...pero lo que necesita es a sus padres.

¿Y Antonio? ¿Eh?

Toni, con la cabeza partida; Carlos, sin ir al cole;...

...Paquita, con sus problemas.

¿Qué ha hecho Antonio?

¿Qué es lo que ha hecho?

Pregúntaselo a él, que para eso es tu marido.

La que va a caer.

Papá.

¡Madre mía!

Pero ¡Inés!

¿Qué haces aquí?

Te echaba de menos.

Hija, y yo a ti también.

¿Cuándo has venido? Hace un rato.

Haberme avisado y te hubiera ido a buscar.

Era una sorpresa.

¡Vaya sorpresa!

¡Vaya sorpresa!

¿Qué te ha pasado?

Ya ves.

¿Ya veo qué?

¿Ha sido en la obra?

¿Qué está pasando? No me entero de nada.

Yo tampoco.

No nos hemos enterado.

Merche.

Merche.

"Por primera vez en mucho tiempo,...

...toda la familia volvíamos a estar juntos.

Y aunque no entendía por qué,...

...ninguno de nosotros parecía contento".

Antonio.

¿Por qué no me lo has dicho antes?

He tenido mucho tiempo para pensar.

Hace mucho que no pensaba.

¿Pensar qué?

Si es nuestro hijo.

Tenías que habérmelo dicho.

Me has dejado muy solo.

Te metes tanto en el día a día...

...que no sabes lo que importa de verdad.

Eso es verdad.

Aunque una cosa no quita a la otra, digo yo.

Me he dado cuenta de que te quiero mucho.

Te quiero muchísimo, Antonio.

Fíjate qué tontería.

No es una tontería.

Como si no lo supiera antes.

Yo también.

Yo también.

Esta criatura es nuestro futuro.

Quiero compartirlo contigo.

Si no te lo había dicho, ha sido...

...porque últimamente hemos estado tan distantes...

...que...

...que no sé si sientes lo mismo.

Y si no es así...

Si no es así...

Me he equivocado, Merche.

Me he equivocado.

He sido muy egoísta.

Mamá, papá,...

...que está la cena.

Vamos a cenar.

Luego seguimos hablando.

Ve tú.

No quiero que me vean así.

Carlitos, tu arroz hervido.

¿Más arroz? Y gracias.

Tú y yo tenemos que hablar.

¿Me has oído?

Aún no se come.

¿Por qué? Porque aún no está tu padre.

¿Desde cuándo no se come hasta que no llegue papá?

Desde ahora.

Desde ahora.

Venga, comed, que las migas se enfrían.

Carlos, come.

Que aproveche.

Mike le dio un azote al burro y me salí por las orejas.

Me di un golpe que todavía me dura.

No os podéis ni imaginar.

Luego el pato que nos seguía.

Al final, toda una fauna nos seguía.

Los hemos tenido al menos 4 meses.

¿Y no os comisteis ninguno? -Sí.

Antes de venirme, hicimos uno.

Merche,...

...quiero decirte que no me he comportado...

No te pido explicaciones.

Yo también...

Los dos hemos sido egoístas.

Hemos estado ciegos.

Quisiera que las cosas fueran como antes.

Y yo.

Pero no podemos dar marcha atrás.

No me refiero a eso.

A veces estamos tan obsesionados con lo que nos falta...

...que no vemos lo que tenemos.

¿Lo dices por ellos?

Lo digo por ti.

Y por ellos.

"De niño, vives momentos que cobran importancia con el tiempo.

En aquella noche de 1971, con toda la familia unida,...

...me preguntaba cuánto tiempo seguiríamos juntos...

...y cuántas tormentas más capearíamos".

Cuéntame cómo pasó - Cap.86 - Tormenta de verano

Temporada 6: "Ajuste de cuentas"

Antonio busca desesperado la verdad de lo que pasó con la constructora, pues debe enfrentarse a un juicio. Después de descubrir que la culpa de su situación la tiene Don Pablo, este no duda en enfrentarse al que siempre ha sido su jefe. Vuelve a ver el capítulo 100 y mira cómo se entera de toda la verdad en “Ajustes de cuentas”.

No recomendado para menores de 12 años Cuétame cómo pasó - Cap.100 - Ajuste de cuentas
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso.

Todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

"Me había vuelto un egoísta.

Parecía que el problema de mi padre no me importaba, pero me importaba.

Pero desde que Maica y yo nos besamos,...

...sólo pensaba en volver a besarla.

Y allí estaba yo.

Esperando que mi amor bajara la basura.

Mientras, mi abuela, que no entendía de amor, me llamaba".

¡Carlos, Carlos!

¿Qué haces? ¡Todas las noches lo mismo!

¡Ya voy, un momentito!

Ni un momentito ni nada.

Sube a casa.

Ya voy.

"Maica, me tengo que marchar.

Mañana te espero a la salida del colegio.

Te quiero".

12 500 y 500, 13 000.

13 600. -Cervan.

¿Vas a tardar? Voy a cerrar.

Un momento, que no se tomó Zamora en una hora.

14 100.

14 200.

700... 15 000.

102 pesetas.

¿Quién ha puesto dos pesetas?

Yo. ¿La calderilla no vale?

¡Y si no, que me lo digan a mí!

Tenemos tres mil duritos y cien calas.

Bueno, pues yo voy a poner 400 más,...

...y hacen 15 500.

Aquí van.

Y tú podías poner 500 más y llegábamos a las 16.

No me jodas, yo he puesto ya 500.

No seas roñoso. 500 pelas no van a ningún sitio.

Ponlas tú.

¿Yo? Tú tienes un negocio.

¡Me cago en la...!

Venga, Tinín.

A ver, 500.

Pero no pongo ni una peseta más.

Se lo damos a Antonio.

Yo me encargo. Él no se come a los niños.

Pero Antonio es muy orgulloso.

Mira, Merche.

Mira lo que dice aquí.

"El que defraudara a otros en cantidad o calidad de las cosas...

...será condenado a presidio mayor".

¿Qué lees?

Un libro de abogados que me he comprado.¿Por qué?

Lo único que conseguirás es preocuparte más.

"El que defraude firmando documentos que perjudiquen a..."

No le des más vueltas, anda.

¡Cómo no se las voy a dar! Tenemos el juicio encima.

Leyendo eso no consigues nada. Y ahora tenemos una buena abogada.

¡Me cago en la leche!

Como dependa de esa abogada, ya me puedo aprender el libro o si no...

Déjalo.

Apaga la luz y vamos a dormir.

Es que no puedo dormir, no tengo sueño.

¿Quieres una pastilla para dormir?

Son muy suaves. Bueno.

Al final vas a tener razón.

No vale la pena preocuparse. Claro.

¡Si encontrara algo que demostrara que no me llevé el dinero!

Hasta ahora, todo está en mi contra.

Toma.

¿Tú has vuelto a ver a Lola?

¿A qué Lola?

La secretaria.

¿La secretaria de Pablo? No la he vuelto a ver, no sé dónde está.

A lo mejor ella sabe algo.

¿Tú crees?

¿Lola?

¡Pero si Lola era medio tonta!

Lola sabe como yo, que estaba allí.

Pero yo creo que no habló con Lastra ni dos veces, vamos.

¡Qué va! Solo era una idea.

Anda.

Vamos a dormir.

Antonio.

Antonio.

Ronca

¡Ay! ¡Mamá!

¡Qué susto me has dado! ¿Qué haces levantado?

Me he levantado a por agua, ¿y tú?

Busco el teléfono de Lola. Debo hablar con ella.

¿Has mirado su agenda? Sí, pero no lo tiene.

No sé qué haría con la agenda vieja.

Ayúdame, anda.

¿Ocurre algo?

Vas a despertar a Antonio.

He oído ruido. ¿Se puede saber qué estáis haciendo?

Buscando la agenda vieja.

¡Ah!

Puerta

Hola.

¿No puedes dormir?

No, ¿y tú?

Yo tampoco.

¡Qué frío!

Sí.

¿Cómo va todo?

Pues regular.

Ya.

Si a mí me pasara lo que a ti, no sé lo que haría.

Aunque, si quisiera mucho a un hombre, aunque fuera cura,...

...me lanzaría.

Sí, Pili, pero no es tan fácil, son muchas cosas.

Imagino que no lo es, pero peor lo estará pasando Eugenio.

Pues sí, supongo que sí.

¿Cuál, abuela? Esa, la marrón.

A ver.

¿Qué tienes aquí? ¿Nunca tiras nada?

Nunca se sabe cuándo va a hacer falta.

¡Siempre igual!

Tú no tiras ni los ladrillos.

¡Una sartén!

Después de la guerra, era muy difícil encontrar una sartén.

¿No será esta?

¿A ver?

¡1971!

Pues me parece que sí.

¿La guardaste? Creía que estaba bien.

¡Lola!

¡2216090! ¡Por Dios!

¿Vas a llamar ahora? Es tardísimo.

Esperaré a mañana a que Antonio se vaya.

Vamos a la cama.

Adiós. No le digáis nada.

¡Ay, madre!

¿Qué haría yo sin ti?

Me dijo que estaba dispuesto a dejarlo todo.

Había hablado con el episcopado.

¿Y qué le han dicho?

Que no se precipite, que lo piense, que es una decisión muy importante.

Y que no hay marcha atrás.

¿Y tú le quieres?

¿Le quieres de verdad?

Pues sí le quiero.

¿Sí? -Mucho.

Y me gusta.

Pues coge el toro por los cuernos.

Sí.

La verdad es que te envidio, fíjate.

¿Por qué?

Porque sí.

Porque mis ligues son camareros o funcionarios del catastro.

¡Pero un cura en la vida!

Debe de ser como tirarse sin paracaídas.

"Noticia internacional".

¡Ay!

Una madalenita.

¿Otra? Vas a llegar tarde.

No llego tarde, mujer.

Hay mucho tráfico ahora.

Calla la boca un momento.

"Establecerán relaciones diplomáticas...

...con la República Popular.

El intercambio de embajadores será antes del 10 de abril".

¡Me cago en la leche con los chinos! ¿Tú sabías algo?

Sí, ayer algo se rumoreaba en la redacción.

¿Cómo que se rumoreaba?

¿Restablecemos las relaciones con China y no me lo dices?

Papá, déjalo.

¿Los chinos no son rojos?

Sí, rojos perdidos.

¿Quién manda en China? Mao Tse-tung.

Mao Tse-tung.

¿Y qué le ha entrado a Franco con los chinos?

Bueno, papá, tampoco nos han hecho nada.

Yo no digo nada, hijo.

Pero son comunistas y se pasan el día con el catecismo rojo.

¿Lo leen?

Sí, desayuna.

No es eso, es el Libro Rojo.

Pero déjale, que está hablando muy bien, Merche, pesada.

Es el Libro Rojo.

Yo no digo nada. Desayuna, que llegas tarde.

Que no llego tarde.

¿Me llevas al colegio? ¡No!

¿Por qué?

Porque papá no puede esperar. Que sí me puedo esperar.

No, vas a llegar tarde.

Le echáis a uno de casa.

Venga. Voy al baño.

Quita, anda, quita.

Tú de cháchara con tu padre. Hay que llamar a la secretaria.

¿Qué secretaria?

La que no te importa, termina la leche deprisa.

Ahora deprisa.

Que te calles. Hasta luego.

Adiós, Antonio.

¿Se puede saber qué haces?

Hay un cucarachón.

¿Un cucarachón?

A mí me parece que es un sobre.

Eso sí, parece un sobre.

¿Esto qué es?

Joder, dinero.

¿Y para qué?

Oye, no me lo pongas más difícil, macho.

Desiderio, ¿dónde vas?

¿No lo cogen?

Espera un momento.

A lo mejor se ha mudado.

Hola, buenos días. ¿Puedo hablar con Lola?

Ah. Una amiga.

Llevo un tiempo fuera de Madrid...

...y hace mucho que no la veo.

Adiós.

Adiós.

Ni caso. ¿A qué hora...

...volverá?

Ah. Voy a tener que ir a verla...

...a la oficina.

Como estoy de paso. ¿Me da las señas?

Zurbano, 42.

Muchas gracias. Gracias, adiós.

Me estoy volviendo una mentirosa.

Zurbano, 42. Ahora voy a hablar con ella.

¿Voy contigo? Gracias.

Pero prefiero ir sola.

Madre, llama a la escuela, que estoy enferma.

Yo no sé decir mentiras.

Se me nota. Aprendes.

¿De quién ha sido la idea de la colecta?

A mí no me mires.

Ni a mí, lo único que he hecho ha sido poner 300 pesetas.

Habrá sido idea tuya.

El ricachón se encarga del auxilio social.

Hay que joderse.

No lo quiero, no quiero nada. Antonio.

De bien nacido es ser agradecido. Déjate de refranes.

No te enfades, joder.

Es de buena fe.

Os voy a decir una cosa: yo no voy a ir a la cárcel.

Porque nunca me he quedado con nada.

Ni un duro.

Puedo ir con la cabeza alta.

Parece mentira que no lo sepan mis amigos.

Pongo dinero y encima me regañan.

La culpa la tienes tú.

No sé cómo te hacemos caso.

No doy una peseta más...

...en mi vida. -¿Cuándo has puesto tú nada?

Para sacarte las 200 pelas nos costó.

Anda, devuélveme las 300 pesetas. -Esperad.

A lo mejor le convenzo y las coge.

TODOS: "Que no".

Si ha dicho que no, es que no. -Está bien.

Oye, que teníais razón.

Es de bien nacidos ser agradecido. No quiero que me creáis un soberbio.

No sé quién me iba a decir que, siendo inocente,...

...iba a estar en este trance.

Sois mis amigos, no quiero el dinero, pero...

Os lo agradezco.

Vamos a repartirlo, Desi.

¿Qué haces? Que llegamos tarde y don Severiano se cabrea.

Que te esperes, joder.

Tú cada día estás más loco.

"Maica no había venido.

Un sexto sentido me decía que era porque algo gordo pasaba.

Solo de pensar que mi inaugurada época de besos se iba a acabar,...

...me producía sudores fríos y temblores.

Una vez se prueban los besos, no se puede vivir sin ellos".

Al principio, como que sí le quería, pero...

Pero es que, después de eso que le he contado, yo...

Perdona, pero ¿qué es eso de lo que hablas?

Ay, ¿lo tengo que repetir?

No, no, ya me acuerdo, claro. Eso.

Sigue, hija, sigue.

Menos mal.

Qué sofoco, padre.

Bueno, a lo que iba.

Después del desliz,...

...ya no es lo mismo, padre.

No me siento igual.

Antes, al verle, tenía unas mariposas aquí.

Y ahora ya no las tengo.

Y...

Padre.

Padre.

Padre.

¿Eh?

Sigue, hija. -¿Me pasa algo?

Nada, continúa.

Lo que le estaba contando.

Las mariposas ya no las siento. -Perdóname.

Hija, lo siento,...

...no puedo.

No puedo.

¿Padre?

Padre, ¿qué...?

¿Es por algo que he dicho?

¿Dígame?

"Inés, soy yo".

Hola, Eugenio.

"Perdóname que te moleste".

No digas eso, no me molestas.

