Enlaces accesibilidad

Más Isabel - Las peticiones de Colón y las Capitulaciones de Santa Fe

       
  • Finalmente Los Reyes Católicos apoyarán a Cristóbal Colón en su empresa
  •    
  • Sin embargo, el genovés aún guarda unas cuantas peticiones en la recámara
  •    
  • ¿Qué pedía? ¿Por qué Isabel y Fernando acaban aceptando?

Por
Isabel - Las peticiones de Colón

Parece que con Cristóbal Colón se hace bueno el dicho de "quien la sigue, la consigue". Después de mucho insistir, el genovés ya tiene el apoyo de los Reyes Católicos para emprender su viaje a las Indias

El navegante también ha hecho suyo el famoso "por pedir, que no quede" y se ha presentado ante Isabel y Fernando con una serie de exigencias que, en un principio, los reyes no están muy dispuestos a admitir. Pero , vayamos por partes. 

Las exigencias económicas de Cristóbal Colón

Si en algo coinciden nuestros asesores históricos es en que, antes de comenzar su viaje, Colón no pidió dinero, sino barcos, tripulación y víveres suficientes para poder llegar hasta las Indias: "Colón no pidió dinero de entrada, si bien solicitó a los Reyes el flete de los barcos, cuantas más naves y más tripulaciones mejor, pues había de recorrer la mar ignota, aquella mar, a saber si interminable,  llamada Mar Tenebrosa durante miles de años", explica Ángeles Irisarri, autora de Isabel, la Reina.

Óscar Villarroel, profesor de Historia en la UCM, comparte la opinión de Irisarri: "Dinero en sí, no pedía; el costear en viaje que, evidentemente era dinero: tres barcos, tres tripulaciones, durante mucho tiempo y una aventura, en cierto modo, arriesgada".

¿De dónde sacaron los Reyes Católicos ese dinero para financiar los primeros compases del viaje de Colón? De un hombre, Santángel, y de una ciudad, Palos. Ángeles Irisarri nos los explica: "Isabel pagó el primer viaje de Colón con el dinero que le anticipó Santángel y con el importe de la multa que había impuesto a la villa de Palos (por saquear barcos portugueses en tiempos de paz), cuyos habitantes no se la habían abonado". La Reina cambió el dinero por las tripulaciones de las tres carabelas.

De simple navegante a Virrey de las Indias

"El pedía mucho, pero no tanto en dinero como en privilegios y concesiones", afirma Villarroel. Parece ser, como nos explica Teresa Cunillera, asesora histórica de 'Isabel', que en el horizonte de Colón no solo estaban las Indias, también la Corte: "El quería pertenecer a la alta nobleza". Por eso no dudó en pedirles a los reyes la concesión del título de Gran Almirante. Título, que como apunta Cunillera, obstentaba, por ejemplo, el tío de Fernando El Católico: "Era de los grandes de la nobleza (...) Era algó que impactó. Desde luego a Fernando no le sentó nada bien".

Sin embargo, Colón se salió con la suya, y consiguió que en las conocidas como Capitulaciones de Santa Fe le condecieran eso y más: "Cristóbal Colón pactó con los representantes de los Reyes Católicos.  que,   después de llegar al Catay  recibiría  el 10% del importe de  todas las mercaderías que hallare o ganare o trocare, ya fueran oro, plata, especias u otras cosas;  el rango de almirante vitalicio  todas las tierras e islas que descubriera, con derecho a que sus hijos heredaran el título, y ser nombrado virrey".

¿Por qué el cambio de opinión?¿Por qué Isabel y Fernando acabaron claudicando ante las exigencias del navegante genovés? Teresa Cunillera cree que detrás de esta decisión se esconde una cuestión de fe: "Parece ser que el argumento más sólido que decantó esa aprobación fue que podían expandir la fe. Porque se supone que iban a encontrar muchos habitantes a los que podían convertir al cristianismo",

Irisarri, sin embargo, tiene una versión un tanto más "malévola": "Sus altezas le concedieron todo lo que pretendía, quizá porque dudaban de que el genovés llegara al Catay por el occidente y que, una vez allí, continuara  su viaje por tierra hasta llegar a Jerusalén, donde se le juntaría el rey Fernando para, entre los dos y sus gentes, rescatar el sepulcro del Señor de manos infieles".

Sea por una cosa u otra, Colón consiguió todo lo que venía persiguiendo desde 1483. ¡La aventura acaba de comenzar! Pero eso lo veremos en la tercera temporada de 'Isabel'