Enlaces accesibilidad

The Drums dejan el surf para otro día

  • Entre opiniones divididas, la banda pasa de su canción más conocida
  • Okkervil River sorprendieron sobre el escenario
  • Con este concierto dio inicio el ciclo Heineken Music Selector

Por

SETLIST

The Drums

-What You Were

- I Need a Doctor

- Best Friend

- Me And The Moon

- If He Likes It Let Him Do It

- Book of Stories

- Money

- I Need Fun In My Life

- Forever and Ever Amen

- Book of Revelation

- Days

- Down By The Water

- How It Ended

- It Will All End In Tears

- The Future

Okkervil River

- Wake And Be Fine

- For Real

- Rider

- Black

- A Girl In Port

- John Allyn Smith Says

- The Valley

- Your Past Life As A Blast

- Our Life Is Not A Movie Or Maybe

- Lost Coastlines

- Unless It Kicks

¿Está obligada una banda a interpretar sus canciones más populares? El propio Johnny Pierce, cantante de The Drums, reconocía que la banda ya no se veía sobre un escenario interpretando "Let's Go Surfing", su canción más emblemática. "No la hubiéramos hecho si hubiéramos sabido que todo el mundo la iba a oir", remató Pierce en una entrevista con Jenesaispop.

Y así fue. Tras poco más de una hora de concierto las luces se encendieron y no hubo ni silbidos, ni oda al surf. El público asistente al Price tardó en desalojar el recinto en un episodio de incredulidad e insatisfacción. Pero claro, una banda no es un DJ al que se le piden canciones.

Yendo atrás en el tiempo, el desenvolvimiento del trío (convertido en quinteto en sus conciertos) fue bastante solvente. Tal y como Pierce había anunciado en su entrevista con Hoy empieza todo de Radio 3, el repertorio dejó una mitad del tiempo para canciones de su disco debut, y la otra para estrenar las del recién estrenado Portamento.

Canciones frescas y melodías familiares

Tienen una gran virtud los de Brooklyn: sus canciones suenan familiares aunque no las hayas escuchado nunca. Son melodías conocidas e incluso repetitivas, en las que la guitarra juega un papel imprescindible. A pesar de esto, en las nuevas canciones los sintetizadores parecen cobrar un gran protagonismo.

Muchos hablaban anoche de decepción, pero a una banda como The Drums no le podemos pedir mucho más. Simplemente porque no les hemos visto hacer algo mejor, y porque al menos esta actuación supera con creces la que hicieron en su última visita a Madrid.

Por lo visto anoche, The Drums van camino de convertirse en una de esas bandas en las que el público sólo conoce el nombre de su cantante. Johnny Pierce sabe cómo adueñarse del escenario con un repertorio de recursos, posturas y bailes que por momentos recuerdan a Morrisey o al mismísimo Ian Curtis.

"What You Were", "I Need A Doctor" o "Money" suenan muy bien en directo y además anuncian la buena forma de la banda con Portamento bajo el brazo. A pesar de la ausencia de su canción más emblemática, el público pudo disfrutar sin descanso del resto de éxitos de su debut: "Best Friend", "Me and The Moon", "I Need Fun in  My Life" o la emotiva "Down By The Water". Todas ellas convirtieron al Price en una especie de chiringuito playero californiano. Lástima que el recinto madrileño se quedó a la mitad de su capacidad.

Okkervil River, sorprendentes

La banda de Texas no es una recién llegada (llevan tocando desde 1998), así que los asistentes a la cita al menos podrían intuir que se encontrarían con una formación experimentada. Pero fue más que eso. El sexteto salió preparado para sonar como los clásicos, pero con una elegante contundencia que no dio respiro a lo largo de poco más de 60 minutos.

Will Sheff y los suyos hicieron un magnífico repaso por una discografía de seis discos que tiene de todo: canciones más emotivas, melodías con mayor pegada, e incluso más de una práctica de country rock con dejes arenosos.

Sheff salta al escenario y se apropia de él en un ejercicio de entrega que mereció mucho más del público asistente. Entre banjos, teclados, mandolinas y trompetas, se marchó Okkervil River dejando un buen sabor de boca a los que supieron valorar y disfrutar de su actuación. Es más que recomendable seguirles la pista: volverán a España en el mes de noviembre (esta vez solos) para tocar el 11 en el Puerto de Santa María (Sala Milwakee) y el 12 en Valencia (Sala Mirror).

Radio

anterior siguiente