Es que...

No sé lo que me pasa, estaba confesando y...

Necesito verte.

Eugenio...

Yo creo que es mejor esperar.

Lo sé, lo sé, si me dices que no, lo entenderé, pero...

Veámonos, aunque solo sea un rato. Puede ser en la cafetería de ayer.

¿A qué hora? -A las 8.00.

Está bien. Te veo allí.

Hasta luego.

Hasta luego.

"El ministro de Información, Sánchez Bella,...

...ha confirmado el restablecimiento de relaciones...

...entre España y China".

Hay algo que no entiendo.

Si hay relaciones, ¿qué hará Franco con el Partido de los Trabajadores?

Porque esos son maoístas. -Meterlos en la cárcel.

Ese se muere matando.

Si muere, porque es como el Guerrero del Antifaz: no se muere nunca.

¿Sí, dígame?

¿De parte de quién?

Perdona, Cristina, no te reconocía, te lo paso.

Para ti.

Hola, Cristina, ¿pasa algo?

¿Qué?

No, no, no puede ser, si yo he hablado con él.

Voy a hablar con él y te llamo.

¿Qué pasa?

Mi padre, le ha quitado los poderes a Cristina.

¿Le importa que salga fuera?

Vete. -Gracias.

¡Ay! -Perdón.

¡Dios! -Perdone.

Lo siento, es que...

Hola, Celia, ¿cómo está?

¿Cómo quieres que esté? ¿Eh?

No me ha resultado fácil venir.

En casa de tus padres...

...te pedí que dejases en paz a Marta.

Estoy decepcionada. ¿Dónde está?

¿Cómo dice?

Ya está bien, no tengo tiempo para discutir, ¿dónde está?

Lo siento, pero no... -Mira.

Como mi marido tome cartas en el asunto,...

...las cosas se te pondrán feas.

No sé de qué me habla.

¡Ya está bien! ¿Dónde está? -Baje la voz.

Como habléis, os apunto en la lista.

Ríen

Te he visto.

Menudas calabazas te han dado, macho.

¿Por qué dices eso?

¿Qué pasa? ¿Tengo monos en la cara?

¿Dónde estabas ayer por la noche?

¿Dónde voy a estar? En mi casa, viendo la televisión.

"Y se atrevía a fingir que no pasaba nada.

Una oleada de calor me subió a la cabeza.

Ya no podía sino ver en mi imaginación a Luis besando a Maica.

No sabía qué me dolía más: que no me quisiera...

...o sentirme engañado por mi mejor amigo en mis narices".

Oye, mira, ya no sois unos niños para andar jugando.

No os entiendo.

No sé a qué se refiere, lo siento.

Marta y tú sois de mundos distintos.

Si piensas en volver,...

...no os lo recomiendo.

No tienes nada que ofrecerle.

Está perdiendo el tiempo.

¿En qué mundo vives?

Tú no puedes darle su estilo de vida.

Que ya está bien, mire, lo siento.

No sé nada más de su hija.

Tengo mucha prisa. -Espera, Toni.

No sé si me mientes.

Pero si estáis juntos, mi marido tendrá que intervenir.

No te olvides...

...de quién es Luis Altamira.

Ya está bien, no podemos seguir así. -¿Cómo?

Como estamos: no me diriges la palabra y me echas unas miradas...

¡Eh!

¿Qué pasa, no me vas a perdonar? -¡No lo sé y no me toques!

No te he dado permiso.

¿Somos novios? -Yo qué sé.

Déjame tranquila, no estoy de humor. -¡Se acabó, lo dejo, lo dejo todo!

El bar, Madrid y te dejo a ti.

Yo te dejo a ti. -Soy yo.

No me busques nunca.

¡No me busques tú! Como si te vas a Guinea.

Está bien. -Eso.

Pero ¿tú no te ibas? -Tendré que acabar las manitas.

O sea, no te vas. -Cuando me dé la gana, pásame el vino.

Parece que tienes visita.

¿Qué haces aquí?

No puedes darle poderes al abogado de don Pablo.

Sí, vino don Pablo y me convenció. ¡No puedes hacerlo!

No puedes cambiar de abogado.

Sí puedo, tu abogada Cristina no me da confianza.

Es la única que aboga por ti, que se deja la piel.

No me sirve de nada, ya le dije que no me declararé culpable.

¡Es igual! ¡No me grites!

¡Coño! Tranquilo, no diré nada.

Haz lo que quieras. Que ya eres mayor.

¡Vete a tomar por saco! Sí, me voy.

Buenos días, Lola.

¿Cómo se ha enterado de que trabajo aquí?

Tu madre me lo ha dicho.

¿Y qué quiere? Lo siento, pero no tengo mucho tiempo.

Ni yo. Seguro que estás al tanto de lo que pasa.

Antonio se encuentra en una situación muy difícil. ¿Hablamos?

Pues sí, ahí mismo.

¡Hola! Hola, hija.

¿Qué traes, la ropa para lavar? Sí, vengo muerta.

Oye, ¿y la nena? Se ha quedado dormidita.

Se ha acabado el detergente, ve por él. Allí hay dinero.

No, tengo aquí. Muy bien.

Ya subo. Bueno.

¡Virgen santísima!

O sea, que tú no sabes nada.

Mira, Lola.

Seré muchas cosas, pero no idiota. Quiero la verdad.

No levante la voz.

¡Claro que la levanto! Me pone en un compromiso.

¿Cómo que en un compromiso?

¿Sabes en el compromiso que estamos nosotros?

¿Cómo te atreves a mirarme sabiendo que lo van a condenar?

Yo no hice nada.

Y no tenía ni idea de que su marido estaba procesado.

Lo supe ayer. No me voy hasta que me cuentes todo.

No tengo nada que decirle.

Sé lo mismo que todos.

Sabes mucho más.

Sabes quién se llevó el dinero. Lastra.

Y don Pablo. Y tú.

Mire, yo solo era su secretaria.

Cometí el error de enamorarme de un sinvergüenza.

No quiero saber nada de esas porquerías. ¿Oyes?

No soy imbécil. Se sabía que tú y don Pablo...

Liados. Es verdad, lo estábamos.

Pablo me prometió casarse conmigo cuando hubiera divorcio.

Le quería.

Sí, le quería.

Pero se cansó de mí y me echó. Me dio una indemnización.

Era mejor para los dos dejarlo. Después supe la verdad:

estaba saliendo con otra idiota.

No quiero saber nada de eso. Solo dónde está el dinero.

Fuisteis a Suiza tú y don Pablo. No es verdad.

¡Claro que sí! Baje la voz.

Voy a perder el empleo. Y no hay más que decir.

Te aviso de una cosa:

como metan a Antonio en la cárcel, no pararé hasta que lo paguéis.

Te lo juro.

Teléfono

Sí, dime.

¿Quién?

Sí, pásamela.

Lola.

¿Cómo estás? Cuánto tiempo.

Por supuesto. La semana que viene nos vemos.

Nada de la semana que viene. Hoy.

Muy bien.

A las 20.00 paso a recogerte. Estate en la puerta de casa.

¿Se puede saber qué te pasa? Lo sabes muy bien.

Macho, tú estás mal, para que te encierren.

Mejor para mí.

Hola. Maica, vete ahora mismo para casa.

Me tengo que ir. Si no me has dicho ni hola.

¿Me acompañas?

¿Yo? -Sí, por favor.

Tenemos que hablar. Oye, ¿no te irás con ella?

Quiere hablar conmigo. ¿Qué voy a hacer?

Oye...

¿Qué le pasa? Si somos novios.

Tú sueñas. -El que se fue a Sevilla...

Yo me he quedado aquí.

No se irán a besar, ¿no?

"Al imaginar lo que podía pasar tras esa puerta,...

...me daban sudores fríos y tembleque.

¿Se besarían con lengua, como decía Luis que sabía hacer?

Era la peor de las torturas.

Peor que el aceite de ricino.

Una angutista reservada para los grandes enamorados:

Otelo, Romeo y un servidor".

Parece mentira. Quítate la venda de los ojos.

Me estáis dando la comida.

Ya sabes lo que pienso.

¿Cómo vuelves con ese abogado?

Vale de monsergas. Ha sido porque he querido.

¿Te pasa algo, abuela? No. ¿A ti?

Me miras de una manera que para qué.

Tú sabrás. ¿Yo sabré qué?

Cosas mías. ¿Qué dices, madre?

Nada, nada.

Que comas, niño.

Es que no tengo ganas.

Come sin ganas.

Mira, Antonio, tenemos nuestras ideas sobre don Pablo.

Y qué quieres que te diga...

Esto es lo más grande del mundo.

Don Pablo Ramírez Sañudo, por favor.

Es urgente.

Don Pablo. Soy yo.

Tenía necesidad de verle para hablar del abogado.

¿No puede ser hoy?

Bueno, pues mañana.

A las 10.00.

Adiós.

Le dije que sabía que ella y don Pablo se fueron juntos.

Se quedó blanca como la cera.

Claro que se habían marchado. Qué pájaros. El mejor, colgado.

Yo le hubiese metido una torta...

No se la di, pero me quedé con las ganas.

Suponiendo que está en el ajo... Claro. Por supuesto.

Si no habla, estamos igual. Y se quedará callada.

Es verdad. ¿Y si le damos dinero?

Había pensado vender nuestra parte de la boutique.

No sé. Podríamos probar.

Teléfono

Hijo, coge el teléfono.

Voy.

¿Dígame?

¿Dónde estás? ¿Estás bien?

¿Aquí abajo?

Sí, claro, voy.

Ya estoy allí.

Me voy. No tardo nada.

Paqui, espera un poco.

Tendremos que hablar, ¿no? -Estás muy pesadito.

¿Qué quieres?

No te pongas así.

Hacemos una cosa.

Luego hablamos.

¿De qué?

De nosotros.

A las 20.00. Pero las manos quietas.

Sí. Palabra. -¿Seguro?

Tararea

¡Ay!

¿Qué te ha pasado?

A ver.

Me he cortado. No es nada.

Es la uña. Te pondré una tirita.

A ver, quítate la sangre.

Oye, Merche,...

...cuando lo vea, pregunto directamente.

Tenemos que andar con mucho cuidado para no resbalar.

Y ser más inteligentes que él.

Andaremos con cien ojos. No estamos preparados.

Hay que prepararse.

Estate tranquilo, ¿eh?

Te vas a la imprenta y estate tranquilo.

Sí, que ya llego tarde.

¿Cómo no te vas a casar?

¿No decías que Alejandro te trataba muy bien?

Sí, Toni. ¿Y qué?

Te va a parecer una locura,...

...pero yo no me voy a casar con él. No puedo.

A tu madre le hará ilusión. -Deja a mi madre en paz.

Que me deje ella. Vino a la redacción...

...diciendo que te había secuestrado.

No estaría mal.

No digas tonterías, anda.

Toni, te lo estoy diciendo en serio.

Vámonos juntos donde sea los dos.

No, Marta, no. -¿Por qué no?

Toni, tú me quieres, yo lo sé.

Y yo a ti. Yo te quiero muchísimo.

No podemos estar esquivándonos.

Ya está bien. Hagamos una locura.

No puedo. Tengo que estar con mi padre.

Y tu madre tiene razón: somos de mundos distintos.

Deja a mi madre fuera. -Es verdad. Piénsalo.

Siempre lo tienes todo.

Y yo estoy estudiando y en mi trabajo gano poco.

No puedo hacer locuras.

Eso es para los ricos. -Eso no es verdad.

Vayámonos, nos adaptaremos a lo que sea, ya verás.

Te estoy diciendo que te quiero.

¿Me escuchas? -Sí.

Yo te he querido siempre,...

...pero cuando apareces, me pones todo patas arriba.

Yo no lo voy a hacer más, Toni. Es para toda la vida.

No, no es para toda la vida. Y no creo que sea así.

Toni, yo lo único que sé es que esto solo pasa una vez en la vida.

Lo siento.

Lo siento.

Bájate del coche.

Marta. -Que te bajes del coche, Toni.

¿Cómo?

Bájate del coche.

No quiero volverte a ver en mi vida.

¡Cerdos traidores!

Déjalos.

Vámonos. Pero si es mi novia.

¿Tu novia? Mira cómo se miran.

Se pasan mensajitos. Se han dado un beso.

¡Se va a enterar! No te cabrees.

¡Carlos!

¿Qué haces?

Déjale. -¿Qué haces, animal?

Parad ya.

Idiota. ¡Robanovias! ¡Tramposo!

Me robas a Maica. Callad.

Toma.

No te enteras. ¿Qué es eso?

Una carta que te ha escrito Maica. ¿En serio?

¿Y qué dice?Nada. Que sus padres le prohíben verte.

¿Por qué?

Yo qué sé.

Perdona, había pensado otra cosa.

¡Que te calles!

Anda, léela.

Vamos a mi casa.

Bueno, pues esto ya está.

Pues sí.

Muchas gracias, abuela.

Muchas de nada.

Tenemos que hablar, Inés. ¿De qué?

De esto.

Estaba en el bolsillo del pantalón. Lo vi.

Pero ¿lo has leído?

Sí.

Muy mal, abuela, son cosas mías. No debiste hacerlo.

No quiero hablar de esto.

Pero yo sí. Yo no.

Siéntate.

Siéntate, por favor.

Hija, yo puedo comprender muchas cosas.

Pero hay algunas que nunca voy a permitir...

...que sucedan en esta casa.

No hacemos nada malo.Depende de la conciencia de cada uno.

Yo creo que Eugenio, en su situación,...

...te dice cosas que no están bien.

Lo mires por donde lo mires.

En cualquier caso, es decisión mía, ¿no?

Tú puedes hacer lo que quieras, siempre lo has hecho.

Pero un disgusto como ese...

Con las cosas que están ocurriendo...

A tu padre lo matas, hija.

Y a tu madre. Y a mí.

Mírame.

Inés, no me escondas la cara.

No quiero saber qué tienes con ese hombre.

Pero te digo una cosa,...

...no tomes una decisión que sea una locura...

...de la que te arrepientas.

Pero es que yo sí sé lo que quiero.

¿De verdad?

¿Crees que sabes lo que quieres?

¿Les vas a decir algo?

No, no.

Por supuesto que no.

Hija, tus padres no se lo merecen.

Qué bien huele. A ver.

Jo, macho, tienes razón. Maica te quiere.

¿Qué es eso?

Parece una pastilla de caldo.

Es una flor, animal.

¿Una flor? Pues vaya birria de flor.

Está disecada.

Está hecha papilla. La guardaré toda mi vida.

LEE: "Querido Carlos: Te echo mucho de menos".

Qué bonito. Quiero que me quieran así.

"Perdona si no fui el otro día.

Me han prohibido verte por lo de tu padre.

Hoy, a la hora de la basura,...

...me voy a escapar para verte en el camión.

No importa, si me pillan, que me pillen. Maica".

Otra vez, otra vez.

¡Ay!

"Querido Carlos: Te echo mucho de menos...

Aún guardo aquella carta.

Aparte de las flores que Maica metió, era la primera vez...

...que una chica me escribía diciendo cosas tan bonitas.

