Enlaces accesibilidad

Naim Darrechi no pierde seguidores: ¿por qué el influencer es inmune a la cancelación?

  • El influencer sigue manteniendo más de 26 millones de seguidores en TikTok
  • Sin embargo, puede que sus palabras tengan más consecuencias de las que esperaba

Por
 Naim Darrechi
Naim Darrechi

Esta no es la primera vez que el influencer mallorquín de 19 años se mete en líos, pero quizás nunca en uno tan gordo como este último. Actualmente Naim acumula más de 26,7 millones en Tik Tok y 7,2 millones en Instagram, cifras nada despreciables y que no se han visto mermadas tras su última polémica sobre la práctica de sexo sin preservativo asegurando que es estéril.

Expertos en redes sociales apuntan que Naim puede estar ganando alrededor de 20.000 euros por cada publicación con publicidad que hace en sus redes. Sus palabras han tenido y tienen gran repercusión, pero parece que podrían tener incluso consecuencias legales para él, aunque no para su popularidad en redes. Su séquito de seguidores permanece intacto, a pesar de las numerosas críticas que ha obtenido al asegurar que eyacula dentro de sus parejas sexuales sin preservativo amparándose en su supuesta esterilidad y en estar operado para no tener hijos. "Les digo que me he operado, que soy estéril", afirmó el tiktoker en el programa del youtuber Mostopapi.

No recomendado para menores de 16 años Gen Playz - Cultura de la cancelación
Transcripción completa

Buenas tardes, amigos, amigas, "amigues".

La cultura de la cancelación,

ya sabéis, eso del fenómeno de Popper

y no aquello que os metéis para que se os abra la culera,

sino de ser intolerante con el intolerante.

Que lleva a la gente en las redes sociales

a no debatir aquellos comportamientos o declaraciones

que no son admisibles.

Para algunos, esto es una cuestión necesaria, porque, directamente,

que hay posturas que no se tienen que debatir.

Para otros, es como una especie de nueva Inquisición

de lo políticamente correcto. Ojo, incluso, una herramienta

de censura contra la libertad de expresión.

¿Qué opinas? ¿Eres muy de cancelar? Dentro "Genplayz".

(Sintonía del programa)

¡No nos callarán! ¡No nos callarán!

Bienvenidos a nuestro programa de la cultura de la cancelación.

Fíjate qué intro tan mierda, más básica imposible.

Pero hoy voy a intentar mantener mi "acepticidad" a máximo nivel.

Darío, ¿has cancelado alguna vez a alguien, cari?

Sí, aquí, leo literalmente en guion. Al que le quitó el redondel

de dentro de los Filipinos y los Donettes.

He leído, os he destapado. En verdad, yo no...

¿No te han cancelado nunca?

Alguna vez, algún jugador del Madrid que no me acaba de convencer,

le he dicho: "Mira...". ¿Eres del Madrid?

¿Yo? Ay, Dios.

Mírame, mírame.

(RÍE)

Aprovechando también cosas que nos han puesto en guion,

tenemos que decir que eres muy resiliente.

La gente no sabe qué significan esas palabras.

Pero queda guay para...

Bueno, para lo que fue el estado del Tuenti.

Pensaba que ibas a decir el estado de alarma.

Chan, chan, chan...

Bueno, no canceléis a nuestro presidente del Gobierno,

porque si le canceláis a él, nos canceláis a nosotros.

Es broma. Esto es importante, chicos,

os hemos preparado un vídeo para que entendáis

de lo que va el programa de hoy, la cultura de la cancelación,

las líneas rojas, moralidad al respecto, ética.

Sin ser yo Fernando Savater, hablaremos de todo esto.

Hoy y más, dentro vídeo para que te enteres de lo que va la vaina.

El otro día, me estaba comiendo una magdalena y tiré el envoltorio,

la cosa que esta que se despega, y la tiré al contenedor

de reciclaje que no era. Total, que me cancelaron.

-Han intentado cancelar a Vegetta.

# Me caes mal,

# te voy a cancelar. #

-Me despierto hoy a la mañana y me encuentro con que hay más

de 200.000 tuits cancelando a Bill Gates.

-#ApoyoaAmaia. #Estonoesunsimulacro.

Pues a saber, a saber.

No sé qué decirte porque como no soy una especialista en el asunto,

me he rodeado de los mejores sufridores, víctimas,

y canceladores del país en esta maravillosa mesa.

A mi izquierda, José Climent, lo he dicho perfecto, Forfast.

Chan, chan, chan. Chan, chan.

Bueno, él era el Gabilondo de la "botellonada".

No sé si sigues yendo a botellones, no creo, ¿no?

No, ya no voy a botellones.

Pero ¿ni...? Tampoco hay.

Bueno, sí, el otro día, estuve en Granada...

¿Y había botellón? No, estaba tranquilamente

en un mirador mientras la gente estaba decidiendo tomar unas copas.

¿No te apuntaste? A la intemperie.

No, no. ¿No te dio el gusanillo?

¿El gusanillo de: "Voy a volver a ser quien fui hace siete años"?

No, yo ya he crecido. Diríamos la palabra "madurar".

Sí, como el que hace la oposición de madurar.

Ay, joder...

Yo es que estoy ya muy chunga de eso.

Estoy cero madura, voy a ir "inmadurando",

es una cosa que me gusta mucho.

También nos acompaña en la tarde de hoy Edu Galán,

le conocerás o no, porque está siempre "off the record".

Es el autor de "El síndrome Woody Allen".

"Síndrome de Woody Allen".

Por supuesto, guionista y cofundador de la revista Mongolia.

Un clásico de este, nuestro país.

Fíjate, que ha venido como con su "outfit", así un poco...

Me lo regaló Berto Romero este...

Este sombrero. Y se equivocó de talla.

Se equivocó de talla, midió el sombrero con la cabeza

de Buenafuente y la mía es más gorda.

Vale, fenomenal. Sara Riviero. Riveiro, perdón.

Sí. Es estudiante de Periodismo

y Comunicación Audiovisual.

En su vídeo de Twitter dice que tiene muchos pensamientos

y sentimientos y cero intenciones de pedir perdón por ellos.

Bienvenida. Es un problema.

¿El qué? ¿Tener pensamientos? ¿Sentimientos?

Tener pensamientos y tener muchas opiniones

puede ser un problema, pero si los usas para hacer el bien,

puede no serlo. Hostias.

Toma, a imprimir para Mr. Wonderful, vámonos.

Y en nuestro Zoom, tenemos a mi nueva colaboradora favorita,

ya lo he decidido así hoy, que es Lys Duval.

Ella dice que está estudiando, pero siempre está en su cocina.

Y, además, no se ha dignado en poner un croma de fondo.

Un algo, amor.

Mi objetivo es una estrella Michelin.

(RÍEN)

Lo digo así de claro.

Por último, Ernesto Castro,

que es nuestro filósofo de confianza.

Y la canción que dice: "Ten cuidado con Ernesto,

no te vaya a abrir la cabeza con un texto".

Fíjate.

Mucho texto, mucho texto siempre.

Por la cara te lo has llevado. Esto es una canción,

que te he cantado ya, pero cada día cojo un verso nuevo.

Si no, te lo pones es de Los Nikis o alguna cosa vieja.

Sí, me la escucharé.

