Enlaces accesibilidad

Alaska en Humanos yDivinos: "Me encanta que exista Lady Gaga"

Ver también: Especial Fangoria

Por

La que fuera presentadora del programa infantil de TVE La Bola de Cristal, Alaska (Olvido Gara, México, 1963), vuelve a La 1. Esta vez para charlar con Boris Izaguirre, presentador de Humanos y Divinos, y, entre otros, presentar su último trabajo, 'El paso trascendental'. Se trata de un recopilatorio de 22 canciones de Fangoria y grandes éxitos de Pegamoides y Dinarama. Asimismo, hablarán de diferentes aspectos de la vida de Alaska, sus mitos y carrera discográfica.

Alaska nació en la ciudad de México, hija de Manuel Gara, un exiliado español, y América Jova, nacida en Cuba. Vivió durante los diez primeros años de su vida en la ciudad en que nació. Su infancia estuvo marcada por series de televisión como Star Trek o Perdidos en el espacio, y por ídolos musicales como Los Carpenters, Yes y Raphael.

En 1973 llegó con sus padres y su abuela a Madrid. Aparte del cambio de vida, entró en estos primeros años Olvido y su madre estudiaron un curso de estética, siempre bajo la influencia del 'glam'. En 1977 formó junto a Nacho Canut, Carlos Berlanga, El Zurdo, Manolo Campoamor, Enrique Sierra y Pablo Beneyto, el grupo punk Kaka de Luxe, donde ella tocaba la guitarra eléctrica. La formación se separó cuando varios de sus componentes se fueron a la mili. Alaska, Carlos, Nacho y Campoamor decidieron crear un grupo con un nuevo nombre: Alaska y los Pegamoides.

Su primer sencillo, 'Horror en el hipermercado' fue un exitazo, seguido de 'Bailando', que se convirtió en canción del verano. Sin embargo, el grupo se disolvió y Alaska se unió a Dinarama, formado por Nacho y Carlos. Así nació Alaska y Dinarama. En 1983 pusieron a la venta 'Canciones profanas', y le siguieron más álbumes como 'Deseo carnal', 'No es pecado', 'Diez' o 'Fan fatal'. fue en la gira del último disco cuando surgieron problemas entre Carlos y Nacho y éste último y Alaska formaron Fangoria.

Con Fangoria, la música de Alaska y Nacho dio un giro a la electrónica. 'Salto mortal' fue el disco que reflejó ese gran cambio. Le siguieron numerosos álbumes y cientos de miles de copias vendidas: 'Interferencias', ' Arquitectura efímera', 'El extraño viaje', 'Absolutamente' y el último, 'El paso trascendental'.