Aunque las palabras, incluso las escritas, se volatilizan.

Apenas duran un segundo, como todo lo bueno.

Si me pillan, que me pillen".

Anda, piénsalo bien, mujer.

Que no me quiero casar. Y menos contigo.

El otro día, bien que me decías que me querías. Acuérdate.

El otro día era el otro día, hoy es hoy.

O sea, que ya no te acuerdas de cuando nos dábamos besos...

...y cuando...

¡Que te calles! -Paqui, yo te quiero.

¿Y a mí qué?

Te digo lo de casarnos porque es verdad.

Tú y yo juntos para toda la vida.

Tener un restaurante, hijos, letras...

Seríamos muy felices.

Me voy.

Espera.

Dame el último beso.

Sí, hombre.

El de la despedida.

No.

El del adiós para siempre.

Bueno, está bien.

Pero solo uno, ¿eh?

Y muy pequeñito.

Pequeñito.

Muy buenas, Desiderio. Buenas noches, socio.

¿Acabamos con las existencias de cerveza de Tinín?

No estoy para cervezas.

¿Estás enfadado todavía? Yo no.

Ah.

Vamos a dar un paseo.

¿Un paseo?

Un paseo no se le niega a nadie.

Bueno, ¿y qué tal?

¿Sabes algo nuevo?

Sí.

Cada día lo veo más negro.

Pero ¿por qué, macho? Menuda caca.

Si eres inocente.

Ya me están buscando sustituto en la imprenta.

¿No me fastidies?

Dice Nieves que ha estado cerrado toda la tarde.

Es raro que Eugenio no abra la iglesia.¡Dios mío!

Esto tenía que pasar.

Voy a tirar la basura.

Por Dios.

Este niño se echa un frasco de colonia cada vez que sale.

¡Ay! ¿Qué te pasa?

Me ha dado un mareo. Eso es la tensión.

¿Has tomado las pastillas? Si estoy bien.

Vete al comedor.

Me pregunto qué hará la gente dentro de los pisos.

Mira cuántas ventanas iluminadas. Sí.

Y seguro que en muchos no hay nadie. No me refiero a eso.

Dentro de los pisos, la gente vive su vida.

La vida sigue y no nos enteramos de lo que pasa.

Es muy poético eso que dices, pero no sé lo que significa.

Que la vida sigue. A unos nos va todo mal y a otros, todo bien.

Como a estos. Sí.

Besándose mientras yo voy a ir a la cárcel.

Es mi sobrina.

Déjalos tranquilos. Mira cómo se besan.

Anda, tira. Sí.

Pero mira mi sobrina. Antonio.

Voy a ir a la cárcel y ella... Son jóvenes, déjalos.

Sí.

El vivo al bollo y el muerto al hoyo.

Y el que va a ir al hoyo soy yo.

Anda que se paran...

Hola. Soy Eugenio.

Sí, sí. ¿Está Inés?

Ya. ¿Y sabes dónde ha ido?

No, no, no. No le digas nada.

Vale, gracias, Pili. Hasta luego.

Cuidado.

Pensé que ya no venías.

No me dejaban bajar.

¿Leíste mi carta? Siete veces. Me la sé de memoria.

Bueno, ¿y qué tal hoy en los ejercicios espirituales?

Bien. Hemos rezado y esas cosas.

Y he hecho una promesa. ¿Qué promesa?

No quería contártelo, pero te lo digo.

No volveré a besarte hasta que tu padre salga de la cárcel.

Mi padre no está en la cárcel.

Y no va a entrar. ¿Y tú por qué prometes eso?

No seas así.

Es que yo venía con la ilusión de darte uno, o dos. Bueno, o tres.

Cómo eres.

Pero ¿a ti te gustan los besos?

Claro que me gustan.

Pues a mí muchísimo.

Solo pienso en eso. ¿Y tú?

Algunas veces.

¡Eh, espera!

Hola, buenas noches, Herminia. ¿Está Inés?

No, padre Eugenio, Inés no está.

Bueno, pues nada. Quiero hablar con usted.

Yo siempre he prestado oídos sordos a lo que se dice.

Pero tengo mucha angustia.

Escúcheme, Herminia.

Entre su nieta y yo no...

Padre Eugenio, no me quite usted la fe.

Porque, a mi edad, es de las pocas cosas que nos quedan.

Piénselo bien. Es sacerdote.

No abandone su vocación.

Y no me obligue a dejar de ir a la iglesia.

¿Con quién hablabas por teléfono?

Nadie. Uno que se había equivocado. ¿Estás mejor?

Sí, ya se me pasa. Me alegro. Mira.

Viene Antonio. Qué a punto llegas.

Hola, Merche.

¿Cómo estás? Hola.

Hola. Buenas noches, hijo. ¿Y Toni?

Se ha metido en la cama.

Ah.

Pues Paquita va a estar entretenida un rato.¿Y eso?

Madre, vamos a cenar. Sí.

¿Y el niño dónde ha ido con la basura?

Últimamente, tarda muchísimo.

¡Carlos!

¡A casa!

Te están llamando.

¿Por qué no empiezas la promesa mañana? A mi padre no le importa.

Bueno.

Nos damos uno.

Oye... ¿Qué?

¿Beso mejor que Luis?

Es distinto. ¿Qué besos te gustan más?

No quiero hablar de eso.

¿Te gustan los de Luis?

Cállate.¡Estoy harto de que te beses con todos!

Yo no beso a todos. ¿Y por qué besaste a Luis?

¿Sabes? No somos novios.

¡Carlos, mira que bajo a por ti!

¡Que ya voy!

Sabía que volverías. Puedes darme un beso aquí.

¡Ah! ¡Por idiota!

¿Tú le has dicho algo? -No le he dicho nada.

Pero no dejo de pensar en Antonio. Me dijiste que no pasaría nada.

Creí que estaba todo enterrado. -Arréglalo.

Estoy intentándolo. Ya le conoces, es muy cazurro.

Si se declarara culpable, se arreglaría.

¿Quieres que se declare culpable?

Es cuestión de dinero.

Con todo lo que sabe de imprenta,...

...redimiría penas y en dos años saldría.

El dinero te lo quedaste tú, tú y Lastra.

¡Me cago en la leche!

Yo no soy...

...el que inventó las quiebras. Otros se llevaron dinero.

¿Y yo no? Y el Caudillo va a morir.

Y los que vengan detrás nos joderán.

No quiero alterarme.

Dejemos a Antonio y hablemos de nosotros.

¿Cómo estás, tontita?

He estado a punto de llamarte, pero siempre me he arrepentido.

Es inútil.

El divorcio nunca llegará. Buena es la Iglesia.

Tú tienes derecho a ser una mujer normal, con un marido,...

...unos hijos, y no a aguantarme a mí.

A veces pienso que debería ser más egoísta, pensar más en mí...

...y empezar una nueva vida contigo, los dos solos, juntitos.

Quiero ser feliz.

¿Sabes cuántos años tengo, Pablo?

Ya sé. -30.

Ya no soy una cría. Pero, sobre todo, no soy una imbécil.

¿Por qué dices eso?

Me creí tus mentiras, hasta las que no me podía creer.

Estaba enamorada.

Qué vergüenza.

Una querida enamorada,...

...que es lo peor que le puede pasar a una mujer.

No pensé en sacarte dinero, y lo tenía que haber hecho.

Yo estoy aquí...

Porque sé demasiadas cosas, y me vas a escuchar.

¿Esto qué es?

El número de la cuenta en Suiza.

Si no quieres que la tenga un juez, dame un millón.

Esto no prueba nada.

¿Tú crees?

Mañana pásate por mi despacho.

Me vas a dar un cheque ahora.

Esto tenía que haberlo hecho antes.

Se nota que has aprendido de mí, eres un bicho.

Y tú, un miserable.

Eugenio.

Eugenio, soy yo.

El padre Eugenio no está.

Me extraña que no te hayas cruzado con él.

¿Puedo ayudarte?

Perdona.

Soy el padre Froilán, tu nuevo párroco por algún tiempo.

¿Cómo?

¿Y Eugenio?

No puedo decirlo.

¿Por qué? ¿Qué pasa?

Eres Inés, ¿verdad?

Sí.

Hemos hablado mucho de ti.

¿Le han obligado a irse?

No, se ha ido por propia voluntad.

Él me pidió que le buscara un destino urgente.

¿Adónde?

Pero vamos a ver...

¿De verdad crees que lo vuestro iba a funcionar?

Entiendo que en el atolondramiento de la juventud...

...se pueda creer que es amor lo que es atracción.

Lo prohibido es lo que nos atrae.

Pero el amor es otra cosa.

¿Me está usted diciendo a mí lo que es amor?

Bueno, mire... -¡No te vayas!

El Señor quiere que le sirvamos de la forma más adecuada,...

...unos con el matrimonio y otros con el sacerdocio.

¿Cómo puede estar seguro de lo que no conoce?

Eugenio iba a dejar el sacerdocio.

Estaba confundido y es normal.

Eres una muchacha joven y guapa.

De algún modo, él se sentía tentado.

También somos hombres.

¿No pueden enamorarse?

No somos nadie para discutir las normas de la Iglesia.

Esas normas me dan igual.

Lo que quiero saber es que me diga dónde está Eugenio.

Él me prohibió que lo dijese. Lo siento.

No le creo.

Inés.

Inés.

Anda, cariño.

El mundo no se ha hundido.

A ti te parece que sí, pero no.

Ya lo sé.

Una se enamora...

...y se enamora.

Hay cosas que no están bien y esta es una de ellas.

No te mereces sufrir.

Él tampoco.

Eugenio es buena persona y me quiere.

Ya lo sé.

Por eso se ha marchado.

¿Sabes una cosa?

A los viejos como yo nos ha pillado de sopetón.

Curas que se meten en política, que dicen la misa en español...

...y que se casan.

Es que...

...no lo concebimos.

Tú has hecho un gran esfuerzo.

Él más. Él mucho más que yo.

Eugenio ha hecho un gran esfuerzo, pero era su obligación.

No se merece todo esto que le está pasando.

Ayer quedamos en una cafetería y yo fui y entré, pero...

...cuando estaba allí, no sé qué me pasó, que...

Que...

Anda, anda. Tranquilízate.

Vente a casa.

No, voy cuando se me pase.

Bueno.

Teléfono

Dígame.

Un momento.

Don Pablo, es del banco.

Dígame.

Hola, Jaime.

Imposible.

Voy a salir.

He quedado en el club financiero.

Voy a ver si resuelvo el tema de Alcántara de una vez.

Págalo.

¡Que lo hagas efectivo, coño! ¡Es mi dinero!

Perdona.

Gracias por avisarme.

Anda que ha tardado la muy...

Dile a la señora que volveré a comer.

Muy bien, señor.

Entre.

Han traído una carta en relación con el caso de CNY.

"Me dirijo a este juzgado con el fin de aclarar los hechos...

...por los que se juzga a Antonio Alcántara, gerente de CNY".

Póngame en contacto con el fiscal del expediente CNY.

"En mayo del 69 fui contratada por Ramírez Sañudo...

...para ejercer de secretaria.

Al poco tiempo iniciamos una relación sentimental.

Esto se prolongó hasta enero del 71.

Yo pasaba a la firma documentos a don Antonio.

Estos los redactaba don Pablo y tenían por objeto...

...que figurara don Antonio como responsable...

...de los movimientos de capital que realizaban Lastra y Ramírez.

La intención era repartirse el dinero de los inversores...

...entre los dos.

Así hicieron el 15 de mayo de 1970.

El 17 de ese mismo mes, y en compañía de don Pablo,...

...salí de viaje en dirección a Suiza,...

...donde don Pablo depositó 24 millones...

...en una cuenta opaca de Zúrich".

Su mujer tenía razón al decir que mi vida era basura.

"Ante las duras declaraciones que afectan...

...a don Antonio Alcántara, solo puedo decir que es inocente...

...y que era ajeno a la trama urdida exclusivamente...

...por Jorge Lastra y Pablo Ramírez".

La madre que lo parió.

"Como prueba aporto el número de la cuenta en Suiza...

...donde pueden comprobar el ingreso".

¿Ha puesto la cuenta? La madre que lo parió.

Qué canalla.

Menos mal que Lola tiene conciencia.

Aquí lo tienes.

Se repartieron el dinero.

Me tuvieron firmando papeles tres años.

Vámonos de aquí.

Qué va. Vámonos.

¡Que no me muevo de aquí!

Hola, buenos días. -Hola.

¡Mercedes! Qué alegría verte aquí.

Mucho mejor.

Así escucharás la buena noticia. Hola, don Pablo.

Vengo de ver al abogado.

Todo perfecto.

Un zumito de naranja con un poquito de vodka.

Me ha dicho que las cosas van muy bien.

Por su camino.

Sabrás que este tarambana...

...ha contratado a una abogada.

Una inexperta, y encima de CC. OO.

Pero ya está todo arreglado.

Núñez me ha dicho que todo va por buen camino.

Me ha dicho que en el supuesto, poco probable,...

...de que te condenaran...

No sucederá, pero si te condenaran,...

...recurriríamos y ganaríamos unos años.

Que es lo que nos interesa.

Vámonos.

Es verdad, Merche.

¿Qué sería de ti sin mí?

Os quiero como si fuerais mi familia.

A ver qué le parece esto.

¿Esto qué es? Lea.

A ver...

¿Qué me has hecho, Pablo?

No tienes que hacer caso.

Si siempre ha sido una zorra Lola. Siempre lo ha sido.

La gente recurre...

¡No, no!

Antonio, en este sitio no. ¡Te voy a matar!

¡Antonio, no!

¡Suéltame! ¡Cabrón!

¡No merece la pena!

Te voy a matar. Y yo te voy a hundir.

Toda la vida te vas a pudrir en la cárcel.

¡Me cago en la leche! ¡No!

Te vas a buscar la ruina, Antonio.

¿Pablo Ramírez Sañudo? -Soy yo.

Está detenido. -No, a este.

Es un ladrón.

¿Qué hace?

Tranquilízese. ¡Ya está bien, por Dios!

¡Tranquilícese!

¡Todavía no he terminado contigo!

¡Esposadle! -¡No terminarás conmigo!

¿Por qué me va a esposar? -¡Esposadle!

Ya ha pasado todo.

Ya.

Ya está.

Escucha esto, Toni.

"Una vez exculpado ntonio Alcántara, director de CNY,...

...el caso ha dado un giro.

Ahora el imputado es el industrial Ramírez Sañudo,...

...para el que se ha dictado orden de prisión".

Este hombre es un bandido. Tenían que meterle 100 años.

Qué me vas a contar.

Maica.

Mi padre es inocente, lo dice el periódico.

Qué bien. ¿Y qué?

A tus padres ya no les importará que seamos novios.

¿Te espero en el camión? Tú sueñas, niño.

Pero ¡Maica!

Que me olvides.

La que has armado. Eres más famoso que Al Capone.

¿Dónde estabas?

¿Qué pasa?

Nada, leía otra cosa.

"Enlace González-Serrullo - Altamira".

A ver.

Me voy a casa. Hasta ahora.

No lo había visto.

Toni, hijo.