(RÍEN)

Como le he llamado la atención antes por sus intervenciones largas,

ya, simplemente, dice: "Sí". "No". Bien, le has empezado vilipendiando.

Has empezado diciendo: "No, tú, menos favorito".

Ernesto, aguanta ahí estoico. Eso es, eso es.

Es autoboicotear, en verdad, el programa.

No he dicho nada, Ernesto. Perdón.

A ver, para abrir mesa, para abrir un poco boca, creo que...

Lo mejor que podemos hacer es...

Bueno, glosario, diccionario, ¿no? Es preguntaros a vosotros,

uno por uno, ¿qué es la cultura de la cancelación?

Para ti, por ejemplo, ¿qué es? Es una forma de censura informal.

Es decir, basada en...

En el vídeo que habéis puesto, había de todo y está bien,

en el sentido de que...

Digamos, este neologismo que tampoco me gusta,

de "cultura de la canción" que es norteamericano,

engloba muchas cosas, ¿no?

Y, en el fondo, es una forma de censura informal

que pide a las multinacionales, basándose en la sensibilidad

individual en la sociedad de consumo, que actúen, ¿no?

En lugar de que actúe el Estado de derecho,

que tarda mucho más y tiene unas vías formales.

Sí. Pues actuamos nosotros, ¿no?

Entonces, esto no tiene que ver con el gusto,

la cultura de cancelación no tiene que ver con el gusto,

todos tenemos derecho. Es evidente que hay cosas

que nos gustan más o menos, a lo que voy es al momento

en el que se pasa a la acción para barrer algo,

para hacer que algo desaparezca de nuestra vista,

porque, según nosotros o el número de gente, de presión,

a través de las redes sociales, que son, básicamente, herramientas

para delatar y para señalar, queremos censurarle,

no de una forma estatal, sino de una forma financiera,

empresarial... Cercenar, de alguna forma, su futuro

en su trabajo artístico.

Entonces, creo que en una época de crisis

limita, extraordinariamente, y también la creatividad

de los creadores. Ay, Dios mío, Charlie Hebdo "vibes".

¿Qué piensas de todo esto, Sara?

-Creo que la cultura de la cancelación

es una cosa que existe, pero también se usa muchas veces

para dejar como algo negativo, simplemente, el derecho a réplica

o el hecho de que, a día de hoy, mucha gente que hasta ahora

no tenía voz y voto esté empezando a opinar

y no sea siempre el mismo discurso mayoritario, sobre todo,

llevado a cabo por hombres blancos ricos.

Creo que en las redes sociales muchas veces se deshumaniza

a la persona de la que se habla y parece que la gente disfruta

cuando la gente la caga.

Parece que alguien toma una mala decisión o hace algo mal

y, al momento, es una fiesta.

Se dice: "Esta persona hizo "over party".

"Fiesta por el fin de esta persona".

No criticas lo que ha hecho,

criticas su propia existencia y quieres que desaparezca.

Creo que esto es nocivo, creo que es bastante irracional.

La gente que tiene éxito, muchas veces,

nos gusta como bajarlos del pedestal.

Pero, al mismo tiempo, creo que existe una cultura

que hace que mucha gente pueda criticar cosas que,

hasta ahora, no se decían.

Por ejemplo, muchas mujeres y feministas estén diciendo:

"Igual, este discurso es terrible". Personas "racializadas" digan:

"Ya no me hace gracia que hagas chistes racistas".

Y creo que es tanta libertad de expresión

como el hecho de que la otra persona haga esos chistes

y, hasta ahora, no se podía hacer.

Forfast.

O José, como quieras. -Me gustaría hacer una analogía.

Es como la escena de los campesinos en "La bella y la bestia".

Básicamente. Estoy intentando ubicarla.

Bueno, básicamente...

Hay una cuestión de que hay una bestia que, supuestamente,

ha raptado a una princesa y todo el pueblo va a reventar

a esa bestia que ha raptado a la princesa.

Cuando la realidad es que la bestia y la princesa tienen una relación

y sus cosas. Y su zoofilia y tal.

Efectivamente, y sus mierdas.

Esto quiere decir que hay una relación privada

que une a esas dos personas y el prejuicio, juicio

o el dictamen que hace la sociedad, en este caso, el colectivo

o los individuos que se agregan entre ellos,

está por encima de la realidad

e intentan reventar a la bestia, en este caso.

Me ha gustado mucho lo que has dicho de la alternativa

al Estado de derecho, porque es tal cual,

o sea, es un juicio ético que hacen los individuos

o colectivos, precisamente, porque es más rápido

que el Estado de derecho.

Y nos recuerda un poco a la Edad Media.

Antes, como estas cosas no se podían hacer

porque no existían las redes sociales,

ibas a juicio, ponías tu denuncia, tal cual, de puta madre.

Y en tres o cuatro años ya te atendían,

se te olvidado o se había muerto uno de los...

Sí, pero, al final, hay proceso judicial

que implica que hay una gente con una profunda reflexión

sobre qué es el derecho y cómo se debe aplicar el castigo.

Y el castigo no depende de una masa que no tiene vara para juzgar,

no sabe la intensidad con la cual tiene que castigar a esa persona.

Lo que sucede es que, tanto personas como empresas,

como equis, llámalo equis, sufran castigos

que no son proporcionales a los daños que han causado

o los que no han causado.

Hostias, decís que Twitter es la nueva Inquisición.

Literal.

¡Uh! ¿Sí? Sí.

¿Lo creéis así? Sí.

Hala... -Yo no sé si...

¿Qué dices, Lys?

No, el resto, te callas.

-¡Oye!

Además, tenía la mano levantada, he pedido el turno de palabra.

Estamos haciendo una especie de equiparación

de la cultura de cancelación con casos en los que hay

un juicio penal posible abierto, realmente, lo que se habla

es de alguien que puede o no puede haber cometido un delito,

que, presuntamente, ha cometido un delito,

pero no son todos los casos.

Es decir, en muchos de estos linchamientos por redes,

como se le llama, lo que se hace es que se censura, se critica,

una conducta que es éticamente reprochable,

lo que, en muchos casos, no tiene, necesariamente,

una implicación legal, jurídica.

Estoy de acuerdo con casi todo lo que ha dicho Sara

y creo que también es una forma de expresar

lo que son debates contemporáneos, voces que antes no se han escuchado.

No podemos equiparar lo que es la censura por parte del Estado

o lo que sería una censura auténtica con lo que es, simplemente,

el hecho de que, a nivel de la opinión común,

pública, se ataque algo o se ataque contenido

que no está conforme con ciertos valores morales.

¿Cuál es el poder que, realmente, tiene esa gente por Twitter?

¿Cuál es el poder que tiene esa masa?

Los casos en lo que esto sea un procedimiento jurídico

o tenga que ver con un procedimiento jurídico, son distintos.

No es lo mismo equiparar todos los casos de linchamiento online

que equipararlos con aquellos que tienen, por ejemplo,

una acusación de violación o una acusación de maltrato,

poco tiene que ver, a mi parecer. Edu quiere hablar.

-Aquí respondería en el sentido siguiente.

Es decir, lo que decís...

Sara hablaba de los hombres blancos ricos, ¿no?

Entonces, es una cosa, entendamos el discurso de odio

de Abascal, por ponerte un ejemplo, de, actualmente, hombre blanco rico

gracias a nosotros. -Sí.

-Una cosa es esto y, evidentemente, es...

