Enlaces accesibilidad

El manual del perfecto cuñado en las bodas, según 'El Ministerio del Tiempo'

Por
Raúl Cimas es Isaac Vila, el cuñado de todas las bodas. TAMARA ARRANZ TVE

El cuñado es un género propio dentro de la especie humana que ha sido objeto de numerosos estudios en los años más recientes por la rama de la Sociología Popular. El Ministerio del Tiempo se ha querido sumar a esta labor de investigación tan necesaria con un trabajo de campo no exhaustivo pero sí importante.

Raúl Cimas es Isaac Vila, el hermano de Natalia, la novia, en "Hasta que el tiempo nos separe", pero podría ser Fulanito o Zutanito. Llámelo X. El perejil de todas las salsas, el cuñado de todas las bodas. Y estas son algunas de las características que lo ayudarán a localizarlo, y así poder huir de él:

El cuñado tiene que dar su aprobación al novio

Él es el hermano de la novia y por tanto el encargado de perpetuar -con un humor chusco siempre a destiempo, por supuesto- la territorialidad de raíz machista que asume que es necesario el permiso de los varones de la familia para que el pretendiente tenga relaciones con la mujer.

El cuñado de Ortigosa bromea con él sobre besar a su hermana

El cuñado intenta ligar a la salida de la ceremonia

Tras la ceremonia, en la iglesia o en el juzgado, el cuñado soltero hace un escaneo de las potenciales víctimas femeninas y da sus primeros pasos (con el paloselfi a cuestas). El cuñado suele apostar por lo seguro: la amiga de su hermana que conoció en otra ocasión y que no se acuerda de él. Es el momento de desplegar sus presuntos encantos.

Tras la ceremonia, en la iglesia o en el juzgado, el cuñado soltero hace un escaneo de las potenciales víctimas femeninas y da sus primeros pasos (con el paloselfi a cuestas). El cuñado suele apostar por lo seguro: la amiga de su hermana que conoció en otra ocasión y que no se acuerda de él. Es el momento de desplegar sus presuntos encantos.

El cuñado ama la tradición del arroz

¿Qué es eso de los pétalos? ¿Una tradición elegante en una boda? Ni de broma. El cuñado siempre tiene a mano unos buenos puñados de arroz para lanzar a la pareja. Y si le puede dar en la cara al novio, mucho mejor.

¿Qué es eso de los pétalos? ¿Una tradición elegante en una boda? Ni de broma. El cuñado siempre tiene a mano unos buenos puñados de arroz para lanzar a la pareja. Y si le puede dar en la cara al novio, mucho mejor.

El cuñado intenta flirtear en el cóctel

Los especímenes más recalcitrantes de cuñado no se amilanan a la primera de cambio por una mala cara o un amago de cobra. Saben que un no puede ser un sí con la debida insistencia, así que se arman con una copa y se acoplan a cualquier conversación sin naturalidad alguna, pero sin temor al ridículo tampoco.

Los especímenes más recalcitrantes de cuñado no se amilanan a la primera de cambio por una mala cara o un amago de cobra. Saben que un no puede ser un sí con la debida insistencia, así que se arman con una copa y se acoplan a cualquier conversación sin naturalidad alguna, pero sin temor al ridículo tampoco.

El cuñado hace el idiota para ligar

El cuñado es capaz de recurrir a cualquier subterfugio para captar la atención de las féminas del convite.

El cuñado intenta ganarse a sus compañeros de mesa

En el momento de sentarse en la mesa del banquete y poner los fundamentos sociales que permitirán que la celebración sea llevadera y quién sabe si acabar pillando cacho. El cuñado tiene un par de gracias preparadas y, por supuesto, una mención al menú es de rigor.

En el momento de sentarse en la mesa del banquete y poner los fundamentos sociales que permitirán que la celebración sea llevadera y quién sabe si acabar pillando cacho. El cuñado tiene un par de gracias preparadas y, por supuesto, una mención al menú es de rigor.

El cuñado lo ha sido todo

Una vez pasado el primer plato, y ahora que hace efecto el alcohol, es el momento de hacer algún comentario oportuno que permita desplegar el currículo, por supuesto lleno de trolas e invenciones. El cuñado es como Forrest Gump, es como la familia Alcántara: lo ha vivido todo en su época. "Hay un hombre en España que lo hace todo", cantaba Astrud. El perfecto cuñado es ese hombre.

Una vez pasado el primer plato, y ahora que hace efecto el alcohol, es el momento de hacer algún comentario oportuno que permita desplegar el currículo, por supuesto lleno de trolas e invenciones. El cuñado es como Forrest Gump, es como la familia Alcántara: lo ha vivido todo en su época. "Hay un hombre en España que lo hace todo", cantaba Astrud. El perfecto cuñado es ese hombre.

El cuñado es el rey de las apps

El cuñado, arquetipo del macho, sabe de coches, de gadgets y de tecnología. De todo, sabe "seis", como el Sánchez Dragó de Martes y 13. La cámara de su teléfono es mejor que la del tuyo y siempre tendrá unas cuantas aplicaciones móviles que le servirán para pasar el rato y hacer los mejores memes para compartir por mensajería en su grupo de colegas.

Una app para poner tu cara en el cuerpo de Bertín Osborne

El cuñado se considera el animador de la fiesta

No hay boda sin sus "que se besen", sin sus corbatas cortadas, sin sus cánticos, sin su humor grueso... El cuñado es el rey del convite a la hora de mantener las tradiciones, por zafias que sean. Sobre los hombros del cuñado pesa la enorme responsabilidad de lograr que la fiesta no decaiga.

No hay boda sin sus "que se besen", sin sus corbatas cortadas, sin sus cánticos, sin su humor grueso... El cuñado es el rey del convite a la hora de mantener las tradiciones, por zafias que sean. Sobre los hombros del cuñado pesa la enorme responsabilidad de lograr que la fiesta no decaiga.

El cuñado acaba pegándose

Cuando llega el final de la fiesta y el alcohol nubla el conocimiento del cuñado, alguna de sus gracias a destiempo puede desembocar en violencia.

Ambrosio Spínola llega cuando ya está todo arreglado. Isaac Vila, el cuñado, se hace el graciosete y se lleva una bofetada con el envés de la mano. Cuando llega el final de la fiesta y el alcohol nubla el conocimiento del cuñado, alguna de sus gracias a destiempo puede desembocar en violencia.