¿Has visto? Sí, vomitivo.

Pero tu noticia viene a doble página.

Ya he leído mi noticia.

Ya te dije que era algo que quería olvidar.

Perdona, pero eso te lo dije yo a ti.

Es verdad.

A partir de ahora, solo vamos a hablar de futuro.

Bueno.

¿Una cañita? Pues hoy sí.

Adiós, Inés. -Adiós.

¿Vas a estar mucho tiempo fuera? No lo sé.

Dos semanas, dos meses... No sé.

¿Por qué te tienes que ir?

No te preocupes, las chicas son un asco.

Y que lo digas, Josete.

"Las chicas eran un asco: orgullosas, caprichosas, veletas...

Pero olían tan bien y eran tan guapas...

Desde el primer beso solo tuve un motor en la vida:

volver a estar en los brazos de una de ellas.

Lo que más recuerdo era la calma que se respiraba en el barrio.

Una calma que no presagiaba acontecimientos que vendrían.

Toni estaba siendo un gran periodista...

...y Desi apuntaba maneras de millonario.

Mi padre, al que consideraba el hombre que más cosas sabía,...

...no podía imaginarse el golpe de Pinochet...

...o el caso Watergate.

Pero lo que nos conmocionó fue lo que sucedió después:

Carrero Blanco murió en un atentado.

Sería el primer acto del epílogo de un régimen...

...que no nos dejaba huérfanos.

Pero esa es otra historia que ya les contaré con más calma.

Todo da igual, ya nada importa.

Todo tiene su fin.

Pero quisiera que ese día...

...al recordar comprendas...

...lo que has hecho de mí.

Sólo me queda la esperanza...

...que, como el viento al humo,...

...me aparte ya de aquí.

Pudo quererme, y no comprendo...

...por qué no ha sido así.

Todo da igual ya nada importa.

Todo tiene su fin.

Cuétame cómo pasó - Cap.100 - Ajuste de cuentas

Temporada 7: "El seis de enero, milagro"

La construcción de la M30 pasa por hacer desaparecer algunas de las casas de San Genaro. Los vecinos intentan buscar una solución, pero en muy poco tienen que abandonar sus hogares. En cambio, en el capítulo 117 de la serie, un brote de agua en el descampado hace que no se pueda construir sobre el barrio una carretera, todo un milagro que no puedes perderte en “El seis de enero, milagro”.

No recomendado para menores de 12 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.117 - El seis de enero, milagro
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso,...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

Dejaré mi tierra por ti.

Dejaré mis campos y me me iré...

...lejos de aquí.

Cruzaré llorando el jardín.

Y con tus recuerdos partiré...

...lejos de aquí. ¡Qué mala suerte, macho!

Tiran todo menos el colegio.

-Mi padre me va a cambiar a uno que está en el nuevo barrio.

-Adiós, machos. Adiós.

-Adiós.

-En el nuevo barrio estarás genial. -Te gustará más que éste.

-¡Qué me va a gustar más!

-Vamos, que se hace tarde. -Voy.

Ya os llamaré.

Ya no podremos jugar al baloncesto ni estar con las chicas.

En tu nuevo barrio habrá equipo de baloncesto.

-Y chicas que se dejan.

-Venga, adiós.

"Desde que supimos que el ayuntamiento nos daba 30 días...

...antes de tirar las casas, todos empezaron a buscar...

...un sitio para vivir".

"A pensiones, de alquiler, a casas de familiares...

...hasta que encontrasen algo mejor".

"Era el final de San Genaro, de nuestra calle, el final de todo".

"De todo, menos del colegio y de la parroquia".

"No entraban en los planes de la carretera y se salvaban".

¡Joé, machos!

Me estoy convirtiendo en una nenaza.

Casi lloro. -Y yo.

Buscaré un hogar para ti...

...donde el cielo se une con el mar.

Yo no sé dónde vamos a meter todo esto.

A mí me va a dar algo.

La hora que es y no hemos vendido un alfiler.

No nos quitamos el género de encima ni regalándolo.

Las cosas no están para vender vestidos.

Hay que quitarle las perchas.

¿Dígame?

¿Qué haces levantada?

¡No recojas nada, lo recogemos nosotros!

Que falta mucho tiempo todavía.

Le pido las cajas a Clara.

Siéntate y ponte a ver la televisión.

Anda, hasta ahora.

¡Qué cabezona es!

Ahora le ha dado por guardarlo todo.

-No sé dónde iremos a vivir.

Me veo con mi nuera otra vez, con lo que he dicho de ella.

¿Guardo las camisas de seda? Sí, guárdelo todo.

Nos vamos a quedar sin género.

-No vamos a vender nada.

Tendremos que venderlo en el Rastro.

Muy buenas.

¡Hola, papá!

¿Vendemos algo o no vendemos nada?

Ni que fueras adivino. ¿Qué te han dicho?

Nada, Merche, eso es un timo.

Piden 3.600 pesetas por un pisito con dos habitaciones pequeñas...

...y un salón que parece una cabina de un locutorio.

¿No vamos a verlo?

No, a ver si nos sale algo estos días.

Os podéis venir a casa hasta que lo necesitéis.

¿Duermo en el sofá y tu abuela en la bañera?

No tengo cuerpo para dormir como los hippies.

Pili igual se marcha unos días a casa de sus padres.

Y a Eugenio y a mí qué nos va a parecer.

Ya, pero prefiero que no.

Gracias, pero no hace falta.

Si nos vemos apurados, vamos a un hostal.

Eso había pensado yo. -¡Hola!

¡Hola, Pili!

Ya han llegado los trajes.

El tuyo, el de mensajero de Melchor,...

...trae una capa de armiño para morirse.

Y el suyo quita el hipo. -Voy a probármelo.

¡El tantarantán que ha montado Froilán para Reyes!

-La verdad es que da un poco de pena ver esto así.

Si queréis, os echo una mano.

Gracias.

Merche, voy al servicio.

No, está lleno de cajas. ¿Cómo que está lleno de cajas?

Pues me voy al bar de Tinín. Que si no, no llego.

Ahora os veo. -Espérame.

Adiós.

¡Hola!

¡Marta!

Oye toser

¡Joder!

A ver, prueba.

¿Te tira la sisa?

-La verdad...

Parecer Franco en el desfile de la victoria.

-La majestad, Desi. No olvides a quién representas.

-¿Qué tal así? -Un poco más arriba.

Eres un rey.

-¿Así? -Muy bien. Descansa.

La capa está bien, pero el fajín no es tuyo.

Es del personaje de Desi. -¿Ah, sí?

-Valentina, a ver cómo se mueve esa capa.

¡Muy bien, estupendo!

¡Antonio, por Dios, ya era hora!

Vengo de una agencia de ver pisos.

No he podido ir a trabajar por este sarao.

-Con la que está cayendo y usted me hace hacer de rey Gaspar.

¡Manda pelotas!

-Yo no me veo de mensajera del rey Baltasar.

Búsqueme otro personaje.

-Yo me veo muy bien.

¡Qué moral tiene, padre!

-Van a ser los últimos Reyes del barrio. Es un gesto simbólico.

Una alegría que daremos a los niños para que se acuerden de este día.

Pruébate algo.

Lo cuenta de una manera... -Sí, convence a san Dios.

¿Qué haces aquí? -¿Él o yo?

-Ahora te cuento, Toni.

Lo siento, Marcos. Tranquilo, es un amigo.

-Ya nos hemos presentado.

-¿Sigues con fiebre?

-Estoy mejor, pero tengo un poco de frío.

-Te está subiendo la fiebre.

Acuéstate. Toma.

Ahora te preparo un caldo.

-¿Qué pasa aquí?

-Toni, no empieces, por favor.

-¿Y si aparece la policía?

-La policía no tiene por qué venir.

-¿Por qué no? Nos caerán 100 años.

Y también a mis compañeros.

-¡Ya está bien!

Y no me grites.

-¿Desde cuándo tienes ese cuarto? -Desde antes de verte.

El partido quería un sitio seguro para esconder a algún compañero.

No sé. ¿A qué hora?

Espera, se lo pregunto.

¿Te importa que salga un rato antes? Queremos hacer unas compras.

Claro que no.

Sí que puedo. ¿Dónde quieres quedar?

Me da igual. Elige tú.

Bien, en el Capitol.

Nos vemos allí.

Que no, que no me pasa nada.

¿Qué me va a pasar?

Venga, luego lo hablamos.

Hasta luego.

¡Ay!

¿Qué te pasa?

Nada.

Bueno, que... Luego te lo digo.

Buenas tardes. -Buenas tardes.

Usted dirá.

Es que estoy viendo las ventanas. ¿Les echan del barrio?

Pues sí.

Van a pasar la dichosa M-30 por aquí.

¡Vaya! Lo siento.

Nos ponen de patitas en la calle.

¿Y se van sin más? No tenemos otro remedio.

En mi barrio, nos quisieron echar.

Pero ahí seguimos. -¿Y cómo consiguieron quedarse?

-La mujer de Franco lo paró todo.

¿Cómo que la mujer de Franco?

En mi barrio vive una que era amiga suya.

Lo que es cierto es que cuando iban a venir a tirarnos las casas,...

...el ayuntamiento dio marcha atrás y...

-¿Doña Carmen hizo eso? -Unos dicen que sí y otros, que no.

Pero seguimos en el barrio.

Sí.

Perdonen, ¿no está doña Herminia?

¿Mi madre?

¿Usted es Mercedes?

Sí.

(RADIO) "Nuestro padre, de 56 años, dice que se va a casar otra vez...

...con una chica de 20 años".

No hay derecho, hija.

Que nos tengamos que ir de casa.

Abuela, me voy al descampado.

Abrígate bien. Ponte la bufanda.

Sí.

Dice mamá que te tomes las pastillas.

Sí, las pastillas.

¡Qué porquería de pastillas!

Para lo que me van a servir.

Adiós, abuela.

Adiós.

Pues aquí es. ¿Adónde vas?

Abajo, con mis amigos.

Todo el día en la calle. Es mi hijo Carlos.

Hola. ¡Madre, tenemos visita!

¿Sí, hija? Pase.

Alguien ha venido a verte. ¿A mí?

Hola, Herminia. ¡Alfredo!

¿Cómo está usted?

¡Qué sorpresa!

¿Qué quieres que te diga?

El piso está donde Cristo perdió la boina.

Pero son cojonudos.

Vamos a ir a verlos. ¿Te vienes?

No puedo. Por culpa de este lío, no he pasado por la imprenta.

Tengo que trabajar. Pues el día 30 está al caer.

No se me quita de la cabeza.

-¿Qué vas a hacer?

-Si no encuentro una tienda, buscaré una peluquería.

-Cásate con Sergio. -¿Y si no quiere?

-Pregúntaselo.

-No sabe cómo son los funcionarios del Catastro.

-¿No se casan? -¡Qué va!

-Lo siento.

-Buenas, es de la parroquia de San Genaro.

Soy el padre Froilán.

¿Les queda algún camello libre?

No, espero.

Espero.

-¿Va a alquilar un camello? -Pues sí.

-Muerden. -¿No tendré que subirme?

-No, sólo lo coges de las bridas.

-Lo puedo montar yo. -No, Desi.

¿Es en serio?

Son los últimos Reyes del barrio. Hay que hacer algo grande.

Si pudiera, alquilaría un elefante.

-Si el camello muerde, me voy. No muerde.

-¿Os dais cuenta de la ilusión que le va a hacer a los niños?

-¡Un camello en San Genaro!

Creía que le había pasado algo.

Llamé en Nochebuena para felicitarle las fiestas.

Pero no había nadie. No estábamos.

Nos fuimos al pueblo.

Perdone todo el desorden.

Pero hemos tenido que empezar a recoger.

Gracias, hija.

De nada. Siéntese.

Gracias.

Su hija me ha dicho que ha estado pachucha.

¿Cómo se encuentra? No muy bien.

Tengo la tensión por las nubes. Lo típico de la edad.

Pues yo la veo como una rosa.

¡Qué voy a estar como una rosa!

Cada vez me parezco más a una carraca.

De carraca, nada.

Todo lo contrario, está usted de muy buen ver.

Perdón.

Vamos, hija.

Voy a cambiarla.

¿Y cómo es que está por el barrio, Alfredo?

Venía dándole vueltas a una cosa que quería preguntarle.

Pues usted dirá.

¿Está usted enfadada conmigo por alguna razón?

¿Yo, enfadada con usted? ¡No, por Dios!

Es que como no había forma de verla y pensé que se había molestado.

Es una larga historia.

Pero no estoy enfadada, ni muchísimo menos.

¡Cuánto me alegra oírle decir eso, de verdad!

Y ahora, que sé que seguimos siendo buenos amigos,...

...quería proponerle...

...que nos volvamos a ver.

Bueno, Alfredo.

¡Sh!

Yo había pensado,...

...si le viene bien,...

...que podríamos hacer una excursión a Toledo o a Cuenca.

Las Casas Colgantes son una maravilla.

No sé, Alfredo. Me parece un poco precipitado.

Podemos quedarnos a dormir.

¡Alfredo!

No me interprete mal.

En Toledo, tengo familia.

Y nos invitarían a su casa si se nos hace tarde.

¿Qué me dice?

La verdad es que me encantaría.

Pero debemos esperar un poco a que yo me encuentre mejor.

¿Seguro? Mi 600 tiene una calefacción estupenda.

"Mi madre no se atrevía a decir esta boca es mía".

"Algo le empujaba a entrar en el salón".

"Pero la llegada de Alfredo había sido como el milagro de Fátima".

"Su presencia era mejor que las vitaminas,...

...que las pastillas y todo lo que el médico le recetó".

Ni siquiera el roscón de Reyes voy a poder comer.

Si nos tiran el barrio, me gustaría que siguiéramos viéndonos.

Siempre voy a ser amigo vuestro.

-Y yo. Lo peor va a ser no ver a las chicas nunca más.

Seguro que no nos guardan ausencia. -¿Qué es eso?

-Que se echarán otros novios.

Karina no, macho.

Karina también. Hasta las viudas se echan novio.

-¿Hasta las viudas? -Mi abuela.

-¿Tiene novio? -¿La tuya no?

Me parece que le gusta uno que se llama Alfredo y le regala bombones.

¿Lo ves? Hasta las viudas se echan novio.

-¿Tu abuela tiene novio?

(TV) "Los Reyes harán realidad las esperanzas de los niños".

"Algunos de estos anuncios están dotados de movimiento".

¡Deja los bombones, que se te van a quitar las ganas de comer!

¿Sois novios o no?

Para novios estoy yo.

¿Tiene novio?

¡Otra! ¿Me ves cara de tener novio?

¡Mercedes!

¿Venís o no?

¡Está la cena en la mesa!

-¡Hola!

¡Hola, Toni!

¡Qué alegría que hayas venido a cenar!

Trae los cubiertos.

¿Qué tal estás, abuela?

Bueno... Tiene novio, se llama Alfredo.

¡Carlos, ya está bien!

Anda, ve a llamar a tus padres.

Diles que vengan. Se va a enfriar la sopa.

Puerta

Hola. ¡Pasa, hijo!

¿Qué hacéis? Hola, cariño.