Lógico y normal, es una acción política

y otra cosa es...

Arruinar el futuro profesional de gente que, personalmente,

no me gusta, por ejemplo, un ejemplo muy manido, Cremades.

A mí, me parece...

Porque, realmente, los hombres blancos ricos

que están ahí y es evidente que existen,

los que de verdad son hombres blancos ricos

no aparecen en las noticias. Entonces, se crea una desproporción

absolutamente absurda donde se habla, constantemente,

vuelvo a Cremades para que nos entendamos,

de un cómico que puede ser un imbécil,

puede tener mal gusto, que, hace chistes machistas,

pero nadie te obliga a verlo. Entonces, me encuentro

a gente atada a la puerta del teatro.

Esto es lo que me... Esta falta de foco es la que me...

Digamos, molesta.

En el caso de Lys, lo que le diría es que, evidentemente,

no es una censura estatal, yo la estoy sufriendo

porque nos ha denunciado Ortega Cano.

Tengo de todo, tengo a Ortega Cano, a los nazis en el teatro,

me quieren cancelar...

Pero no es una censura estatal

que tenga esas consecuencias formales,

pero es una censura que lleva a unas consecuencias profesionales

y personales, absolutamente, dramáticas.

-Sí. -Absolutamente, dramáticas.

No quiero ponerme victimista porque no,

pero es así, hay gente que lo ha pasado muy mal,

no todo el mundo es Woody Allen que es un psicópata

y te dice que no le importa que le llamen pederasta.

Hay gente que lo está pasando muy mal

y que no son contratados, hablo de autónomos, porque...

Yo que sé...

El efecto, digamos, Cremades. Y por ejemplo...

Por ejemplo, ya que tenemos aquí el caso de Forfast,

¿cómo lo llevas en ese sentido?

-Ahora mismo, fatal, estoy tiritando de frío.

No, no... Parezco una pandereta.

Claro, pero no era un "¿cómo lo llevas" de Whatsapp,

sino tu movida.

Eh... Pues fatal.

O sea, realmente...

A ver...

No... La gente ahí no ha discernido

a tu persona de tu curro, entonces, ¿eso es lo que te ralla?

O, a lo mejor, personalmente, dices: "Ostras, tendría

que haberme comportado así porque esto hubiese arrastrado

a esta consecuencia...". ¿Se puede discernir

el trabajo de la persona cuando llevas desde los 18 años

dedicándote a esto? Al final, es un pilar esencial

de tu existencia, de tu personalidad,

vives con esto y eres un personaje público las 24 horas.

Aquí lo que sucede es que...

Bueno, pasó lo que pasó

por unas razones, puramente,

privadas que fueron, totalmente, sacadas de contexto.

Nunca se tomó ningún tipo de medida legal en contra de eso,

tampoco se podía, sinceramente, y...

En fin, sostengo que soy inocente de todo lo que se me acusa

y no se me ha puesto... O sea, no se ha iniciado

ningún proceso judicial contra mí, pero sí se me ha acusado,

se me ha calumniado, se me ha difamado e injuriado

por una serie de hechos.

¿Has iniciado un proceso a la contra?

O sea, una serie de derechos a su interpretación.

Y...

Sí, mi versión de los hechos es bastante diferentes.

He iniciado un proceso a la contra. ¿Qué sucede? Que...

Claro, no me han denunciado, yo sí he denunciado.

Entonces, ahora a ver cómo se resuelve esto.

Mientras tanto, tengo que despertarme todos los días

con que soy un explotar laboral.

Tengo que despertarme todos los días con...

Bueno, en su momento, se filtró mi número de teléfono,

mi dirección, tuve que mudarme, me fui de Madrid a otra ciudad.

Eh...

Pues todas mis campañas de publicidad se cancelaron.

Todo mi status quo se fue a la mierda.

Perdí...

A día de hoy, sigo perdiendo suscriptores cada día.

No me contratan en ningún sitio porque soy un explotador laboral

a ojos de...

Google, básicamente.

Yo sostengo que no lo soy, evidentemente.

Eso hace que todo mi futuro a corto o medio plazo

se haya visto truncado.

Absolutamente.

Y no solo eso, sino que, además, también condiciona lo que te pase.

Por ejemplo...

A mí me toca las pelotas porque, al final, cuento esto

y no es por victimizarme sino por contar mi realidad.

Al final, las cosas son así.

Pasó esto en julio y el 30 de agosto se quemó mi casa por un problema

en la lavadora, un cortocircuito o un Efecto Joule

y a tomar por culo, todo a la mierda.

Entonces, cuando pasó eso,

vino la Ser y el periódico de Jaén

a la puerta de mi casa mientras estaba viendo cómo ardía todo

para preguntarme: "Oye, ¿te importa que hagamos unas preguntas?".

Digo: "¿Esto qué es? ¿El documental del caso Alcàsser?

¿Qué cojones? ¿Qué mierda es esta?".

A los 15 minutos ya había un "post" de la Ser diciendo:

"La casa del "youtuber" tal ha ardido y en la dirección tal".

¿Sabes?

Y ya, en ese momento, estaba recibiendo mensajes

de gente diciéndome "karma".

"Pirómano", no sé qué, no sé cuánto.

Y por eso, hice un "post" en Instagram diciendo:

"Oye, sé que no he puesto ni una mierda en redes sociales

desde que me pasó la movida anterior,

pongo esto ahora porque que me dejéis en paz, básicamente.

A día de hoy, pues también...

Como tenía lo anterior, eso ya condiciona cualquier tipo

de reflexión que puedas tener sobre mi figura pública a posteriori.

Y ahora, alienta a un odio de: "El karma". "Eres un pirómano".

"Eres un asesino de gatos". En fin, barbaridades que,

de otra manera, si no hubiera pasado lo anterior,

no lo recibiría.

Ya, ya. Ernesto, vamos contigo.

Eh, venga, ahora sí que sí.

-Venga, cronométrame para ver cuánto tiempo hablo.

Esa carita bonita, que no se diga. Estoy muy callado.

Ernesto, ¿cuál es...?

Porque estamos hablando de la idea de la turba, de la masa,

de un conjunto de personas que representan un ente,

¿cuál es el poder real de esa masa?

Diría que la cultura de cancelación tiene su protagonismo en aquel

que señala su virtud al cancelar a alguien.

No le importa tanto que esa persona quede cancelada

como cuanto que el quede como un cancelador,

es decir, como alguien que no ve ese contenido.

No todo el mundo puede asumir el mismo contenido

ni ver las mismas cosas ni estar criticando siempre cosas.

Entiendo que todo el mundo no tenga una ecología mental

y prefiera prescindir de ciertos contenidos.

Lo que me parece perverso es este mecanismo

por el cual alguien cancela, presuntamente, a un abusador,

acosador, maltratador, mal humorista, lo que sea,

y, en vez de cancelarse esa figura, de repente, aparece

como una especie de víctima de la libertad de expresión.

Existe el derecho a la expresión, lo que no existe es el derecho

a ser escuchado, que los demás te tengan en cuenta.

Se habla de que las carreras han sido truncadas,

pero tampoco existe un derecho a tener una carrera exitosa

o que siga como hasta el presente. Precisamente, me parece...

Un discurso, por lo menos, liberal, si no, neoliberal,

el pesar que deberíamos dejar todo al mercado,

si no te gusta esto, consume otra cosa.

