Enlaces accesibilidad

Coca asturiana

       
  • Plato de Ana Blanco, ganadora del delantal y el libro de recetas

Por
Coca asturiana
Moriclla y manzana son los ingredientes principales de esta coca. A.B.

Ingredientes

Para la masa

       
  • 50 gr de aceite de oliva virgen extra
  •    
  • 50 gr de manteca de cerdo o mantequilla
  •    
  • 100 gr de agua
  •    
  • 20 gr de levadura prensada
  •    
  • 1 cucharadita de postre de sal (entre colmada y rasa)
  •    
  • 1 pizca de azúcar
  •    
  • 300 gr de harina de fuerza

Para el relleno

       
  • 2 manzanas
  •    
  • 1 morcilla
  •    
  • 15 gr de harina
  •    
  • 5 gr de mantequilla
  •    
  • 250 ml de leche
  •    
  • 1/2 cebolla
  •    
  • 1 pizca de pimentón. Mezcla de picante y dulce
  •    
  • 1 cucharadita de sal

Elaboración

Masa

En un bol grande mezclamos los ingredientes líquidos con la mantequilla cortada en cubitos y a temperatura ambiente. Integramos con ayuda de unas varillas. Añadimos la sal y la levadura desmenuzada con los dedos. Mezclamos bien. Añadimos la pizca de azúcar e integramos.

Una vez que tengamos la mezcla más o menos integrada añadimos poco a poco la harina. Trabajamos con las manos hasta que tengamos una masa homogénea. Hacemos una bola y dejamos reposar en el bol tapado con un paño húmedo.Dejaremos reposar entre media hora y una hora.

Colocamos la masa sobre una lámina de silicona y la extendemos con las manos, hasta darle la forma elegida. La masa tendrá una altura de entre 5 milímetros de grosor y un centímetro como máximo. Horneamos la masa a ciegas (sin ingredientes) durante 15 minutos a 200º. Sacamos y la reservamos encima de una rejilla para que no se humedezca con su propio calor.

Relleno

Mientras se hornea la coca preparamos el relleno. Pelamos las manzanas, las descorazonamos y las cortamos en cubitos. Las echamos en un cazo, las cubrimos con agua y las cocemos durante 10 minutos, hasta que estén blanditas.

Mientras tanto preparamos la bechamel. Ponemos una sartén a fuego medio y añadimos la mantequilla. Pelamos la morcilla y la desmenuzamos con los dedos. Cuando la mantequilla esté derretida agregamos 3 cucharadas soperas de morcilla (reservamos el resto). Desmenuzamos bien la morcilla con una cuchara de madera e integramos con la mantequilla. Dejamos hacer 5 minutos.

Añadimos las manzanas cocidas a la sartén. Sin el líquido. Removemos la mezcla y aplastamos las manzanas para que se integren.

Una vez que tenemos la mezcla integrada agregamos la harina, removemos bien hasta que pierda el color blancuzco. Agregamos la leche poco a poco mientras removemos con la cuchara de madera continuamente hasta ligar la bechamel. Añadimos la cucharadita de sal y removemos hasta que espese la fuego y reservamos.

Ponemos una sartén pequeña a fuego medio y agregamos la morcilla que nos ha sobrado. Sin aceite, el de la morcilla ya es suficiente. Dejamos hacer 5 minutos y retiramos del fuego. Desgrasamos la morcilla: para ello echamos la morcilla en un colador y desechamos el líquido. Estrujamos bien con una cuchara de madera. Reservamos.

Por último pelamos la cebolla y la cortamos a tiras. La echamos en una sartén antiadherente a fuego medio sin aceite y la dejamos hacer un par de minutos. Removiendo para que no se pegue. Reservamos.

Montaje de la coca

Sobre la masa de la coca ponemos una capa fina de bechamel. Nos ayudamos con una cuchara y la extendemos bien.

A continuación colocamos pequeños montones de la morcilla desgrasada por toda la coca. Disponemos la cebolla por encima y espolvoreamos con un poquito de pimentón.

Metemos en el horno a 220º con la función de gratinar y dejamos hacer unos 5 minutos aproximadamente o hasta que la cebolla esté doradita.

Sacamos y servimos inmediatamente. Para presentarla la cortamos en trozos de 5cm x 5cm y la servimos en un plato espolvoreado ligeramente con pimentón.