Discutiendo con tu madre.

Le estaba contando...

...que ha estado un señor en la tienda.

Vive en Arturo Soria y le quieren expropiar.

Ha escrito a la mujer de Franco y ha dejado todo como estaba.

¿Y si le damos el derecho de petición?

¿Te la imaginas diciendo que nos dejen en paz?

¿No lo ha hecho por el otro barrio?

Hablad de uno en uno.

¡No me deja, es muy pesada!

¿Qué hacéis?

¿Venís o no? ¡Ya vamos!

¿A ti qué te parece?

Papá tiene razón.

Pues claro.

Hacedle la petición a Arias.

Aunque no creo que sirva de mucho.

Eso digo yo. Parece que hablo con las paredes.

¡Estamos cenando!

Me veo en Villaverde Alto...

...o en Villanueva de la Cañada.

Toma la chaqueta.

¿Vamos a estar así mucho tiempo?

-¿Cómo?

-Enfadados.

No estás aquí.

-Has sido muy injusto conmigo.

-¿Por qué dices eso?

Te he dicho lo que opino sobre este tema.

-No sólo me dices lo que opinas, decides por los dos.

-No.

Sólo he dicho que no es el momento de pensar en un hijo.

-Y ya no lo hablamos más, ¿no?

-Hablamos de tener un niño.

Se merece lo mejor de este mundo.

-Va a tener tu cariño y va a tener el mío.

Lo demás ya se irá viendo.

-O no. Te vas a quedar sin trabajo.

Compartimos piso con Pili y con un señor del Catastro.

No gano suficiente para tres.

-Dale, que ya hemos llegado.

¿Recuerdas cuando compramos ese cuadro que nos costó 300 pesetas?

Me pasé la tarde midiendo la pared a ver si cabía.

Mira qué bonito está.

Me gusta más que los de Dalí, que no los entiendo.

Aquí veo un perro mordiendo a un ciervo.

Otro, ladrando. Uno que parece un mono.

Estoy asustada.

Pues no creas que con casi 50 años me voy a asustar.

¡Anda que no hemos pasado cosas y mira qué bien estamos!

Es que...

Es que hemos echado aquí toda la vida.

La tienda la monté con mucha ilusión.

Pero puedo montar otra en cualquier sitio.

Aquí han nacido nuestros hijos.

Y la verdad es que no sé si mi madre va a soportar esta mudanza.

Claro que lo soportará.

Con tu madre no puede nada.

Y si lo piensas bien,...

...hay mucha gente que está mucho peor.

Tenemos los hijos casi crecidos, no tenemos deudas, tenemos salud.

Y la imprenta, aunque me cueste, va a ser un negocio muy bueno.

No dejo de pensarlo.

Yo creo que no hemos hecho suficiente.

No, hay que marcharse.

Si es que...

A la Franca le importa un pepino San Genaro.

No te preocupes.

El sitio al que vayamos será muy bonito.

Y tendrá un metro al lado.

No como ahora, que me hielo de frío.

Lo sé.

Me voy a dormir. Si no, no voy a poder trabajar.

¡Qué frío hace!

¿La catalítica la tiene tu madre?

Sí.

Mira, hombre, en el metro de Batán.

Tres dormitorios, cocina completa,...

...salón, 90 metros, 750.000. ¿Las tienes?

No, ¿cómo las voy a tener?

Cuento con lo que me den y las letras.

Donde vivo yo, por menos de 400.000 hay pisos estupendos.

En Torrejón de Ardoz. ¿Cómo voy a ir a Torrejón?

Viven muchos americanos.

¿Tengo cara de americano? De americano no.

Pues eso.

¿Inmobiliaria Bella Batán?

No debería meterme, pero creo que Eugenio lleva razón.

Siempre te pones de su parte.

No. -¿Qué hago?

¿Guardo los vestidos? ¡Que sí! Hay que guardarlo todo.

Sois jóvenes y los hijos cambian la vida.

Ahora tenéis que salir.

Los hijos acarrean muchos sacrificios.

Atan mucho.

No tenéis la vida solucionada. No tenéis ni una casa.

Lleva razón.

Yo tengo mi razón.

Hola, Yolanda. -Hola.

He cerrado.

No saco ni para pagar la luz.

Ya.

-Sí.

-¿Cómo vais?

Bueno, regular. Recogiendo a toda prisa.

El padre nos ha dejado un hueco en la parroquia.

Y estamos recogiendo. Y da pena recoger en estas fechas.

Pues sí.

Yo he apalabrado un localito por el centro.

No es gran cosa, pero a lo mejor lo cojo.

Llevaos esos del Jabato y lo que os guste.

Y los sacis.

Y la caja de chicles.

-¿De verdad?

-Sí, llévatelos todos.

-Gracias.

Mira.

¿Tú crees que se ha vuelto loco?

Cervan.

¿Nos los regalas?

-No me los voy a llevar a Estoril.

A Don Juan no sé si le gustan los tebeos y el chicle.

¿A qué Don Juan? ¡Al rey!

Debajo de la mesilla tenéis muchos "Mandraques".

Llevaos los que queráis.

¡Hala!

¡Me cago en la mar!

Media vida aquí y me tengo que marchar.

-¡Jolines!

Te echaremos de menos.

-Y yo a vosotros.

Os he conocido de renacuajos.

Y ahora, llenos de pelos.

Éste es un mono peludo.

-Me acuerdo del primer "Hazañas bélicas" que me regalaste.

-¡Cómo os voy a echar de menos!

Me habéis hecho mil perrerías.

Me parece que está llorando. -A mí también.

-¡Venga, largaos!

¡Dejadme!

¡Venga!

¡Qué bien que os veo juntas! Así mato dos pájaros de un tiro.

Ya veo que tú también te vas. Y lo siento.

Si fuera por mí, no me sacan de casa ni arrastras.

Claxon

¡Ya está ése! ¡Espera un poco, que ya voy!

¡No lo aguanto!

Lo dicho, que no quería irme sin despedirme de vosotras.

-Te echaremos de menos.

-Muchas gracias. Y yo a vosotras.

De verdad.

Ya sé que decís que soy una cotilla, que si patatín...

-No te preocupes.

-Muchísimas gracias, Inés.

Y a vosotras, lo mismo.

¡Qué le voy a hacer!

Si no hay chismorreo, parece que me falta algo.

Adiós.

¿Habéis visto los muebles que están sacando los Gutiérrez?

No los han pagado.

Los compraron a plazos y no los han pagado.

Muchos humos y no pagan. Están de trampas hasta aquí.

Perdona, no tengo remedio.

Adiós.

Adiós.

Otra que se va.

Me ha dado mucha pena cuando se ha puesto a llorar.

Los viejos, cuando lloran, dan mucha pena.

¿No visteis a Franco? Le caían unos lagrimones...

-Pobrecillo.

Me acordaré de él toda la vida.

¿De Franco?

No, de Cervan. Yo también.

-Vienen las chicas.

Que no nos vean.

-Hay cajas por todas partes.

Todavía no me lo creo.

Prometedme que no le diréis a Carlos que me voy pasado mañana.

Se lo quiero contar yo.

-¿Adónde vas a vivir?

-A una casa en Chamberí.

Ya me han cambiado de cole.

Es uno de monjas.

Ha dicho que se va pasado mañana.

-Nosotros nos vamos a Usera. -¿Dónde está eso?

-Al otro lado del Manzanares.

¿Os digo una cosa? -Sí.

Me he dado cuenta de que estoy por Josete.

-¡Qué callado te lo tenías!

-A mí me gusta Luis.

¡Qué bigotazo tiene!

-Ojalá Josete me volviera a besar.

-¿Te ha besado? -Fue por hacerle un favor.

El pobre no había besado nunca a nadie.

Pero da unos besos tan románticos...

Es el chico que mejor me ha besado.

-No eres trigo limpio. Te he dicho que estoy por él.

-No sabía que te gustaba.

Te lo dejo, a mí m gusta Carlos.

-A mí también me gusta.

Estaba yo primero.

-Bueno.

-Es un poco pequeño, pero es tan guapo.

-Y besa bastante bien.

-Lo dices sólo para fastidiarme.

-Bueno, vale.

Yo me quedo con Josete.

-¿Y yo con nadie?

¡Qué egoísta eres!

-Vale, nos repartimos a Josete.

La mitad para ti y la mitad para mí.

-Me van a descuartizar.

-Las tenemos en el bote.

Ya sé lo que vamos a hacer. ¿Qué?

Vamos a dar una fiesta.

Vais a recurrir, ¿no?

-¿Para qué? ¡Es una injusticia! -Hola.

-Hola.

-Te he llamado al periódico. -¿Pasa algo con tu inquilino?

-No, aunque tiene algo que ver.

¿Podemos comer juntos? -Sí. ¿Qué pasa?

-Ahora no puedo contártelo. ¿Comemos en el bilbaíno?

-Sí, pero adelánteme algo.

-Aquí no, hablamos luego.

-¿Te espero?

-Tengo toda la mañana liada. Luego te cuento.

Hasta luego.

¿Estos van a Móstoles? -No, a Aranjuez.

-Igual me caso, no te digo más.

-Es lo normal. Si vas a tener un hijo...

-No me seas pequeño burgués, coño.

Te pareces a un cura. -Buenos días.

-Buenos días. -¿Antonio Alcántara?

-Sí, en el despacho.

-¿Nos conocemos?

-Eugenio, el yerno de Alcántara.

-El yerno, claro, por eso me sonaba su cara.

Ahora caigo, coño.

Usted es el cura rojo de San Genaro.

-Era, pero ya no lo soy.

-¿No es rojo? -No soy cura.

-¿Se ha salido? Pablo.

Hola, ¿podemos hablar? Sí.

-Eugenio, ¿qué es eso de que eres cura?

-Lo fui, pero ya no lo soy.

-¡Joder, así que eras cura! Me dejas alucinado.

-Que ya no lo soy.

-¿Tú lo sabías? -¿No le ves la cara?

-¡Ya está bien! ¿Y ese pájaro qué hace aquí?

-Es el que nos da los pedidos. -¿El mandamás del ministerio?

-Sí, señor.

Subsecretario del ministerio.

Enhorabuena. Yo siempre he dicho que usted es infinito.

Se acabaron las comisiones a los de arriba.

Yo soy arriba. ¿Entiendes?

Sí, que las comisiones son para uno que yo me sé.

Para dos que tú te sabes.

Nos podemos forrar. Legalmente, pero forrados.

Ya sabe lo que yo pienso de forrarse legalmente.

Y menos ahora, con la mala salud de Franco.

Franco se va a morir cualquier día y hay que estar preparado.

Yo tengo contactos.

A rey muerto, rey puesto. Tras Franco, vendrá otro.

Y nuestros caballos han de estar en primera línea de salida.

Hay que ser el primero en la meta.

Contado como usted lo cuenta, pues sí.

Hay que posicionarse, Antonio.

Entre nosotros, las cosas están claras. ¿O no?

Muy claras. Y ahora soy subsecretario.

Yo pensaría en ir ampliando esto.

Hasta que no me lo demande el trabajo, no lo creo.

Además, me echan de casa. 30 días me han dado.

Y me quedan 21.

Se ha hecho lo que se ha podido. Ya.

Comprarás una casa en La Moraleja. O dos.

O un yate o una avioneta.

Que no, que no.

No hace falta La Moraleja.

Como Franco dure un par de años, no te vas a conocer ni tú.

Por cierto, Antonio.

No sabía que habías emparentado con el Vaticano.

Pues a mí no me hace gracia. ¡Si es muy gracioso!

Bueno.

Me voy.

Que terminen el pedido para la semana que viene.

¡Ah, casi se me olvida!

Te traigo un par de entradas.

Una y dos. ¿Qué es?

La gala de Reyes que preside la mujer de Franco.

Actúa Raphael. A tu mujer le gustará.

No estoy de humor. Deberías ir.

Están los que cortan el bacalao. Que te vean.

Ya.

Muchas gracias, aunque no creo que pueda ir.

Antonio, si quieres salir de esto, ése es el camino.

Que lo tengan listo.

Muy bien. Felices fiestas.

Felices Reyes, Antonio Alcántara.

Felices Reyes.

Señores, felices Reyes.

Adiós, padre.

Eugenio.

De esto ni una palabra a nadie.

Ni a Inés, ni a Mercedes ni a nadie.

Secreto de confesión. No.

Tú has dejado de ser cura.

Antonio, eso es de por vida. Pues eso, de por vida.

(TV) "Otra de las novedades..."

-Tíos, tenía que decirles una cosa.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa, hija?

Pues que por mí no se preocupen.

Que a lo mejor Quique y yo nos casamos.

Y nos alquilamos un piso.

¿Qué necesidad tenéis de casaros tan jóvenes?

A mí me parece bien.

Se lo tendrás que decir a tu padre. Sí, pensábamos ir al pueblo.

Como nos tenemos que ir...

Y si te casas con Alfredo, ¿ese señor será mi abuelo?

¡Qué cosas tienes!

¡Para casarme estoy yo!

Anda, come.

No os riáis.

Es un amigo.

A mí no me mire.

Después de la boda de estos dos, todo me parece bien.

Antonio.

Paquita, ¿y os casáis sólo por lo del piso o...?

Y porque nos queremos.

Ah, bueno.

"Esta tarde, en el teatro Calderón,...

...se celebra la gala benéfica".

Yo tengo dos entradas y no me acordaba.

¡Qué cabeza tengo! ¿Dos entradas?

Sí, señor.

Gala benéfica de los Reyes Magos.

No estoy para ir al teatro.

¿Queréis ir? ¿Quién te las dio?

Me las ha dado uno del ministerio.

Pablo Súñer. Esta mañana.

En la imprenta. Sí, sí.

Fila 15. No estoy para ir al teatro.

"Doña Carmen Polo presidirá la gala como todos los años".

¿Va la señora de Franco? -Sí.

Es la presidenta de la fundación. El dinero se lo dan a las monjitas.

Pues me está apeteciendo ir al teatro.

¿Cómo que te apetece? ¿Ahora te apetece ir al teatro?

Sí.

No me vengas con ésas, que te conozco perfectamente.

Quieres hablar con la Franca. ¿Cómo te va a hacer caso?

A lo mejor se acuerda de mí.

No sé.

Me podré acercar.

¿A quién? A doña Carmen.

-¿Cómo vas a hablar con ella? Que no puede ser.

Le diré lo que nos pasa. Mamá.

Una cosa es Arturo Soria y otra, San Genaro, que le importa un pito.

Que sí, hombre, que nos vamos al teatro.

Si no, me voy sola. ¡Que no puede ser!

Yo no puedo ir.

Tengo que hacer de enviado del rey Melchor.

-Yo pensaba ir a ayudar. Te puedo sustituir.

¿Y el traje? Tenemos la misma talla.

¿Llevas a la niña a los Reyes? -Sí, claro.

¿Y quién abre la tienda? Porque si están con los Reyes...

Tengo todo empaquetado. ¿No abrís?

Hijo. ¿A qué hora empieza?

A las 8.

¿A qué hora acaba? -¡Carlos!

Pues a las 10 o así, ¿no?