También hay un juicio público de lo que consideramos nocivo o no

en el presente. Aprovechando esto,

que sé que te has preparado unas fotos, te como las mierdas

con las cosas que dices, ya sabes. Necesito que me cuentes,

esto de la cancelación es más viejo que el sol, que el hilo negro,

que Julio Iglesias, ¿no?

Sí, la sección que traía hoy era sobre la damnatio memoriae,

sobre la destrucción de la memoria en Grecia y Roma.

Era una pena que se aplicaba a ciertos crímenes nefandos

que no se quería que pasaran a la historia.

Se entendía que la posteridad y la historia era un mérito

y que los criminales o asesinos no merecían entrar

en las crónicas ni anales. Tenemos aquí la imagen de un grabado

en el que se ha borrado el nombre del tipo.

Este el tipo de destrucción de la memoria que se aplicaba.

En el Antiguo Egipto también, amor.

En el Antiguo Egipto venía el siguiente...

Mentor. Exacto.

Y aprovechaba el sello y decía: "Ramsés su"

y ponía una cosa más en el sello.

Efectivamente.

Soy una "basic bitch" de la historia.

-(RÍE)

-El ejemplo concreto que traía era, justamente,

el de Erostrato, el Pirómano.

Quemó una de las siete maravillas del mundo antiguo.

Sí. El Templo de Artemisa en Éfeso

para pasar a la historia como el destructor de una

de las siete maravillas del mundo antiguo.

He establecido un paralelismo entre ese fenómeno y el fenómeno

de alguno de los pirados que entran en mezquitas gritando:

"Suscríbanse a PewDiePie". Algo que sucedió

en Nueva Zelanda hace un año. Y los políticos,

con inteligencia, en todas sus declaraciones públicas

procuraron no pronunciar el nombre de esa persona.

El hecho de que esté pronunciando el nombre de Erostrato

o que exista el perfil público de este tipo de homicidas indica

que también se busca la fama de la infamia,

la gente prefiere ser recordada,

aunque sea por algo malo a ser olvidada.

Sobre todo, en una cultura como la nuestra

donde tener una personalidad es un signo distintivo

donde la gente te reconoce por tener

una subjetividad distinta a las demás.

Bueno, por traerlo al presente un poco más,

también me gustaría contraponer este deseo que tienen algunos

de pasar a la historia, aunque sea como criminales,

con el asunto de si existe un derecho al olvido.

Como sabes, desde hace unos años, hay una campaña por parte

de ciertas personas que quieren que su registro

sea borrado por Google. Estamos aquí con Forfast,

casi todos los que estamos en esta mesa hemos sido cancelados

por alguna razón con mayor o menor gravedad,

supongo que es un tema interesante.

Hay gente que quiere pasar a la historia,

aunque sea en calidad del nuevo Adolf Hitler.

Luego, hay gente que, por el contrario,

prefiere una vida anónima, retirada.

Yo sí.

Bueno, no te preocupes, a no ser que cierren YouTube,

pasarás a la historia, Ernesto, como una leyenda

de la filosofía contemporánea, que se te entiende muy bien.

Pero, sobre todo, y más importante, una persona a la que no cancelamos

es nuestro amigo Daniel, que nos ha preparado un vídeo,

que también le como las mierdas.

Esta frase la tengo hoy y os la vais a comer.

A chuparla. Venga, el vídeo.

-Hoy toca hablar de la "C" palabra.

No es clítoris, no es comunismo, no es capitalismo,

pero un poco de todo.

Nathy Peluso, apropiación cultural. Melanie Martínez, perversión sexual.

XXXTentacion, muerte.

De un tiempo a esta parte, muchos famosos han cometido errores

porque la mayoría son humanos y no pueden evitar cagarla

de vez en cuando. Luego, cosas como Hatsune Miku

o Seraphine, que son entes virtuales generados

de manera artificial, pero son controlados por humanos

y que son un poco gilipollas. ¿Es legítimo tenerle manía

a una persona por algo que ha hecho? Creo que no hay nada más humano.

Una cosa es que XXXTentacion sea un violador y asesino,

entonces, cuando escucho música de XXXTentacion por muy bonita

y chula que sea, diga: "¿Te acuerdas de que este pavo es

un violador y asesino?". Y dices...

"Pues ya no me apetece escucharla, la música es buena,

pero no me apetece". A veces, una cancelación

tras descubrir que el artista no era para tanto.

No soy fan de nadie, decido no involucrarme personalmente

con ningún artista, porque luego, la cagan.

Y aquí, es donde empieza el jugo.

Fanatismo. Vaya melón gordo que abrir.

Como personalidad pública poderosísima que soy

os diré que estamos de mierda hasta el cuello,

tenemos la cabeza hecha un cristo y que por eso nos conoce la gente.

Gira en que estoy igual de jodido que tú.

Entonces, no me pidas lo que no haces.

Porque si Rosalía se compra el mismo abrigo de piel de zorra

en ocho colores diferentes y lo único que te separa de hacerlo

es que eres más pobre que un sapo, no vayas de abanderado.

No critiques en alguien lo que harías si pudieras.

Por muy famoso que sea, por muy famoso que sea.

Anda que no tenemos en España gente que no paga

impuestos y son top uno, marca España, representantes

del país y de su música y se ponen sus canciones en verbenas.

Pero ¿qué vamos a hacer? ¿Tacharlos? No, nos quedamos sin artistas.

Si empezamos a quitar a gente famosa que lo hace mal,

nos quedamos sin gente famosa.

Cada cual pone la vara de medir en su casa.

El mensaje de esto es que, por favor, no endioséis

a los famosos, porque no lo son, son gente estúpida y tonta

que tiene un talento o dos que, en la sociedad son reconocidos

como talentos de entretenimiento que te coloca en un candelero,

escenario o "spotlight" que, a veces, no quieres.

Imagina todos los ojos que hay mirando Kim Kardashian,

a Cristiano Ronaldo o Paulina Rubio a diario.

Esa gente no puede tirarse un pedo porque lo huele España entera.

Esto es integridad, trata a los demás como quieres

que se te trate. Me recuerda mucho a este fanatismo

futbolístico de pintarse la cara e ir al fútbol,

"Mi Madrid es el mejor y ganará. Como no gane, lloraré, es personal".

Querido, tu Madrid no sabe que existes.

Igual que Rosalía no sabe que existes.

Cualquier famoso es una persona con vida

y decisiones que hará a raíz de lo que le dé la gana.

Puedes jugarles, puedes decir: "Me parece un gilipollas integral",

pero no puedes pretender que todo el mundo le haga la cruz

y deje de escuchar todo y se convierta en enemigo público,

por mucho que te gustaría, sé que te encantaría.

Sé que te encantaría que el Madrid ganara los partidos

porque es tu equipo del alma y tu corazón está lleno

de los colores, pero no, ya lo siento.

Cristiano Ronaldo no te conoce, Rosalía tampoco.

Los famosos somos gente como tú y yo.

De hecho, soy yo, que camina por esta tierra y comete errores

y tiene defectos y está un poco cucú, ¿vale?

Haced cosas normales, haced cosas normales.

Buenos días.

Darío, que el Madrid no sabe que existes.

Sí lo sabe.

Sí lo sabe.

Porque me mandan desde que tengo cinco años una carta.

Oh...

