Enlaces accesibilidad

Carrera contra el reloj en el Himalaya

  • A Edurne Pasaban sólo le falta el Shisha Pangma
  • A la coreana Oh Eun Sun le resta el Annapurna

Por
Al filo - Carrera contra el reloj en el Himalaya

Dos mujeres, una española y otra coreana, viven estos días una frenética carrera por convertirse en la primera mujer que pisa la cumbre de los 14 ochomiles del planeta. A la española, Edurne Pasaban, sólo le falta el Shisha Pangma, mientras que a la coreana, Oh Eun-Sun le resta el Annapurna, y las dos pretenden pisar estas cumbres en los próximos días. Nunca antes el mundo del Himalayismo había vivido una competición igual, y aún habrá que esperar unos días para ver quién sale vencedora de la contienda.

Edurne, camino del Shisha

Edurne Pasaban está en estos momentos viajando desde Katmandú hasta la frontera de China con Tibet, donde tras pasar los engorrosos trámites aduaneros partirá hacia Nyalam y de allí al campo base chino del Shisha Pangma. Si todo sale según lo previsto, la expedición de Al Filo de lo Imposible llegará al base avanzado el 26 de abril, y desde allí el ataque a cumbre será casi inmediato. "La idea es hacer una expedición muy, muy ligera, haciendo los menos campos intermedios posibles porque ya venimos aclimatados del Annapurna", explicaba la alpinista vasca, que hace tan sólo seis días pisó la cumbre del Annapurna, su décimotercer ochomil.

El Shisha, de 8.046 metros de altura, no es una montaña compleja, de hecho es de las menos altas de los ochomiles, pero a Edurne Pasaban ya se le ha resistido en cuatro ocasiones. "No pensé que el Shisha iba a ser el último de mis ochomiles, pero si ha sido así, por algo será", explicaba la alpinista desde Katmandú, donde ha descansado unos días para acometer ahora la última de sus expediciones a los 14 ochomiles.

Miss Oh y las prisas

El reto de la española es, en teoría, más sencillo que el de la coreana, aunque el tiempo corre en contra de Edurne: los planes de Miss Oh pasan por hacer cumbre el domingo 25, unos días antes de que Edurne llegue al campo base. Sin embargo, son cada vez más los que creen que las prisas y las presiones de la televisión que la patrocina le pueden hacer un flaco favor a la alpinista coreana.

Y es que para tratar de evitar las acusaciones -cada vez mayores- de que no hizo cumbre en alguno de sus ochomiles anteriores, para esta ocasión Miss Oh planea pisar la cima del Annapurna no sólo amparada por un equipo de alpinistas y sherpas, sino que hasta el campo base la han seguido casi 30 personas entre cámaras, periodistas y técnicos de la televisión coreana que la patrocina para grabar la ascensión. Han instalado en el campo base de la montaña una gigantesca sala de control, y la televisión, la KBS, ha anunciado que transmitirá dos horas en directo el domingo 25 de abril coincidiendo con la llegada a cumbre de Miss Oh.

Para ajustarse al calendario televisivo, la alpinista salió del campo 1, a 5.100 metros, esta mañana y hoy dormirá en el campo dos. Espera llegar al campo 4, a 7,200 metros, el sábado y el domingo a la cumbre, pero las previsiones meteorológicas no le son nada favorables. De hecho, el resto de equipos que están estos días en el Annapurna han descartado intentar hacer cumbre antes del martes 27.

"Nuestra opción es el martes, y el miércoles también puede ser un buen día para hacer cumbre, pero no antes", explica Juanito Oiarzábal en una entrevista en la revista Desnivel.  Jorge Egocheaga, Martín Ramos y el rumano Horia Colibasanu también intentarán hacer cumbre el martes, según informa la web Explorersweb, especializada en información sobre las expediciones.

Mientras la coreana sigue adelante con su plan de cumbre, alentada por la televisión KBS, Edurne sigue "a lo suyo". "Yo sólo tengo que preocuparme de hacer mi plan, de subir mis montañas y ya está. A Miss Oh le deseo la mejor de las suertes en el Annapurna, yo ya he bajado de allí y ahora sólo pienso en el Shisha", dice la vasca. De hecho, la expedición coreana está utilizando las cuerdas que el equipo de Edurne y Al Filo colocaron en el Annapurna.