Enlaces accesibilidad
ANÁLISIS

¿Por qué al rap le gusta tanto el brilli brilli?

  • Oro, relojes, diamantes, y en general joyas, ¿por qué atraen tanto a la cultura rap?
  • Pregutamos a Pedro LaDroga y esto es lo que opina él

Por
 Slick Rick
Slick Rick

Es habitual que el rapero se haga notar, y es que muchos ya destacan solo por lo que brillan al entrar en un sitio, en el sentido literal de la palabra brillar. Casi por norma, la estética del rap ha tirado mucho de cadenas y colgantes desproporcionados, grandes sellos en las manos, relojes descomunales e incluso una dentadura llena de metales preciosos. Si ahora pesásemos a un rapero como Drake o Jay Z, ¿cuánto tendríamos que restarle en joyas? ¿De dónde surge esta tendencia? 

Eric y Rakim tenían en común este amor incondicional por el oro. De hecho, ellos mismos han contado que al recibir su primer pago por la música, lo primero que hicieron fue comprarse grandes cadenas de oro. “Lo gracioso es que cuando nos dieron el cheque, yo no sabía a dónde iba él; cada uno tomó su camino y cuando nos reunimos, estábamos pesados (con joyas)”, contó la voz de My Melody.

¿Cuándo surgió esta moda?

Los años 80 fueron el caldo de cultivo para que hoy el rap se identifique tanto con esta estética. Fue el germen del streetwear, la moda se establecía en las calles. Pero en la actualidad también podemos ver ejemplos de esta ostentación. Según ha publicado la revista GQ: "Pharrell Williams ha diseñado un reloj Richard Mille inspirado en Marte que cuesta tanto como un viaje al espacio". Para ser exactos: 1.049.000 euros, el valor de esta exclusiva creación de la que solo hay 30 unidades en el mercado.

Ya se lo decía Rosalía a Ozuna, sin tener ella nada que ver con el rap: "Colgando del cuello los juguete' [...] El respeto en boletos y diamante'". ¿Podemos extrapolar entonces este fenómeno a la cultura urbana en general? Hablamos de todo esto con nuestro queridísimo Pedro LaDroga y éstas son sus opiniones. 

P: ¿Qué son las joyas al rapero?

R: Pues desde mi punto de vista, que no es el universal ni mucho menos, y tampoco me ha dado mucho por documentarme en el tema, pero por experiencia personal creo que aquí hay un símil con los gitanos. A nosotros nos encanta todo lo que brille, sobre todo el oro. Los raperos realmente, de dónde viene la movida es de los ghettos, de los barrios bajos, era la gente más de suburbio que había, por lo tanto es lo mismo. Gente que viene de la nada, pero son los reyes y le encanta la ostentación las marcas caras, y por supuesto, las joyas.

P: “La razón por la que nos gusta esto, las joyas, los diamantes (…) es porque venimos de África, de donde provienen todas esas cosas. Nosotros descendemos de reyes, ¿entiendes a lo que me refiero? No mires con desprecio a los jóvenes porque quieren tener cosas brillantes”, decía Pimp C en su día. ¿De dónde crees que viene esta tendencia?

R: Pues mira, justo antes te estaba diciendo exactamente esto mismo, pero relacionado con el sur de España. Pimp C es un grande. Larga vida al Sur.

P: El rap surge de la clase obrera y de gente con orígenes, en su mayoría, humildes. ¿Estas joyas son una manera de destacar lo que han conseguido con su trabajo? 

R: Pues depende para quien. Ya te digo, cada persona es un mundo y cada cual tiene sus principios y sus valores. Gran parte de esto es estética, al igual que las canciones o los coches. En el barrio el que tiene el coche más potente es el que tiene "más nivel", por así decirlo… (risas)

P: ¿Conforma ya una especie de seña de identidad de la cultura hip hop?

R: Claro que sí, pero tampoco es imprescindible. Cada cual tiene sus gustos y sus preferencias. Entonces, está presente y no.

P: ¿Es una forma de demostrar status?

R: No es una forma de demostrar status. Es una forma de demostrar que tienes bastante dinero, pero el estatus se gana de infinitas formas.

P: ¿Podemos considerar a gente como Pharrel Williams coleccionistas?

R: Ya te digo, Pharrel es el papi. De hecho, hace nada ha diseñado un reloj junto a Richard Millie, que mira la Tierra como si estuvieses en Marte... Es el jefe.

P: Uno de los máximos exponentes de esta moda fue Tupac en los 90. ¿Puede llegar a ser contradictoria esta ostentación con algunas de sus letras?

R: Yo diría que uno de los máximos exponentes en esto siempre fue y será Slick Rick. Si no lo conocéis, fichárselo porque es la maravilla, o Flava Flav (típico pero bueno) que llevaba los relojes gigantes colgados del cuello. Por otra parte, la vida es contradictoria en sí misma y todo va por épocas. También podría añadir que una persona puede ser humilde, pero si ha soñado con tener un Tesla Truck y lo consigue, pues no quita que sea humilde, él mismo se lo curró.

P: 21 Savage explicó a Vogue que dejó de comprar por dos razones. Primero, se sentía como una persona más sabia y madura. En segundo lugar, “la gente más adinerada que he conocido en mi vida, no usa joyas”. ¿Qué piensas de estas declaraciones?

R: Tiene toda la razón. También hay que tener en cuenta lo que dije antes: cada uno tiene sus valores. Nosotros comprábamos oro también como una forma de inversión porque el día de mañana puedes empeñarlo más o menos por el mismo precio, incluso más.

P: En España, ¿cuál sería el máximo exponente de esta tendencia?

R: Mmm… Pues no estoy seguro. Así, a bote pronto, se me ocurre El Cigala.

P: Hace un mes saltaba la siguiente noticia: “El rapero Lil Uzi Vert se incrusta un diamante de 20 millones en la frente”. ¿Dónde está el límite?

R: El límite está donde termina la inspiración... En ningún lado, no existe. Hay Pokemons y muchos personajes de anime que tienen una perla o un zafiro en la frente. A los humanos les gusta reinventarse y crear.