Dice: "Felicidades en tu día".

Un espacio, extrañamente, grande y en pequeño: "Darío".

(RÍEN)

Saben quien soy, ¿vale? Saben quien soy.

Y la foto firmada de Míchel Salgado. Saben quien soy, ¿vale?

Hostias, tío. ¿Qué ibas a preguntar? Que estabas rascándome el brazo.

Viendo tan preciosa pieza de Daniel,

me gustaría lanzar una pregunta que quiero me la recoja Sara.

Y es... ¿Es legítimo...?

¿Existe legitimidad en cancelar a alguien

por unas conductas reprochables?

-Ya la palabra "legítima" es tan complicada.

A ver, creo que, de nuevo,

tenemos que pensar en el derecho a réplica,

tenemos que pensar en que es legítimo que digas:

"No me parece correcto esto que se ha hecho".

Y que digas...

"No entiendo cómo a otra gente le puede gustar".

Sin obligar a otra gente que le deje de gustar,

porque no puedes obligar a la gente que le deje de gustar,

puedes intentar convencerla con argumentos.

Por ejemplo, si no me gusta un chiste que hace un cómico

muy conocido en este país, con mucho poder,

no podré hacer nada para acabar con él.

Podré criticarlo en Twitter lo que me dé la gana,

tal y como él se expresa, expreso mi opinión.

Realmente, soy un poco escéptica con ese poder que tienen las masas,

porque parece que la gente que más presume de estar censurada

y de estar cancelada, de tener a todo el mundo

en su contra, después es gente que está al mando

de medios de comunicación, está en la tele a diario

y que tiene cinco columnas. -No tengo nada de eso.

-(RÍE) -Vale, pero sigues teniendo

un canal de YouTube con un millón de seguidores.

-Sí, que me genera 500 euros al mes y que mi status quo

se ha ido a la mierda, me han cancelado...

Todas las campañas publicitarias y tengo...

Un porcentaje muy abismal de visitas inferior.

Por llevarlo a lo general,

¿en qué momento aparecen en todo este debate la palabra,

así gigantesca de: "Ofendiditos"?

¿Dónde aparece eso? ¿Dónde aparece esa piel fina?

-Es una palabra que, como cultura de la cancelación,

también me molesta, ¿sabes? Pero creo que...

Enlazando con lo que decía Sara y también antes lo decía Ernesto,

la idea de que, evidentemente, existe una victimización

de determinadas... De pronto, ahora, por poner otro ejemplo,

Pedro J. es un políticamente incorrecto, ¿no?

Está perseguido porque ayer celebró u otro día, porque esto está...

Celebró una fiesta. "Está perseguido", se victimiza.

Hay que hacer un poco de autocrítica previa.

Eso viene de que disparamos contra todo.

En el momento que llamas, por el mínimo error de la vida,

por un chiste inadecuado, llamas a alguien "machista perverso"

que digamos...

que lleva el odio, traslada el odio, ahí entran los machistas de verdad.

Otra cosa que ha dicho Ernesto, la idea del juicio público.

Dice: "Lo que consideramos", pero ¿qué es esto?

¿Quién, Ernesto? ¿El que tiene móvil?

Los juicios públicos actuales están hechos por muy poca gente

que lleva, como en el caso de Forfast,

a unas consecuencias terribles. No es un juicio público ideal

en el que todos levantamos la mano y decidimos.

Es una determinada gente que, basándose en sus sentimientos,

acaba con la vida de gente y creo...

Y ayuda a gente como Pedro J. a victimizarse.

Me toca más las pelotas que Pedro J.

se victimice a que acaben con la vida de Forfast.

Me toca más los huevos eso. Pedro J. tampoco me cae bien.

-Tengo un punto. Perdón. Que es que...

El detonante de donde surge esto.

El hecho de la cancelación, cuándo empieza a cancelarse alguien.

Se puede cancelar porque ha hecho algo reprochable,

es a lo que hacemos referencia de: "Ha hecho algo reprochable".

Ha publi... -¿Para quién?

-Claro, ¿para quién? Entonces, genera la opinión,

la controversia y tal, pero luego está la filtración.

O sea, creo que conocemos a Antonio Castelo o Mikel Izal

o personas que todos... No sé quiénes son.

Pues han trabajado. -Esa es otra, ¿no?

-O sea... "Han trabajado", me encanta

que me digas eso. Uno el músico, el otro trabaja.

(RÍEN)

-Entonces, la cosa es que... Por poner dos ejemplos,

no voy a defender a nadie porque no me sé la historia,

pero, precisamente, eso, me genera...

-Hechos que son absolutamente... -En estos dos casos,

¿qué repercusiones han tenido? Antonio Castelo sigue

en la televisión y Mikel Izal sigue dando conciertos.

-El de Castelo me lo conozco bien. Tuvo durante un año

unas repercusiones psicológicas legales porque tuvo que perseguir

a todas esas personas, a esa persona, ¿no?

Él no quiere hablar de esto, no sé si le incomodará que hable.

Pero me da igual, que se joda. Pero están currando, tío.

Mikel y Castelo. -¿Sabes las repercusiones

a corto plazo que tuvieron? -¿Sabes lo que son dos años

para tu familia? Estuvo dos años en la nevera.

Aparte, para tu familia... ¿Y la frase de:

"Si el río suena, agua lleva"? Eso es...

Eso es catolicismo, eso es el Papa.

Como llevas la falda muy corta o porque tal...

Soy muy católica como Lys. Lys, ¿qué piensas?

-Un momento, no he terminado el punto final...

Dale. Esto da pie...

Y luego, Lys. Vamos a juzgar sobre la filtración

que ha habido sobre esto... La filtración se sirve

de unos mecanismos de las redes sociales

que permiten esa difusión de esa filtración,

pero ¿y si la filtración es falsa? ¿Cuántos ataques de falsa bandera

estamos viendo todos los días en política?

¿Hacía cualquier tipo de persona? Lys, amor, estamos hablando

de piel fina y sé que estabas caliente, caliente, eo.

-Lo primero, para responder a eso que ha dicho Forfast,

la filtración, como decía Ernesto, no es un mecanismo nuevo,

filtraciones en los medios ha habido todo el tiempo.

Creo que se tiene que defender la libertad de expresión

de la filtración como mecanismo del anonimato

para desvelar informaciones sobre gente contra la cual,

por su posición de poder, no se tendría ninguna capacidad

de réplica si no se hiciera a través de una filtración o anonimato.

Por ejemplo, en este sentido... -No es lo mismo.

-La libertad de expresión del cancelado como la libertad

de expresión para atacar o hacer esa especie de juicio público.

Voy a defender en contra de proposiciones de ley

de Unidas Podemos, que exista la posibilidad

de que por Twitter alguien me llame "travelo" de mierda".

Eso lo defiendo, radicalmente. Continuando y respondiendo

a lo que me ha preguntado Inés para no cortar las intervenciones.

En relación con la piel fina, me gustaría retomar una reflexión

que tuve con Ernesto en la Biennal de pensament de Barcelona.

Hablaba de esto de esto que dice Kundera en el arte de la novela,

sobre cómo en un momento dado decía que no iba a conceder

más entrevistas no iba a hablar más con periodistas

o a decir que todo texto fuera apócrifo,

que ese paratexto era inválido porque quería que se juzgara

su obra por su obra, al autor por el autor,

al texto por el texto. A lo hacía por lo que había hecho.

