Enlaces accesibilidad
Homenaje al escritor desaparecido

El cervantino escritor Juan Goytisolo fue una literatura en sí mismo

Por
Imprescindibles - Juan Goytisolo (Medineando)

Imprescindibles

El programa de documentales de La 2 presenta, cada lunes, a las 21.00 horas, un nuevo personaje IMPRESCINDIBLE de la cultura española

Juan Goytisolo escribe a mano, y su letra es minuciosa, aplicada y clara, con correcciones, versiones distintas y tiras de tippex. Así ha construido su literatura. Como dice el editor de sus obras completas, Joan Tarrida: “Juan es una literatura en sí mismo”.

Juan es una literatura en sí mismo

Novela, ensayo, relato de viajes, artículos, memorias… Abordar el complejo mundo de uno de los más grandes escritores contemporáneos españoles es un reto. Transformarlo en imágenes más. Juega a favor un ingente archivo audiovisual que nos ha regalado piezas de incalculable valor que recogen a Juan escribiendo en París o escuchando fascinado a los halaiquís, los cuentacuentos en la plaza de Xemaá el-Fná de Marrakech, la ciudad donde vive en la actualidad.

Juan Goytisolo - presentación

Un intelectual comprometido, reflexivo, gran lector, y conocedor de la tradición cultural española como pocos escritores

Ese archivo que nos ha transportado en un viaje espacial y temporal muestra a un intelectual comprometido, reflexivo, gran lector, y conocedor de la tradición cultural española como pocos escritores. Y nos aporta pensamientos y puntos de vista que nos ha confirmado y reafirmado sentado en el patio de su casa de la medina de Marrakech durante la grabación de una larga entrevista. De ahí nuestro énfasis en descubrir para el espectador las grabaciones de que él realizó entre los años 70 y principios de los 90 y que todavía hoy tienen vigencia.

La otra orilla

'Medineando' con Juan Goytisolo

Goytisolo invita a “medinear”, esa palabra de cosecha propia que refleja su callejear entre curioso y vagabundo que da las mayores satisfacciones, y que a fuerza de repetirse se convierte en un viaje inacabable. Sin dirección unívoca, a la búsqueda.

Para Juan Goytisolo el medineo empezó en los años 50 con un periplo por Almería que se convertiría en el germen de su viaje al sur

Para Juan Goytisolo el medineo empezó en los años 50 con un periplo por Almería que se convertiría en el germen de su viaje al sur. Procedente de París, donde ya se había exiliado poco antes por su profundo desacuerdo con el franquismo, llegó a los Campos de Níjar y vivió una sacudida que le marcaría a fuego: belleza y denuncia en la misma frase, “la fascinación estética por el paisaje y la indignación moral por las condiciones de vida de sus habitantes”. De ahí nacen “Campos de Níjar” y “La Chanca”.

La fascinación estética por el paisaje y la indignación moral por las condiciones de vida de sus habitantes

Como cuenta su sobrina, Julia Goytisolo, empezó a escribir a edad muy temprana, y a los veintitantos ya era un escritor conocido y traducido.

No ha detenido su pluma hasta hoy. Es el reciente Premio Cervantes, pero no ha jugado la baza de los fastos del mundo literario. Desde hace décadas decidió “ser persona y no personaje”, algo que todavía defiende hoy con uñas y dientes. Y no oculta que esa lección la aprendió de Jean Genet, uno de los imprescindibles de la literatura francesa y una de las personas más importantes de su vida junto a Monique Lange, compañera de vida de Goytisolo.

'Medineando' con Juan Goytisolo - Comienzo del documental

Ensanchar la libertad

De sus escritos se deduce que es un hombre libre, de pensamiento y acción, “prefiero equivocarme solo que acertar por consigna”.

Prefiero equivocarme solo que acertar por consigna

Esa independencia es la que le afila la crítica, a España, a las posiciones rígidas, a la cortedad de miras. Y como añade Federico Mayor Zaragoza“tiene esta luz que dice: existen soluciones, podemos inventar un mundo distinto”. La crítica, como destaca José María Ridao, amigo y escritor como él, es para mejorar, “ensancha la libertad”.

Juan Goytisolo se define como un escritor de nacionalidad cervantina

Señas de identidad

Así, se mira España desde la distancia, pero no quiere decir que esté alejado. A menudo, la crítica lleva a la ruptura. Goytisolo ha roto con su tierra, con una forma de vida, con unas señas de identidad heredadas, hasta hallar unas nuevas “Señas de identidad” que se transformaron en uno de sus libros más importantes.

La creación es el motor de su vida

La ruptura en él no es vana, sino que permite la construcción de algo nuevo; la creación es el motor de su vida, su contribución al árbol de la literatura del que quiere ser una rama.

Hay que convertirse en un rompesuelas para sumergirse en estas rupturas regeneradoras, y así lo hemos hecho mental y físicamente, recorriendo sus referentes espaciales: Almería, con ese barrio de La Chanca que puso en el mapa de las letras, París, o Marrakech, su refugio, donde ha encontrado a su tribu.

El escritor catalán Juan Goytisolo (Barcelona, 1931) ha sido galardonado con el Premio Cervantes 2014, el más importante de las letras hispánicas y considerado el Nobel español. Así lo ha anunciado José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deportes, y miembro del jurado que concede el galardón. El premio, creado en 1975 por el Ministerio de Cultura, está dotado con 125.000 euros y reconoce la figura de un escritor que con el conjunto de su obra haya contribuido a enriquecer el legado literario hispano. Ganador del Premio Nacional de la Letras en 2008, Goytisolo (como su hermano Luis) llevaba varios años sonando como favorito al premio. Su obra, multigénero, se compone de novela, ensayo, memorias y libro de viajes. Miembro de la Real Academia Española, fue elegido el 24 de marzo de 1994 para ocupar el sillón C.

Los guías de este viaje a las letras de Goytisolo

El documental ha querido bucear en ese enigma del “decir lo indecible” de este viajero, que recupera la cultura árabe escondida y camuflada en nuestra tradición y que traza puentes con ella.

Su patria manifiesta es el lenguaje, vasto, preciso, exuberante

Ha sido un placer discurrir con llave maestra a través de sus textos. Jordi Doce, poeta y traductor, Jorge Carrión, escritor que nos acompañó a Marrakech, o José María Ridao han ejercido de guías inestimables a través de esos párrafos que traslucen el manejo de una lengua a la que mima y con la que juega y lleva hasta los límites. Su patria manifiesta es el lenguaje, vasto, preciso, exuberante.

Juan Goytisolo, Premio Cervantes 2014

Derecho a la felicidad

Juan Goytisolo ha sido transgresor en su vida para dotarla de sentido: se exilió a París por coherencia, renació en Almería y visitó Argelia para conocer de cerca el movimiento de liberación nacional, desde ahí Chechenia o Bosnia han estado en su punto de mira para llamar la atención sobre conflictos sangrantes a través de innumerables artículos en la prensa hasta el día de hoy.

Goytisolo explora su interior para conocerse a sí mismo

También se forzó a explorar su interior para conocerse a sí mismo, y aunque no siempre le gustó lo que descubría, no lo eludió. Eso aún hace más sólido su compromiso y refuerza su integridad como intelectual.

Si para él la imantación del sur fue irresistible, también lo es para sus lectores, o relectores, como él prefiere, adentrarse en su mundo laberíntico, el de alguien que ha reivindicado el derecho a la felicidad, en cualquiera de sus formas.

Discurso íntegro de Juan Goytisolo, Premio Cervantes 2014
-->