"¿Quién decía que los milagros no existían?"

"Ya había encontrado un sitio para la fiesta".

"Con medio barrio en la parroquia y mis padres con Raphael,...

...si no aprovechaba la oportunidad, me lo iba a reprochar siempre".

Que aproveche. -Gracias.

-¿Y cuándo te vas?

-Esta noche, Toni.

-¿Está noche?

-No me mires así.

A mí tampoco me hace ninguna gracia.

-¿Por qué no me has dicho nada? -Me lo han dicho hoy.

Debo llevar a Marcos a París. -¿Y qué vas a hacer allí?

-¡Yo qué sé!

El partido quiere tenerme allí.

Sabes que no les puedo decir que no.

No va a ser para siempre.

Serán unos meses.

Como mucho, un año.

-¿Un año?

-Había pensado que te podías venir conmigo.

-¿Y qué hago allí? -Estamos juntos.

-Yo no me puedo ir a París.

Aquí tengo un trabajo, tengo mi carrera.

Está mi familia.

Y no sé si lo tienes en cuenta, pero milito en un partido.

-Lo he pensado y puedes seguir militando allí.

-Es que quiero militar aquí.

Las cosas están a punto de cambiar.

-No quiero volver a separarme de ti.

-Ni yo.

Si me la dejáis al 50%, me la llevo.

-Y pierdo dinero.

-Mejor que comértela con patatas.

-Pues nos la comemos con patatas.

Una cosa es que nos tiren la tienda y otra, que lo regalemos todo.

Mis padres van a hablar con doña Carmen.

-¿Qué doña Carmen?

La mujer de Franco.

-¿Tú estás seguro?

A un amigo de mi abuela le iban a tirar la casa.

Pero la mujer de Franco dijo que no. -Con esa señora no habla cualquiera.

Mis padres sí.

Van al teatro a ver a Raphael y se lo van a decir.

¿Que doña Carmen es dueña de medio San Genaro?

¡No digáis gilipolleces! -Como poder ser...

-Si es dueña de Galerías Preciados,...

...¿por qué no va ser propietaria de medio barrio?

-Tú sí eres propietario de medio barrio.

-Hablamos del terreno.

Aquí hay un montón de solares para construir.

Y no le interesa que hagan una carretera.

-Buenas tardes.

A lo mejor la carretera no pasa por aquí.

No, porque Antonio y Mercedes van a ver a doña Carmen Polo.

-Por curiosidad.

¿De qué coño conocen a doña Carmen Polo de Franco?

-Yo vi a Mercedes hablar con ella en el hotel Palace.

Se hicieron amigas.

-¿Cuándo van?

-Están a punto de salir.

Ahora vengo. Decidles que no se marchen.

-¿Adónde vas? -Le han puesto un cohete.

Para lo que va a servir...

La veremos de lejos.

Por intentarlo no perdemos nada.

¿Cómo se te ocurre hacerle caso a ese señor?

Esa gente aún vive en sus casas. ¡Antoñito!

-Espérame.

-¡Mercedes! ¡Bueno!

¡Mercedes! ¿Os vais ya a ver a doña Carmen?

¿Cómo se han enterado? Esto es radio macuto.

-Sabía que guardabas un as en la manga.

-Pensaremos en vosotros. -Que nos den tiempo.

Y si tenemos que marcharnos,...

...que nos den un poco más de dinero.

-Y apela al sentimentalismo.

Al ser asturiana, es de lágrima fácil.

Si la haces llorar, consigues lo que quieres.

Sí, que nos detengan.

Podíamos haber firmado el derecho de petición.

Eso, eso. Que también...

¿A quién represento, a los que han firmado?

¿Y a los que no han firmado?

Chema.

Soy Toni.

Te quiero comentar una cosa. ¿Podemos vernos esta tarde?

Por teléfono no te lo puedo contar. ¿Dónde nos vemos?

Háblale de cosas de Oviedo.

De arroz con leche, del pichín de sidra.

¿Pichín? Sí, pichín.

-¿Cómo lo sabes? -Me lo dijo uno de la residencia.

-Le podría haber dicho a Quique que hiciera frisuelos.

¿Cómo voy a llevarle frisuelos? Anda, vámonos.

Que tenemos prisa. Frisuelos...

No vamos a llegar.

Que viene Cervan.

Que no llegamos. ¡Por Dios!

Que no llegamos, Merche.

-Toma.

Para doña Carmen.

Para que lo ponga al lado del brazo incorrupto de Santa Teresa.

¿Cómo le voy a dar esto?

Es un San Genaro. Dáselo de mi parte.

Lo salvé de una iglesia.

Anda.

-Acabo de enterarme. Que tengáis mucha suerte.

No se preocupe. Gracias.

No os hagáis ilusiones, nos vamos a traer un mojón en la mano.

Venga.

Que no, Cervan. ¿Cómo le vamos a dar eso?

Como encontremos la cabalgata, no llegamos.

-¡Adiós!

-¡Os espero n la iglesia!

Música

Me toca a mí.

Cuentos, un jersey y unas botas de agua.

Muy bien, los Reyes te lo van a traer todo.

El siguiente.

El siguiente. ¿Qué has pedido?

A ver, ¿has sido bueno?

Seguro que te lo traen.

Un fuerte, un torpedo, una pelota, unos patines.

-Eres la de la tienda.

-¡Qué voy a ser la de la tienda! -Te he visto.

-Soy la mensajera de Baltasar. -Mamá, es la de la tienda.

-El siguiente, el siguiente.

-Raquel.

-¿Qué has pedido?

Seguro que te lo traen todo. Cuentos...

-Y un muñeco.

-Seguro que te lo traen.

-Sólo un muñeco.

A ver si lo he entendido.

Estás enrollado con una tía del PC.

La mandan a París.

Y no sabes si marcharte con ella. ¡Cojonudo!

-Ya lo veo. -Ya lo ves.

Ahí está.

Que te acuestes con ella, pase.

Nos has puesto a todos en peligro.

Pase también.

Lo que no tiene justificación es que hayas seguido con ella.

-Toda esa teoría ya me la sé.

Te estoy hablando como amigo.

-No es que no debas, es que no puedes.

No somos socios de un equipo de fútbol.

No es así.

-¿Es reaccionario enamorarse?

-Te has metido en un follón.

Y a mí me has jodido.

¿Qué hago?

Se supone que tendría que pedir tu expulsión.

Vete a hacer puñetas.

-¿Es todo lo que tienes que decir? -Sí, haz lo que te dé la gana.

Vete a Francia, a China, al Himalaya, si hace falta.

Pero yo no quiero saberlo.

-Gracias, Chema. Eso es un amigo.

-Mira, mira.

Ahora vienen los que nos echan caramelos.

¡Mira!

¿Esta niña cómo se llama?

-Azucena.

-Vamos a ver qué pide.

"Queridos Reyes Magos".

"Yo me pido...

...un muñeco con papilla..."

¿Con qué? -Con pilila.

-¡Ay, Señor!

¡Pero niña!

-¡Mamá, no es el mensajero de los Reyes!

-Se podía haber puesto mejor la barba.

-Ha tirado de sopetón. -Póngasela bien.

¡Qué poco cuidado!

-¡Qué niña más guapa! Ven aquí.

Ven aquí. ¿Qué le pides a los Reyes?

Una muñeca.

Ropita para la muñeca.

Y lo que los Reyes me quieran traer.

¿Y tu hermana qué pide?

Ya lo sé, no me lo digas.

¿Sabes qué te digo? Que tu hermana tiene razón.

Soy un cobarde, pero si me lo vuelve a pedir, diré que sí.

-También podemos esperar.

-¿Esperar a qué?

Nunca hemos estado mejor.

-¿Se puede dar un beso al mensajero de Melchor?

-¿Se puede dar un beso al mensajero de Melchor?

-Sí. -Sí.

-Bueno.

Trae todos los regalos.

-Vale.

-Con Baltasar. Ahí.

¡Si ya ha empezado!

¡Ay, Dios mío!

Aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya.

Aleluya.

Señora.

Señoras y señores.

Por una feliz Navidad.

Vamos, que es el momento.

¿No quieres esperar?

A ver si se me va a escapar. Está lleno de policías.

Lo voy a intentar.

No te van a dejar.

A eso hemos venido. ¡Qué sorpresa!

Hola, Antonio.

¡Cuánto tiempo sin vernos!

Siempre le mando recuerdos. Sí.

Pase, pase. ¿Os ha gustado?

Magnífico. Muy bien.

Doña Carmen nunca nos falla.

¿Vienes a fumar un cigarrillo? Pues...

Preferimos quedarnos. Gracias.

No pensaba venir, pero he podido escaparme.

Que terminen el trabajo para entregarlo en fecha.

De acuerdo. Divertíos.

A ver si nos vemos.

Gracias por la cesta. No es nada.

Don Pablo.

Don Pablo Súñer.

Ya sé que no te lo conté.

¡Vete a la mierda! Escúchame.

¿Crees que le he perseguido como si fuera un perro faldero?

Yo mandé muchos presupuestos.

Me llamaron del ministerio y allí estaba.

En un despacho grande con el cuadro de Franco.

Me voy a casa.

¿Y no quieres ver a la señora?

No.

No podré acercarme a ella.

Hemos hecho un pan como unas hostias.

Desde luego.

¡Ay, Dios mío, qué va a ser de mí!

¿Y este niño qué hace que no viene?

¡Alfredo!

¡Está ahí otra vez!

¿Te gusta esta orgía?

-¿Es que es una orgía?

-Claro. Me ha gustado mucho.

-Siempre me voy a acordar de ti.

Y yo de ti.

Pero yo más.

Eres el primer chico que me besó.

Tú también eres la primera chica que me besó.

Y además, ¿sabes qué?

Dime.

Yo pensaba que cuando fuésemos mayores,...

...nos íbamos a casar.

¿Sabes qué?

Yo también pensaba que me casaría contigo.

Bueno, eso y... ¿Qué?

Pues...

Que si tú me guardas ausencia, yo a ti también.

Claro que te la guardo.

-¿Te gustan mis pelos?

¿Qué es eso?

¿Qué hace?

Espera.

Es el novio de mi abuela.

Ha dejado una carta. -Sí.

Ya se va.

-Vamos.

-A ver.

Doña Herminia.

Alfredo Jiménez Arroyo.

Se llamará así, ¿no?

-Claro. -Ábrela.

Es para mi abuela.

El único que ha tenido que tragar he sido yo.

Yo.

¡Me he tragado un sapo así de grande!

Me lo he tragado yo. Tenía que haberle matado.

Eso es lo que tenía que haber hecho, haberle matado.

Y yo pensando que estaba en la cárcel.

En la cárcel va a estar este desgraciado.

No está entre rejas más de cuatro meses.

Enseguida a la calle.

Hasta ahí podríamos llegar. ¡Que no!

Que no.

Que no es así.

Yo sólo me he tragado el orgullo y he tirado para delante.

¿Te crees que no sé que lo he hecho mal?

¡Pues claro que sé que lo he hecho mal!

Muy mal.

Pero ¿qué iba a hacer? ¡Tragar!

Tragar y aguantarme.

¿Entiendes, Merche?

No quiero oírte. ¿Me oyes?

No quiero oírte.

Pues no me oigas si no quieres. Vamos a casa.

Marta.

Yo te espero ahí fuera.

-Vale.

-Adiós, compañero.

Y salud. -Salud.

-No tardes.

-Ahora mismo voy.

¡Qué guapo estás! -Ten mucho cuidado.

-Claro.

Tú también.

Cuídate mucho.

¿Vendrás?

-No, Marta.

Una vez me dijiste que no me tenía que perder la fiesta.

-Claro.

-Y lo que va a pasar va a ser una fiesta.

¿Me llamarás en cuanto puedas?

-En cuanto llegue.

Pero esto no es definitivo.

-Hombre, eso espero. -Claro.

-¿Me guardarás la ausencia?

-Pues claro que sí. Siempre.

Esto no sale ni con gasolina.

¡Con el cutis de seda que yo tengo!

Por eso no quería yo hacer de mensajera de Baltasar.

-¿Y si les ha pasado algo?

-¿Qué quieres que les pase?

No les ha pasado nada.

-No sé por qué nos hemos hecho ilusiones.

-Esa señora estará ocupadísima.

-Esperemos a ver qué les han dicho.

-A lo mejor ha hablado con doña Carmen.

-Dios le oiga.

Puerta

-Ahí están.

-¿Se puede? -Sí, pasa.

-¡Ah! -¡Ah, hola!

-¿No han llegado?

-No, no sabemos nada.

-Pues el festival ya terminó.

-Hemos visto a doña Carmen, se ha ido en un cochazo.

-A ver si se han ido al Pardo a hablar con la collares.

-No digas tonterías, Ramón.

-A ver si los han llevado a Carabanchel.

-Que no, mujer.

¡Arriba esos corazones!

Estarán al caer. -¿Me ayuda?

Muy buenas. -¿Y qué?

-Ya os lo decía yo.

¿A santo de qué ir a ver a la collares, qué nos v a solucionar?

-¿Qué os ha dicho?

Pues nada, porque no hemos podido ni acercarnos.

Policías, la guardia de Franco.

Sólo dejaban pasar al NODO.

-¿Y Mercedes?

En casa. No sabéis qué disgusto tiene.

-¿Qué voy a hacer?

Me veo con mi nuera otra vez.

-Si tuviera valor, iba al Pardo y les pegaba fuego con ellos dentro.

-¡Desiderio, no fastidies!

Así empezaron en el 36 y no dejaron una iglesia sana.

¡Qué obsesión tenéis los curas con el 36!

-Vamos a casa a pasar la noche de Reyes con los nuestros.

-Rezad mucho, la esperanza es lo último que se pierde.

Tiene razón. Y el que no se conforma es porque no quiere.

Buenas noches. -Hasta luego.

Desiderio, me voy. Mira cómo tengo el patio.

-Dale un beso.

"La caravana desfila por Barcelona".

"Colaboran los caballos, camellos y los elefantes".

"Las carrozas de Melchor, Gaspar y Baltasar,...

...vistosamente adornadas,...

...están colmadas con los juguetes que serán depositados...

...en los balcones o al pie de las chimeneas".

¡Vaya caras que tenemos la noche de Reyes!

¿Qué te pasa, Antonio?

No me pasa nada.

Parece que vienes de un entierro.

¿Dónde estaremos el año que viene?

-Yo, con Quique y espero que casada.

Yo no lo sé, pero estaremos juntos, que es lo que importa.

Desde luego.

¿Cuándo ponemos los zapatos? ¡Es verdad!

Vamos a ponerlos. Es verdad.

Vamos a poner los zapatos y al mal tiempo, buena cara.

Al mal tiempo, buena cara.

Toma, mamá.

Tráeme los de tu hermana. Sí.

No hagas ruido.

Abuela.

En el buzón había una carta para ti.

¿Para mí?

Servidor se va a la cama.

A ver si nos pillan los Reyes y nos traen carbón.

Buenas noches. Les traigo roscón.

A la cama.

A ver. ¿Seguro que no te pasa nada?

-No, ¿qué me va a pasar?

Dame.

Paquita.