Me parece algo problemático, cuando lo que juzgamos

no son comportamientos individuales del autor, lo que haya hecho,

comportamientos individuales, inmorales, sino lo que un paratexto

periodístico o un rumor puede decir que haya hecho.

Me parece problemático, además, es un síntoma de una sociedad

en la que muchos productos culturales son más válidos

por la idea o el pensamiento que hay detrás,

qué es lo que se vincula a través de ellos,

que por el producto en sí mismo o lo que estamos consumiendo.

Creo que no hay que dar una primacía a las ideas,

no hay que dar una primacía al estatuto político,

sino que el terreno de juego de esa libertad de expresión

debe ser mucho más amplio y no debe restringirse.

En este sentido, Sara... Un segundo.

-Una pequeña puntualización. Sí, ahora vas tú.

Vale, Ernesto, tú y luego, Sara.

Vale. Joder, chicos, hacéis conmigo

lo que queréis, me van a despedir.

(RÍE)

Ernesto, como me despidan ya puedes empezar a darme clases.

Muy breve. Sí, breve, mis huevos.

La única discrepancia que tendría con la cultura de cancelación

es que entiende la justica como suerte de venganza.

Cuando la justicia es rehabilitadora y nuestra concepción de ella

es que a los ajusticiados se les hace un bien.

Entonces, en muchas ocasiones, cuando se habla de perder

una carrera o ciertos privilegios, quizás, esos privilegios serían

los que se debían cuestionar. ¿Por qué alguien por ser "youtuber"

o por tener tantos visionados o por ir a tal sitio

o por grabar tal producto cobra tantos euros?

Salvo en aquellos casos extremos donde te está quitando el pan,

me parece que el sufrimiento y persecución es un poco redentora.

También se aprende mucho de las hostias que te da la vida,

te muestra todas esas que te va dando la sociedad

no te pertenecen por una suerte de derecho patrimonial,

los mismos que te la dan, te la pueden quitar.

¿No te pasó esto cuando comparaste las granjas

de animales con Auschwitz?

Claro, me quedé sin colaboraciones durante ese mes,

me cancelaron varias conferencias, pero lo vi desde esa perspectiva.

El tiempo que dejé de invertir en dar conferencias,

me pude quedar en casa leyendo y escribiendo.

No tienes un derecho a llenar estadios

o que te inviten a dar conferencias. Tienes derecho a estar en tu casa

leyendo tus libros... -Pero tengo un derecho al honor.

-No, y luego también, es fácil de decir cuando puedes volver

a tu casa, pero cuando eres un autónomo que factura...

Estoy de acuerdo con Ernesto y estoy en la misma situación,

pero hay que levantar la cabeza y ver que, si lo mismo

que te ha pasado a ti, le pasa a un autónomo,

pues nada, está acabado. Tiene que empezar a trabajar en...

No tiene tiempo para leer y escribir,

tiene que meterse en un McDonald's a trabajar.

Una pequeña puntualización a Lys muy rápida.

La idea de Castelo comprándola con la filtración a un medio,

me parece incorrecta por una sencilla razón,

cuando se produce una filtración a un medio,

existe unas determinadas reglas del medio, la comprobación

de los hechos, un tiempo, los reportajes se basan en esto.

Lo de Castelo fue, simplemente, una captura de una señora puesta

en redes a la que se le dio toda la credibilidad.

No creo que sea paralelo a una filtración.

De la segunda parte no te tengo que decir nada, fue estupenda.

Sara, en este sentido, ¿crees...? Aparte, de una opinión relativa

a lo que comentamos, ¿piensas que la sociedad está,

cada vez, más polarizada y más imposible al diálogo?

Al final, cuando a todo el mundo le va bien,

nadie dice nada, pero cuando hay una crítica

es cuando se endurece el diálogo o la movida.

-Me gustaría hablar de la sociedad actual, sobre todo,

de cara a lo que habíamos comentado antes de "ofendiditos y piel fina".

No creo que mi generación, creo que soy la más joven aquí,

sea más...

Sea más como... No sé, más frágil o se deje ofender de una forma

más simple o tenga unos estándares más altos,

creo que está habiendo un cambio de paradigma

y creo que, durante mucho tiempo, un tipo de personas podían decir

lo que le daba la gana sin repercusiones.

Podíamos ver agresiones homófobas, machistas, racistas, etc...

"Pollaviejismo". ¿Perdón?

"Pollaviejismo". Sí, había un "pollaviejismo"

espectacular y a nadie le parecía mal,

todo el mundo los tenía como los grandes iconos de la sociedad

y ni Dios se atreve a cuestionarlos porque tenían el poder.

Creo que mi generación lo que hace es ser un poco iconoclasta,

se está preguntando: "¿Realmente esta gente nos hace gracia?".

Se está dando cuenta de que esta gente no nos hace gracia.

Es tan simple como eso, no queremos destruirlos, matarlos,

no lloramos cuando escuchamos un chiste machista y gritamos,

es un poco esa caricatura que se hace de las feministas

a través de la extrema derecha usando como arma el concepto

de la cultura de la cancelación, histéricas enfadadas.

Simplemente, no hace gracia y estamos llegando a la conclusión

de que no queremos apoyar este tipo de formato o contenido.

Además, esto también...

¿Qué podemos hacer como consumidoras?

¿Qué es lo que nos deja el capitalismo como consumidoras?

Podemos no apoyarlo. Hay una expresión en inglés que es:

"pon tu dinero donde está tu boca", que viene a decir:

"que tus actos privados, tu forma de consumir y actuar

esté en coherencia con lo que defiendas con tus principios.

Creo que mi generación lo que hará, no quiero hablar en nombre de nadie,

pero es lo que voy viendo, es dejar de apoyar

este sistema paradigmático que teníamos de hombres blancos

opinando sobre cosas de hombres blancos.

Vale. Chicos, ahora mismo, ¿sabes lo que pasa?

Vamos un poco justos de tiempo, me toca despedir a los "zoomers".

O sea, "Ernelys" o "Lysesto",

muchas gracias por haber estado.

Mira, Lys... -O Camilo Sesto.

(RÍEN)

Lys, qué desaprobación, esa cara no, ¿eh?

Qué desaprobación a este "ship" que he hecho improvisado.

Soy muy básica, ya lo sabéis.

Traigo un video de Grey Trash que no da cabida

para vuestras opiniones. (RÍE)

Ernesto, Lys, gracias por haber estado un día más.

-Esto es cultura de la cancelación.

No, esto es una absoluta autocracia y este es el programa que presento

y, si hay que callarse, hay que callarse.

Hostias, imagínate. No, es broma, todo en este tono.

Tenéis la piel muy fina, bebés. Os quiero mucho, Ernesto, Lys.

Gracias por haber estado hoy aquí con nosotros.

Vamos a ver este vídeo de Grey Trash que nos ha preparado.

Creo que son rachas, son modas...

Bueno, a ti te habrá pasado, he llegado a presentar

cuatro programas a la vez.

Que dices... Ahí pensaba: "¿No hay otro?".

La historia es que, de repente, pasas de eso a nada.

Eh...

Bravo, bravo, Grey Trash. Siempre grande.

Incorporamos, como siempre, porque esto funciona así,

a nuestra juventud del papo al programa

para hablar de la cancelación.

