Enlaces accesibilidad

Nati, la cuarta eliminada por un plato "poco digno" de MasterChef

       
  • La elaboración de Nati "no tenía sabor, ni textura, ni presentación, ni criterio"
  •    
  • Maribel es elegida la mejor de la noche y protagoniza los mejores momentos

Por

Nati no estuvo a la altura de MasterChef. Los nervios, el nivel de exigencia y la poca confianza en sí misma hicieron que la bilbaína fallase en la Prueba de eliminación y tuviese que abandonar el programa.

"Sabía que mi plato no era digno de estar en este concurso. No he conseguido vencerme, superarme y estar a la altura del programa", reconoció Nati, muy afectada ante su marcha.

Platos de la niñez

Muchas emociones en una noche marcada por la vuelta a la infancia a través de la cocina y el homenaje a grandes deportistas españoles en Marqués de Riscal. Maribel, una vez más, protagonizó los momentos más divertidos del programa y el jurado la nombró la mejor de la Prueba de eliminación.

La cuarta entrega de MasterChef comienza con un viaje a los orígenes de los aspirantes. El jurado les propone crear un plato que les recuerde a su niñez en el Reto creativo.

"

Debéis cocinar siempre con el corazón y con el alma; y poner amor en todo lo que hagáis", apunta Samantha y añade que esto es algo básico para ser un buen chef.

Es una prueba en la que la imaginación y la creatividad son protagonistas y la primera vez que los concursantes tienen libertad absoluta para crear su plato. Esto es una ventaja, pero también puede ir en contra de los cocineros si no son capaces de concretar un plato.

La mayoría versionaron platos actualizados de sus madres, como la tortilla de patatas de Maribel, las patatas con costilla y alcachofa de Eva o la fritada de caracoles de Cerezo. Juan Manuel homenajeó a su padre con unas patatas a lo pobre con pimientos y huevo.

La prueba también evocó a las abuelas, como a Noé y a Jose Luis, que fue el segundo mejor plato del reto con la Sopa de almendras. El otro plato ganador fue el de Jose, que hizo el cocido madrileño de su madre con una presentación muy original.

Los peores platos fueron el de María y Fabián. El jurado se mostró muy decepcionado con el benjamín del talent show, porque generó muchas expectativas al principio y su evolución ha sido negativa.

Jose y José Luis fueron nombrados capitanes para dirigir a los equipos en exteriores. Pepe avisó: "los capitanes tienen que estar a la altura de las circunstancias".

Comensales acostumbrados a la gloria

MasterChef viaja a la Rioja Alavesa, a las bodegas de Marqués de Riscal para homenajear a 12 de los deportistas más laureados de nuestro país: Ángel Nieto (piloto), Abel Antón (atleta), Fermín Cacho (atleta), Conchita Martínez (tenista), Leire Olaberría (ciclista), Juan Antonio Corbalán (baloncestista), Juan Señor (futbolista), Juan Oiarzabal (alpinista), Almudena Cid (gimnasta), Mª José Rienda (esquiadora), Sheila Herrero (patinadora) y Pepu Hernández (entrenador de baloncesto).

Para la prueba, los aspirantes seorganizaron en dos equipos: Jose, al frente del rojo (Clara, Eva, Cerezo y Maribel) y José Luis, líder de los azules (Efrén, Juan Manuel, Fabián, Nati y Noé). El informático de Paterna, que fue el mejor del Reto creativo, tuvo una ventaja: cambiar al peor cocinero de su equipo por el mejor componente del otro grupo. Intercambió a Maribel por Efrén.

"Me ha dado el beso de Judas. Me ha elegido y luego me da la patada. O sea, como si no me hubiera elegido", comentó molesta Maribel.

Antes de meterse entre fogones, los aspirantes reciben información sobre las cualidades de los vinos de Marqués de Riscal y consejos para acompañar una buena mesa con estos caldos.

Una vez en la cocina, los equipos tienen que elaborar un menú con espárragos como primero, magret de pato de segundo y diferentes frutas para el postre, donde el ingrediente estrella sea el vino.

Mientras los concursantes preparan la comida, Eva González recibe a los invitados y los acompaña al cocktail de bienvenida.

Ambos equipos tuvieron dificultades para sacar el trabajo adelante. El equipo rojo tuvo una baja por enfermedad, la de Clara. Con un componente menos, Jose tuvo que esforzarse el doble para cumplir con los tiempos marcados.

Cerezo, lejos de facilitar las cosas, fue casi un rival para su capitán ya que asumió parte del liderazgo. "Cuando elegí a Cerezo sabía que tiene mucho carácter y que cuesta domarlo. Se ve que quiere ser capitán a toda costa", afirmó Jose.

Po su parte, José Luis asumió que se equivocó y fracasó como capitán. La situación le superó, no sabía por donde empezar ni como actuar, hasta el punto de que Juan Manuel y Fabián asumieron su papel en algunos momentos. Jordi decidió entrar en acción al ver que no llegaban para servir a los comensales.

Algunos deportistas visitaron la cocina para ver como trabajaban los aspirante. Ángel Nieto, que pidió su postre sin vino; Conchita Martínez, que comprobó el punto de cocción de los espárragos; o Almudena Cid, que les gastó una broma y pidió un segundo plato que no llevase pato.

Los invitados se fueron con buen sabor de boca y encantados con el homenaje recibido. Los jueces en cambio se avergonzaron y se disculparon por el retraso en el servicio.

El equipo rojo resultó ganador de la prueba. Los espárragos con huevas de truchamagret de pato con naranja peras al vino con chocolate fue el menú mejor valorado por comensales y jurado.

Una eliminación con castigo

Pepe Rodríguez mostró su enfado por el bochorno que pasó ante los deportistas. Los aspirantes fueron escogidos entre 9.000 cocineros amateur, pero a nivel profesional no dan la talla. Y los jueces lo achacan a un defecto: "la ignorancia soberbia".

Por ello, y como ninguno de los dos equipos lo hizo bien, impuso un castigo. El mejor componente del equipo azul se salvaría de la eliminación y el peor de los otros ocuparía su lugar.

Juan Manuel subió a la galería de los salvados y cedió el delantal negro a Jose, que se nombró el peor de su equipo sin saber cuál sería la pena.

"Si lo hubiera sabido las consecuencias hubiera elegido a alguien de mi equipo que supiera que tiene posibilidades de salvarse. Efrén, por ejemplo", declaró el valenciano.

La Prueba de eliminación consistió en cocinar una albacora (un pescado de la familia de los atunes) en 60 minutos. El pánico cundió en la cocina cuando a mitad de la prueba el jurado sorprendió con una segunda medida: elaborar una tempura como acompañamiento.

Cuando el reloj marcó el final de la prueba, solo se veían caras de indignación, sufrimiento e impotencia entre los aspirantes. Maribel no paró de llorar durante su valoración, como siempre. Eso sí, las lágrimas se convirtieron en risas cuando el jurado eligió su Marmitako de albacora como el mejor plato.

Jose, José Luis y Fabián acompañaron a Maribel. La eliminación estaba entre Noé, por haber destrozado el pescado, y Nati, que presentó un plato falto de sabor, textura, criterio, presentación y sin la tempura.

El jurado, dedicando unas duras palabras a Nati, decidió que ésta fuese la cuarta aspirante en abandonar MasterChef. Para Nati entrar en el concurso fue todo un reto porque para ella la cocina es "evasión", una forma de relajarse, de aislarse y sin prisas, todo lo contrario de la cocina de MasterChef.

"El sueño de MasterChef acaba aquí, pero no mi sueño de la cocina. Pienso seguir luchando", concluyó Nati.