¿Cogemos un cubo y lo llenamos de agua para los camellos?

Sí, que vendrán con mucha sed.

-Yo me voy a acostar. Hasta mañana.

Hasta mañana. Adiós.

Vete con tu hermano. Sí, sí.

Date prisa. -Aquí está.

A ver cuándo vienen los Reyes.

Hasta mañana, si Dios quiere. Buenas noches.

¿Y esa carta?

No, de nadie.

¿Cómo que de nadie?

Un representante.

Ya sé yo quién es ese representante.

Hasta mañana.

Buenas noches. Hasta mañana.

Llora

"Querida Herminia".

"En estos dos últimos meses, han pasado muchas cosas".

"Pero sólo una ha sido importante para mí".

"Conocerla".

"Ya sé que le parecerá una locura".

"Pensará que son chocheces de viejo".

"Pero no es así".

"Usted ha abierto el encogido corazón de este viudo".

"Me da apuro decirle que es su imagen...

...lo primero que viene a mi mente nada más levantarme".

"Y bajando a lo más práctico, gozo de una buena pensión".

"Tengo un piso en propiedad".

"No tendría que preocuparse por el futuro estando conmigo".

"No hago más que pensar en una cosa que le expongo con respeto".

"¿Querría casarse conmigo?"

Es muy bonito, pero ¿qué hago yo con esto?

-Ponlo donde te dé la gana. Para lo que nos queda aquí...

¿Qué?

-Cervan. -¿Qué?

-Llévatelo tú, porque lleva muchos años contigo.

Bueno, si te empeñas... -Adiós.

-Adiós, Tinín.

¡Felices Reyes, Tinín! -Igualmente.

-¡Felices Reyes!

Le digo felices Reyes...

...porque aprecio mucho a Tinín.

Tinín es mi amigo.

¡Hombre!

Anda.

Aquí te quedas, macho.

Que no se diga que tú también te vas del barrio.

Adiós, Genaro. Digo, San Genaro.

Vamos.

Vamos, Cervan.

Merche.

Déjame, no es el momento.

Pues tendrá que ser el momento.

No me voy a ir a la cama...

...sabiendo que estás pensando no sé qué cosas de mí.

Ya puedes decirme algo, lo que tú quieras.

Que soy un desgraciado, pero no me dejes así.

No me puedo quedar así. ¿Por qué no me lo contaste?

Porque no me atrevía.

No sabía cómo decírtelo.

No tengo perdón de Dios, pero no sabía cómo decírtelo.

En esas circunstancias, no podía.

Con la imprenta yendo mal y la tienda yendo mal, tenía que tragar.

Me lo tenías que haber dicho.

Somos dos. Ya.

Parece que te olvidas.

¿Cómo que me olvido?

Esto lo he hecho por todos nosotros.

Con todo lo que nos ha hecho ese hombre...

No tenía otra alternativa. No quería que pasaras lo que he pasado.

No se lo deseo ni a mi peor enemigo.

Si hay que humillarse o arrastrarse, para eso estoy yo, tú no.

Yo estoy contigo, pero necesito que me digas la verdad.

Ahora no puedo decirte otra cosa que lo siento.

He estado para que me echen un cubo.

Yo te hubiese matado. Te hubiese matado.

Ven aquí.

Ahora nos va a ir muy bien.

Ya lo sé.

Es legal. Si quieres, te lo cuento.

No es necesario que me cuentes nada.

¡Ya han venido los Reyes!

Cariño.

María, no han venido. No, cariño.

¿Qué haces despierta? Antonio.

Ven.

¡Papá, mamá, salid!

¡Ya han llegado los Reyes!

¡Vamos!

¿Sí?

¡Jolín!

¡Se han bebido todo el agua!

¡Y se lo han comido todo! ¿Cuál es el mío?

¡Qué bonito!

¿Qué me han traído, Carlitos?

Éste es el tuyo.

¡Qué grande! ¡Anda!

También me han traído carbón.

¡Los Reyes!

¡Buenos días! ¿Hay un regalo para María?

Un chándal mejor que el de papá.

¡Qué suerte!

¡Mira, hombre, mira!

¡Una manta eléctrica! ¡Qué sed tenía el camello!

Me han traído carbón.

Por tus hechos se te juzgará. Está lleno de fotos.

Es dulce. No va a ser carbón del bueno.

A ver. Dale ése a tu hermano.

Míralo bien.

Seguro que tiene muy buen gusto.

Toni. -¿También?

Callad.

Un momento.

¡Unas deportivas nuevas!

-A ver.

¿Qué pasa?

-Hay un socavón de la leche.

-El descampado se está inundando.

¡Pero si no ha llovido!

-Hay un agujero lleno de agua. ¿Qué?

-Una rotura.

¿No has oído?

Id a verlo. Hay un agujero.

¿Qué pasa?

Está el descampado lleno de agua.

El descampado.

¿Tú has visto eso?

¿Qué ha pasado?

-Está todo lleno de agua. -Ya.

¿Qué pasa, Cervan?

-Mira el agua que hay ahí. -No estaba anoche.

¡Desiderio!

-¡Ven, mira lo que hay montado!

-¿Cómo iba a pasar por aquí una carretera?

Es de locos.

-Están haciendo acotaciones y prospecciones.

¿Qué pasa?

-Que hay una corriente subterránea.

Ya lo veo.

¿Qué van a hacer ustedes, qué se hace?

Por aquí no va a pasar ninguna carretera.

¿Por aquí no pueden hacer ninguna carretera?

Se hará un desvío. ¿Quién lo dice?

Yo, que soy el ingeniero jefe. Perdone.

Vámonos.

¡Que no pasa la carretera!

Esto es un milagro.

Que me tenga que pasar a mí esto.

¡No construyen carretera!

-Lo pusimos ahí.

Anoche parecía que el santo estaba triste. Ahora se ríe.

-¡Me guiña un ojo! -¿Qué?

-Me guiña un ojo.

¡Tinín! -¿Qué?

-Es un milagro. No nos vamos del barrio.

El milagro eres tú. Estabas aquí.

"Volvíamos a tener casa".

"Cuando ya no nos quedaba más que esperar el milagro".

"Y el milagro llegó".

"Ya sé que los ingenieros...

...dijeron que habrían dado con esas corrientes submarinas".

"Pero para todos los del barrio aquello había sido un milagro...

...como la copa de un pino".

"Y si ustedes no se creen esta historia,...

...vayan al barrio".

"Cualquiera a quien pregunten les podrá contar con detalle...

...cómo la noche del 6 de enero de 1974...

...los Reyes Magos, mano a mano con nuestro santo,...

...obraron el milagro de San Genaro".

Ya vienen los Reyes Magos, ya vienen los Reyes Magos...

...caminito de Belén.

Olé, olé, Holanda. ¡Olé!

Holanda ya se ve, ya se ve, ya se ve.

Cargaditos de juguetes, cargaditos de juguetes...

...para al niño entretener.

¡Olé, olé, Holanda, olé!

Holanda ya se ve, ya se ve, ya se ve.

La Virgen va caminando, la Virgen va caminando...

...caminito de Belén.

Olé, olé, Holanda, olé.

Holanda ya se ve, ya se ve, ya se ve.

Como el camino es tan largo, como el camino es tan largo...

...pide el niño de beber.

Olé, olé, Holanda, olé.

Cuéntame cómo pasó - Cap.117 - El seis de enero, milagro

Temporada 8: "Punto y seguido"

Antonio está fuera de casa. Se siente culpable por haber metido en serios problemas económicos a su familia por culpa del juego. Pero consigue encontrar una solución que hace que toda los Alcántara terminen juntos el capítulo 139, “Punto y seguido”.

No recomendado para menores de 12 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.138 - Punto y seguido
Transcripción completa

Cuéntame,...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Sentirás...

...el dulce abrazo...

...de aquellos padres...

...que dieron todo por ti.

El sabor...

...del primer beso,...

...todos los sueños...

...que tú querías cumplir.

"Huelgas, detenciones, manifestaciones...

...en la universidad, en las empresas, en la calle".

"La primavera del 75, la última de la dictadura,...

...llegó muy revuelta, provocando una agitación social desconocida...

...y que contrastaba con el lema de "paz, unidad y orden"...

...que el régimen repetía a todas horas".

"En los primeros meses del 75,...

...floreció la consigna de amnistía y libertad".

"Coreada durante la transición, aglutinaba a toda la oposición".

"Una oposición más numerosa y menos clandestina...

...en la que ya cabían grupos de toda índole".

"Incluso algunos que habían sido afines a la dictadura".

"Mientras tanto, el régimen seguía a lo suyo".

...las fuerzas de orden público y seguridad...

...dispone de elementos más que suficientes...

...para aplastar cualquier intento de subvertir o alterar...

...la vida del país.

"Represión, palos, detenciones y oídos sordos...

...era la única respuesta de la dictadura a las ansias de libertad..

...de una sociedad, la española, que adivinaba cada vez más cerca...

...el fin de un régimen que aún tendría tiempo...

...de helar el corazón a más de uno".

"Para los Alcántara, los problemas eran otros".

"Aunque también nos llegó la onda expansiva de aquel terremoto...

...que empezaba a hacer temblar España".

(RADIO) "Los incidentes se han saldado con varias detenciones".

"Muchos tenían antecedentes por propaganda ilegal...

...y actividades..."

Tú dirás misa, pero esto no es normal.

¿Tú crees que es lógico...

...que tu cuñado se presente a las 7 a recoger ropa de Antonio?

Pues no. No me pongas nerviosa.

Además, ¿por qué no quiere decirte dónde está Antonio?

Que yo sepa, todavía es tu marido.

¿O no? Por favor, madre.

Bueno, allá vosotros.

Espérate que no se entere todo el barrio de que se ha ido.

Le faltó tiempo a Josefina para preguntármelo con mala baba.

"¿Qué pasa, Herminia, su yerno está malo?"

"Parece que se lo ha tragado la tierra".

Haberle dicho que está de viaje. ¿Qué crees que le dije?

¡Qué sonrisita me echó!

Bueno.

Me voy a preparar el desayuno. Ya no me meto en la cama.

"Desde que mi padre no venía por casa,...

...todo eran cuchicheos...

...y explicaciones peregrinas sobre dónde estaba".

"Me dijeron que estaba de viaje de negocios, pero viendo a mi madre,...

...sospechaba que algo gordo pasaba".

"Me imaginaba que se habían separado".

Se abre la puerta

Toma. ¿Cómo está?

Bien, Merche, bien.

Dentro de lo que cabe.

Así no se hacen las cosas.

Ya lo sé, pero él piensa que sí. ¿Marchándose?

No digas tonterías.

Tiene que dejarse ayudar. No puede solo.

Necesita estar solo para pensar, reflexionar.

No lo sé.

Si es lo que quiere. ¿Dónde está?

No lo sé, Mercedes, de verdad.

¡No digas tonterías!

En una pensión.

Junto a la Puerta del Sol. Calle Hileras, pensión Monroy.

Pero no vayas. No pensaba ir.

Y no le digas que te lo he dicho. Lo único que tiene es la familia.

Eso lo sabe, Mercedes.

Tiene un problema y quiere salir él solo.

Que haga lo que quiera.

No le llames por teléfono. ¡Ya está bien!

Llévate el abrigo.

Con el frío que hace... Se fue con una gabardina.

No te preocupes, las cosas se van a arreglar.

Dale tiempo al tiempo.

Sí, tiempo al tiempo.

Se abre una puerta

¿Qué haces levantado? Anda, acuéstate.

Es que no tengo sueño.

¿Quién ha venido? Nadie. Anda, acuéstate.

¿Cuándo va a volver papá?

Seguramente, la semana que viene.

Pero ¿dónde está?

En Zaragoza.

La abuela me dijo que en Bilbao.

Estuvo en Bilbao, pero ahora está en Zaragoza.

¿Por qué ha ido?

Porque tenía una visita con unos clientes.

Acuéstate. Te despierto a las 8.

Mamá, ¿estás bien?

Claro que estoy bien, hijo. ¿Cómo voy a estar?

A mis padres les pasa algo.

No sé qué es, pero...

-Habrán discutido, como cualquier matrimonio.

-El domingo nos dijo que no fuéramos a comer y es la primera vez.

-Porque tu padre está de viaje. -Por eso. ¿Y dónde está?

-Será algo de la imprenta.

-No sé.

-¡Buenos días, chicos! -¡Hola, Pili!

-¡Hace un frío en la calle!

-Pasa. -He traído churros.

-¡Qué ricos!

-No me da tiempo. -¡Vaya!

Los dejo en la cocina. -Gracias.

-Nos vemos a la hora de comer. Te quedas aquí un ratito.

-Sí, me quedo un ratito.

Luego me paso por el piso a ver si me entero de qué les pasa.

No me ha sabido a nada. Ven aquí.

-Inés, una carta.

Es una carta del juzgado.

-¿Ha dicho del juzgado?

Puerta

¿Sí? Perdone que le moleste.

Está aquí su hermano. Un momento.

Pasa.

Hola.

¡Qué alegría de habitación!

Ahora lo entiendo todo. Toma.

¡Desde luego!

Pareces un monje cartujo.

¿Te has mirado a la cara? ¿Tú comes?

Pues claro que como, Miguel.

¿Y un cilicio?

¿Has probado a ponerte un cilicio?

Por acabar de mortificarte.

No estoy para bromas.

Yo no digo nada, Antoñito.

Lo único que digo...

...es que no sé qué pretendes viviendo aquí.

Te van a comer las cucarachas.

Sabes que no puedo volver a casa.

Cuando sea el momento, volveré.

Bueno, punto en boca.

Punto en boca.

¿Cómo está Merche?

Mal. ¿Cómo va a estar?

Estás tú aquí en esta pensión...

...y ella está sola en casa.

No sabes lo que he llegado a hacer. No puedo volver a casa.

¿Qué clase de padre soy? He robado hasta a mi mujer.

Ése era otro y ahora todo es distinto.

Has vuelto a ser el que eras.

Sí.

No me fío, Miguel. ¿Y si el año que viene me lo juego todo?

Me lo estás diciendo tú y yo te creo, hermano.

Empieza a creer en ti mismo.

¡Qué fácil es decir eso! ¡Ni fácil ni difícil!

Te daré un consejo.

Muévete un poco y vete a trabajar.

Da la cara delante de tu gente y les dices la verdad.

Si no, te vas a quedar más solo que la una.

¿Tú cómo estás?

¡Mal, mal!

¡Joder!

¿Qué pasa?

Tinín se ha echado atrás.

Dice que lo ha apalabrado con otro.

¿Por qué?

¡Yo qué sé, coño!

Le habrán dado más dinero.

Lo siento por Paqui, que se había hecho ilusiones.

Ya hablo yo con él.

¿Y qué vas a conseguir tú?

Y lo peor no es eso.

Paqui me mira como si le hubiera puesto los cuernos.

No esperaba eso del cara pájaro. Yo tampoco.

¡Qué le vamos a hacer!

Buscaré otro local.

¿Has desayunado, Miguel? No.

Pues vámonos a desayunar.

¿Podría hablar con Toni Alcántara? Sí, de su cuñado.