Ella es Jara, tiene 23 años, es publicista.

Ya hemos contado con ella en otras ocasiones, es una crack.

Él es Daniel Sierra, tiene 19 años y es estudiante de Historia.

Os voy a preguntar, así una ronda exprés,

ya sabéis como funciona. ¿Habéis cancelado a alguien?

Eh...

Bueno, yo, eh...

Más que cancelar, que creo que es una palabra

bastante controvertida, he dejado de consumir

a muchos artistas por...

Por acciones que han llevado a cabo en su vida privada.

Vale. ¿Y tú, Dani?

Creo que, de forma directa, como tal, de decir:

"Voy a cancelar a alguien", no lo he hecho,

pero puede ser una cancelación, por así decirlo, sin que quieras.

Es decir, que te guste mucho la obra de un artista

o de un escritor y te transmita mucho,

pero, de forma inconsciente después de que haya dicho algo

que, personalmente, no te gusta o no compartes,

al volver a escuchar esa música o leer un libro,

no te transmita lo mismo que anteriormente,

aunque sea de forma inconsciente.

En este sentido,

¿pensáis que en Twitter se olvida todo en unos días?

-A ver, eh...

Creo que es que, a día de hoy,

es imposible separar al artista de su obra.

O sea, creo que...

O sea, nosotros y nosotras tenemos acceso a la vida privada

del artista, de alguna manera.

No digo que esté bien o que esté mal, pero...

Pero es que esto hace muy complicado que, si sabes, dentro de lo que

el artista deja ver, lo que está pasando más allá

de su arte, sigas consumiéndolo con las mismas ganas y...

Como ha dicho Daniel, que te siga trasmitiendo lo mismo.

¿Y a ti, Dani?

¿Alguna vez te han machacado por algún error o discurso ofensivo?

Uy, qué sonrisa, Dani, a ver si vas a ser un trol.

-No, no. Tampoco soy una persona

muy activa en redes y no suelo decir cosas muy controvertidas.

Me contengo bastante, me autocensuro, por así decirlo.

¿Creéis que vuestra generación es una generación

de lo que se llama "ofendiditos"?

-No, o sea, creo que somos una generación...

Crítica. ¿Perdón?

Crítica. Sí, se preocupa un poco más

por su bienestar, su salud mental, por la salud mental de las minorías,

de la gente que tiene alrededor y que quiere cambiar las cosas.

Es lo que decía antes Sara, ya no nos hace gracia ese chiste,

ya fue, ya lo vimos, ya está.

Creo que no piel fina, estamos intentado cambiar algo

que nos ha hecho sentir mal mucho tiempo.

Nos vamos a la mesa, chicos. Sí.

¿Qué querías preguntar, Darío? Me estás tirando de la chaqueta.

Sí, con el meñique y el anular del pie, te engancho la chaqueta.

Eh...

Nada, es para hacer una ronda que sirva como cierre.

Pues una idea sobre lo que hemos hablado

pensando un poco en futuro, qué cosas os gustaría ver,

cómo nos gustaría ver en qué evoluciona esto.

Porque Darío y yo somos futuristas.

Y pensamos... Futurólogos.

No, no, pensamos en qué mejorar. Futuristas es llevar neones.

No, somos... Es llevar neones e ir de blanco.

En el "Among us". -Retrasar un juego siete veces.

Al lomo. Edu, futuro. Vamos, constructivo.

-Lo primero, lo que decía Sara. Evidentemente, tiene la piel fina

más que las anteriores, pero tu generación,

toda la sociedad tiene la piel mucho más fina

por una sencilla razón, porque está centrada en el yo.

Se nos dice 24 horas que el mundo está a nuestros pies

y es al revés, estamos al pie del mundo.

¿Cómo no vamos a tener la piel más fina todos?

De ahí que, como cuento en mi libro, se hayan disparado los casos

de ansiedad y depresión y estemos instalados

en los ansiolíticos. Decía Jara que deberíamos

preocuparnos salud mental, pues nos está saliendo mal,

porque la sociedad está medica. Por lo tanto, al futuro,

recomendaría abandonar el yo, abandonar los sentimientos

y centrarnos en la racionalidad y ver cosas con juicio crítico,

aunque no nos gusten. Ver entrevistas a Abascal,

que no pasa nada. Y terminar con esta frase clásica

de "nada de lo humano me es ajeno". Tratar de entender al otro

y las circunstancias del otro, aunque sean aberrantes para ti.

Ya no te digo nada en ficción, porque en ficción puede ocurrir

que te pierdas obras donde los valores de la obra

son muy superiores a los del autor, por ejemplo, Picasso.

Los valores de Picasso, que era un maltratador,

eran asquerosos, pero los valores del "Gernica"

son universales y hay que defenderlos metiendo

a Picasso en el cubo de la basura.

Meter a Picasso en el cubo y quedarse con el "Gernica".

Sara, tú que cabeceabas, ciérrame por todo lo alto tu movida.

-Muy rápidamente. -Muy bien.

Eh... Hostias, Edu es fuerte.

Sí. Ha hablado como: "Extra, extra",

además, con su sombrero. -Es un galán.

-Comentas que tenemos la piel más fina y no me queda claro,

tampoco puedes responder. -Sí.

-No me queda claro la piel más fina que cuándo.

Comentas que ahora tenemos más depresión y ansiedad que antes,

creo que eso tiene más que ver con estar viviendo en una época

poscapitalismo tardío complicada. Creo que tu generación también

tenía mucha depresión y ansiedad y no se trataba.

-Nada comparable. Soy psicólogo y te digo que no.

-Tiene algo que ver con el hecho de creer que estamos

a los pies del mundo. Defiendo que nos centremos

en los sentimientos y ya por terminar con qué creo

que deberíamos hacer de cara al futuro,

deberíamos siempre intentar buscar que haya todas las historias

posibles y que cada persona pueda contar su propia historia

y que no tengamos una historia. Estudié Comunicación Audiovisual

y la historia del cine durante mucho tiempo

ha sido la historia del hombre blanco.

Quiero que todo el mundo tenga derecho a contar sus historias

y que podamos entenderlas para entendernos mejor

como sociedad. Y si en ese sentido, tenemos

que dejar al hombre blanco, pues igual, era hora.

-No he defendido nada del hombre blanco,

pero los datos son claros. Forfast.

Tu cierre. -No sé ni por dónde empezar

para terminar. Bueno, simplemente, decir que...

Bueno, hay que calmarse un poco más, hay que estar tranquilo, sosegado.

Meterse en la vida de los demás, pues...

Hasta cierto punto, porque, básicamente, estamos alegando...

Lo que han dicho ellos sobre la vida privada,

cosas que han hecho en la vida privada ciertos actores.

Es curioso porque es su vida privada y también hay un derecho

a la privacidad. Ahí entramos en otra...

En otro melón. En otra discusión que no vamos

a abrir ahora porque estamos cerrando.

Solamente, un punto que me ha...

O sea, voy a... A nivel de reflexión.

Vale, sois generación Z, tenéis entre 20 o 25 años,

yo tengo 25 años, estamos todos de puta madre aquí,

yo tardío, casi milenial porque me conectaba a Internet

con un módem de 56k, pero la cosa es que tampoco sois

los salvadores del mundo, los problemas sociales de hoy

y que ha sido objeto de crítica y de reflexión por intelectuales,

mujeres y hombres. Una chica de 15 años que se meta

en Twitter a defender el feminismo no es más feminista

que la Pasionaria porque tenga Twitter.

Vamos a tener también un poco de...

Prudencia y de reflexión sobre lo que nos antecede.

¿Venimos de una mierda? Sí. ¿La sociedad era diferente? Sí.

Lo único que nos diferencia no es que vuestra generación esa

más piel fina o tocha o los redentores del mundo,

significa que lo único que cambia es que estamos globalizados

y que te puedes comunicar con un tío de América en un segundo

a partir de un tuit. Eso no ha cambiado solo

a vuestra generación, ha cambiado desde vosotros

hasta los baby boomers o su vida entera.

Por tener una edad, no significa que seas coetáneo y que formes parte

del mismo grupo que los demás, porque te metes en el mismo saco

de la gente escucha a XXXTentacion y sois gente que tenéis

muchos colores y prismas, no os parecéis el uno al otro.

Y ya está. Y ya está.

Y amén. Darío...

Eres mi bebé. Vamos para allá.

Es mi hijo, es mi hijo.

Era 2013 cuando vimos por primera vez a Willyrex

con una camiseta que rezaba:

"Si tienes "haters" es que algo estás haciendo bien".

Y no, no funcionan así las cosas.

Para empezar, muy poca gente tiene "haters"

y para seguir, hay gente a la que, simple

y llanamente no le gusta lo que haces.

Y eso no es solo normal, sino que, además, está bien.

Yo, dentro de esta movida de la comunicación, redes y demás,

tengo un papel, obviamente, que es emisor.

Y, por supuesto, en mi mensaje tengo gran responsabilidad

en lo que digo y cómo lo digo, dónde lo digo y con quién lo digo.

Pero también formo parte del otro grupo, la mayoría,

que es la audiencia y la audiencia tiene responsabilidad

también en lo que escucha.

No puedes escuchar un mensaje y decir: "No, es que yo...".

No, por tanto, vamos a ser consecuentes

con lo que oímos, vamos a...

Paladearlo, degustarlo, intentar sacar una opinión

al respecto de las cosas que, si puede ser que se realice

en más de un segundo y medio después de recibir

una información, mejor. Y digo "haters"...

No, nadie tiene "haters", Madonna y poco más.

Esto ha sido la repanocha. Gracias por estar ahí.

Cancelados, canceladores, tened puentes, debatid,

un poco de democracia, tolerancia, toda esta movida.

Pero el hoy el cierre es especial y te cuento el por qué.

Porque hacemos tres años, cumplimos tres años en Playz

y lo vamos a celebrar mañana con una...

¡Vamos!

¿Adónde van tus impuestos? A series, debates, cosas de interés.

(Risas)

Actualidad, entretenimiento.

Se ríen, pero nos dieron un Ondas y más que nos van dar

que lo vamos a recoger Darío y yo así.

(HABLAN A LA VEZ)

Mañana, a las 19:00, viernes, vamos a celebrarlo por todo lo alto.

Telefiesta, telebotellona, a pasarlo bien, vais a flipar.

En Playz, ¡uh!

Iba a hacer un calvo, pero digo: "No, me cuesta desatarme esto".

Playz, tu casa.

¡No nos mires, únete!

¡No nos mires, únete!

Gen Playz - Cultura de la cancelación

Él y otros influencers, como Marina Yers, han sido criticados por sus desafortunados comentarios en redes, pero siguen manteniendo una gran comunidad de fieles que les apoyan y respaldan su influencia. Sus fans, que cada día siguen sus contenidos, les dan de comer, pero un error puede terminar con todo. Ya ocurrió en su día con rostros populares como FortFast, Rober Bodegas o JK. Rowling, quienes han sido conscientes del poder que tienen sus actos, pero sobre todo sus palabras. Hoy las redes son un gran escaparate que sin duda permite potenciar la carrera de mucha gente, pero un paso mal dado puede terminar con todo. ¿Sufrirá Naim una bajada de seguidores y la retirada de las empresas que lo sustentan? Solo el tiempo lo dirá.

Una de tantas

Esta es solo una, aunque quizás la más grave, de las controversias que ha generado el mallorquín en sus redes. Sin ir más lejos, el pasado mes de mayo Naim fue detenido por desobediencia y resistencia a la autoridad. El joven mallorquín pasó una noche en los calabozos de Palma después de ser detenido por encarse a la Policía tras prohibirle la entrada en una discoteca de la ciudad.

Hubo un vídeo de Darrechi, en el que daba su opinión sobre el aborto, que en seguida se hizo viral. “Seguramente me harán algún comentario negativo por pensar lo que pienso, pero a mí nadie me va a decir que un aborto no es quitar una vida... Yo puedo entrar en tu casa, poner el gas y quitarte la vida sin que sufras. A mí me van a caer 30 años por asesinato y alguien que aborta que se supone que es el mismo hecho, no solo es gratis sino que lo pagamos de nuestros impuestos”, así respondía Naim en TikTok a la pregunta de un seguidor.

@naimdarrechi

Una gota de agua en Marte es vida,pero un latido de corazón en la tierra es un feto.

♬ sonido original - Naim Darrechi��

Ante la lluvia de críticas, el influencer respondía a otra pregunta sobre si tendría el bebé o no en caso de que su novia se quedase embarazada. “Yo sería papá sin dudarlo. A mí me das un niño y yo me enamoro”, dijo en otro vídeo Naim Darrechi.

Por otra parte, su ex novia, la también influencer Ángela Mármol aseguró que Naím le maltrataba psicológicamente e incluso la habría llegado a violar. Él solo admitió que le empujó durante una pelea y que le rompió el móvil. 

El Govern Balear toma medidas legales contra Naim

El caso Naim está trascendiendo más de lo que el influencer querría. El Govern Balear considera que tiene el deber de proteger de los abusos y agresiones sexuales a sus ciudadanos y no permitir actuaciones que atenten contra la salud sexual y reproductiva de las mujeres. Por eso, la administración autonómica ha decidido presentar una querella contra el tiktoker por abusos sexuales mediante engaño a un número indeterminado de mujeres, por la incitación a la violencia contra las mujeres y contra su libertad sexual, derechos sexuales y reproductivos y por los delitos relacionados que pueda poner de manifiesto la investigación.

Además, la ministra de Igualdad, Irene Montero, puso en conocimiento de la Fiscalía las declaraciones de Darrechi. Después de publicar el siguiente tuit en sus redes oficiales: "Quitarse el preservativo o eyacular dentro sin consentimiento es hoy abuso sexual y la Ley del sólo sí es sí lo reconocerá como agresión”, denunció la ministra en Twitter.

Naim tiraba balones fuera y responsabilizaba a los políticos de sus palabras: "¿Qué hay que hacer? ¿Señalarme a mi o señalar a la gente que no nos hace caso del Gobierno? Si nos usáis para conseguir votos, al menos apoyar a la comunidad, que haya un comité de influencers, que se regulen las cosas, que hayan unas normas, como las hay en la tele, en el periódico y en la radio". El cantante asegura que ha creado todo este revuelo para llamar la atención y pedir al Gobierno que los ayude: “Somos un medio muy grande, necesitamos asesoramiento, necesitamos que se estudie esto", concluía en varios stories publicados en su Instagram.

PLAYZ

anterior siguiente