Eso es.

Muy bien. Ahora se pone.

No te preocupes, será un trámite.

-O no. Marian me dijo que esto podía pasar.

-No te pongas en lo peor. -Es que tiene muy mala pinta.

Querrán meterme en la cárcel. -¡Venga!

-Eso no va a pasar.

-Dime, Eugenio.

-Ha llegado una carta del tribunal de orden público.

-¿Qué dice la citación?

-Dice que se presente allí el día 12...

-Se lo cuento yo. -Vale.

-Hermano.

Quieren que me presente el lunes de la semana que viene.

Espera, te lo leo.

"Por resolución judicial de 10 de marzo de 1975,...

...se cita a doña Inés Alcántara...

...para que comparezca en este juzgado especial".

"El lunes 22 de marzo de 1975 a las 11 de la mañana".

"Caso de no comparecer, será considerada en rebeldía".

-Muy bien no pinta.

Me acerco a la facultad a hablar con Cristina.

-Estoy asustada. -"No te preocupes".

"Quedamos en casa de papá y mamá". -Hasta luego.

-¿Pasa algo?

-Han citado a mi hermana en el tribunal de orden público.

-¿La que está embarazada? -La otra tiene 3 años.

-¿Vas a ir a la facultad? La cosa está muy fea.

Mira. -Sólo faltaba que la detuvieran.

-Están muy nerviosos. Cuando lo ven crudo, mano dura.

-Dile a Gallardo que estoy en Documentación.

-Ándate con mil ojos.

¿Qué pasa, Antonio? Ya lo ves.

Echa un vistazo a esto.

Luego, Curro.

Tengo que contarte un montón de cosas.

Estamos pensando en cambiar la ofset vieja. Cada día da más guerra.

El último grito y 36 meses a pagar.

Voy a hablar con Juan y Valerio. ¿Qué pasa?

Quiero darles una explicación. No hace falta.

Yo creo que sí hace falta.

Lo pasado, pasado. No, lo pasado es importante.

Aclaremos las cosas.

¡Estos no tienen ni puñetera idea del asunto!

Pues que se enteren.

Yo no sé vivir así.

¡Juan, Valerio!

Y tú, Curro.

¡Asesinos!

¡Qué animales!

La ponen en libertad y la vuelven a citar.

-Lo están haciendo.

¿Has visto cómo está esto?

A más de uno se lo llevan a la cárcel.

¿Cuándo debe presentarse? -El martes.

-Yo esperaría. No está metida en nada.

-No.

-Otra cosa sería que la policía fuera a buscarla. No creo.

¿Tu hermana no estaba embarazada?

-De casi seis meses. -¿Tiene pasaporte?

-El decano quiere veros.

-Tengo que irme.

Aquí también andamos con problemas.

Ya me contarás. -De acuerdo.

Esperar, esperar.

Para jugar hay que saber perder y yo no sé.

Me metí en un pozo sin fondo.

Hasta que he dicho basta.

He perdido mucho dinero y he hecho mucho daño.

Vamos a ver, Antonio.

Quedamos en que se te descontaría de los beneficios.

Yo había pensado poner a vuestra disposición las acciones.

Curro, ¿quieres comprarlas? -¡Qué dices!

-No se me da muy bien hablar.

Pero esta empresa sin ti no es nada.

Déjate de acciones y de pamplinas y vamos a trabajar.

-Ha sido una mala racha. Pero se acabó el problema.

Pues no va a pasar más.

-Eso ya lo sabemos.

Muchas gracias.

-¿Qué hacemos con la ofset nueva, se compra?

¡Con el dinero que tengo que devolver!

-Déjalo, vamos a trabajar.

¡Vamos!

-Antonio.

Te pongo tu parte y la compramos. Que ya lo sé.

¡El Madrid golea al Celta en el Bernabéu!

Cuando se van a separar, siempre empiezan así.

¿Cómo? Separándose un tiempo.

-¡Gol!

-¿Tu padre no se fue de casa?

-Cuando se enteró mi madre, se armó una gorda.

-¿Qué pasó? -Nada.

Mi padre se fue a una pensión. ¿A la calle Hileras?

¡Yo qué sé!

¿Por qué dices eso? Por nada.

-¡Gol!

¿Y a ti qué te dijeron?

-Que estaba de viaje. -Y a mí.

-A veces, se pelean por unos días, pero luego vuelven.

Mi madre perdonó a mi padre. -Pues la mía no.

Nada de nada.

-Oye, Carlos.

¿Tú crees que tu padre tiene querida? No sé, a lo mejor.

Las queridas están buenísimas. -Todas.

"El escándalo salpica a la diseñadora...

...Bárbara Gómez, acusada por Mercedes Fernández".

-¡Es mundial!

-"Le plagió una colección de modelos".

-¡Mercedes!

Hablan de ti en el periódico.

-Bárbara Gómez...

-Sale una foto de la sinvergüenza de Bárbara.

-"Ni conocer a Mercedes Fernández".

"Numerosos testigos afirman que durante meses trabajaron juntas".

"Las han visto en eventos sociales".

¡Cómo la ponen!

"Bárbara Gómez declaró...

...que no conocía a Mercedes".

¡Qué cara, decir que no te conoce!

Vamos a comer. Cerrad vosotras.

-El teléfono.

Vamos, cariño. Espera un momento.

¿De parte de quién? Un momentito.

Un abogado que pregunta por ti. ¿Un abogado?

Dile que no estoy. No, ponte.

Dígame.

Sí, claro.

Hombre. ¿Qué dice?

No sé si voy a poder. Lo consultaré con mi abogado.

Adiós.

¿Qué quiere?

Su abogado. Quiere solucionar este malentendido.

¿Malentendido? ¡Qué cara!

¿Qué vas a hacer? Quiere que vaya a su despacho.

Cariño, soy yo.

No, no. Bueno.

Ha llamado el abogado de Bárbara.

Tu artículo ha causado efecto. ¿Vienes a comer?

Hablamos en casa. Adiós.

¿Tengo monos en la cara?

No. Poneos a recoger.

Vámonos.

-Está muy rara. -Sí.

(TV) "El Papa ha declarado...

...que el divorcio es anticoncordatario".

"66 641 divorcios..."

Lávate las manitas, que mira cómo las tienes.

Apaga la televisión, que voy a acostar a tu hermana.

No sé, mamá.

Está claro que el abogado te quiere ofrecer algo.

Yo no sé qué pensar.

Les ha hecho daño. Déjales hablar.

Tú eres el abogado.

-Eso tiene buena pinta, ¿no?

Yo quiero acabar con esto.

¿Has hablado con ellos? -Sí.

-¿Y qué te han dicho? -Que la cosa es seria.

Hay que esperar.

Otra cosa sería que viniera la policía.

-¿Eso puede pasar?

-Esperemos que no.

-Si me detienen, tendré al niño en la cárcel.

-No hay otra.

¿Qué pasa?

-Nada, estábamos hablando del niño. -Sí.

¿Seguro que Eugenio no viene a comer?

-No, no.

Me ha dicho que no le va a dar tiempo.

Bueno.

¿Papá cuándo viene?

No me lo ha dicho.

Ayúdame con la menestra. Voy.

Se lo vamos a tener que decir. -Después de comer.

Toni.

Dime, Carlos.

Que...

Papá no está de viaje.

¿Qué dices?

Está en una pensión. Pensión Monroy.

Carlos... Creo que tiene una querida.

Déjalo.

Se enfría. Carlos, avisa a la abuela.

¡Abuela!

¡Sh!

Está la niña durmiendo.

Sentaos, que vamos a comer.

Puerta

Pasa.

¡Hombre, Rafa!

¿Qué haces aquí?

Me acabo de enterar.

Has desplumado a ese cabrón.

Sí. Y a la carta más alta.

Tienes un par como los del caballo de Espartero.

Deja eso, hombre.

Te invito a comer. Tengo mucho trabajo.

Te pueden las responsabilidades.

¡Qué le vamos a hacer!

Bueno.

He llegado a un acuerdo con mi suegro.

Un saldo y finiquito por los servicios prestados a su hija.

Muchas felicidades.

Tengo liquidez.

Si necesitas que te preste algo,...

...dímelo.

Pues ahora mismo no necesito nada, muchísimas gracias.

¿Seguro? Seguro.

Esta noche hay una partida a las 10.

¿Dónde te recojo? No vas a recoger a nadie.

¿Qué dices, por qué?

Se acabó lo del juego. Esta vez es definitiva, nunca más.

Sólo jugaría a los chinos en el bar de mi barrio,...

...con mis amigos y por una ronda de vino.

Esto de dejar de jugar es como dejar de fumar.

Nunca se deja del todo. Yo sí, Rafa.

Yo lo voy a dejar.

Esto es un punto y final.

Yo voy a apartarme de las personas que me recuerden lo que he hecho.

He hecho cosas malas.

¿Cómo lo vas a dejar ahora? ¡Estás en racha!

Hay que aprovecharlo. Ya lo sé, pero no.

No lo voy a aprovechar.

Si quieres seguir trabajando con la imprenta, encantados.

Pero hasta ahí. Nada más, Rafa.

¿Estamos?

Para lo otro, no me llames más.

Venga, Antonio.

La de veces que te he oído decir: "Lo dejo, es la definitiva".

Que nos conocemos.

No, Rafa, tú a mí no me conoces.

Si te digo que dejo de jugar, es que dejo de jugar.

No me llames con eso de las partidas.

Antes de coger una carta, te juro por mis hijos que me corto una mano.

No te pongas drástico.

Anda, vamos a comer.

Tengo mucho trabajo.

Como quieras.

Gracias.

De nada, hombre. Y que aproveche.

Que tienes un día...

Macho, alegra esa cara.

No me puedo quitar de la cabeza lo de la querida de mi padre.

-Eso es al principio. Luego te acostumbras.

Eso me pasó con mi padre.

Lo que más me molesta...

...es que se haya ido sin despedirse de mí.

¿No decías que sabes dónde vive?

Sí, ¿y qué?

Vete a verle.

-Coge un taxi y le vas a buscar.

Ya.

¿Y si está con la querida?

-Mejor, así sales de dudas.

¡Qué chasco!

¿Cuánto dinero llevas encima?

-¿Para qué?

Tenéis razón, tengo que ir a verle.

-Me parece que tengo 15 calas.

-Yo tengo 20 duros. Pensaba comprarme el de Jethro Tull.

Pero te lo dejo. Esto es más importante.

Gracias, ya te lo devolveré.

¿Vamos a buscar un taxi?

Vamos.

Me voy un poco antes. ¿Y eso?

Es mi aniversario de boda. ¡Ah!

Voy a cenar y después a bailar a Pasapoga.

Disfruta, que son dos días.

20 años. Llevo 20 años casado.

Y enamorado como el primer día. Soy un bicho raro.

No creas, Paulino.

¿Tú cuántos?

27 y un mes.

27.

Somos afortunados. Tenemos dos mujeres cojonudas.

Bueno. Me voy a poner el traje.

Me voy a cenar y a bailar a Pasapoga.

Hay mucha lagarta.

Voy vigilado. Hasta mañana.

Hasta mañana.

Teléfono

¿Diga?

"¿Padre Froilán?" Sí.

"Soy Antonio Alcántara".

Sí, ya lo sé, te he conocido.

¿Pasa algo?

Pasa, padre.

Quiero hablar con usted, si no es molestia.

Para eso estamos las 24 horas del día.

"¿Quieres venir ahora?"

¿A la parroquia? "Sí".

No quiero acercarme por el barrio. Luego se lo explico.

¿Qué te pasa? Por teléfono no. ¿Podría venir...

...por el centro? Sí.

Tengo que ir a un escayolista en la calle Desengaño.

"Hay un bar en mitad de la calle, sobre el número 20".

"¿Te parece bien a las 7?" A las 7 en Desengaño 20.

"Allí te espero". Gracias, padre.

Al principio se pasa mal, pero te acostumbras.

-A lo mejor se juntan.

Los padres se pelean.

¿Tu padre te presenta a su querida?

-Me ha presentado a muchas. -¿Tiene muchas queridas?

-Les salen queridas a montones.

-Tienes que ser fuerte.

-Tú también te separarás.

Todo lo arreglas diciendo eso.

Es verdad. Yo voy a ser separada.

¿Creéis que estará allí la querida?

Seguro, son como lapas. Ya.

¿Y si me abre ella, qué le digo?

-Un taxi. ¡Taxi!

Buenas tardes. -¿Adónde vamos?

A la calle Hileras. Perfecto.

"Se trasladó a Onnassis al hospital americano".

"Allí murió de una afección broncopulmonar".

"Cristina Onnasis y Jacqueline parecen nacidas para el luto".

"En el entierro, juntas, pero distantes,...

...estaban ambas..."

-Fijaos en ése. Millonario y sanseacabó.

¿Para qué le han servido tantos millones?

-Para disfrutar de la vida y pasárselo bien.

El dinero da la felicidad.

-Por muchos millones que tenga, ha estirado la pata".

-¿Ah, sí?

-¿No sabéis hablar de otra cosa?

El dinero no da más que disgustos. -¿Disgustos?

-Como tú estás forrado...

-¿Que estoy forrado?

Mis tebeos me ha costado.

-Hola.

-Buenas tardes.

-Buenas tardes.

-Paquita, estoy fuera.

Te espero. -Voy.

-No hace falta que esperes fuera.

Puedes tomar algo.

-No, en este bar, no tengo nada que tomar.

-¿Qué bicho le ha picado?

-Son tonterías.

-De tonterías nada.

Que le ha vendido el local a otro.

-Que ya os lo expliqué.

Yo necesitaba vender. No podía esperar.

-Allá tu conciencia.

-Paquita.

-Adiós.

-¿Has vendido el Nalón?

¿Y quién nos va a preparar las croquetas?

Tararea

Timbre

Policía.

¿Inés Alcántara?

-No está.

Yo soy Pili, para servirle a Dios y a ustedes.

No me empuje.

Ya le he dicho que no está.

No están ni ella ni su marido.

Se han ido de viaje.

¡Me está dejando todo patas arriba, un poco de consideración!

-Cállese.

Tenemos el pasaporte. Vámonos.

Cuando haya visto su foto, esa sinvergüenza se habrá asustado.

No se asusta por nada.

A mí me pasa una cosa así y no vuelvo a salir.

Le importa un comino lo que digan de ella.

Teléfono

Dígame.

Soy Pili. "Hombre, Pili. ¿Pasa algo?"

Han venido dos policías preguntando por Inés.

¿Dos policías?

"No les he dicho que están en el piso nuevo".

¿A qué han ido?

No sé, han registrado toda la casa.

Se han llevado su pasaporte.

¿Su pasaporte, para qué?

No lo sé, no me han dicho nada.

¿Quién es? Es Pili.

Estuvo la policía en casa de Inés. ¡Dios mío!

¿Te han dicho algo más?

¡Qué va!

Les he dicho que estaban de viaje.

Muy bien hecho.

Adiós. Gracias.

Vamos a llamar a Toni.

Timbre

¿Quién es? Ábreme.

Hola, Mercedes. Ha llamado Pili.

La policía ha estado en tu casa.